DECIMOCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Aug 5th) – CICLO B

print
El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pidele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilia o de las lecturas que oiste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                 LEE EXODO 16:2-4, 12-15                                    PRIMERA LECTURA

(“Voy a hacer llover pan del cielo;”)

  1. ¿Contra quién murmuraba la comunidad Israelita y por qué? Exodo 16:2-3 y Exodo 16:8

 

  1. ¿Qué les pasó a algunos de ellos por quejarse y murmurar? 1 Corintios 10:9-10

 

  1. ¿Qué dijo Jesús al pueblo? Juan 6:43

 

Personal – ¿Te has estado quejando de alguien mas cuando en realidad tu queja es hacia Dios?

 

  1. ¿Qué le dijo el Señor a Moisés y por qué los estaba probando? Exodo 16:4

 

  1. ¿Cómo sabemos con seguridad que conocemos a Dios? 1 Juan 2:3-5

 

  1. ¿Qué le dijo el Señor a Moisés que había oído? ¿Qué les dio y por qué razón? Exodo 16:12

 

  1. ¿Qué les dio en la noche y qué en la mañana? Exodo 16:13-14

 

  1. ¿Qué dijo la gente y qué les dijo Moisés? Exodo 16:15

 

  1. Cuando le pedimos a Dios algo; ¿cuándo nos lo da? 1 Juan 5:14-15

 

  1. ¿Por qué pedimos solamente por aquéllo que necesitamos? Proverbios 30:8-9

 

Personal – ¿Te ha provisto Dios de lo que necesitabas, aún cuando todo lo que has estado haciendo es murmurar con otros acerca de tus necesidades?

 

TERCER DIA                                                       LEE EFESIOS 4:17, 20-24                                    SEGUNDA LECTURA

(“…que su mente se haga mas espiritual.”)

  1. ¿Qué declara y testifica Pablo? Efesios 4:17

 

  1. ¿Qué le pasa a la mente cuando rehusamos honrar y agradecer a Dios? Romanos 1:21

 

  1. “Si aprendimos a Cristo y fuimos enseñados en El,” ¿qué es lo que aprendimos? Efesios 4:20-21

 

  1. ¿Qué llega a través de Jesús? Juan 1:17

 

  1. ¿Qué debemos dejar atrás? Efesios 4:22

 

  1. ¿Cómo debemos revestirnos? Efesios 4:23

 

  1. ¿De qué manera nos apartamos de la vida de Dios? Efesios 4:18

 

  1. ¿Cómo se crea al nuevo yo? Efesios 4:24

 

  1. ¿Qué no debemos hacernos unos a otros? ¿Cómo nos renovamos? Colosenses 3:9-10

 

  1. ¿Qué se pone el hombre nuevo? Colosenses 3:12-14

 

Personal – Trata de identificar algunas de tus características de tu viejo yo y algunas de tu nuevo yo. ¿Cuándo tuvo lugar el cambio y qué lo causo?

 

CUARTO DIA                                                            LEE JUAN 6:24-35                                                         EVANGELIO

(“Jesús les dijo…: Yo soy el Pan de Vida.”)

  1. ¿Quiénes estaban buscando a Jesús? ¿Qué le dijeron cuando lo encontraron? Juan 6:24-25

 

  1. ¿Por qué dijo Jesús que lo estaban buscando? Juan 6:26

 

  1. ¿Por qué les dijo Jesús que debían afanarse? ¿Quién lo ofrece y con qué lo señaló Dios? Juan 6:27

 

  1. ¿Qué dijo Jesús que es Su alimento? Juan 4:34

 

  1. ¿Qué le dijo la gente a Jesús y cuál fue Su respuesta? Juan 6:28-29

 

  1. ¿Qué le pidieron que les diera para que pudieran ver y creer en El? Juan 6:30

 

  1. ¿Qué dijeron que se les había dado a sus ancestros y quién dijo Jesús que da el verdadero pan del cielo? Juan 6:31-32

 

  1. ¿Qué hace el pan de Dios? Juan 6:33

 

  1. ¿Qué pidió la gente y qué les dio Jesús? Juan 6:34-35

 

  1. ¿Quién será el que nunca tendrá hambre ni sed? Juan 6:35

 

Personal – Compara el tiempo que usas para llevar comida a tu mesa y el tiempo que usas para la comida de tu alma. ¿Cómo puedes hacer para tomar mas tiempo en el trabajo de tu comida celestial?

 

QUINTO DIA                                                  LEE SALMO 78:3-4, 23-25, 54

                                  (“Les mandó como lluvia – maná para comida, – les dió trigo del cielo.”)

Leé y medita el Salmo 78:3-4, 23-25, 54.

¿Qué te dice personalmente el Señor a través de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                    LEE TODO EL COMENTARIO

EXODO 16:2-4, 12-15

La descripción del estado salvaje del pecado era la de un lugar árido, rocoso con arena y piedra. La temperatura era inmensamente caliente, con vientos de día y seco y helado durante la noche. Era el lugar perfecto para que Dios probara y templara el carácter de Su pueblo. Los Israelitas se estaban quejando una vez mas de los peligros e inconvenientes que pasaban desde que habían salido de Egipto. Añoraban regresar a Egipto y hasta habían olvidado los horrores de la esclavitud que sufrieron ahí.

Todos hemos pasado por circunstancias que causan tensión y la respuesta natural es quejarse. Los Israelitas no se estaban fijando en la causa de sus tensiones que era la falta de confianza en Dios. Nosotros somos así a veces y nos concentramos demasiado en lo que nos molesta y no lo suficiente en quién nos proteje y nos alivia. Los Israelitas hacian lo que mucha gente hace hoy día o sea pensar en el modo mas rápido de salir de los problemas. Acuérdense cuando les salgan al paso las presiones, resistan la tentacion de huir rapidamente escapándose o volviéndose atrás. En vez de eso, concéntrense en pedir a Dios su fuerza y sabiduría para que les ayude a enfrentarse con la causa de sus tensiones.

Dios prometió satisfacer las necesidades de los Hebreos de darles comida en el desierto, pero también decidió probar su obediencia. El nos ha prometido alimento eterno, pero también nos llama a que le obedezcamos. Aprendemos a obedecerle únicamente si obedecemos Sus mandamientos. Jesús nos ha mandado que nos amemos unos a otros así como El nos ha amado (Juan 13:34). Seremos capaces de enfrentarnos con el desierto mas árido que podamos imaginarnos si recordamos que El está con nosotros y nunca nos dejará (Mateo 28:20).

 

EFESIOS 4:17, 20-24

El modo en que vivimos es realmente el modo en que creemos y si somos llamados Cristianos debemos vivir como Cristo. La gente debe ver la diferencia entre Cristiano y no-Cristiano simplemente por el modo en que el Cristiano vive. En la lectura de hoy Pablo les dice a los Efesios que dejen atrás la vieja vida de pecado ahora que son seguidores de Cristo. Nos está diciendo a nosotros ese mismo mensaje hoy día.

La vida Cristiana es un proceso que guía continuamente a una persona hacia una relación personal mas profunda con Jesucristo. Cuando Jesucristo se vuelve el Señor de nuestra vida, encontramos que nuestros pensamientos y actitudes tienen un cambio notable para bien. Y seguimos cambiando todo el tiempo mientras continuamos escuchando a Dios. Pablo nos dice que nos deshagamos de la “persona vieja” como si fuera un traje viejo y nos pongamos una “persona nueva” como si fuera un traje nuevo.

Mirando al año que ya pasó. ¿Ves algún proceso de cambio para mejorar en tus pensamientos, acciones y actitudes? Aunque el cambio te parezca muy lento, llega, si confías en que Dios te cambiará. La persona vieja era una persona que respondía a los pensamientos, acciones y actitudes del mal. La nueva persona que eres ahora en Cristo debe considerarte muerto y sin respuesta a los deseos malos, al pecado sexual, la impureza, los deseos codiciosos y el materialismo. Sabemos por experiencia que eso no es fácil así que debemos hacer una diaria y concienzuda decisión de vivir de acuerdo a los valores de Dios y a confiar completamente en el poder del Espíritu Santo.

Pablo apela a los creyentes de todas las edades de sostener el compromiso hecho en su bautismo y les exhorta a permanecer fieles a su confesión de fe. Guiados por el Espiritu Santo deshagámonos de la vieja vida y pongámonos la nueva vida en Cristo. Eso es lo que la gente ve cuando ven a un Cristiano. ¿Qué es lo que la gente ve cuando te ve a ti?

 

JUAN 6:24-35

En el Evangelio de hoy Jesús es muy directo en Su respuesta a la muchedumbre que esperaba. Les dice que fueron bendecidos con ver como la gracia de Dios permitió que una gran cantidad de gente fuera alimentada con una cantidad tan pequeña de comida. Y continúa diciéndoles que sus pensamientos deben ser hacia Dios quien hizo estas grandes cosas, en vez de nada mas estar pensando en recibir mas pan. Les dice que no gasten tanto tiempo y energía consiguiendo el alimento que se acaba, sino al contrario que se esfuercen por el alimento que dura siempre y que da vida eterna.

Jesús está hablando de dos clases de hambre. Una es el hambre física que la comida física puede satisfacer y la otra es espiritual,que esa comida no puede nunca satisfacer. Les hace notar que en lo que ellos estaban realmente interesados era la satisfacción física. Jesús quiere que se den cuenta de la otra clase de hambre, la que sólo El puede satisfacer. O sea el hambre por la verdad y sólo El es la verdad de Dios. Hay hambre de vida y sólo El es la vida abundante. Hay el hambre por el amor y sólo El es el amor que va mas alla de la muerte. Recordemos siempre que sólo Cristo puede satisfacer el hambre del corazón y del alma humana.

Se nos dice en esta Escritura que Dios ha puesto Su sello en El y que ese sello de Dios es la verdad. El sello de Dios ha sido puesto sobre todo el que cree en Jesucristo y ese sello de verdad ha sido puesto ahí por el Espíritu Santo. En el viejo mundo era el sello y no la firma lo que daba a las cosas su valor. Sabemos que la verdad de Dios es el principio, el medio y el final de la vida. Por eso es que Jesús puede satisfacer el hambre eterna. El esta sellado por Dios, El es la verdad de Dios Encarnada y sólo Dios puede satisfacer verdaderamente el hambre del alma que El creó.

Aplicación

La primera lectura revela que la respuesta espiritual que responde a las tensiones es la obediencia a Dios. La segunda lectura muestra que lo que creemos es el modo en que vivimos. El Evangelio muestra que sólo Jesús puede satisfacer el hambre eterna.

Esta semana, aliméntate con la Palabra de Dios cuando te ataque el hambre de las tentaciones o de las tensiones. Recuerda que Jesús puede satisfacer tu hambre a través de la oración, la lectura de Su Palabra, la recepción de los Sacramentos y la unión con otros Cristianos. Permítele ser el Pan de Vida en tu vida diaria y verás un cambio radical en tu salud física y espiritual.

Posted in Bible Studies Spanish.