Vigésimo Octavo Domingo del Tiempo Ordinario (9 de Octubre) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.” (JUAN 14:26)

PRIMER DIA Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA 2 REYES 5:14-17 PRIMERA LECTURA

(“Así que Naamán bajó y se bañó en el Jordán siete veces como lo había dicho el siervo de Dios.”)

1. ¿Quién bajó y se bañó en el Jordán siete veces? ¿Por qué lo hizo? ¿Quién era el siervo de Dios? 2 Reyes 5:14, 5:8

 

2. ¿Quién era Naamán y qué era lo que le sucedía? 2 Reyes 5:1

 

3. ¿Qué le pasó a su piel cuando se bañó en el Jordán siete veces? 2 Reyes 5:14

 

4. ¿Qué nos dice Jesús que nos pasará a nosotros por medio de Su palabra? Juan 15:3

 

5. ¿Después de haber sido limpiado a dónde fue y con quien fue? 2 Reyes 5:15

 

6. ¿Cuando llegó ante Eliseo qué dijo acerca de Dios y qué le ofreció al profeta? 2 Reyes 5:15

 

7. ¿De dónde dijo que era este Dios del cual no hay otro como él en el mundo? 2 Reyes 5:15

 

8. ¿Qué dijo Eliseo sobre los regalos? 2 Reyes 5:16

 

9. ¿Qué pidió Naamán y por qué razon? 2 Reyes 5:17

 

Personal – ¿Cómo has sido limpiado o aliviado como consequencia de haber obedecido la Palabra de Dios? Sé específico.

 

 

TERCER DIA 2 TIMOTEO 2:8-13 SEGUNDA LECTURA

(“Pero la palabra de Dios no está encadenada.”)

1. ¿De quién es descendiente Jesucristo? ¿Cuál fue la buena nueva proclamada? 2 Timoteo 2:8

 

2. ¿Quién estaba predicando esto? ¿Qué estaba sufriendo por haberlo hecho? 2 Tim. 1:1 y 2 Tim. 2:8-9

 

3. ¿Aún sufriendo hasta el punto de haber sido encadenado, de qué habla cuando dice que ésta no está encadenada? 2 Timoteo 2:9

 

4. ¿Por qúe sufre todo esto y por qué razón? 2 Timoteo 2:10

 

5. ¿De qué podemos estar seguros? 2 Timoteo 2:11

 

6. ¿Qué significa morir con El? Romanos 6:1-11

 

7. ¿Qué pasará si perseveramos hasta el final? 2 Timoteo 2:12

 

8. ¿Qué pasará si lo negamos? 2 Timoteo 2:12

 

9. ¿Si somos infieles, qué hará El y por qué? 2 Timoteo 2:13

 

10. ¿Qué dice 1 Corintios 1:9 acerca de Dios?

 

Personal – ¿De qué modo has muerto con Jesús? ¿Cómo has enfrentado las dificultades con tu familia, compañeros o amigos debido al hecho de estar atestiguando con tu vida el poder de Cristo?

 

 

CUARTO DIA LUCAS 17:11-19 EVANGELIO

(“Levántate y vete; tu fe te ha salvado.”)

1. ¿De camino a Jerusalén por donde pasó Jesús? Búscalo en tu mapa de la Biblia Lucas 17:11

 

2. ¿Al entrar al pueblo quiénes le salieron al encuentro? ¿En dónde se quedaron estos? Lucas 17:12

 

3. ¿Al gritarle, qué le decían y cómo le llamaban? Lucas 17:13

 

4. ¿Cuando Jesús los vió, cómo les respondió? Lucas 17:14

 

5. ¿Qué les pasó cuando iban en camino, así como El les había dicho? Lucas 17:14

 

6. ¿Qué hizo uno de ellos al darse cuenta de que había sido curado? Lucas 17:15

 

7. ¿Qué hizo a los pies de Jesús? ¿Y de qué habló? Lucas 17:16

 

8. ¿De dónde era el hombre? ¿Qué le preguntó Jesús entonces? Lucas 17:16-17

 

9. ¿A qué no regresaron los demás? ¿Cómo llamó al que si lo hizo? Lucas 17:18

 

10. ¿Qué le dijo a este hombre que hiciera? Lucas 17:19

 

11. ¿Qué dijo Jesús que era lo que había salvado al hombre? Lucas 17:19

 

12. ¿Qué dijo Jesús a la mujer que estaba sangrando? Mateo 9:22

 

Personal – ¿De qué manera has agradecido a Dios esta semana? ¿De qué le das las gracias? ¿Has recibido algún alivio? ¿Qué crees tú que fue lo que te alivió? ¿O, hay algo que te esta bloqueando de ser aliviado?

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 98:1-4

(“El Señor trajo la salvación.”)

Leé y medita el Salmo 98:1-4.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

2 REYES 5:14-17

Este es un pasaje muy importante que trata sobre el pecado de orgullo y el centro de la fe. Naamán era el comandante en jefe de la armada de Siria y también un héroe de la nación y había sido atacado por la terrible enfermedad de la lepra, lo cual lo hacía tomar en cuenta a cualquiera que pudiera curarlo. La lepra como hoy en día el SIDA era una de las enfermedades más temibles de ese tiempo. No había curación y si se determinaba que estaba muy mal, la persona era separada de la comunidad y mandada al exilio.

Probablemente la enfermedad de Naamán estaba todavía en las primeras etapas. A su esposa le dijo una sirvienta que había un profeta de Dios en Israel que podía curarlo. Así que fue a la casa del profeta Eliseo y éste le dijo que se bañara en el río Jordán y que así se curaría. Naamán se sintió insultado cuando se le dijo que hiciera una cosa tan trivial y en un río tan común y sucio como el Jordán. Su consejero le dijo que siguiera el mandato del profeta y así lo hizo y quedó aliviado de la lepra.

Naamán era un gran héroe y estaba acostumbrado a tener el respeto de los demás, así que se enojó cuando Eliseo lo trató como a cualquier otro. Debemos aprender la misma lección, la obediencia a Dios empieza con la humildad. También debemos creer que Su camino es mucho mejor que el nuestro. Recordemos que Dios puede valerse de cualquier cosa para conseguir sus propósitos. Naamán quedó tan impresionado con el Señor de Israel que quiso llevarse dos sacos de tierra y hacer con ellos un altar y adorar al Dios de Eliseo, quien es también nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Como a Naamán la obediencia a Dios también nos traerá alivio y bendiciones.

 

2 TIMOTEO 2:8-13

Pablo realmente nos está exhortando a tener valor en nuestro camino Cristiano y a no temerle al sufrimiento. Le dice a Timoteo que debe enseñar a otros para que ellos a su vez pasen las Buenas Nuevas. Nosotros estamos llamados a hacer lo mismo y también necesitamos saber que el sufrimiento, la persecusión y posiblemente la misma muerte serán las dificultades que nos vengan encima por ser embajadores de Cristo. Los falsos maestros eran un problema entonces y lo son en el presente.

La encarnación de Jesucristo fue el acto de Dios de asumir voluntariamente un cuerpo y un alma humanos, o sea una naturaleza humana. Se hizo hombre sin dejar de ser Dios; un ser humano y su nombre fue Jesús. No renunció a su divinidad para volverse humano. Se sujeto sí a un lugar, tiempo y otras muchas limitaciones humanas. Sin embargo no estaba sujeto a pecar y pudo mostrarnos todo sobre el carácter de Dios en términos humanos. Pablo deja ver muy claro que Jesús es Dios verdadero y hombre verdadero. Cualquier otro punto de vista distinto no será bíblico. La verdad sobre Jesús entonces no era más popular de lo que lo es hoy en nuestros días.

Hoy, Jesús es el Señor solo en un corazón receptivo, como lo fue en los tiempos de Pablo. La declaración que hizo Pablo a los Judíos de que Jesús era Dios fue un insulto y por ello fue condenado como blasfemo. Los Romanos estaban muy disgustados porque ellos adoraban al emperador como a un Dios (Filipenses 4:22). Los Griegos estaban disgustados porque la humanidad tomara una posición de divinidad (Hechos 11:20, 21). Muchas de esas culturas se convirtieron al Cristianismo cuando en fe creyeron que El era Dios y totalmente humano.

Hoy tenemos libertad de escoger si queremos tener un corazón receptivo. Vemos en la escritura que Dios nos ha escogido a nosotros primero. Si somos obedientes a su elección podremos ser verdaderamente libres. Este es un misterio que nuestra humanidad no puede entender del todo; pero si podemos agradecerle que nos haya escogido. Dios nos es completamente fiel y aún en medio de nuestros problemas presentes, El está con nosotros y nos dá las fuerzas para perseverar (1 Corintios 10:13). Nos dice que algún día viviremos eternamente con El y compartiremos el reino (Mateo 16:24-27). Tal vez nos falta fe en nuestros momentos de prueba y problemas pero Jesús permanece fiel a Su promesa de estar con nosotros hasta el fin del mundo (Mateo 28:20).

 

LUCAS 17:11-19

Sabemos que la lepra era una enfermedad contagiosa y muchas veces mortal y que la persona era aislada de su comunidad, su vida era una vida de sufrimientos, horrores, rechazo y finalmente llegaba a la muerte sola y abandonada. Un leproso tenía que avisar si estaba con alguien que no lo fuera. Si creía que se había curado tenía que presentarse ante un sacerdote y este lo declaraba aliviado (Levítico 14). Jesús manda a los diez leprosos ante el sacerdote antes de ser aliviados. Su obediencia y fe resultaron en alivio.

Necesitamos reflexionar en nuestro nivel de fe. ¿Actuamos por que Jesús nos dice que nosotros hemos sido aliviados? (Mateo 8:17). Vemos que solo un leproso regreso a darle las gracias y que se dió cuenta que debido a que creyó, pudo curarse. Dios no nos obliga a que le demos las gracias por aliviarnos, pero en espíritu de agradecimiento nuestra fe crece más y más para su deleite. Es muy significativo que Jesús mencionó que el único leproso agradecido fue un Samaritano, quien debido a su raza era despreciado por los Judíos como gentuza idólatra. Vemos que la gracia de Dios es para cualquiera y no cualquiera la agradece.

Jesús nos muestra en estos versículos que su poder curativo esta nada más esperando para ser usado, que todo lo que tenemos que hacer es tener fe, salir y actuar de acuerdo con esa fe. Jesús cambió la situación de esos leprosos que probablemente habían estado así por años. Inmediatamente respondió a la súplica de esos intocables. Ellos no podían llevar una vida normal y estar con sus familias, pero Jesús los cambió y les dió la salud. Jesús nunca nos abandona, no importa que incurables o intocables seamos. A veces tenemos la tentación de darnos por vencidos con la gente o con las situaciones que no han cambiado por muchos años.

Dios puede cambiar lo incambiable y necesitamos dejar que el cambio empiece con nosotros mismos. Debemos creer que El puede curarnos física, emocional y espiritualmente. Entonces debemos arrodillarnos ante Jesús y decirle, “Gracias por haber muerto por mí aún cuando yo era todavía un pecador” (Romanos 5:8). Nuestra fe crecerá y lo “sucio” en nuestras familias, en nuestras iglesias, en nuestro país, en nuestro planeta reconocerá en nosotros esa luz aliviadora de Cristo, la Estrella de la Mañana (2 Pedro 1:19); y también ellos se curarán y correrán por los campos felices cantando alabanzas al amoroso Señor que algún día limpiará a la tierra del pecado y no habrá más enfermedades ni muerte (Mateo 8:17).

 

Aplicación

En la primera lectura vemos como el orgullo impide una curación y vemos como la obediencia la consigue. En la segunda lectura se nos alienta a soportar el sufrimiento por el bien de la Buena Nueva. En el Evangelio vemos la alegría del Señor por el agradecido, aquel sucio que había sido curado.

Mostremos esta semana nuestro agradecimiento al Señor por habernos curado, haciendo algo específico por algún “sucio,” como un día de ayuno, o una semana de oración por una persona en especial, durante un tiempo determinado. Quizá ayudando en algún comedor de caridad o ayudando al que no tiene donde pasar la noche, etc. Deja que ellos vean que Dios si los quiere a traves de ti.

Vigésimo Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario (2 de Octubre) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.” (JUAN 14:26)

PRIMER DIA Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA HABACUC 1:2-3, 2:2-4 PRIMERA LECTURA

(“El justo, por su fidelidad vivirá.”)

1. ¿Quién está pidiendo auxilio? Habacuc 1:1

 

2. ¿Cuál es su queja a Dios? Habacuc 1:2

 

3. ¿Qué nace de una predicación? Romanos 10:17

 

4. ¿Qué es lo que Habacuc pide y qué dice que Dios no hace? Habacuc 1:2

 

5. ¿Qué está diciendo que está ante él? Habacuc 1:3

 

6. ¿Cuál es la respuesta del Señor? Habacuc 2:2

 

7. ¿Por qué no se ha cumplido la visiún aún? Habacuc 2:3

 

8. ¿Llegará a cumplirse? ¿Qué debe hacerse si se demora? Habacuc 2:3

 

9. ¿Cómo son los malvados? ¿Qué pasará con los justos? Habacuc 2:4

 

10. ¿Cómo es el hombre orgulloso que desea el poder? Habacuc 2:4

 

Personal – ¿Qué haces cuando no escuchas al Señor, sabiendo que debes esperar la respuesta? ¿Qué es lo que sale de tu boca?

 

 

TERCER DIA 2 TIMOTEO 1:6-8, 13-14 SEGUNDA LECTURA

(“El Espíritu que Dios nos dió no es un espíritu de timidez.”)

1. ¿Cuál es el don que Pablo le recuerda a Timoteo que Dios le ha dado y el cual debe reavivar y cuando recibió este don? 2 Timoteo 1:5-6

 

2. ¿Qué es la fe? Hebreos 11:1

 

3. ¿Qué es lo que Dios no nos dió? ¿Cuáles son las tres características del espíritu que si nos dió? 2 Timoteo 1:7

 

4. ¿Y por ésto, de qué no debemos avergonzarnos? 2 Timoteo 1:8

 

5. ¿De dónde vienen nuestras fuerzas? ¿Por qué debemos luchar? 2 Timoteo 1:8

 

6. ¿Qué es lo que ha dicho Pablo de la fe y del amor por Cristo Jesús? 2 Timoteo 1:13

 

7. ¿Con la ayuda de quién has de guardar este precioso depósito de Fé? 2 Timoteo 1:14

 

8. ¿Cómo debes guardar lo que se te ha dado? 1 Timoteo 6:20

 

9. ¿Dónde habita el Espíritu Santo? 2 Timoteo 1:14

 

10. ¿Cómo honramos y glorificamos a Dios? 1 Corintios 6:19-20

 

11. ¿Por qué debemos cuidar nuestros cuerpos? Vuelve a leer 2 Timoteo 1:14 y 1Corintios 6:19-20

 

Personal – ¿De qué modo has atestiguado acerca de tu fe en Cristo Jesús ante tu familia, compañeros de trabajo, amigos y todos con quienes tienes contacto en tu vida diaria? ¿De qué modo pueden ver ellos que el Espíritu Santo está presente en tu cuerpo?

 

 

CUARTO DIA LUCAS 17:5-10 EVANGELIO

(“Auméntanos la fe.”)

1. ¿Qué le dijeron los apóstoles al Señor? Lucas 17:5

 

2. ¿Qué dijo Jesucristo que pasaría si tu fe fuera del tamaño de un grano de mostaza? Lucas 17:6

 

3. ¿Qué más debemos hacer si confiamos y no titubeamos? ¿Qué es lo que recibiremos? Mateo 21:21-22

 

4. ¿Qué hicieron Pedro y Juan al pordiosero? ¿Cómo lo hicieron? Hechos 3:6-8 y 16

 

Personal – ¿Cómo puedes medir la fe que tienes? ¿Cómo puedes aumentarla?

 

5. ¿Quién ara y cuida el ganado? Lucas 17:7

 

6. ¿Qué le dirías cuando llegara del campo? Lucas 17:8

 

7. ¿Cuando no debemos esperar gratitud por lo que hacemos? Lucas 17:9

 

8. ¿Cuando termines todo lo que se te ha ordenado qué debes decir? Lucas 17:10

 

9. ¿Qué debe hacer el que quiere ser importante? Mateo 20:26, 27

 

10. ¿Qué es lo que el hijo del hombre que vino a hacer? Mateo 20:28

 

11. ¿Cómo se llamo María a sí misma, cuando el ángel la visitó? Lucas 1:38

 

Personal – ¿De qué modo sigues el ejemplo servicial de Jesús y María? ¿De qué modo estás dispuesto a servir a tu familia, amigos y aún más a los extraños?

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 95:1-2, 6-9

(“Cantemos a la roca que nos salva.”)

Leé y medita el Salmo 95:1-2. 6-9.
¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

HABACUC 1:2-3, 2:2-4

Habacuc estaba muy preocupado no solo por lo que estaba sucediendo en su país, sino por que parecía que Dios demostraba mucha indiferencia ante la maldad que lo rodeaba. Habacuc fue un profeta que vivió durante el reinado de Joaquín (2 Reyes 23:36-24:5). El estuvo muy activo entre la caida de Nínive en el 612 A.C. y la invasión de Judá en el 589 A.C.

Babilonia se convertía en mundo de poder y Judá sabía que sería su próxima víctima. Este pasaje nos muestra un diálogo entre un profeta y su Dios. Los otros libros proféticos traen la Palabra de Dios a los hombres, pero este libro trae las preguntas del hombre a Dios. Habacuc estaba devastado por toda la corrupción que veía a su derredor y le dijo a Dios todo lo que pensaba.

Ciertamente podemos simpatizar con Habacuc cuando vemos la corrupción que nos rodea. Los abortos, la pornografía, la prostitución, las drogas, la homosexualidad, el alcoholismo, el abuso con los niños, todo esto es igual a lo que Habacuc vió. En pocas palabras la injusticia de hoy en día sigue siendo abrumadora. Nosotros como Habacuc también nos preguntamos, ¿Por qué parece que Dios ignora toda la maldad que nos rodea? Quizá nos preguntamos, ¿Por qué hay tanta gente que hace maldades y no es castigada?

En la segunda parte del pasaje vemos a Dios diciéndole a Habacuc que escriba sus respuestas y se las diga a la gente. Dios le contesta a Habacuc del mismo modo que lo hace con nosotros cuando nos desahogamos con El. Le dijo que Judá iba a ser castigada cuando fuera destruida por Babilonia, le dice también que el juicio aunque tarde en llegar, ciertamente llegará.

También escuhcamos eso en nuestras cortes civiles hoy en día. Se nos dice que aunque sea lenta, la justicia será hecha. Muchos Cristianos, como Habacuc, están muy enojados al ver la maldad disfrutando lo que parece ser lo más importante en el mundo. Habacuc tenía una relación muy personal con Dios y se queja vehementemente y recibe una respuesta directa. El mensaje de Dios para nosotros es el mismo que le dió a Habacuc: Ten paciencia, confía en Dios, ten a Dios en tus pensamientos y acciones y mantente cerca de Su Santa Palabra. No es muy fácil tener paciencia pero nos ayuda recordar que Dios odia el pecado más que nosotros mismos. Dios le dijo a Habacuc “No te desesperes.”

Confiar en Dios significa confiar en El aún cuando no entendamos por que pasan las cosas de tal modo. Recordemos el hombre justo por la fe vivirá (Romanos 1:17).

 

2 TIMOTEO 1:6-8, 13-14

Pablo anima a su joven protegido para que sea fiel en su papel de líder de la comunidad Cristiana. Timoteo estaba recibiendo una grán oposición a su mensaje y a sí mismo como líder de su comunidad. La juventud de Timoteo era su mayor desventaja y Pablo lo anima a perseverar. Timoteo había recibido dones especiales del Espíritu Santo en su ordenación y Pablo le decía que invocara al Espíritu por esos dones y que los usara con frecuencia.

Timoteo no necesitaba dones nuevos, necesitaba el valor y la disciplina de mantenerse en pie a la verdad y usar los dones que ya había recibido (Tim. 1:13, 14). Pablo lo anima a dar el paso audazmente en la fe y proclamar la Santa Palabra de Dios, así el Espíritu Santo estaría con él y le daría poder. Nosotros sufrimos igual que Timoteo cuando nos dejamos intimidar por la gente y eso neutraliza nuestra efectividad por Dios. El mismo Espíritu Santo que dió la fuerza a Pablo, Timoteo y a otros héroes de la biblia nos dará la fuerza a nosotros.

Podemos superar nuestro miedo a lo que alguien pueda decirnos o hacernos y seguir adelante con nuestro trabajo para Dios. Quizá Timoteo tenía miedo de predicar por que veía el rechazo de la comunidad. Hoy nosotros debemos aceptar el hecho de que seremos perseguidos también cuando proclamemos y vivamos la Santa Palabra de Dios. Pero también como Timoteo, disfrutaremos el poder del Espíritu Santo y sus dones de audacia y valor cuando pongamos con fe a Jesucristo primero en nuestras vidas como nuestro Señor y Salvador.

Timoteo era un líder en transición. Había pasado de ser el ayudante de Pablo a ser su reemplazo. El pedía para que Timoteo recibiera del Espíritu Santo el valor para hacer la transición. Nosotros también podemos tomar el consejo cuando estemos en trancisión. Como Pablo, quien aún estando en prisión, sabía que Dios estaba todavía en control. Necesitamos reflexionar y luego actuar con decisión. No importa en que momento de nuestra vida nos encontremos, no importa lo que nos esté pasando, Dios aún está en control.

 

LUCAS 17:5-10

¿Cuántas veces le decimos la misma cosa a nuestro Señor? “Necesito tener más fe, dime como conseguirla.” Jesús borró esta duda de poseer la fe en sus apóstoles. Quizá por que ellos eran unos cuantos de los seleccionados, ponían mucho énfasis en quienes eran. Quizá ellos estaban muy seguros de sí mismos pues El estaba con ellos. (Jesús describe el poder que viene a traves de la fe usando la comparación entre ésta y un pequeño grano de mostaza.) La pregunta de los apóstoles era razonable pues querían tener la suficiente fe para hacer lo que Jesús les estaba pidiendo que hicieran.

Jesús dejó establecido que la fe no es algo que “se consigue.” ¿Qué es la fe? Podemos describirla mejor usando dos palabras: confianza y certeza (Hebreos 11:1). Tienes que acercarte y tomar la fe. Imagina a alguien que te está aventando un libro. Si respondes pronto lo cacharás, si no haces nada el libro se caerá por tus pies. Saber cachar no tendrá ningún valor si no te pones al alcance y respondes.

Jesús no estaba condenando a los apóstoles por tener una fe menor que la deseada, lo que estaba tratando de mostrarles era lo importante que era ésta en su ministerio. Unicamente podemos ponernos a la altura si sabemos que la solución está dentro de nosotros mismos (1 Juan 4:4). Nuestra fe crece como un grano de mostaza a medida que respondemos más y más al poder de la presencia de Dios en nuestra vida. Cuando tenemos un problema tan grande como una montaña, debemos quitar los ojos de la montaña y ponerlos únicamente en Cristo. Recordemos a Pedro, cuando tuvo fe salió de la barca y fue hacía el Señor en un mar embravecido, pero cuando quitó los ojos del Señor y los puso en las enormes olas, empezó a hundirse (Mateo 14:28-30).

Hoy nosotros debemos mantenernos en oración y permitir que nuestra fe crezca en amistad Cristiana. También necesitamos participar en los sacramentos de nuestra iglesia. Recordemos, hay un grán poder aún cuando la fe sea poca cuando Dios está con nosotros. Cuando nos sintamos débiles o sin poder, examinemos otra vez nuestra fe y asegurémonos de que estamos respondiendo a la presencia del poder de Dios, no al nuestro. Con fe, todos podemos ser como un grano de mostaza que empieza muy pequeño y pronto da mucha sombra que alivia sobre todo el mundo. Con fe podemos ver con la visión del mismo Dios.

 

Aplicación

En la primera lectura se nos dice que perseveremos, que seamos pacientes y que confiemos en Dios. En la segunda lectura, oímos el llamado al valor y la disciplina. El Evangelio nos dice que salgamos audazmente y vivamos nuestra vida con fe.

Con fe salgamos esta semana audaz y disciplinadamente y practiquemos ser líderes Cristianos donde quiera que estemos. Esto significa ser servidores del Señor, sirviendo a alguien de nuestra familia, trabajo, comunidad, etc.

Vigésimo-Sexto Domingo del Tiempo Ordinario (25 de Septiembre) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.” (JUAN 14:26)

PRIMER DIA Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA AMOS 6:1, 4-7 PRIMERA LECTURA

(“Pero no se afligen por el desastre de mi pueblo.”)

1. ¿Para quién es la desgracia en Sión y para quién en el monte de Samaria? Amos 6:1

 

2. ¿A quién acude toda la gente de Israel? Amos 6:1

 

3. ¿En dónde se recuestan y qué es lo que comen? Amos 6:4

 

4. ¿Qué dice el Señor acerca de los que se cuidan a sí mismos y comen las ovejas más gordas? Ezequiel 34:3, 10

 

5. ¿Qué dice el Señor que destruirá el día que castigue a Israel por sus pecados? Amos 3:14-15

 

6. ¿Qué improvisan como David? Amos 6:5

 

7. ¿Qué beben y qué hacen con los mejores aceites? Amos 6:6

 

8. ¿Qué no les aflige? Amos 6:6

 

9. ¿Qué hicieron aquellos en Sodoma? Ezequiel 16:49

 

10. ¿A dónde se irán ellos primero? ¿Con qué se terminará de esa manera? Amos 6:7

 

Personal – ¿Qué tanto te complaces con lo que comes y con el lugar donde duermes? ¿Es esto más de lo que necesitas? ¿Puedes beneficiar a otros dando de lo que tienes en abundancia?

 

 

TERCER DIA 1 TIMOTEO 6:11-16 SEGUNDA LECTURA

(“El Bienaventurado y Unico Soberano, Rey de reyes y Señor de señores.”)

1. ¿Hombre de Dios, de qué te has alejado? 1 Timoteo 6:10

 

2. ¿Cuáles son las seis cosas que debes procurar? 1 Timoteo 6:11

 

3. ¿Con qué vas a combatir y qué vas a conquistar? 1 Timoteo 6:12

 

4. ¿A qué has sido llamado? ¿Qué hiciste por élla y en presencia de quién? 1 Timoteo 6:12

 

5. ¿Qué dijo Pablo que le esperaba por haber peleado el buen combate de la fe? 2 Timoteo 4:7-8

 

6. ¿Qué le da Dios a todo? ¿Qué hizo Jesús? 1 Timoteo 6:13

 

7. ¿Qué debemos hacer? ¿Y cómo lo vamos a hacer? ¿Hasta cuando? 1 Timoteo 6:14

 

8. ¿Cuándo lo presentará Dios? 1 Timoteo 6:15

 

9. ¿Quién es Jesucristo? 1 Tim 6:15

 

10. ¿En qué es El único y dónde vive? 1 Timoteo 6:16

 

11. ¿Qué es lo que ningún hombre puede hacer? ¿Qué será siempre Suyo? 1 Timoteo 6:16

 

Personal – ¿Qué has estado buscando durante esta semana? ¿Primordialmente en qué has ocupado tu mente? ¿Quién o qué ha sido tu soberano? Si puedes encontrar las cosas opuestas a las seis que debes buscar de acuerdo con 1 Timoteo 6:11 y si alguna de ellas te ha mutilado la vida, confiésalas y regresa a buscar lo que la palabra de Dios nos dice.

 

 

CUARTO DIA LUCAS 16:19-31 EVANGELIO

(“Tienen a Moisés y a los profetas, que los escuchen.”)

1. ¿Cuando Jesús les habló a sus discípulos, qué les dijo que había una vez? ¿Cómo vestia éste y qué comía? Lucas 16:19

 

2. ¿Quién estaba cerca de su puerta y que era él y con qué estaba cubierto? Lucas 16:20

 

3. ¿Qué desea comer Lázaro? ¿Qué le hacían los perros? Lucas 16:21

 

4. ¿Qué le pasó finalmente a aquel pobre y a dónde fue llevado después? Lucas 16:22

 

5. ¿Qué pasó con el rico y en dónde acabó? Lucas 16:22

 

6. ¿Dónde estaba el rico, qué le sucedía y qué veía? Lucas 16:23

 

7. ¿Qué gritaba y cuál fue la respuesta de Abraham? Lucas 16:24-25

 

8. ¿Qué se había establecido entre ellos? ¿Qué pasa con los que quieren atravesarse? Lucas 16:26

 

9. ¿Qué le pidió el rico a Abraham que hiciera, por qué? ¿Qué le contestó él? Lucas 16:27-29

 

10. ¿Que dijo el rico que harían si los visitaban? Lucas 16:30

 

11. ¿A quién dijo Abraham que si no eran capaces de escuchar, nadie más los podría convencer aún habiendo resucitado? Lucas 16:31

 

Personal – ¿En esta semana, has visto a alguien muy pobre y has respondido a sus necesidades? Alguien muy pobre puede ser alguien que no conoce que por medio de Jesús puede tener el amor de Dios, o puede ser una persona que no tiene a nadie, una viuda, un huérfano o alguien que no tenga casa ni comida.

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 146:7-10

(“El Señor libra de sus cadenas a los presos.”)

Leé y medita el Salmo 146:7-10.
¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

AMOS 6:1, 4-7

En Amos encontramos a Dios llamando al hombre cuando estaba ocupado en su diario trabajo (1:1). Dios lo llamó con su báculo pastoral en la mano y lo mandó a reunir a la gente perdida en vez de al rebaño de ovejas. Amos no era el único profeta de su tiempo. Sin duda, de niño había conocido a Jonás y posiblemente a Eliseo. Oseas trabajaba con él. Cuando ya se terminaba el trabajo de Amos aparecieron Isaías y Miqueas.

Quizá cuando estos dos hombres eran niños oyeron a Amos proclamando la Palabra de Dios durante alguno de sus viajes. En ese entonces los dos reinos de Israel (Reino del Norte) y de Judá (Reino del Sur) estaban llegando a una grandiosa prosperidad. Nadie se imaginaba que las naciones alrededor pudieran darles problemas. Estaban en paz y la gente en lo único que pensaba era en el placer y en pasarla bien. Dios trató de que Su gente se diera cuenta del peligro mandando a Amos.

El les decía que las grandes ciudades del norte, este y oeste incluyendo a Gat lugar de Goliat habían sido una vez más grandes que Israel y Judá pero que debido a su orgullo habían sido destruidas. Les advirtió que eso mismo iba a pasarles a ellos debido a su orgullo y arrogancia. Amos dirigía sus ataques a aquellos que vivían un estilo de vida consistente en riquezas y muchas comodidades. Les decía que esa era una seguridad falsa y que Dios estaba descontento con los que no usaban sus riquezas para ayudar a los desafortunados.

El marfil simboliza grán riqueza y extravagancia y en vez de gastar en eso debían ayudar a los pobres. Amos les decía que Dios quería que se preocuparan por los demás, especialmente por aquellos que no podían ayudarse por sí mismos. En el reino de Dios no hay lugar para el egoísmo y la indiferencia.

Nosotros en los Estados Unidos, necesitamos reflexionar en este pasaje ya que también nos permitimos extravagancias increíbles en nuestros deseos. Gastamos billones en cosméticos, cuando hay gente muriendo de hambre. Gastamos en comida para perros más de lo que algunos países tienen para todos los gastos de su pueblo. En Estados Unidos se matan mas bebés nonatos en un año que la cantidad de personas que han muerto en batallas desde que empezaron los Estados Unidos. En menos de cincuenta años Israel fue destruida debido a que no escuchó a Dios a traves de los profetas. Necesitamos orar para que nuestro pueblo escuche la tremenda advertencia que Dios nos hace y nos arrepintamos y regresemos a Su santa palabra.

 

1 TIMOTEO 6:11-16

Pablo le dice a Timoteo que cuando uno está involucrado en una batalla espiritual es tan importante saber cuando correr como saber cuando pelear. Le advierte a Timoteo de alejarse de cualquiera que tenga pensamientos malignos. Una persona inteligente se dará cuenta que el salir del escenario de las tentaciones es mucho mejor que tratar de pelear con la tentación. Es durante estas batallas de la tentación cuando nuestra fe es probada con severidad.

Debemos apreciar nuestra fe en Cristo y responder no a la tentación sino al poder de la presencia de Dios en nuestras vidas. Dios nos hablará a la conciencia en los tiempos de tentación. Cuando caminamos con El, El se encarga de hacernos notar la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto. Debemos escuchar a nuestra conciencia y hacer lo que es correcto de acuerdo con nuestra fe. Pilato por ejemplo sabía la verdad sobre Jesús, sabía que era inocente pero sin embargo escogió rechazar la verdad. Pilato violó su propia conciencia.

Es una tragedia cuando fallamos y no reconocemos la verdad; Pero, como Pilato es más trágico todavía cuando reconocemos la verdad y aún así rehusamos hacer lo correcto. Así como a Timoteo le dijo Pablo, así a nosotros se nos dice que demos la buena batalla hoy en día. Ya vendrá el día en que todos los creyentes que hayan peleado la buena batalla estarán con Cristo en Su reino.

Pablo le describe a Timoteo la clase de Dios que estará con nosotros al final de la buena batalla. Se nos ha dicho que El no tiene edad, que todos los que se han ido antes que nosotros y todos los que vendrán después y creen en El vivirán con El por siempre. Es un Dios que nunca morirá. Es un Dios infinitamente poderoso, con dominio sobre todo y que sin embargo quiere compartir ese todo con nosotros. Este mensaje de Pablo a Timoteo es también para tí y para mí y trata de recordarnos de no poner nuestra confianza en algo o alguien que no sea JESUS, pues El es el único que estará por siempre.

 

LUCAS 16:19-31

La riqueza era considerada por los fariseos como una prueba de honradez. Hoy también hay mucha gente que le cree a los ricos pues parece que están en lo correcto en muchas cosas. Jesús nos dice sobre el hombre rico que fue castigado y acerca del hombre pobre que fue premiado. Debemos ser muy cuidadosos al entender que el hombre rico no fue castigado debido a su riqueza sino debido a su egoísmo.

Dejó que Lázaro comiera las sobras de su mesa y se llevara lo que el tiraba. Y así el rico se fue al infierno no por lo que hizo sino por lo que no hizo. Este hombre vivía con lujos en un país donde la gente se consideraba afortunada si comía carne una vez a la semana. Lázaro estaba esperando las moronas que se caían de la mesa del rico. En aquellos días no había tenedores, ni cuchillos, ni servilletas. La comida se comía con las manos y se las limpiaban con pedazos de pan que luego tiraban al suelo. Esto era lo que Lázaro quería comer.

También debemos recordar que Lázaro era un mendigo con llagas horribles en todo su cuerpo y hasta los perros lo lamían. ¿Puedes imaginar la grán diferencia entre estos dos hombres? Pero vino el día del juicio para ambos y el rico sufre para siempre en la eternidad mientras Lázaro descansa en los brazos de Abraham (Concepto Hebreo de Cielo.)

El hombre rico nunca le ordenó a Lázaro que se fuera de su puerta. No lo pisoteo al pasar. No fue cruel con él deliberadamente. El grán pecado del rico fue que NUNCA SE FIJO EN EL. El pensaba que era muy natural que el mendigo estuviera ahí. También pensaba que era normal que Lázaro estuviera muriéndose de dolor y hambre mientras el nadaba en la opulencia.

Necesitamos reflexionar en nuestra posición en el mundo. El hambriento, el que no tiene casa, el abortado el abandonado, el enfermo mental y el pobre están cerca de nosotros. ¿Nos sentimos generosos si los menos afortunados se comen lo que nosotros tiramos? Debemos asegurarnos que no sea nuestro pecado, el pecado de omisión. Lo que no hagamos al más pequeño entre nosotros no se lo hacemos a Cristo (Mateo 25:31- 46).

 

Aplicación

La primera lectura nos dice que no nos alejemos de las necesidades de los demás. La segunda nos dice que escuchemos nuestra conciencia. El Evangelio nos dice que no ignoremos el sufrimiento de los otros.

Visitemos y consolemos esta semana a alguien que este sufriendo, ya sea un anciano, un pariente, un amigo, alguien en prisión, etc. Jesús nos dice en la escritura, “…cuando lo hicieron con alguno de estos más pequeños, que son mis hermanos, lo hicieron conmigo.” (Mateo 25:40).

Vigésimo-Quinto Domingo del Tiempo Ordinario (18 de Septiembre) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.” (JUAN 14:26)

PRIMER DIA Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA AMOS 8:4-7 PRIMERA LECTURA

(“A ustedes me dirijo, explotadores del pobre.”)

1. ¿Quién es el que habla y con quién habla en Amos 8:4-7? Amos 8:1-2

 

2. ¿A quién has explotado o destrozado? Amos 8:4

 

3. ¿Qué es lo que quieres saber de la luna nueva? ¿Qué es la luna nueva? Amos 8:5 y Numeros 28:9-15

 

4. ¿Por qué razon quieren saber si la luna nueva se ha terminado? Amos 8:5

 

5. ¿Qué es lo que Dios nos dice en Levítico 19:35-36?

 

6. ¿Cómo puedes tener una vida larga en este mundo? Deuteronomio 25:13-16

 

7. ¿Qué es lo que comprarán con la plata y con un par de sandalias? Amos 8:6

 

8. ¿Qué es lo que venderán? Amos 8:6

 

9. ¿Qué es lo que Dios ha jurado y qué es lo que nunca olvidará? Amos 8:7

 

10. ¿Qué es lo que Dios dice sobre el orgullo de Jacob? Amos 6:8

 

11. ¿Cuándo nos perdonará Dios lo que hicimos en el pasado? Ezequiel 18:21-22

 

Personal – ¿En qué forma has tomado ventaja de otra persona quedándote callado o no dando lo que es debido tanto en tu hogar como en tu diezmo a la iglesia?

 

 

TERCER DIA 1 TIMOTEO 2:1-8 SEGUNDA LECTURA

(“Unico es Dios, único también es el mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús verdadero hombre.”)

1. ¿Quién escribe estas cartas y a quién son dirigidas? 1 Timoteo 1:1-2

 

2. ¿Cuáles son las cuatro cosas que nos recomienda ofrecer por toda la humanidad? 1 Timoteo 2:1

 

3. ¿Especialmente a quién se dirige? ¿Por qué razón? 1 Timoteo 2:2

 

4. ¿Qué es lo que dice sobre las oraciones y cuáles son los sentimientos de Dios? 1 Timoteo 2:3

 

5. ¿Qué es lo que Dios quiere y para quién lo quiere? 1 Timoteo 2:4

 

6. ¿Qué es lo que espera que todos los hombres conozcan? 1 Timoteo 2:4

 

7. ¿Que es la verdad y quién es la verdad? 1 Timoteo 2:5, Juan 14:6

 

8. ¿Cómo se entregó Cristo Jesús y por quién se entregó? 1 Timoteo 2:6

 

9. ¿Cuándo se atestiguó esta verdad? 1 Timoteo 2:6

 

10. ¿Qué hizo de Pablo y cuál es su deseo? 1 Timoteo 2:7-8

 

11. ¿De qué desea que todo hombre quede libre? 1 Timoteo 2:8

 

Personal-¿En qué forma te has librado del enojo y la discordia? ¿En qué forma sigues el ejemplo de Pablo enseñando a todos a tu alrededor lo que dice el versículo 5-6 de 1 Timoteo 2?

 

 

CUARTO DIA LUCAS 16:1-13 EVANGELIO

(“Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y al dinero.”)

1. ¿Qué es lo que Jesús dijo a sus discípulos de un patrón y su mayordomo? Lucas 16:1

 

2. ¿Qué le dijo el patrón al mayordomo? Lucas 16:2

 

3. ¿Qué es lo que se preguntó el mayordomo a sí mismo? Lucas 16:3

 

4. ¿Cómo reaccionaron los deudores a la idea del mayordomo? Lucas 16:4

 

5. ¿Cuando el mayordomo llamó a cada uno de los deudores de su patrón qué es lo que les preguntó? ¿Cuáles fueron sus respuestas y cuáles fueron las instrucciones del mayordomo? Lucas 16:5-7

 

6. ¿Qué es lo que admiró el patrón del mayordomo? Lucas 16:8

 

7. ¿Qué es lo que se debe aprovechar de los bienes en este mundo? Lucas 16:9

 

8. ¿Cómo se deben usar los bienes de este mundo? Mateo 25:35-36

 

9. ¿Cuando los bienes de este mundo te falten qué es lo que será tuyo? Lucas 16:9 y Mateo 25:34

 

10. Llenen las siguientes líneas: “Si puedes _________________a una persona en cosas sin importancia, también le puedes ___________________ en cosas importantes: y el que no es __________________ en cosas pequeñas tampoco lo ___________________________en grandes Lucas 16:10.

 

11. ¿En Lucas 16:10-12 cuál es la clave en referencia al dinero?

 

12. ¿Qué es lo que debes hacer antes de proveerte a tí y tu familia? Mateo 6:33

 

13. ¿Qué es lo que no puede hacer un sirviente? Lucas 16:13

 

Personal – ¿En qué forma has demostrado responsabilidad en el uso de tus bienes? Examina las últimas 24 horas. ¿Cuánto tiempo dedicaste a ganar y gastar tu dinero y cuánto tiempo dedicaste a ayudar a los necesitados? “No se puede servir al mismo tiempo a Dios y el dinero.”

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 113:1-2, 4-8

(“Sobre todos los pueblos, El Señor.”)

Leé y medita el Salmo 113:1-2, 4-8.
¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

AMOS 8:4-7

Este pasaje nos es dirigido por un pastor. El no era un profeta o hijo de profeta. El no fue a ninguna escuela de prestigio, el fue mandado por Dios con un mensaje de obediencia, para la gente sin ninguna preparación educativa, Amos obedeció la llamada del Señor y llevó la palabra al pueblo de Israel.

La obediencia tanto entonces como hoy, fue su prueba de fe. El habló al pueblo en tiempo de paz y de bienestar y su mensaje no fue bien recibido. El les dijo que todos hacían las cosas bien por fuera pero sus corazones estaban corrompidos. Los comerciantes honraban los días de fiesta, pero no de un modo espiritual. Su primera preocupación era ganar dinero en cualquier forma, aunque fuera deshonesta. Eso se ve en nuestra sociedad especialmente en Navidad y Semana Santa. Por encima el mensaje es de paz y bienestar pero la verdad es que lo único que quieren es hacer dinero.

Los humanistas llaman a las vacaciones de Navidad “vacaciones de invierno” y Pascua “vacaciones de Primavera,” y muchos cristianos siguen la corriente sin preocuparse y eso los hace igual a los paganos de este pasaje o a las personas de nuestra sociedad que solo quieren hacer dinero. Usaban pesas y medidas falsas y se aprovechaban de los necesitados, ahora nosotros hacemos lo mismo, cuando elegimos a políticos corrompidos que hacen todo lo posible por aprovecharse de los pobres y hacen millones de dinero para ellos mismos.

Necesitamos reflexionar acerca del día de descanso (Domingo). ¿Damos este día a Dios? ¿Sabe la familia que es día de proclamar al Señor y visitar los familiares? ¿O nos pasamos todo el día terminando lo que no hicimos durante la semana, porque estabamos muy ocupados ganando dinero? Debemos reflexionar y pedir a Dios que nos dé fuerza y abra nuestros corazones para dar de nuestros esfuerzos nuestras primeras ganancias. Nosotros somos los personajes en este pasaje y tenemos que obedecer la llamada de Dios. Esa llamada es de dar de comer a los hambrientos, vestir a los pobres, visitar a los enfermos, porque lo que hacemos por alguno de nuestros hermanos mas pequeños, lo hacemos a El (Mateo 25:31-46).

 

1 TIMOTEO 2:1-8

Nuestra iglegia tiene un llamado. No solamente nos llama, para que acerquemos a nuestros semejantes a Dios, sino que también que pidamos por ellos. Nuestro Dios es fantástico. Nos ha dado el privilegio de ayudarle a cambiar el mundo por medio de nuestras oraciones. Nuestra comprensión de esto nunca será bien entendida por que es un misterio de fe. Es una realidad por que Pablo nos pide que oremos los unos por los otros y también incluyamos en nuestras oraciones a los que nos gobiernan.

Recordemos que Nerón fue el emperador en ese tiempo (D.C. 54-68). Fue bajo el poder de este malévolo emperador cuando Pablo fue puesto en prisión y él sabía que lo iban a sentenciar a muerte cortándole la cabeza. Con esto nos prueba que tenemos que orar por buenos y malos gobernantes. Pablo escribió esto durante el tiempo de la grán persecusión de los creyentes. Pablo nos dice que Dios nos quiere salvar igual que Pedro nos dice en las escrituras (2 Pedro 3:9). Esto quiere decir que mientras Dios quiere que todos nos salvemos, no todos aceptamos su invitación. Pablo nos dice que la fuerza de la oración afecta a todos los hombres y esa fuerza la podemos tener por medio de la oración de intercesión.

Cuando oramos por alguien más estamos ante la presencia de Dios y pedimos por esa persona. Nuestro Señor Jesucristo echa fuera a los espiritus del demonio y deja a esa persona con la libertad de escoger volver al Camino de Dios. Hay algunas personas que se niegan a aceptar esto y no logran el alivio. Pablo nos hace ver claramente que cuando oramos por otra persona podemos dirijirnos directamente al Señor y rogar por élla.

Hay una parábola de un soldado Romano que al volver a casa victorioso, encuentra a su hermano a punto de muerte por la corte Romana. El fue a la corte se puso de pie atras y sin decir la menor palabra levanto su brazo sangriento y mostró donde había sido cortada su mano en la batalla. Cuando el Juez miró la herida dijo “por consideración a la valentia de este soldado su hermano será considerado inocente y libre.” Nosotros debemos ser condenados por nuestros pecados, pero solo basta con ver a Cristo Jesús en la cruz mostrando sus manos y pies heridos, pidiendo por nosotros.

Eso es lo que la fuerza de la oración puede hacer, traer la fuerza de la salvación de Cristo para todos los que en verdad se arrepienten. Necesitamos ser gente de oración y de conducta sana. Nosotros somos el templo del Espíritu Santo (1 Cor. 3:16) y las oraciones de los hombres buenos son muy fuertes (Santiago 5:16).

 

LUCAS 16:1-13

Jesús nos dice de la parábola del contador astuto en este pasaje. La historia es de un contador que es enfrentado por su patrón por haber robado a la compañía. También nosotros vamos a tener que dar cuentas de nuestras acciones ante Dios, algún día como el contador de esta historia (Romanos 14:12). Este hombre uso mal sus conocimientos aprovechándose de los otros negociantes. Dejó que el amor por el dinero dictara su camino de corrupción e hiciera mal uso de su autoridad. Necesitamos reflexionar en estos versículos acerca de nuestras relaciones con el dinero, la confianza y la integridad.

Estamos llamados por Dios para usar nuestros bienes materiales en forma que nos ayuden cuando nos encontremos cara a cara con Dios en el último día del juicio (Lucas 12:33-34). Notamos como el patrón admiró al contador por su astucia. Nosotros también podemos caer bajo la influencia que el mundo llama admirable. Pues la gente de mundo es my lista, más que la gente de Dios. Nosotros somos los hijos de la luz (Juan 12:36) y no somos llamados para ser listos, sino honestos. No somos llamados para comprar amistad por medio del chantaje o por medio de favores especiales.

Nuestra entrada al cielo no esta basada en lo listos que seamos o en los buenos negocios que hayamos hecho o que tan cerca estemos de la línea de integridad y todavía ser legales. Somos llamados a ser honestos en todo, cosas grandes o pequeñas, con beneficio o sin él. Solamente podemos ser honestos en cosas importantes siendo honestos en cosas chicas. Y unicamente podemos ser honestos con otros cuando somos siempre honestos con nosotros mismos. Las riquezas de Dios tienen más valor que el bienestar terreno y su poder.

Muchos han dejado que el dinero tome el lugar de Dios en su vida y han dejado que sea el amo. Puedes observar si eres esclavo del dinero. ¿Te preocupas por el dinero con frecuencia? ¿Dejas de hacer las cosas que debes por ganar más dinero? ¿Dedicas mucho tiempo a cuidar tus posesiones? ¿Te dá trabajo dar de tu dinero?

Podemos ver que el dinero es duro y un amo engañoso. El dinero siempre promete control y fuerza; pero con frecuencia no puede cumplir sus promesas. Con dinero no se compra salud, felicidad, o la vida eterna. Somos más inteligentes, felices y con mas paz cuando dejamos que Dios sea muestro amo. El dinero debe servir al hombre y el hombre debe servir a Dios. Los sirvientes de Dios tienen paz y seguridad ahora y siempre.

 

Aplicación

En la primera lectura miramos el peligro de la avaricia, y en la segunda lectura miramos la fuerza de la oración. El Evangelio nos dice que no podemos servir a dos amos.

Esta semana, hay que ver alrededor, en nuestra familia e iglesia y ver con quien podemos compartir nuestros bienes. Haz algo por alguien sin que éste sepa que fuiste tu quien lo hizo, por ejemplo, pagar una cuenta, cortar el pasto, traerle un mandado, etc. Has algo hermoso en nombre de Dios esta semana y recuerda antes de hacer algo por esta persona, pedirle a Dios que llene su vida como lo ha hecho contigo.

Vigésimo-Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario (11 de Septiembre) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA EXODO 32:7-11,13-14 PRIMERA LECTURA

(“Se han separado de la senda que les marqué.”)

1. ¿Por qué dijo Dios a Moisés que bajara a su pueblo? Exodo 32:7

 

2. ¿Qué fue lo que los hizo separarse? Exodo 32:8

 

3. ¿Cuál fue el camino que Dios les señaló? Exodo 20:1-17

 

4. ¿Qué hicieron con lo que habían hecho y que fue lo que lloraban? Exodo 32:8

 

5. ¿Cómo vió el Señor a su pueblo? Exodo 32:9

 

6. ¿Qué fue lo que Dios dijo a Moisés acerca de su ira? Exodo 32:10

 

7. ¿Qué dijo el Señor que haría por Moisés? Exodo 32:10

 

8. ¿Qué fue lo que Moisés le preguntó al Señor? Exodo 32:11

 

9. ¿Qué le pidió Moisés al Señor que recordara y qué dijo el Señor que había prometido a todos  sus descendientes? Exodo 32:13

 

10. ¿Qué se arrepintió el Señor de hacer? Exodo 32:14

 

Personal – ¿Cómo puedes tú, como Moisés, ser intermediario y ruegas por la misericordia de Dios, en vez de suplicar su ira, para tu pueblo, comunidad, parroquia, familia y por tí mismo? ¿Cuáles son las promesas que Dios ha hecho por medio de su palabra que puedes usar en tu defensa?

 

 

TERCER DIA 1 TIMOTEO 1:12-17 SEGUNDA LECTURA

(“La gracia del Señor me ha sido concedida en abundancia.”)

1. ¿En 1 Timoteo 1-12, quién fue fortalecido por Cristo y hecho su servidor? 1 Timoteo 1:1

 

2. ¿A quién se ha juzgado? 1 Timoteo 1:12

 

3. ¿Quién nos aumenta la fe, nos fortalece y nos defiende contra el mal? 2 Tes. 3:3

 

4. Nombra las tres cosas que era Pablo al mismo tiempo. 1 Timoteo 1:13

 

5. ¿Por qué razón fue tratado con misericordia? 1 Timoteo 1:13

 

6. ¿Qué fue lo que el Señor dió a Pablo con abundancia además de las otras dos cosas que hay en Cristo Jesús? 1 Timoteo 1:14

 

7. ¿En qué puedes creer como algo digno de confianza absoluta? 1 Timoteo 8. ¿Cómo ve Pablo su situación de pecador? 1 Timoteo 1:15

 

9. ¿Somos nosotros diferentes a Pablo? Romanos 3:23

 

10. ¿Cómo fue tratado Pablo, qué mostró Jesús y por qué razón? 1 Timoteo 1:16

 

11. ¿Cuál fue la respuesta de Pablo a lo que Dios hizo por él? 1 Timoteo 1:17

 

Personal – ¿En qué forma te has reconocido como pecador salvado por la Gracia de Dios? ¿Cuál ha sido tu respuesta a esto?

 

 

CUARTO DIA LUCAS 15:1-32 EVANGELIO

(“Padre, he pecado contra Dios y contra Tí.”)

1. ¿Qué decían los escribas y fariseos de que Jesús se juntaba con pecadores y recaudadores de impuestos? Lucas 15:1-2

 

2. ¿En la parábola en la que Jesús se dirige a ellos, qué es lo que quiere decir que se ha perdido? Lucas 15:3-4

 

3. ¿Qué hace el pastor cuando ve que una oveja se le perdió y cuál es su respuesta cuando la encuentra? Lucas 15:5-6

 

4. ¿En Lucas 15:7, Jesús pasa de hablar sobre animales (ovejas), a gente. ¿Qué dice acerca de las personas?

 

5. ¿Jesús pasa a exponer otra parábola y, esta vez, no se trata de animales sino de un objeto. ¿Cuál es ese objeto y qué hace la mujer cuando lo pierde? Lucas 15:8

 

6. ¿Cuando lo encuentra, cuál es su reacción? Lucas 15:9

 

7. ¿Cuál es la razón de la felicidad de los ángeles en el cielo? Lucas 15:10

 

8. Ahora Jesús narra la historia del hombre con dos hijos. ¿Qué le dijo el menor a su padre y este qué hizo? Lucas 15:12

 

9. ¿Cuándo tomó su herencia, a dónde se fue y qué hizo? Lucas 15:13

 

10. ¿Cuando se desató el hambre y se encontró en necesidad, qué fue lo que hizo? Lucas 15:14-16

 

11. ¿Cuando por fin volvió a la realidad, qué dijo e hizo? Lucas 15:17-19

 

12. ¿En Lucas 15:18 contra quién dice el hijo pródigo que pecó?

 

Personal – ¿Cuando te arrepientes de algo que sabes que hiciste mal, te duele porque te metiste en un problema o porque ofendiste a Dios y a otras personas? ¿Ves alguna diferencia entre arrepentimiento humano y arrepentimiento divino? ¿Cuál es?

 

13. ¿Cuando por fin, el hijo se dispuso a regresar a su padre, qué pasó cuando aún estaba lejos? Lucas 15:20

 

14. ¿Qué le dijo a su padre y qué ordenó el padre a sus sirvientes? Lucas 15:21-24

 

15. ¿Mientras tanto, que pasó con el hermano mayor y cuál fue su reacción? Lucas 15:25-30

 

16. ¿Que le replicó el padre al hijo mayor? Lucas 15:31-32

 

Personal – ¿En qué medida, esta semana pasada, te has enojado o has tenido celos por algo que ha pasado a alguno en tu familia, a un amigo, a un miembro de la iglesia, a un compañero de trabajo? Piensa un rato y arrepiéntete delante de Dios.

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 51:3-4, 12-13, 17, 19

(“Mi sacrificio, Oh Dios, es un espíritu contrito.”)

Leé y medita el Salmo 51:3-4, 12-13, 17, 19.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

EXODO 32:7-11, 13-14

Este pasaje define claramente las consecuencias de lo que pasa cuando los ídolos se convierten en nuestros dioses. El pueblo comenzaba a entrar en pánico y desorden, Moisés había estado arriba de la montaña por más de 40 días y el fuego, el humo y los truenos los tenían aterrorizados. Ellos querían ver a un Dios conocido y ponerle una cara conocida que pudieran entender y venerar. Querían un dios hecho a su imágen, un dios al que fuera conveniente obedecer o ignorar. Hoy en día nuestra tentación es todavía tratar de imaginar un Dios a nuestra imágen y a nuestro gusto. Sólo tenemos que ver en derredor nuestro para ver los becerros de oro que hemos hecho nuestros dioses. El becerro y la vaca eran los ídolos más populares en el mundo en ese tiempo. Eran símbolo de fertilidad y poder y estaban ligados a practicas sexuales inmorales. El Señor vió que tercos y rebeldes eran y respondió con gran ira, tal y como hoy en día responde cuando ve que su misericordia es traicionada. El pueblo de nuestro pasaje de hoy no veía el amor con que Dios los quería llenar. Su ceguera vino del culto inútil a los ídolos. Necesitamos reflexionar en nuestra rebeldía y terquedad: Algunos “becerros de oro” en nuestra vida diaria son: poder, sexo, dinero, placer, instrucción, juventud, salud, mansiones, automóviles elegantes, habilidad atlética, matrimonio, familia, etc. Necesitamos preguntarnos cuál de estas cosas se antepone a nuestro compromiso con el Señor y Salvador Jesucristo. Moisés pidió a Dios no destruir ese pueblo atontado y le recordó su promesa para los siervos Abraham, Isaac e Israel. Dios les había prometido que sus descendientes heredarían el reino para siempre. Dios escuchó la súplica de Moisés, cambió de parecer y no los castigó. Tú y yo debemos ponernos de rodillas y hacer la misma oración que hizo Moisés. Hay tantas gentes hoy en día adorando “idolos falsos” y muchas veces están dentro de nuestras familias. Tenemos un Dios misericordioso, justo y amable, quien escuchará nuestra plegaria de intercesión. Debemos derribar nuestros falsos dioses, arrepentirnos y cambiar nuestro modo de vivir. Nuestro Dios es Verdadero y su nombre es Jesucristo.

1 TIMOTEO 1:12-17

¡Bendito sea Dios! ¡Bendito sea Dios por su gran misericordia! Probablemente Pablo rezaba así día y noche. En su carta a Timoteo dice que la misericordia de Dios es tan poderosa que nadie debe sentirse abandonado o inútil. Pablo nos cuenta como era un blasfemo y como cazaba a quienes seguían al Señor. Pablo era una persona educada con celo de venganza que produjo terror en los corazones de los cristianos. Antes de convertirse a la fe, no solo cazó cristianos, sino que los detenía y ejecutaba (Hechos 9:1-9). Pablo nos habla de un Dios que no solo ama y perdona, sino que también olvida nuestro pasado equivocado. Hay personas que se sienten tan culpables sobre su comportamiento pasado que piensan que Dios jamás los perdonará ni aceptará. Eso es lo que llamamos pensamiento distorsionado, estamos llamados a renovar nuestra mente (Romanos 12:2), ponernos en la mentalidad de Cristo (Fil. 2:5), y llenar nuestro ser con pensamientos puros como el oro (Fil. 4:8). El llamado a la renovación ha de comenzar por el arrepentimiento, y el arrepentimiento comienza por la confesión de nuestros pecados. Hasta Pablo admitió haber hablado violentamente contra el Señor, debido a su falta de fe y arrogancia y haber sido perseguidor de gente inocente. Dios perdonó a Pablo, puede y quiere perdonarte a tí. Toma un tiempo ahora y reflexiona en lo que está pasando con tu vida. Pregúntate: “¿Blasfemo contra Dios con mi boca?” “¿Ataco a los demás con mis críticas?” Nosotros, como Cristianos Católicos tenemos la oportunidad enorme de reconciliarnos con el Señor por medio del Sacramento de la Reconciliación (regresar a una relación amorosa con el Señor). El perdón es una decisión y Dios quiere perdonarnos más a nosotros que lo que nosotros queremos que El nos perdone. El nos quiere más de lo que nosotros queremos que El nos quiera. Su amor por nosotros es totalmente libre, sin condiciones. Pablo pide a Timoteo esparcir la noticia de que Dios tomó a un pecador como Saulo de Tarso y lo convirtió en un siervo amoroso llamado Pablo. Debemos dejar que el poder curativo y el amor de Dios y su perdón nos penetren y arrepentirnos, “porque el Reino de Dios, está a nuestro alcance.” (Marcos 1:15).

LUCAS 15:1-32

Jesús defiende en este pasaje su asociación con los sucios, los olvidados y los que no han sido salvados compartiendo con nosotros la historia de la oveja perdida, de las monedas y de un ser humano. Jesús sabía que los fariseos eran siempre cuidadosos de permanecer limpios, y seguros, de acuerdo a la ley del antiguo testamento. Evitaban hablar con pecadores, y evitaban las situaciones pecaminosas para no estar en peligro de violar alguna restricción legal. Jesús estaba en completo contraste con ellos, por cuanto El se arriesgaba continuamente, tocando a los leprosos, comiendo con recaudadores de impuestos y andando en compañia de pecadores, como Magdalena la prostituta; Jesús vino a amar al pecador porque aborrecía el pecado. Vino a mostrarnos que Dios nos ama, no importando lo que hayamos hecho o donde hayamos andado. Y continuó caminando con los que le necesitaban sin importarle su reputación. El amor de Dios por el individuo es tán grande que busca a cada uno de nosotros y cuando nos encuentra, es grande su alegría. Jesús recoje pecadores perdidos pues, como ovejas perdidas, estos dependen totalmente de su “pastor.” El pastor irá por las situaciones más peligrosas para salvar una sola oveja; desafiará ladrones, lobos y tormentas. Es en los peñascos donde a menudo el pastor encontrará a su oveja perdida para regresarla al rebaño. Pecadores que se creían más allá de la esperanza fueron encontrados y salvados mediante la buena nueva del Reino de Dios. Nuestro Dios es nuestro pastor: El busca la oveja perdida y la salva. Jesús nos muestra el increíble poder del amor de Dios por quien está perdido, en la historia del hijo pródigo. Necesitas primeramente entender que en la antigüedad, el primer hijo recibía por ley más de la mitad de toda la fortuna del padre; el resto se repartía por igual entre todos los demás hermanos. En la parábola, el hijo menor recibió la tercera parte de todo cuando la reclamó y los dos tercios sobrantes fueron para el hermano mayor, como regla, esto hubiera sucedido a la muerte del padre, pero esto muestra el desprecio que sentía por su padre como jefe de la familia. Tomó el dinero, se fue lejos y se lo gastó en festines y prostitutas. Después de un tiempo se le acabó el dinero y tuvo que conseguir empleo como cuidador de cerdos para un judío. El dedicarse a los cerdos era materia de grán humillación, ya que de acuerdo a la Ley Mosaíca, los cerdos eran animales impuros (Deuteronomio 14:8). Por fin, el hijo tocó fondo y recapacitó; la clave de este pasaje se encuentra cuando exclama: “Padre, he pecado contra el cielo y contra tí, ya no soy digno de ser llamado tu hijo.” Confiesa su pecado y en espíritu de arrepentimiento divino, regresa a casa para rendir cuentas a su padre. El padre corre a recibirlo y restaurarlo inmediatamente a su anterior posición honorable. Necesitamos reflexionar en este mensaje. ¿Sería un grán sacrificio para tí, el recurrir a quien te puede salvar? No dejes escapar la oportunidad, detente y mira antes de que llegues al fondo, sálvate tú y salva a tu familia de la pena. Dios, como Padre que es, espera paciente y amorosamente hasta que recapacitamos.

Aplicación

La primera lectura nos dice de las consecuencias que vienen cuando algún ídolo se hace el dios de nuestra vida. La segunda lectura nos muestra que el llamado a renovarnos debe empezar con el llamado al arrepentimiento. El Evanglio revela que Dios espera paciente y amorosamente hasta que reaccionamos. En el espíritu de misericordia, selecciona a alguien de tu familia, de tus amigos y toma la decisión de perdonarle todas y cada una de las ofensas que te haya hecho. Es más, durante toda la semana próxima, fíjate solo en lo que hace bien esa persona, te sorprenderás del resultado.

Vigésimo-Tercer Domingo del Tiempo Ordinario (4 de Septiembre) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA SABIDURIA 9:13-18 PRIMERA LECTURA

(“¿Quién pudo conocer tu voluntad, si tú no le hubieras dado la Sabiduría?”)

1. Llena los siguientes espacios: ¿Qué hombre podría _____________________________________?

o ¿Quién ____________________________________________________ del Señor? Sabiduría 9:13

 

2. ¿Cuáles son los pensamientos de los mortales? ¿De qué estamos inseguros? Sabiduría 9:14

 

3. ¿Qué hace el cuerpo corruptible a la conciencia? Sabiduría 9:15

 

4. ¿Qué hace pesado el vivir en casa de barro? Sabiduría 9:15

 

5. ¿Qué encontramos con muchos trabajos? Sabiduría 9:16

 

6. ¿Qué se dice acerca de las cosas en los cielos? Sabiduría 9:16

 

7. ¿Quién pudo conocer tu ____________________ si no hubieras enviado a tu Consejero? Sabiduría 9:17

 

8. ¿Qué fue enviado desde lo alto? Sabiduría 9:17

 

9. ¿Por mandar desde arriba al Espíritu Santo, qué pasará con los pasos de los mortales? Sabiduría 9:18

 

10. ¿Qué aprendieron los hombres y cómo se salvaron? Sabiduría 9:18

 

11. ¿Qué pasa con el que camina con sabiduría? Proverbios 28:26

 

Personal – ¿De qué modo has buscado la sabiduría de Dios y su consejo en tus asuntos de cada día? ¿Quizá nunca has pensado en buscarla?

 

 

TERCER DIA FILEMON 9-10, 12-17 SEGUNDA LECTURA

(“Te lo ruego mas bien por amor.”)

1. ¿A nombre de qué prefiere rogar Pablo? Filemón 9

 

2. ¿Cómo se nombra Pablo a sí mismo? Filemón 9

 

3. ¿Por quién suplica Pablo a Filemón? Filemón 10-11

 

4. ¿Dónde estaba Pablo cuando le dió vida? Filemón 10

 

5. ¿Al mandar a Onésimo con Filemón que quería decir Pablo? Filemón 12

 

6. ¿Por qué razón quería Pablo retener a Onésimo con él? Filemón 13

 

7. ¿Por qué razon estaba Pablo en la prisión? Filemón 13

 

8. ¿Cómo podría ser hecha la buena obra? Filemón 14

 

9. ¿Por qué había sido separado Onésimo de Filemón? Filemón 15-16

 

10. ¿En vista de la comunión que había con Pablo, cómo recibiría Filemón a Onésimo? Filemón 17

 

Personal – ¿Cómo has defendido a algún hermano o hermana en el Señor esta semana? ¿De qué modo puedes rogar por alguien que no ha nacido y que está por morir en las manos de un practicante de abortos?

 

 

CUARTO DIA LUCAS 14:25-33 EVANGELIO

(“El que no carga con su cruz para seguirme no puede ser mi discípulo.”)

1. ¿A quién se dirigió Jesús en una ocasión? Lucas 14:25

 

2. ¿Qué debe hacer la persona para volverse discípulo de Cristo? Lucas 14:26

 

3. ¿Cuáles son las dos cosas que debes hacer para ser discípulo de Jesús? Lucas 9:23 y 14:27

 

4. ¿Cada cuándo debes tomar tu cruz? Lucas 9:23

 

5. ¿Cómo descubres quien eres realmente? Mateo 10:37-39

 

6. ¿Qué hace una persona cuando decide construir una casa y por qué? Lucas 14:28-29

 

7. ¿Qué diría la gente si no puede terminarla? Lucas 14:30

 

8. ¿Qué es lo primero que hace un rey cuando va a pelear contra otro? Lucas 14:31

 

9. ¿Y si no puede con el enemigo qué hace cuando todavía se halla distante? Lucas 14:32

 

10. ¿Del mismo modo si queremos ser discípulos de Jesús que debemos hacer? Lucas 14:33

 

Personal – ¿Qué es lo que todavía te retiene de negarte a tí mismo para seguir a Jesús de un modo pacífico y alegre? ¿Cómo puedes renunciar a todo lo que tienes?

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 90: 3-6, 12-17

(“Enséñanos a ver lo que es la vida, para que así tengamos un corazón prudente.”)

Leé y medita el Salmo 90: 3-6, 12-17.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

SABIDURIA 9:13-18

El libro de la Sabiduría está dirigido a los Judíos alrededor del año 50 Antes de Cristo. Esta gente estaba tan impresionada con la civilización y el aprendizaje Helenístico que su fe estaba en peligro. El autor combate su materialismo, hedonismo e idolatría con la mira puesta en los Judíos renegados. La sabiduría es un don de Dios, la sabiduría genuina significa creer en el Dios único de Israel y la fidelidad a Su Ley.

La sabiduría libera al creyente de todo el mal. Esto se ilustra revisando los hechos de Dios para salvar a los patriarcas y los Israelitas en Egipto, el país donde los Judíos empezaban a abandonar su fe. Se nos ha dicho que el consejero del hombre no puede concebir lo que es el consejero del Señor. Vemos en estas páginas una acción de gracias por la excelencia de la sabiduría. Nos suceden barbaridades cuando confiamos en nosotros mismos y en los demás (Salmo 49:13).

Nuestros planes solo podran salir bien cuando sean las escrituras nuestra fuente. Nos hacemos elegibles para la salvación sólo y únicamente por medio de la fe en Jesucristo (2 Timoteo 3:15). Nuestro cuerpo corruptible se asemeja a una casa de barro y eso es lo que le pesa a nuestra mente. Esta idea del cuerpo como una casa se halla en el Pitagorismo y Platonismo. En otras palabras es una concepción de estoicismo (no hay remedio). Los Griegos miraban a la sabiduría como el conocimiento de una ciencia natural; Los Hebreos la miraban como el servidor en jefe del Creador. En los versículos finales entendemos que solo la sabiduría de Dios puede entender todo lo que pasa y lo que pasará al mundo y todas sus creaturas (Salmo 104:24).

El Señor por medio de Su gracia nos ha dado el don de la fe, la cual nace del “Temor al Señor.” La sabiduría es el temor al Señor y a los que tienen esta sabiduría, tambien se les dan conocimientos y felicidad (Ecles. 2:26). No busquemos la sabiduría en nosotros mismos o en nuestros amigos, demos el paso libre al poder sanador de Jesucristo. Digamos; Señor ven a mi corazón, renueva mi mente y dame una lengua que profese tu gloria. Señor te pido que nos des tu sabiduría, que das sin poner condiciones. (Santiago 1:5)

 

FILEMON 9-10, 12-17

Pablo escribió esta carta desde Roma, por el año 60 Después de Cristo, cuando estaba arrestado y confinado a su casa (Hechos 28:30, 31). Onésimo era un esclavo que había huido de su amo Filemón habiéndole robado e ido a Roma (ver. 15). Luego estuvo bajo la influencia de Pablo y se convirtió al Cristianismo (ver. 10). Esta carta a Filemón fue verdaderamente excepcional pues Pablo le escribe pidiéndole un favor. Un favor para Onésimo que había tomado el camino equivocado y a quien Pablo le ayudó a corregirse.

Pablo podía haber ordenado lo que quería de Filemón con su autoridad de Apóstol. Pero hizo una petición humilde entendiendo que un regalo debe darse libremente y de buena fe, ya que si es forzado ya no es un regalo. Pablo basó su petición no en su autoridad sino en la promesa cristiana de Filemón. Preguntémonos si sabemos que algo es correcto y tenemos el poder de exigirlo, ¿apelamos a nuestra autoridad o la promesa de la otra persona? Pablo nos dá un gran ejemplo de como tratar algún conflicto entre amigos Cristianos.

Pablo escribió esta carta en nombre de Onésimo, quien temía por su vida. Un amo tenía el derecho legal de matar a un esclavo que hubiera huido y Pablo quería ayudarlo a entender su nueva relación con Onésimo. Pablo llama a Onésimo su hijo, al que le ha dado la vida en la prisión. Traer a alguien a Cristo es como darle un nuevo nacimiento y eso es exactamente lo que Pablo hizo con Onésimo. A Pablo le hubiera gustado tener a Onésimo con él, pero no haría nada sin el consentimiento de Filemón. Pablo lo estaba regresando no como un esclavo sino como un hermano y compañero en Cristo. Pablo le dice a Filemón que si el está de acuerdo en que ambos son compañeros en el trabajo de Cristo entonces deberá recibir a Onésimo como recibiría al mismo Pablo.

El tono de la carta refleja lo contrario de lo que era normal en aquel entonces o sea la esclavitud de los humanos. Pablo no viene en contra de una ley injusta sino en el poder del amor cristiano y le presenta a Filemón lo obvio de su injusticia. El hecho de que Onésimo el esclavo que huyó fuera regresado al hermano Filemón fue una declaración muy fuerte en contra de la esclavitud. Debemos reflexionar en que todos somos iguales en la familia de Dios y el modo en que tratemos a nuestros hermanos y hermanas en la familia de Cristo reflejará nuestro propio y verdadero compromiso Cristiano para con Cristo.

 

LUCAS 14:25-33

Este pasaje es uno de los más fuertes en el Nuevo Testamento acerca del costo de ser un discípulo. Jesús les dijo que nada ni nadie puede interponerse entre el amor de un discípulo y su amo. Para recalcarlo más les dice que deben cargar su propia cruz cada día y seguirlo a El. La gente se daba cuenta de lo que quería decir esto. Sabían de los criminales en su propia tierra los que seran crucificados y cargarían su cruz en público como un acto de sumisión a Roma. Esto les estaba enseñando que era mejor rendirse y no tener actos de rebelión.

Jesús le dió este mensaje a la multitud para que ellos reflexionaran en lo que realmente cuesta el seguirlo. También tú y yo debemos reflexionarlo. No hay lugar para un discípulo que busca la “gracia barata” en el reino de Dios. A veces pensamos de nuestras devociones y sacramentos como la “gracia barata.” Estos no son juguetes mágicos que nos salvan del sufrimiento y nos dan la gloria. Seguir a Cristo es una sumisión total a El. Esto significa dejar todo atras y ponerlo a El primero. Puede significar pérdidas financieras, sociales físicas y hasta la misma muerte. Debemos cargar nuestra cruz diariamente no de vez en cuando. Tomemos en cuenta el costo de ser discípulo para que sepamos de lo que se trata y no llegue la tentación de echarnos atras.

Como Cristianos somos llamados a ser “la sal de la tierra.” No tendremos ningún valor si nuestro sabor se pierde o se seca. No debemos nada más mezclarnos en el mundo evitando representar a Cristo. Hoy en día en nuestra sociedad enfrentamos desafios muy directos como el de la flagelación del aborto. Si fallamos en esto nuestro sabor de ser la sal de la tierra no tendrá ningún valor. Así como la sal dá sabor y preserva la comida, así nosotros debemos preservar lo bueno en el mundo. Esto nos llama a poner toda nuestra voluntad de sacrificar todo por Cristo. Si tomamos nuestra cruz y lo seguimos diariamente, lo que cambiará en nuestra vida es: todo.

 

Aplicación

La primera lectura nos dice que sabiduría es el “temor al Señor. La segunda lectura muestra que un obsequio debe ser dado gratuita y gustosamente. El Evangelio revela que no hay una “gracia barata” en el reino de Dios.

Seamos la sal de la tierra para nuestras familias esta semana tomando nuestra cruz, muriendo a nosotros mismos al servir a los demás sin juzgarlos, aún cuando ellos nos rechacen. Servirlos como Cristianos significa sacar lo mejor para ellos, como la sal saca el sabor. Permíteles darse cuenta de que son para tí tan importantes que les das tu atención personal y tu afirmación. No podemos esperar ser la sal de la tierra hasta que seamos la sal de nuestra familia.

Vigésimo-Segundo Domingo del Tiempo Ordinario (28 de Agosto) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA ECLESIASTICO 3:17-18, 20, 28-29 PRIMERA LECTURA

(“Conduce tus asuntos con humildad.”)

1. ¿Cómo debemos conducir nuestros asuntos? Eclesiástico 3:17

 

2. ¿Qué nos pasará si nos conducimos así? Eclesiástico 3:17

 

3. ¿Qué debemos hacer cuanto más grande seamos? Eclesiástico 3:18

 

4. ¿Quién te mirará con agrado? Eclesiástico 3:18

 

5. ¿Quiénes son los que le dan gloria? Eclesiástico3:20

 

6. ¿Qué aprecia la mente de un sabio? Eclesiástico 3:29

 

7. ¿Cuál es el anhelo del hombre sabio? Eclesiástico 3:29

 

8. ¿Qué apaga las llamas ardientes? ¿Y qué perdona los pecados? Eclesiástico 3:30

 

9. ¿Qué es lo que hace grande a una persona? ¿Qué pasa con el que se engrandece a sí mismo? Mateo 23:11-12

 

10. ¿Cómo debemos mantener nuestra alma? ¿Dónde debemos poner nuestra esperanza? Salmo 131:1-3

 

Personal – ¿De qué manera has tomado una actitud de servidor con respecto a tu familia, amigos o compañeros de trabajo? ¿Tienes una actitud de servidor con todos los que tienen algún contacto contigo?

 

 

TERCER DIA HEBREOS 12:18-19, 22-24 SEGUNDA LECTURA

(“Jesús, el mediador de una nueva alianza.”)

1. ¿A dónde se acercaron? ¿Qué suplicaron aquellos que oyeron el ruido? Hebreos 12:18-19

 

2. ¿A dónde nos hemos acercado y de quién es ésta ciudad? Hebreos 12:22

 

3. ¿Quiénes están ahí? Hebreos 12:22

 

4. ¿Quiénes forman esa asamblea? ¿Dónde están inscritos sus nombres? ¿Quién es el juez de todos? Hebreos 12:23

 

5. ¿Quiénes alcanzaron ya la perfección? Hebreos 12:23

 

6. ¿Cómo puedes hacerte perfecto? Mateo 5:43-48

 

7. ¿De qué es Jesús el Mediador? Hebreos 12:24

 

8. ¿Qué clama más fuerte que la sangre de Abel? Hebreos 12:24

 

9. ¿Cuál es el nuevo pacto del cual Jesús es el mediador? Hebreos 8:6-12

 

10. ¿Cómo fue hecho este nuevo pacto? Hebreos 9:11-14

 

Personal – ¿De qué modo has aceptado el nuevo pacto de Dios? ¿Cómo te ha lavado la sangre que derramó Cristo?

 

 

CUARTO DIA LUCAS 14:1, 7-14 EVANGELIO

(“El que se eleva será humillado y el que se humilla será elevado.”)

1. ¿Qué día era cuando Jesús fue a comer? ¿De quién era la casa? ¿Quiénes espiaban? Lucas 14:1

 

2. ¿Qué les dijo Jesús a los invitados al notar lo que hacían? Lucas 14:7

 

3. ¿Qué dijo que debes hacer si eres invitado a una boda? ¿Por qué? ¿Qué podría hacer el antifrión? Lucas 14:8-9

 

4. ¿Cómo te irás al último lugar? ¿Dónde debes ponerte cuando te inviten? ¿Cómo te sentirás si el que te invitó te dice, “Amigo, acércate más? Lucas 14:9-10

 

5. ¿Qué hará esto para nosotros a los ojos de los otros invitados? Lucas 14:10

 

6. ¿Qué le sucede al que se exalta a sí mismo? ¿Y qué al que se humilla? Lucas 14:11

 

7. ¿Quién era humilde? ¿Cómo se humilló a Sí mismo? Filipenses 2:5-8

 

8. ¿Qué le dijo Jesús al que lo había invitado? Lucas 14:12

 

9. ¿Qué debes hacer cuando ofrezcas un banquete? Lucas 14:13

 

10. ¿De qué deberás alegrarte? ¿Cuándo serás recompensado? Lucas 14:14

 

Personal – ¿Cómo has demostrado humildad en tu casa, tu trabajo o dentro de tu vida social? ¿Cuándo fue la última vez que invitaste a alguien que no puede pagarte los honores? Procura ser preciso.

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 68:4-7, 10-11

(“Al solitario, le dá hogar.”)

Leé y medita el Salmo 68:4-7, 10-11.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

ECLESIASTICO 3:17-18, 20, 28-29

Para tener una clara imágen de quien eres debes ser humilde. Pablo nos dice en Romanos 12:3 que no debemos entusiasmarnos mucho con nuestra propia importancia. Aún cuando es importante una saludable estimación propia, no debemos ir muy lejos en el amor propio. La humildad es la llave para una evaluación honesta y precisa de nuestro propio valor, de nuestra identidad con Cristo. Ser humilde no significa rebajarnos, pues sabemos que somos pecadores y que si somos salvados es únicamente por la gracia de Dios. Sabemos que El nos ha salvado y por lo tanto tenemos gran valor ante Sus ojos y en Su reino. Debemos rendirnos absolutamente a El y ponernos en Sus manos para que nos use como quiera para esparcir Su palabra y compartir Su amor con otros.

Nuestra conducta habla mucho sobre nuestra humildad. La humildad es el llamado al servicio y es totalmente opuesto al egoísmo. La persona humilde es desinteresada y piensa más en los demás que en sí mismo. Esto es lo que el mismo Cristo predicó, creyó y vivió. Ser humilde es el escudo contra el egoísmo, el prejuicio y los celos. El mostrar interés genuino en otros es un modo de esforzarse activamente para ponerse “la mente de Cristo” (Filipenses 2:5-11). La actitud de humildad que Jesús mostraba era para todos los seres humanos. El no demandaba ni se aferraba a sus derechos, ni gritaba por venganza. El nos pedía que amáramos a nuestros enemigos y que nos perdonáramos unos a otros. Jesús era humilde, El era Dios, más sin embargo tomó el papel de un servidor. Tuvo la voluntad de ceder Sus derechos con tal de obedecer a Dios y servir a Su pueblo. Nosotros debemos ser como El, de hecho El nos pide que hagamos cosas más grandes que las que El hizo (Juan 14:12). Podemos esforzarnos para ser más como El, siendo más humildes que antes. Como Cristo debemos servir por amor a Dios y a los demás, no por culpa, o por miedo. Jesús se humilló a Sí mismo en una cruz y en Su muerte. Estamos llamados a seguirlo cargando humildemente nuestra cruz y negándonos a nosotros mismos en Su Santo Nombre.

 

HEBREOS 12:18-19, 22-24

Pablo describe como debe haber sido aquel Monte Sinaí en llamas. Probablemente la gente estaba aterrorizada con toda lo conmoción que había ahí. Había una gran bola de fuego y luego de repente se soltó una gran tormenta. Pablo decía a la gente que ellos no tenían que sufrir algo tan terrible como lo que les sucedió a aquellos en los tiempos de Moisés. Les habla del contraste increible de ésto, el estar en la montaña especial y en la ciudad de Dios. El contraste entre el viejo y el nuevo pacto era como remarcar la diferencia entre el ver la fotografía de una persona y verla realmente. La primera es en realidad la sombra de la persona real, así es como se ve el viejo pacto de Dios al darle a Moisés los diez mandamientos, como la sombra del nuevo testamento.

El viejo acuerdo fue un pacto de Ley entre Dios e Israel. El nuevo y mejor pacto es el de la Gracia. El nuevo pacto es Cristo perdonando nuestros pecados y trayéndonos hacía Dios por medio de Su sacrificio y de Su muerte. Este pacto va más allá de Israel y Judá, va a todas las naciones gentiles del mundo. Jesús es la fuente de este nuevo acuerdo y su sangre fue derramada para el perdón, no para la venganza como la de Abel. Este nuevo pacto está escrito en nuestros corazones y en nuestras mentes. Nuestros cuerpos se vuelven el templo sagrado del Cordero de Dios. Este pacto nuevo ofrece un camino nuevo hacía el perdón, no por el sacrificio de animales sino por la fe. Necesitamos reflexionar y preguntarnos, “¿He entrado en este nuevo pacto y empezado a caminar por un camino mejor?”

La invitación para participar en este pacto nuevo está abierta a todos nosotros. Antes de que Jesús viniera, Dios parecía distante y amenazador, así como lo imaginamos en el Monte Sinaí. Ahora Dios nos dá la bienvenida ante Su presencia a traves de Cristo.

 

LUCAS 14:1, 7-17

Jesús aceptó la invitación a la casa del Fariseo aún cuando sabía que trataban de atraparlo diciendo o haciendo algo equivocado. Fue criticado por defender la integridad de una mujer que vino sin ser invitada a esta casa. A Jesús no le asustó que trataran de atraparlo haciendo algo erróneo con objeto de arrestarlo.

Jesús les empezó a enseñar acerca del honor. Les dijo a los invitados que no buscaran los lugares de honor, al contrario debían buscar modos de poder servir. Hoy, como entonces, el servir es más importante que la posición social en el reino de Dios. Les dijo que no fueran tan quisquillosos sobre aquellos que iban a ser invitados por que El supo que este grupo selecto los invitaría a una de sus funciones especiales.

Jesús realmente les puso el dedo en la llaga cuando les dijo que si trataban de impresionar a otros con su posición social, exigiendo ser sentados enfrente, podrían ser terriblemente avergonzados si alguien de mayor categoría se presentaba y los obligaba a sentarse atrás. Debemos preguntarnos, “¿se aplica esto a mí?” cuando vas algún lado, digamos a una cena, ¿exiges servicio rápido y te quejas del servicio o de la comida si no es la mejor? ¿Esperas que la gente te atienda únicamente por que eres un religioso o un profesional, digamos abogado, doctor, maestro, etc.?

El mensaje de Jesús al Fariseo que vivió hace dos mil años se aplica hoy a todos nosotros. Estamos llamados a ser humildes, a tener deferencias con los demás, a negarnos a nosotros mismos, a pensar en las necesidades de los otros y no solo en las nuestras. Jesús nos dice que pensemos en invitar a nuestra casa a los que no pueden corresponder la invitación. Nos dice que le sirvamos a alguien que no tenga una posición alta. No nos pide que nos afiliemos a una determinada organización. Lo que nos dice es que de modo humilde nos acerquemos al que es pobre de espíritu. Ser pobre de espíritu puede ser alguien que tenga cosas materiales pero que emocional y espiritualmente tenga hambre y esté buscando lograr una relación personal con Cristo.

El liderazgo espiritual significa ser humilde como Cristo y volverse un servidor. Esto a veces es terriblemente necesario en nuestra propia casa. Ciertamente lo es en nuestro trabajo, escuelas e iglesias. Dios nos premiará por invitar al que no es muy agradable invitar, nos premiará por amar al que no es muy agradable amar. El nos dirá un día “Querido amigo, tengo un mejor lugar para tí, ven aquí al cielo para siempre.”

 

Aplicación

La primera lectura nos dice que nuestra conducta es la que habla más acerca de nuestra humildad. La segunda lectura muestra que el acuerdo antiguo fue un convenio legal entre Dios e Israel. El nuevo y mejor acuerdo es el pacto de la gracia. El Evangelio revela que estamos llamados a ser humildes.

Esta semana pongámonos un corazón humilde (Colosenses 3:12) revistámonos con un modo de ser humilde unos hacía otros (1 Pedro 5:5). Solo podemos amarnos unos a otros cuando les servimos en el santo nombre de Jesús. Empecemos en la casa ayudando en los quehaceres sencillos. Fíjate en que puedes servir en vez de ser servido. Realmente nos amamos unos a otros cuando nos servimos unos a otros.

Vigésimo-Primero Domingo del Tiempo Ordinario (21 de Agosto) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA ISAIAS 66:18-21 PRIMERA LECTURA

(“Como un hijo a quien consuela su madre, así yo los consolaré a ustedes.”)

1. ¿A quién viene el Señor a reunir y de qué serán testigos? Isaías 66:18

 

2. ¿Quién estará en medio de todas las naciones? Isaías 66:19

 

3. ¿Qué dice Mateo 24:30 acerca de una señal y la gloria del Señor?

 

4. ¿A quién mandará hacía todas las naciones? Isaías 66:19

 

5. ¿Qué es lo que no se ha visto ni oido en las islas lejanas? ¿Qué harán los sobrevivientes? Isaías 66:19

 

6. ¿A quienes traerán de todas las naciones como una ofrenda al Señor y cómo los traerán? Isaías 66:20

 

7. ¿A dónde los llevarán? ¿Cómo se llama ese lugar? Isaías 66:20

 

8. ¿Cómo traían los Israelitas sus ofrendas a la casa del Señor? Isaías 66:20

 

9. ¿Qué hará el Señor con algunos de ellos? Isaías 66:21

 

Personal – ¿De qué manera fue purificada tu vasija (tu cuerpo) la semana pasada cuando te acercaste al altar del Señor? ¿Cómo puedes purificarlo ahora?

 

 

TERCER DIA HEBREOS 12:5-7, 11-13 SEGUNDA LECTURA

(“A quien ama el Señor, lo corrige;”)

1. ¿Cómo eran las palabras que se te dirigieron como se le dirigen a unos hijos? ¿Cuáles fueron estas? Hebreos 12:5

 

2. ¿Qué no debes menospreciar? ¿Por qué no debes desanimarte? Hebreos 12:5

 

3. ¿A quién disciplina el Señor y a quién castiga? Hebreos 12:6

 

4. ¿Cómo te trata Dios cuando te corrige? Hebreos 12:7

 

5. ¿En el momento en que se te corrige cómo te sientes? Hebreos 12:11

 

6. ¿Cómo se sienten después, los que han sido entrenados así? Hebreos 12:11

 

7. ¿Dónde encuentras la paz? ¿Cómo se hace la paz? Juan 16:31, 33 y Colosenses 1:19-20

 

8. ¿Cuáles son los frutos que vienen del Espíritu Santo? Gálatas 5:22

 

9. ¿Cómo manifiestó Dios Su propia justicia? Romanos 3:25

 

10. ¿Qué debes fortalecer? Hebreos 12:12

 

11. ¿Qué debes hacer con los caminos por donde pasas y qué sucederá cuando lo hagas? Hebreos 12:13

 

Personal – ¿De qué modo te ha disciplinado Dios que te ama tanto en esta semana? ¿Cómo puedes enderezar tus caminos? ¿Qué puedes esperar, de acuerdo con esta lección?

 

 

CUARTO DIA LUCAS 13:22-30 EVANGELIO

(“Esfuércense por entrar por la puerta angosta.”)

1. ¿Qué iba Jesús haciendo en ciudades y pueblos y a dónde se dirigía? Lucas 13:22

 

2. ¿Qué le preguntó alguien acerca de ser salvado? Lucas 13:23

 

3. ¿Qué dijo Jesús sobre la puerta angosta? ¿Qué les pasará a muchos? Lucas 13:24

 

4. ¿Qué dijo acerca del dueño de la casa? Lucas 13:25

 

5. ¿Tocando a la puerta qué le dirás al dueño? ¿Qué te contestará este? Lucas 13:25

 

6. ¿Qué comenzarás a decir? ¿Qué dirán que hizo en las plazas? Lucas 13:26

 

7. ¿Qué contestará él sobre su procedencia y después que les dijo? Lucas 13:27

 

8. ¿Cómo llama a esa gente? Lucas 13:27

 

9. ¿Quién entrará al reino? ¿Cómo sabrás si tú entrarás? Mateo 7:16-21

 

10. ¿Cuáles son los frutos del Espíritu Santo? Gálatas 5:22

 

Personal – ¿Dentro de tu vida diaria, cuáles son los frutos del Espíritu Santo que son más evidentes en tí? ¿Cuáles no lo son? ¿Qué puedes hacer para que todos los frutos sean evidentes en tu vida especialmente en relación con tu familia?

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 117:1-2

(“Grande es su amor hacía nosotros.”)

Leé y medita el Salmo 117:1-2.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

ISAIAS 66:18-21

El regalo increíble de poder participar y ver la gloria de Dios es ahora permitido a todas las naciones y en todos los lenguajes. Muchas naciones y personas estarán en contra de Jerusalén y la voluntad de Dios extenderá su brazo contra ellos y enviará a los que se salven como misioneros y sacerdotes a tierras extranjeras. Estos regresarán a Jerusalén las buenas nuevas, empuñando la señal de que el nuevo cielo y la nueva tierra han llegado. La lista de los extranjeros simbolizaba al mundo entero: Tarshish en el Sur de España, Put y Lud en Africa, Tubal cerca del Mar Negro, y Java que representaba a Grecia.

Estas naciones traerán a la gente de Dios a la montaña Sagrada de Jerusalén. Tal vez este pasaje refleje que como Israel trajo la buena nueva de la salvación a las naciones, éstas a su vez serán responsables de la conversión final de Israel hacía Nuestro Señor Jesucristo. Nosotros somos hoy en día los Gentiles de una de esas naciones extranjeras. La pregunta que debemos hacernos es: ¿Es nuestro país un ejemplo de una nación perteneciente a Dios y si no, qué debemos hacer para que vuelva a ser gente santa de Dios?

Vemos hoy en día dentro de nuestra religión Gentil llamada Catolicismo, sacerdotes y diáconos que realizan funciones sacerdotales, debemos orar por ellos, bendecirlos y amarlos. Los Israelitas hacían sus ofrendas especiales al Señor usando vasijas limpias. Nosotros también debemos usar vasijas limpias para nuestras ofrendas, éstas serán nosotros mismos. Y lo hacemos así cuando lo amamos con todo nuestra mente, corazón y alma (Deut. 6:4-5) y también amando a los demás como El nos ha amado (Juan 15:12).

 

HEBREOS 12:5-7, 11-13

Este pasaje nos exhorta a seguir el ejemplo de Jesucristo y a permitir que Dios nos discipline mientras tanto. No es agradable que Dios nos corrija y nos discipline, pero El como un Padre amoroso no quiere que sus hijos hagan algo que los dañe posteriormente. ¿Quién amará más a su hijo, aquel que le permite hacer cosas que lo dañan o aquel que lo corrije, entrena y a veces castiga con objeto de ayudarle a aprender lo que es correcto?

La amorosa disciplina del Padre es una señal del profundo amor de Dios hacía nosotros. Cuando nos corrija pensemos que esto es una prueba de Su amor y preguntémosle que es lo que nos está tratando de enseñar. Podemos responder a la disciplina de varias maneras: (1) Con resignación; (2) Con compasión hacía nosotros mismos pensando que no la merecemos; (3) Con enojo, resentimiento y amargura hacía Dios, o (4) Aceptándola gustosamente como algo correcto que viene de un Padre amoroso.

Dios nos empuja a nuestros límites y exige una vida disciplinada. Podremos seguir adelante si seguimos a Cristo y recurrimos a Su fuerza. Así, podremos usar nuestras fuerzas para crecer y ayudar a los que son más débiles y están luchando. Debemos vivir de tal modo que otros puedan seguir nuestro ejemplo. Tenemos una responsabilidad para los demás si decimos que vivimos de acuerdo con Cristo. Preguntémonos, “¿Es más fácil para otros creer, seguir y madurar en Cristo si siguen mi ejemplo?” Asegurémonos que nuestras acciones no confundan o lleven por mal camino a otros y vayan hacia una vida de pecado.

Nuestra respuesta diaria de hacer oración, leer las escrituras y participar en las cosas de la iglesia, nos ayudarán a establecer un ejemplo de ser discípulos disciplinados de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

 

LUCAS 13:22-30

Esta es la segunda vez que Lucas nos recuerda que Jesús iba intencionalmente a Jerusalén (Lucas 9:51). Jesús sabía que sufriría persecusión y muerte en Jerusalén y sin embargo iba adelante. Su determinación de hacer la voluntad del Padre debe ser para nosotros el ejemplo a seguir. Cuando el Señor nos marca por donde debemos ir, debemos hacerlo sin importar los obstáculos que haya en el camino o los peligros que puedan estar esperándonos. A Jesús ni aún el panorama de la muerte lo detuvo de seguir adelante con Su misión.

“¿Es verdad que pocos hombres se salvarán?” (versículo 23) fue la pregunta que alguien le hizo a Jesús; ésto le dió la oportunidad de mencionar una vez más las muchas dificultades que tendría que pasar si lo seguía uno a El. No contestó la pregunta directamente, pero si dijo que muchos no serían salvados. El hallar la salvación requiere mucha concentración y un compromiso muy grande que no toda la gente quiere tener. La salvación no es una doctrina o conjunto de reglas, es una persona y su nombre es Jesucristo.

Es obvio que no podemos salvarnos a nosotros mismos y no es posible alcanzar el favor de Dios a nuestro modo. Hay muchos que viven bajo la ilusión, como los de este pasaje, que van siguiendo a Cristo pero que no tienen una relación íntima con El. Ellos escucharon sus enseñanzas pero no las aceptaron como palabra de Dios que debe ponerse en práctica. El trabajo al que Jesús se refería es el establecimiento de una profunda relación personal con El, sin importar el costo aquí en la tierra. Debemos tener hambre y sed por Su Santa Palabra, buscar y establecer un tiempo, diariamente, dedicado a permanecer en El (Juan 15:7) y hacerlo toda nuestra vida. No nos atrevamos a hacer de lado este trabajo, la puerta no estará abierta por siempre.

Las palabras de Jesús “Aléjense de mí todos los malhechores” (versículo 27) están dedicadas a tí y a mí para que rectifiquemos nuestro camino hacía Jerusalén con Jesús mientras todavía haya tiempo. La gente de este pasaje quería saber quien se salvaría y Jesús les explicó que aún cuando mucha gente sabía mucho sobre El, solamente eran unos cuantos los que realmente habían aceptado su perdón. No es suficiente con oir Su Palabra, asistir a la iglesia o admirar algunos milagros. Es necesario darle la espalda al pecado y confiar en que Jesucristo nos salvará.

Habrá muchas sorpresas en el reino de Dios. Mucha gente buena aquí en la tierra (según los ojos de Dios) es ignorada por el resto del mundo. Lo que a Dios le importa, no es la popularidad terrenal, el estatus, la riqueza o el poder, sino el compromiso personal que hagamos con Jesucristo. Tenemos que estar seguros de que Dios tenga el primer lugar y así nos uniremos con todos aquellos de todo el mundo que van a encontrar su lugar en el reino del cielo.

 

Aplicación

La primera lectura nos dice que la gloria de Dios está disponible para todas las naciones. La segunda lectura nos reta para que conformemos nuestra vida y la vivamos como Jesucristo lo hizo. El Evangelio claramente revela que nosotros no podemos salvarnos a nosotros mismos.

Tomemos el increíble regalo de la fe y disciplinémonos en respuesta a ese regalo y desarrollemos una relación más profunda y personal con Jesús aceptando Su perdón. Luego permitamos que otros vean el fruto de nuestra fe cuando perdonemos, especialmente a los que están cerca de nosotros.

Vigésimo Domingo del Tiempo Ordinario (14 de Agosto) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA JEREMIAS 38:4-6, 8-10 PRIMERA LECTURA

(El Rey Sedecías contestó: “El está en tu poder.”)

1. ¿Qué le dijeron los principes al rey? Jeremías 38:4

 

2. ¿Qué dijo Jeremías para que los principes dijeran esto? Jeremías 38:1-3

 

3. ¿Qué dijeron los principes que Jeremías hizo a los soldados y a toda la gente? ¿Y en qué dijeron que era su interés? Jeremías 38:4

 

4. ¿Quién era rey en este tiempo, cómo les contestó y porqué razón? Jeremías 38:5

 

5. ¿Qué hicieron con Jeremías? Jeremías 38:6

 

6. ¿Quién era Abdemelec y qué hizo? Jeremías 38:7-8

 

7. ¿Qué le dijo al rey sobre los hombres que pusieron a Jeremías en la cisterna? Jeremías 38:9

 

8. ¿Qué dijo que le pasaría a Jeremías y porque razón? Jeremías 38:9

 

9. ¿Qué ordenó el Rey que se hiciera? Jeremías 38:10

 

Personal – ¿Te dejas llevar por las opiniones de los demás? ¿En qué forma has seguido la Palabra de Dios esta semana, aún contra lo que piensan los demás?

 

 

TERCER DIA HEBREOS 12:1-4 SEGUNDA LECTURA

(“A quien ama el Señor, lo corrige…”)

1. ¿Qué es lo que nos rodea? Hebreos 12:1

 

2. ¿Qué debemos hacer a un lado? Hebreos 12:1

 

3. ¿En qué debemos de perseverar? Hebreos 12:1

 

4. ¿En quién deben estar puestos nuestro ojos y qué hace por nosotros? Hebreos 12:2

 

5. ¿Qué iba a encontrar y que soportó, a pesar de su vergüenza? Hebreos 12:2

 

6. ¿Dónde está sentado? Hebreos 12:2

 

7. ¿Qué debemos recordar y qué no debemos hacer? Hebreos 12:3

 

8. ¿Qué estaba contra Su misma persona? Hebreos 12:3

 

9. ¿Quiénes son los pecadores? Romanos 3:23

 

10. ¿De dónde sacamos la fuerza para la lucha contra el pecado? Isaías 40:28-31

 

11. ¿Qué no hemos tenido que hacer? Hebreos 12:4

 

Personal – ¿Cómo has resistido el pecado tu vida? ¿Qué te dice esta oración a tí en lo personal, “En tu lucha contra el pecado no has resistido hasta el punto de derramar sangre?”

 

 

CUARTO DIA LUCAS 12:49-53 EVANGELIO

(“Vine a traer fuego a la tierra.”)

1. ¿Qué vino Jesús hacer en el mundo? Lucas 12:49

 

2. ¿Qué es lo que desea? Lucas 12:49

 

3. ¿Qué es lo que debe recibir, qué siente hasta que todo esto termine? Lucas 12:50

 

4. ¿A qué bautizmo se refiere? Marcos 10:38 y Juan 19:28-30

 

5. ¿Qué pregunta hace Jesús y cómo la contesta? Lucas 12:51

 

6. ¿A qué vino? Lucas 12:51

 

7. ¿A qué división se refiere? Mateo 25:32-46 y Ezequiel 34:17

 

8. ¿Qué habrá en una casa de cinco? Lucas 12:52

 

9. ¿Qué pasará entre padres e hijos, madres e hijas y suegras y nueras? Lucas 12:53

 

10. ¿Qué pasará contigo por Jesús, y cuándo se llevará a cabo esto? Mateo 10:21-23

 

11. ¿Quiénes serán nuestros enemigos? Mateo 10:36

 

Personal – ¿En qué forma te ha separado Jesús a tí de tus familiares? ¿Cómo has sobrellevado este rechazo? Medita en Mateo 11:28-30.

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 40:2-4, 18

(“El puso un canto nuevo en mi boca.”)

Leé y medita el Salmo 40:2-4, 18.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

JEREMIAS 38:4-6, 8-10

El rey Sedecías y sus oficiales no querían escuchar las palabras de Jeremías, pero si querían sus bendiciones. El rey no sabía que hacer, si rendirse o resistir. El rey estaba agitado con toda la gente. Jeremías le dijo que si aceptaba la ayuda de Egipto y se quedaba en Jerusalén, los de Babilonia lo iban a destruir. Le dijo a Jeremías que viniera en secreto al palacio haber si Dios le mandaba buenas noticias. El rey tenía pánico, quería escuchar la Palabra de Dios pero no quería tener un conflicto político con los oficiales públicos.

El rey Sedecías era incapaz de hacer decisiones firmes. Estaba de acuerdo con todos y por eso su nación estaba toda agitada. Escuchó a Jeremías (37:2) y luego le hizo caso a otros y estuvo de acuerdo de que lo mataran (38:5). Por fin les permitió a otros que rescataran a Jeremías (38:10). El no era popular y sus palabras las entendían como las de un traidor. Con toda certeza él decía que la profesía de Dios era que Jerusalén sería destruida por sus pecados. Advertía a la gente que se fueran de Babilonia pero no le escucharon. Jeremías proclamó la Palabra de Dios por 40 años y fue rechazado, perseguido y no tuvo seguidores que le animaran. Por fin tuvo que dejar su tierra y hasta la gente de Babilonia lo trataba con más respeto que su misma gente.

Dios no garantiza que sus sirvientes escaparán persecusión, aún los de categoría como Jeremías, aunque sean fieles. Pero sí nos promete como prometió a éllos, que estará con nosotros y nos dará la fuerza para perseverar. Cuando sirvas a los demás, recuerda que no es para quedar bien con el hombre sino para la gloria de Dios. Jerusalén era una ciudad con muchas puertas y una de las puertas daba a Benjamin quien arreglaba asuntos legales. Un oficial público llamado Abdemelec, fue inmediatamente a darle la queja de que se estaban cometiendo injusticias contra Jeremías. Este oficial público era el único que protestaba acerca de un complot para matar a Jeremías. Su obediencia le pudo costar la vida. Dios le perdonó cuando Jerusalén cayó (39:16-18).

Puedes hacer lo que hace la gente o hablar por Dios cuando veas una injusticia. Puede que seas tu solo el que hable. Cuando alguien te haga una injusticia a tí dá gracias a Dios por los Abdemelecs de este mundo.

 

HEBREOS 12:1-4

Vivir la vida Católica Cristiana, o como dicen los de la calle, que no sea solo palabrear sino actuar, involucra mucho trabajo. Se nos dice que debemos alejarnos de personas o situaciones donde se perjudica nuestra relación íntima con El Señor. Debemos vivir con paciencia y luchar contra el pecado con el poder del Espíritu Santo (2 Tim. 1:7). Para vivir de esta manera nuestros ojos deben estar siempre en Jesucristo. Nos tropezamos y caemos cuando quitamos la vista de Jesús y los ponemos en nosotros o las circunstancias a nuestro alrededor. Tenemos que tener en cuenta que la carrera que estamos corriendo es de Jesús y no la nuestra. Cuando tenemos obstáculos y desaliento en nuestras vidas, es fácil perder de vista lo más importante.

Jesús está siempre con nosotros para animarnos en la lucha. No debemos tener miedo del sufrimiento, porque el sufrimiento es para que crescamos y maduremos en la espiritualidad cristiana. Un famoso levantador de pesas dice que “si no te causa dolor, no ganas nada,” y creo que esto es verdad. El sufrir nos dá paciencia y hace dulce nuestra victoria final. Jesús aguantó el sufrimiento máximo y todo por nosotros. El sufrió hasta el punto de derramar sangre para que todos fueramos libres.

Muchos nos enfrentamos a dificultades tremendas, físicas, emocionales y espirituales pero el saber que El está dentro de cada uno de nosotros nos hace la carrera duradera. Jesús sudó gotas de sangre por el pecado y la tentación que venía sobre nosotros. Jesús no perdió de vista nuestra libertad y nosotros no debemos de perder de vista que la carrera de la vida es con El, por El y para El.

Hoy nos hablan de muchas maneras para correr esta carrera de la vida. Un atleta tiene que entrenar diligentemente si espera tener éxito. Tú y yo somos llamados a ver siempre en la dirección de Jesucristo y El estará con nosotros y Su amor será obvio en la manera que respondemos a los demás y sus necesidades.

 

LUCAS 12:49-53

Jesús nos advirtió que Su venida iba a traer división en muchos grupos y también en familias. El dice que nos traía un fuego al mundo y seguramente era el fuego del Espíritu Santo. Pensamos en la venida del Espíritu Santo como lenguitas de fuego sobre los apóstoles (Hechos 2:3). El fuego se usa para limpiar y purificar metales preciosos. El fuego quita y quema todas las imperfecciones. El fuego es poderoso y doloroso.

La crucifixión de Jesús fue su terrible bautizmo. El hablaba del dolor, de la experiencia de la separación completa de Dios para morir por los pecados del mundo. Sí, El tenía que sufrir el dolor por los pecados de todo el mundo. El murió por tí y por mí aún cuando todavía eramos pecadores (Romanos 5:8). Su muerte nos libro a todos de la esclavitud del pecado. Es fácil decir que vamos a sufrir todo por Cristo y sin embargo nos quejamos mucho de cosas pequeñas.

Jesús nos reveló que Su venida causaría conflictos a toda la gente, a muchas familias. El requiere una respuesta y muchos se apartan entre sí, pues unos deciden seguirlo y otros deciden lo contrario. No hay decisiones a medias con Jesús, o estás con El o contra El. Solo tenemos que ver en tantos lugares del mundo donde las familias están en conflicto entre ellos. A nosotros se nos llama a declarar nuestra lealtad hacía Cristo y a comprometernos con El. Pueda ser que esto nos orille a perder ciertas relaciones hasta en nuestra familia. ¿Quieres tomar el riesgo de perder tus amistades o tus familiares por ganar la vida eterna?

 

Aplicación

En la primera lectura vemos a Jeremías perseguido y rechazado por 40 años en su ministerio. La segunda lectura nos dice que pongamos nuestra vista siempre en Cristo en la carrera de la vida, especialmente cuando se trata de sufrir. El evangelio nos dice que no desmayemos. Cristo está siempre con nosotros aún en los tiempos más difíciles de nuestras vidas.

Vamos a tratar esta semana de ser concientes de los demás, especialmente de nuestros familiares. Si encontramos rechazo o persecusión por nuestro compromiso con Cristo, vamos hacer oración y de esta manera enseñaremos a los demás que nada nos puede separar del amor de Dios y que Jesús está siempre con nosotros.

Decimonoveno Domingo del Tiempo Ordinario (7 de Agosto) – Ciclo C

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

Por Deacon Ken y Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA SABIDURIA 18:6-9 PRIMERA LECTURA

(“Tu pueblo esperó la salvación de los justos.”)

1. ¿Qué noche era conocida de antemano por nuestros padres? Sabiduría 18:5-6

 

2. Llena los siguientes espacios: “Sabiendo en que juramentos habían ______ se sintieron seguros ________________” Sabiduría 18:6

 

3. ¿Qué es la fe? Hebreos 11:1

 

4. ¿Cómo nos llega la fe? Romanos 10:17

 

5. ¿En el conocimiento de qué, habían puesto su fe con objeto de tener valor? Sabiduría 18:6

 

6. ¿Qué espera la gente? Sabiduría 18:7

 

7. ¿Quiénes fueron castigados? ¿En esto qué les sucedió a los que habían sido convocados? Sabiduría 18:8

 

8. ¿Qué estaban ofreciendo los hijos santos? ¿Y qué establecieron de común acuerdo? Sabiduría 18:9

 

9. ¿Cuáles son las dos cosas que compartirían los santos por igual y qué habían estado haciendo un poco antes? Sabiduría 18:9

 

Personal – ¿De qué manera has estado “cantando las alabanzas” que tus antepasados, esos que creían, te dejaron como un legado? ¿De qué modo has pasado esto a tu familia?

 

 

TERCER DIA HEBREOS 11:1-2, 8-19 SEGUNDA LECTURA

(“La fe es la manera de tener lo que esperamos…”)

1. Llena los siguientes espacios: “La fe es la manera de tener lo que ___________ , ___________ para conocer lo que _____________. Hebreos 11:1

 

2. ¿Por qué eran celebrados los antepasados? Hebreos 11:2

 

3. ¿Qué hizo Abraham cuando fue llamado? ¿A dónde fue? ¿Sabía a dónde iba? Hebreos 11:8

 

4. ¿Qué hizo Abraham en la tierra prometida así como en la tierra extranjera? ¿Con quién vivió en tiendas de campaña, que también eran herederos de esa misma promesa? Hebreos 11:9

 

5. ¿Qué era lo que él esperaba? ¿Quién fue el diseñador de esto? Hebreos 11:10

 

6. ¿Qué hizo Abraham por fe y de qué pensó que era digno Aquel que hizo la promesa? Hebreos 11:11

 

7. ¿En quién deberíamos confiar? Hebreos 2:13 e Isaías 8:17

 

8. ¿Cómo resultado de esta fe, qué nació de este solo hombre? Hebreos 11:12

 

9. ¿Qué les sucedió a esos que murieron en fe? ¿Qué estaban buscando? Hebreos 11:13-16

 

10. ¿De qué no se avergüenza Dios, de ser llamado? ¿Qué les ha preparado a ellos? ¿Qué hizo Abraham por fe y que sucedería a traves de Isaac? Hebreos 11:16-18

 

11. ¿Qué pensó Abraham que Dios podría hacer? ¿Y por hacerlo, qué recuperó a Isaac? Heb. 11:19

 

Personal – Enlista las cosas que has dejado atrás debido a tu fe y confianza en el Señor. Esta lista puede incluir personas o cosas de valor monetario.

 

 

CUARTO DIA LUCAS 12:32-48 EVANGELIO

(“No temas pequeño rebaño”.)

1. ¿Cómo debes vivir? ¿Qué le agradó a nuestro Padre celestial? Lucas 12:32

 

2. ¿Qué deberías hacer, deberías dar y deberías recibir? Lucas 12:33

 

3. Llena los siguientes espacios: Donde sea que esté tu tesoro, ahí también estará tú ___________. Lucas 12:34

 

4. ¿Qué deberías hacer? ¿A quién le irá bien cuando el amo regrese y qué hará este para ellos? Lucas 12:35-37

 

5. ¿Si la cabeza de la casa supiera cuando iba a venir el ladrón, qué no haría? Lucas 12:39

 

6. ¿Cómo debes estar? ¿Cuándo vendrá el hijo del Hombre? Lucas 12:40

 

7. ¿Cuál fue la pregunta que le hizo Pedro a Jesús cuando el Señor le respondió con otra pregunta, dando después un ejemplo? Lucas 12:41-42

 

8. ¿Qué está haciendo el sirviente que es tan afortunado? ¿A quién se le quitará el puesto por falta de confianza? Lucas 12:43-46

 

9. ¿Qué le sucedería al que sabía los deseos de su amo y qué al que no los sabía? Lucas 12:47-48

 

10. ¿Qué se le exigirá al que se le ha dado mucho? ¿Y qué al que se le ha confiado mucho? Lucas 12:48

 

Personal – ¿Cómo te has estado preparando para el día cuando estés frente a frente con el Señor? Ora y pídele que te muestre donde gastar tu dinero, donde pasar la mayoría del tiempo y qué hacer con tus talentos (regalos naturales que Dios te ha dado). Arrepiéntete y recibe el Sacramento de la Reconciliación esta semana para recibir la gracia que te hará cambiar.

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 33:1, 12, 18-22

(“Qué felices son las naciones cuyo Dios es el Señor.”)

Leé y medita el Salmo 33:1, 12, 18-22.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

SABIDURIA 18:6-9

El Exodo tuvo lugar cuando Moisés guiaba a su pueblo para salir de la opresión de Egipto y hacía la libertad en la nueva tierra. El ángel de la muerte fue de casa en casa y mató al primogénito. Los únicos que se salvaron eran los de aquellas casas que tenían la sangre del cordero sacrificado alrededor de sus puertas. Los Israelitas en vez de sucumbir a la obscuridad de religiones falsas y de la cultura inmoral permanecieron leales a la sabiduría genuina de su fe.

Este pasaje fue escrito para los Judíos que encontraron como algo esencial mantener en sus mentes vividamente el recuerdo de esa noche (Exodo) y así mantener también su equilibrio espiritual. Esa noche todos los primogénitos de Egipto murieron.

Vemos contrastes increíbles en este pasaje; los Hebreos compartiendo las mismas cosas, las bendiciones y peligros y todo ese tiempo cantando alabanzas a su Padre celestial. Por otro lado podemos oir el llanto desesperado de sus enemigos que se lamentaban por la muerte de sus hijos. Todos sufrieron, esclavos, amos, hombres comunes y hasta el Faraón, cuyo primogénito murió esa noche. Finalmente se ve la fe de los Hebreos que fue muy sólida para ser derrotada. Y vemos como el Faraón les dice que tomen a su Dios, se lo lleven y huyan de Egipto.

Los Judíos fueron liberados del Faraón por el poder de la Santa Palabra de Dios. Con fe, ellos leyeron, creyeron y vivieron su palabra. El Señor los liberó y nos liberará a nosotros si mantenemos su Santa Palabra en nuestras mentes, en nuestros labios y en nuestro corazón. El nos ha dado el don de la fe y en élla encontraremos el valor para profesar que Jesucristo es nuestro Señor y Salvador.

Jesús es la nueva y permanente pascua. Con Moisés la gente pasó de la esclavitud a la libertad y finalmente murieron. Con Cristo nosotros pasamos de la muerte a la vida y con El tendremos vida eterna.

 

HEBREOS 11:1-2, 8-19

Este pasaje nos hace la pregunta del verdadero significado de la fe. ¿Qué es la fe?

La fe es la respuesta a la presencia viva del poder de Dios en nuestras vidas. Es una respuesta, una aceptación, una creencia de un don muy especial que viene de Dios. Un cumpleaños siempre trae la emoción y anticipación de recibir regalos. Sabemos que recibiremos algo pero siempre habrá alguna sorpresa. Los cumpleaños combinan la certeza con la anticipación, así sucede con la fe. La fe es la convicción basada en experiencias pasadas de que las sorpresas nuevas y frescas de Dios con toda seguridad serán nuestras.

Describimos la fe con palabras como confianza y certeza. Estas dos cualidades necesitan un punto seguro de empiezo y de final. El punto de empiezo de la fe es la creencia de que “El es quien dice ser.” El punto final es creer en las promesas de Dios, “El hará lo que dice.”

Abraham creyó en Dios y en Sus promesas. Su fe se mantuvo firme con la obediencia. No es suficiente creer, debemos por medio de la obediencia RESPONDER. Abraham dejó su casa y se fue a otras tierras obedeciendo sin preguntar. Aún más, estaba dispuesto a sacrificar a su hijo Isaac. No debemos sorprendernos si Dios nos pide hacer a un lado la seguridad de lo ya conocido con objeto de obedecerlo a El y a sus promesas. Mucha gente que aparece en las escrituras murió sin recibir todo lo que Dios había prometido, pero nunca perdieron por eso de vista al cielo.

Hoy en día muchos Cristianos se sienten frustrados y derrotados debido a que sus necesidades, demandas, deseos y esperanzas no son obtenidas de inmediato cuando creen en Cristo. Muchos se ponen impacientes y quieren darse por vencidos. Necesitamos tener el valor de esos héroes de la fe que vivieron y murieron sin ver el fruto de su fe en la tierra y que sin embargo continuaron creyendo. Con fe podemos confiar a Dios nuestras más preciadas posesiones (nuestras familias, etc.). Quizá no recibamos lo que queremos inmediatamente, pero respondiendo con fe, El hará lo que dice, cuando sea el tiempo oportuno.

 

LUCAS 12:32-48

Este pasaje nos dice que preocuparse no es algo que viene del Señor. Jesús nos dice que a Su padre le dá un gran placer darnos Su reino. Para entender este versículo debemos saber que cuando una persona era adoptada en una familia Hebrea, calificaba legalmente para recibir todos los beneficios a los que tendría derecho; por lo tanto era ya un heredero en ciernes. Por medio de la sangre de Cristo todos calificamos para ser herederos del Rey. Unicamente necesitamos aceptar a Jesús como nuestro Señor para ser herederos de Su reino.

Es por eso que no debemos preocuparnos, somos herederos del Rey. No debemos preocuparnos sobre cuanto dinero tenemos que ganar, Dios proveerá. Esto no significa que seamos irresponsables o que no hagamos un plan para proveer a nuestras familias. Cuando el dinero se ve como un fin en sí, este nos atrapa rápidamente y nos aparta tanto de Dios, como de los que necesitan nuestra ayuda. Necesitamos considerar cuanto dinero podemos usar para los propósitos de Dios. ¿Se acerca a tu cartera el amor a Dios? ¿Tienes libertad para usar tu dinero ayudando a otros? Si es así estás acumulando tesoros en el cielo. No podemos separar lo que hacemos de lo que creemos. Lo que más valoramos revela nuestras verdaderas prioridades. Si éstas fueran juzgadas tomando en cuenta en que pasas el tiempo, ¿en dónde pones tu dinero y tus energías, cuál sería el veredicto?

Jesús no solo nos dice que no nos preocupemos, también nos dice que estemos preparados para su regreso. Nuestra fe es una respuesta a la presencia viva de Dios en nuestras vidas. Es por el don de fe que podemos acercarnos a los recursos de Jesucristo. Es Jesús el que nos cubrirá todas nuestras necesidades con sus riquezas en la gloria (Filipenses 4:19). Debemos dejar de preocuparnos acerca de lo que el mundo piense de nosotros y vivir con fe preparándonos para su regreso.

Jesús nos dice que hay un reino que se está preparando para los que lo siguen. Y además, se nos ha dicho en este pasaje que mucho se le pedirá al que mucho se le dió ya que su responsabilidad es mayor. Tú y yo tenemos mucho; hemos sido bendecidos de muchas maneras. Tenemos un Dios amoroso y compasivo que perdona y que nos llama a hacer lo mismo que El. Nuestra fe que es un don que viene de El nos da el valor de decir “Sí, Señor.”

Para prepararnos para el regreso del Señor, debemos ser sinceros en vez de hipócritas, sin miedo y listos a ser testigos. No debemos estar ansiosos sino confiados. No debemos ser avaros sino generosos y no flojos sino diligentes. Con fe estaremos listos para Su regreso.

 

Aplicación

“Esa noche,” en la primera lectura, fue la huída de la fe fuera de Egipto. En la segunda lectura vemos el viaje en la obscuridad de nuestros héroes espirituales que fue iluminado por su fe. El evangelio nos dice que estemos preparados y que a traves del don de la fe, estemos listos para el regreso del Señor.

Hoy por medio de nuestro propio don de fe, con la oración diaria, la lectura de las escrituras y la recepción de los sacramentos, podemos mantenernos listos para cuando se aparezca el Señor personalmente a cada uno de nosotros.