DECIMOTERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (30 de Junio) – CICLO C

print

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

by Deacon Ken and Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.” (JUAN 14:26)

PRIMER DIA Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA 1 REYES 19:16, 19-21 PRIMERA LECTURA

(Eliseo dió todo para seguir al Señor)

1. ¿En 1 Reyes 19:16, 19-21 quien está hablando y a quien le está hablando? 1 Reyes 19:12-15

 

2. ¿A quién iba a nombrar Elías como rey de Israel? 1 Reyes 19:16

 

3. ¿Qué iba a ser Eliseo y después de quién? 1 Reyes 19:16

 

4. ¿Cómo iba a suceder esto? Marca una de las siguientes, maneras:

a. nombramiento ____________________________________________________________________
b. asignación _______________________________________________________________________
c. unción __________________________________________________________________________

Personal – ¿Para tí que quiere decir ungir?

 

5. ¿Cuando salió Elías, a quien encontró y qué estaba haciendo? 1 Reyes 19:19

 

6. ¿Qué le hizo Elías? 1 Reyes 19:19

 

7. ¿Qué hizo Eliseo con los bueyes? ¿A quién persiguió, y qué le dijo? 1 Reyes 19:20

 

8. ¿Qué le dijo Elías? 1 Reyes 19:20

 

9. ¿Cuando se fue Eliseo qué hizo con el yugo de los bueyes, y la herramienta? 1 Reyes 19:21

 

10. ¿Qué hizo con la carne? 1 Reyes 19:21

 

11. ¿Después de que hizo todo ésto, cómo siguió a Elías? 1 Reyes 19:21

 

Personal – ¿A cuántas cosas has renunciado para seguir el llamado del Señor?

 

 

TERCER DIA GALATAS 5:1, 13-18 SEGUNDA LECTURA

(Somos llamados a vivir en libertad)

1. ¿Quién escribe esta epístola? Gálatas 1:1

 

2. ¿Por qué nos libró Cristo? Gálatas 5:1

 

3. ¿Qué postura debes de tomar y cómo debes de actuar? Gálatas 5:1

 

4. ¿Cómo te libraste por primera vez? Apocalipsis 1:5

 

5. ¿Cómo debemos vivir, pero que no encubre ésta? Gálatas 5:13

 

6. ¿Cómo nos vamos a poner al servicio de los demás? Gálatas 5:13

 

7. ¿Cómo se ha cumplido la ley? Gálatas 5:14

 

8. ¿Qué te pasará si sigues ofendiendo y maltratando al prójimo? Gálatas 5:15

 

9. ¿Cómo debes vivir y qué no te pasará? Gálatas 5:16

 

10. ¿Qué se hacen la carne y el Espíritu uno al otro y porqué no haces lo que quiere tu voluntad? Gálatas 5:17

 

11. ¿Si eres guiado por el espíritu, a qué no estás sujeto? Gálatas 5:18

 

Personal – ¿Cómo estás viviendo en acuerdo con el Espíritu, en tu hogar, trabajo y diversión? ¿De qué modo te rindes a los deseos de la carne? ¿Cómo puedes enfrentarte a esta situación y vivir en acuerdo con el Espíritu?

 

 

CUARTO DIA LUCAS 9:51-62 EVANGELIO

(“Ven y Proclama el Reino de Dios.”)

1. ¿Cuando se le acercaba el tiempo a Jesús de retirarse de este mundo, a dónde quiso ir y a quién mandó antes de él? Lucas 9:51

 

2. ¿A los que mandó por delante, a qué clase de pueblo llegaron y porqué estaban allí? Lucas 9:52

 

Personal – ¿De qué modo has preparado el camino para la venida del Señor para tí mismo y para tu familia?

 

3. ¿Cómo reaccionarón los Samaritanos con su venida y porqué actuaron así? Lucas 9:53

 

4. ¿Qué dijeron Juan y Santiago cuando vieron que los Samaritanos no aceptaron a Jesús? Lucas 9:54

 

5. ¿Cómo reaccionó Jesús a esto y a dónde se dirijió? Lucas 9:55

 

6. ¿A dónde se fueron? Lucas 9:56

 

Personal – ¿Cuando encuentras oposición en caminar con el Señor, cuál es tu reacción especialmente en tu familia? ¿Continúas caminando con El o persistes en hacerlo a traves de éllos?

 

 

7. ¿Durante su caminata, qué le dijo alguien al Señor? Lucas 9:57

 

8. ¿Qué le dijo Jesús a esta persona? Lucas 9:58

 

9. ¿Qué le dijo a alguien más? Lucas 9:59

 

10. ¿Qué le dijo Jesús a esta persona? Lucas 9:60

 

11. ¿Por qué quería Jesús que viniera con El? Lucas 9:60

 

12. ¿Cuál fue la petición que le hizo antes de seguirle? Lucas 9:61

 

13. ¿Qué dijo Jesús de la persona que siempre mira hacía atrás? Lucas 9:62

 

Personal – ¿Qué obstáculos y disculpas tienes tú para no seguir a Jesús? Te está diciendo “Ven, sígueme.” ¿De qué modo te has adelantado a Jesús en vez de seguirle?

 

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 16:1-2, 5, 7-11

(Tu me Enseñarás la Senda de la Vida.)

Leé y medita el Salmo 16:1-2, 5, 7-11.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

1 REYES 19:16, 19-21

Uno de los aspectos más importantes de este pasaje del Antiguo Testamento trata sobre el precio de ser discípulo. Seguir el llamado de Dios significa que rendimos nuestra voluntad a El de modo que podamos cumplir con la voluntad divina. Es una manera de “amarrarnos” a nosotros mismos a la santa voluntad de Dios. Esto requiere del sacrificio, lo cual es una característica importante en la religión. Sacrificio significa “santificar”. Religión significa ligarse a Dios todopoderoso y promover el Reino de Dios en esta vida. Nosotros compartimos los misterios de Cristo, tenemos la vocación de vivir sus misterios y en el Antiguo Testamento vemos las primeras manifestaciones de esta verdad ya que toda la humanidad está fundada en el misterio de la Encarnación (Colosenses 1:15-20, Efesios 1:4-14).
Todo lo anterior se puede atribuir a Eliseo el profeta Judío. El pagó el precio de ser discípulo, por que en verdad dejó sus bienes del mundo para seguir el llamado de Dios, lo cual se puso de manifiesto a través de Elías. Eliseo iba a substituir a Elías en el oficio de la profesía.
En el Antiguo Testamento se nos dice que varias veces cayó la nación Judía en adulterio espiritual debido a que siguieron a los dioses de naciones paganas. El libro de Oseas está repleto de este triste fenómeno. Para hacer que los Judíos regresarán a adorar al verdadero Dios, éste levantó a hombres dedicados totalmente al trabajo de esta restauración.
No era trabajo fácil, el paganismo ofrecía una religión fácil, una religión que hacía pocas demandas a la caída naturaleza humana donde los dioses eran hechos a la imágen del hombre y no el hombre hecho a la imágen del verdadero Dios.
Los profetas como los vemos en el caso de Eliseo, su predecesor Elías, Jeremías y los otros profetas se enfentaron a este trabajo gigantesco con fortaleza, uno de los siete dones del Espíritu Santo. Ellos eran hombres de Dios merecedores de que los imitemos.

GALATAS 5:1, 13-18

Anteriormente mencioné que debemos estar “ligados” y aquí Pablo nos habla de la libertad. Sin embargo no hay contradicción. “Ligarnos” a nosotros mismos es atarnos a nosotros mismos, así como la palabra religión sugiere (del Latin religare o sea, atar) por lo tanto estamos atados al Dios infinito, sin ninguna reserva.
Por el otro lado, el pecado puede convertirse en esclavitud, las tentaciones son demandas constantes para la satisfacción personal, la caída naturaleza humana tiene la tendencia de buscar el reino de la gratificación instantánea en vez del reino de Dios. Para dominarnos a nosotros mismos es necesaria la gracia de Dios. Dominarnos es poseer la libertad de Cristo así como lo dice muy bien Pablo: “Fué por la libertad que Cristo nos liberó…no se pongan el yugo de la esclavitud ustedes mismos por segunda vez!”
En el espíritu de la verdadera libertad somos capaces de darnos a nosotros mismos a Dios, quién no solo está dentro de nosotros sino también dentro de nuestro prójimo. Es en esa misma libertad que nos damos al servicio de nuestro vecino, sea el enfermo, o el pobre de espíritu, viendo en éllos a Jesucristo (Mateo 25:31-46).
Cuando todo esto suceda, sepan que el reino de Dios está cerca a pesar de las apariencias.

LUCAS 9:51-62

El pasaje del evangelio de hoy trata de la última etapa del ministerio público de Cristo, “Se llegaba el tiempo en que Jesús saldría de este mundo”.
Jesús y Sus discípulos estaban por regresar a Jerusalén pasando por Samaria. En áquel tiempo había muchos resentimientos entre los Judíos y los Samaritanos. Estos últimos eran una raza mixta; descendiente de los colonizadores Israelis-Asirios, muy odiados por los Judíos en tiempos de Cristo. Para un Judío era muy arriesgado ir por territorio Samaritano, al igual que lo era para el Samaritano ir por territorio Judío.
Sabiendo esto, podemos entender el desagrado de los Samaritanos de permitir a Jesús y sus seguidores pasar por su territorio. Jesús aceptó la situación, no así Santiago y Juan. Estos dos discípulos querían la destrucción de los Samaritanos “¿Señor, no quieres que traigamos el fuego del cielo y los destruyamos?”; pero esa no era la doctrina de Cristo. Antes al contrario El había enseñado “…ama a tus enemigos…Si amas a los que te aman, que mérito hay en éllo?” (Mateo 5:44-46) Un verdadero discípulo “…debe ser perfecto como nuestro Padre celestial es perfecto” (Mateo 5:48).
Pasamos ahora a la parte de las vocaciones. Nunca fué algo fácil seguir a Cristo y siempre será así. Cristo lo dijo muy claro en el evangelio de hoy. “Las zorras tienen su madriguera, los pájaros del aire tienen su nido pero el Hijo del Hombre no tiene donde descansar su cabeza”.
Y se dá un segundo ejemplo: a otro le dijo, “ven y sigueme”, el hombre replicó, “permíteme ir primero a enterrar a mi padre”, la respuesta de Jesús fué algo extraña “Dejad que los muertos entierren a sus muertos”. Obviamente Cristo no quería decir que los muertos podían celebrar los funerales. Como algún comentador, Stuhlmueller dice en el Comentario de Jerusalén p. 143 #97: “Un juego de palabras: Dejad que los espiritualmente muertos entierren a los físicamente muertos, el mío es un mensaje de vida…Jesús no quería que se le tomara literalmente, al contrario, lo que El quería era provocar que la gente pensara.”
El Evangelio de hoy nos dá un tercer ejemplo concerniente a la vocación de seguirlo. La vocación supone una “totalidad.” Con esto quiero decir que una vez que hemos decidido seguir a Cristo, lo hacemos de todo corazón, no a medias. No podemos perseguir otros menesteres: no debemos distraernos pues los otros menesteres gradualmente serán más y más importantes a costa de la vocación de seguir a Cristo. En resumen una ocupación nunca debe volverse una vocación; una vocación nunca debe volverse una ocupación.
Para seguir a Cristo es de la mayor importancia poner atención a sus palabras: “Quien pone su mano en el arado pero sigue viendo atras no es apto para el reino de Dios”. Esta es una verdadera amonestación. A través del curso de la historia de la iglesia, “ver hacía atrás” ha sido a veces de consecuencias desastrozas, especialmente entre los sacerdotes y religiosos. Lo atestiguan el espectáculo de los sacerdotes mundanos, los religiosos mundanos y los Cristianos mundanos. Seguramente si hubiera un modo mejor de seguir a Cristo; de ayudar a llegar a formar el reino de Dios de modo más efectivo, Cristo misericordioso nos hubiera señalado el camino. De modo que nosotros creemos que hacer la voluntad de Dios y no la nuestra es el único criterio de poner las lecturas de hoy en práctica.

Aplicación

La primera lectura nos muestra que el costo de ser discípulo es muy alto. La segunda lectura enseña que dominarnos a nosotros mismos es poseer la libertad de Cristo, el evangelio explica que un verdadero discípulo debe hacerse perfecto como nuestro Padre Celestial es perfecto.
Esta semana permite que el poder del Espíritu Santo venga sobre tí y saque las raíces de intolerancia que haya en tus adentros. Examina tu modo de hablar, tus pensamientos y acciones y fíjate si estas áreas necesitan mejorar. Seguir a Cristo es ser obediente y la obediencia es el meollo de ser discípulo. Ser realmente libre es ser obediente a la ley de Cristo y ésta es amarnos unos a otros como El nos ha amado sin excepción de raza, credo o color.

Posted in Bible Studies Spanish.