DECIMONOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Aug. 12th) – CICLO B

print

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pidele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilia o de las lecturas que oiste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                           LEE 1 REYES 19:4-8              PRIMERA LECTURA

(“Levántate y come, si no el camino será demasiado largo para ti.”)

  1. ¿Quién fue al desierto y por qué oró cuando se sentó bajo el árbol? 1 Reyes 19:3-4

 

  1. ¿De quién hablaba Elías cuando dijo que él no era mejor que ellos? 1 Reyes 19:4

 

  1. ¿Cuál es la otra persona que le dijo al Señor que quería morir y qué le respondió Este? Jonás 4:6-11

 

  1. ¿Qué dice el Señor acerca de su modo de hacer las cosas? Isaías 55:8-9

 

  1. ¿Qué hizo Elías cuando se acostó, quién lo tocó y qué le ordenó hacer? 1 Reyes 19:5

 

  1. ¿Qué encontró Elías en su cabecera y para que vino el ángel del Señor cuando vino por segunda vez? 1 Reyes 19:6-7

 

Personal – ¿Hay algo que te haya causado tener ganas de darte por vencido y morir? Dícelo al Señor y pídele que te revele Su Verdad en relación con esta situación.

 

  1. ¿Para qué se levantó Elías por segunda vez y de qué le sirvió? 1 Reyes 19:8

 

  1. ¿De dónde sacamos las fuerzas y qué nos da vida? Juan 6:53

 

  1. ¿Qué tanto caminó Elías y a dónde fue? 1 Reyes 19:8

 

  1. ¿Qué camino debemos tomar o cómo debemos vivir la vida? 2 Juan 4

 

Personal – ¿Cómo te ha ayudado Dios a salir de situaciones difíciles?

 

TERCER DIA                      LEE EFESIOS 4:30 – 5:2                                    SEGUNDA LECTURA

(“Como hijos amadísimos de Dios, esfuércense por imitarlo.”)

  1. ¿Con quién has sido sellado para el día de la Salvación y a quién no debes entristecer? Efesios 4:30

 

  1. ¿Qué debes arrancar de ti? Efesios 4:31 y 4:29

 

  1. ¿Qué clase de aclamaciones son aceptables? Salmo 47:1

 

  1. ¿Cómo debemos ser unos con otros y qué ha hecho Dios por nosotros en Cristo?   Efesios 4:32

 

  1. ¿Qué dijo Jesús al Padre cuando lo estaban crucificando? Lucas 23:34

 

  1. ¿Qué tenemos en Jesús? Efesios 1:7

 

  1. ¿A quién debemos imitar y qué somos para El? Efesios 5:1

 

  1. ¿Cómo debemos imitarlo? 1 Juan 2:6

 

  1. ¿Cómo debemos vivir y cómo nos mostró Cristo su amor por nosotros? Efesios 5:2

 

  1. ¿Para quién debemos buscar el beneficio y cómo debemos estimar a los otros? Filipenses 2:3-4

 

Personal – ¿De qué manera podrías actuar como Cristo en tu casa, trabajo, parroquia o escuela?

 

 

CUARTO DIA                   LEE JUAN 6:41-51                     EVANGELIO

(“…el pan que yo daré es mi carne y la daré para vida del mundo.”)

  1. ¿Acerca de qué murmuraban los Judíos? Juan 6:41-42

 

  1. ¿Qué les dijo Jesús que dejaran de hacer? Juan 6:43

 

  1. ¿Cómo dijo Jesús que llegaríamos a El y qué hará en el último día? Juan 6:44

 

  1. ¿Cuando Jesús fue ascendido de la tierra a quién dijo que atraería hacia El? Juan 12:32

 

  1. ¿Qué está escrito en los profetas? ¿Quién viene a Jesús? Juan 6:45

 

  1. ¿Qué será grande entre aquéllos instruídos por Dios? Isaías 54:13

 

  1. ¿Cómo entendemos lo que Dios enseñó? 1 Corintios 2:12-13

 

  1. ¿Quién ha visto al Padre? Juan 6:46

 

  1. ¿Quién tiene vida eterna y quién dice Jesús que es El? Juan 6:47-48

 

  1. ¿Qué les pasó a nuestros antepasados? ¿Para qué es este pan? Juan 6:49-50

 

  1. ¿Quién dice Jesús que es El, qué pasara a los que coman de este pan y qué es este pan? Juan 6:51

 

Personal – ¿Cómo has adquirido fuerzas por medio del pan que bajó del cielo (Jesús) y de qué modo participas de Su cuerpo? ¿Cómo ha afectado tu vida la Palabra y el Sacramento en la Misa?

 

QUINTO DIA                                                             LEE SALMO 34:2-9

(“Busqué al Señor y me dió una respuesta y me libró de todos mis temores.”) Leé y medita el Salmo 34:2-9.

¿Qué te dice personalmente el Señor a través de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA                                                     LEE TODO EL COMENTARIO

1 REYES 19:4-8

El pasaje de hoy nos muestra como un poderoso profeta del Señor permite que el miedo lo incapacite. Vemos a Eliás huyendo de la malvada reina Jezabel después de que él acababa de destruir a sus falsos profetas en una exhibición espectacular del poder divino. Elías sufre de excesiva fatiga y desaliento después de sus dos grandes victorias, la derrota de los profetas de Baal y la respuesta a su oración por la lluvia.

La amenaza de Jezabel de matarlo lo deja sin aliento. Para sacarlo de este estado de depresión, Dios le permite descansar y comer. Después Dios lo llama a que siga con su misión en la vida o sea, ser profeta de Dios. Las batallas de Elías estaban lejos de acabar y todavía había mucho trabajo que tenia que hacer.

Debes recordar esto, cuando te sientas sin aliento después de una gran experiencia espiritual, es que el propósito que Dios tiene para tu vida no ha terminado. Elías huyó para salvarse, al silencio del monte del Horeb, donde Dios encontró a Moisés y le dio Sus leyes para la humanidad. Dios le dio a Elías la fuerza de viajar cerca de 200 millas para llegar al gran monte sagrado sin comida adicional. Elias como Moisés antes que él y como Jesús después que él, ayunó por cuarenta días y cuarenta noches. Elías pensó que él era la única persona que todavía quedaba que era fiel a su llamado. Experimentó la victoria y luego el desaliento y eso le hizo sentir pena por sí mismo. Cuando creas que tú eres el único que permanece fiel, ten la seguridad de que hay otros fieles también que estan obedeciendo a Dios y llevando a cabo sus obligaciones.

 

EFESIOS 4:30 – 5:2

Pablo nos dice en el pasaje de hoy que podemos entristecer al Espíritu Santo por el modo en que vivimos nuestras vidas. Nos previene de no usar lenguaje sucio o impropio, o rudo, de las riñas, de palabras ásperas y de actitudes malsanas contra los demás. No debemos actuar de ese modo. A través del poder del Espiritu Santo podemos perdonar, así como nuestro Señor nos ha perdonado a nosotros nuestros pecados. Reflexiona un momento, ahorita: ¿Estás agradando o entristeciendo a Dios con tus palabras, actitudes o acciones? Dile al mundo que el Espíritu Santo que tienes dentro de ti es un signo de que tú perteneces a Dios y sólo a Dios.

La ley de Cristo se resume a amar y perdonar. Estas dos cosas son decisiones y son señales de que Cristo está realmente en nosotros cuando a través del poder del Espíritu decidimos amar y decidimos perdonar. Dios no nos perdona por que nosotros perdonamos a otros, El nos perdona debido a Su gran misericordia. Queremos ser mas como El cuando estamos mas abiertos a Su Santa Palabra y habiendo recibido Su perdón estamos mas abiertos a perdonar a otros. Es muy evidente que aquéllos que no quieren perdonar no han llegado todavía a ser uno con Cristo, El cuál estuvo dispuesto a perdonar aún a aquéllos que lo crucificaron (Lucas 23:34). Nuestro amor por otros debe ser un amor que va mas allá del afecto y hacia el servicio de sacrificarse a sí mismo. Jesús nos ama así a cada uno de nosotros.

 

JUAN 6:41-51

Este pasaje nos muestra que los líderes Judíos como mucha gente de hoy, juzgan las cosas por el valor humano y las normas externas. Su reacción a la afirmación de Jesus de quién era El, los llevo a mostrar el hecho de que era un pobre Nazareno, hijo de un carpintero del lugar. No era posible que alguien tan ordinario fuera un mensajero especial de Dios.

El evangelio de hoy realmente nos lleva al punto de que nunca debemos desatender a los mensaje de Dios por que no nos parece bien el mensajero. Dios tiene muchos mensajeros. Su mensaje más grande vino a través del carpintero de Galilea y por esa misma razón los Judíos lo ignoraron. La imagen que tenían de El de ser un carpintero de pueblito les nubló totalmente la imagen de El y la aceptación de Su afirmación de divinidad.

Hoy mucha gente rechaza a Cristo por que no pueden creer que El es el Hijo de Dios. En realidad las afirmaciones que El hace de sus vidas son las cosas que realmente objetan. Niegan al mensajero con objeto de protegerse a sí mismos del mensaje. Los líderes Judíos de los tiempos de Jesús se hacían las mismas preguntas que se hacen muchas personas hoy en día. ¿Cómo puede Jesús darnos a comer su carne? Debemos entender y creer que comer su pan de vida significa unirnos con El. Estamos unidos a El de diversos modos. Uno, es creyendo en Su muerte y resurrección y responsabilizandonos a nosotros mismos a vivir como El nos ha mandado. Otro, es incluir la lectura diaria de Su Santa Palabra, participando de El en únion sacramental y confiando en el poder de Su Espíritu Santo.

 

Aplicación

La primera lectura nos muestra que Dios es nuestro refugio, nuestra fortaleza y nuestra protección (Salmo 91). La segunda lectura revela que necesitamos ser antes que hacer. El Evangelio

revela que Dios envía Su mensaje a través de muchos mensajeros.

Esta semana, demuestra lo que crees por el modo en que vives. Muéstrale a tu familia que estas en paz recibiendo a Jesús en la Eucaristía, con Su Santa Palabra, meditando y compartiendo con otros Cristianos. Muéstrales que debido a que el Espíritu Santo vive en ti, no tienes temor de nada ni de nadie. Déjalos que vean que sientes el amor de Dios cuando participas de Su pan de vida en la Sagrada Comunión.

Posted in Bible Studies Spanish.