Decimosexto Domingo del Tiempo Ordinario (19 de Julio) – Ciclo A

print

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

By Deacon Ken and Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo.  “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA SABIDURIA 12:13, 16-19 PRIMERA LECTURA

(“Tu fuerza es el principio de tu justicia.”)

1. ¿Por quién se preocupa Dios y que es lo que El no ha hecho?  Sabiduría 12:13

 

2. ¿Qué no demuestra el Señor a la gente y como provee El para todos?  Sabiduría 6:7

 

3. ¿Qué debes aprender de Dios?  Deuteronomio 32:39

 

4. ¿Qué se dice del Señor en Isaías 44:6, 8?

 

5. ¿Cómo es su fuerza y que le da el dominio sobre todas las cosas?  Sabiduría 12:16

 

6. ¿Cuándo manifiesta El Su fuerza?  Sabiduría 12:17

 

7. ¿Sobre qué reprende a aquellos que la desconocen?  Sabiduría 12:17

 

8. ¿A pesar de que Dios es el maestro de la fuerza, como nos juzga y gobierna? Sabiduría 12:18

 

9. ¿Qué le enseñó a su gente?  Sabiduría 12:19

 

10. ¿Qué le dio a sus hijos y que permitió después del pecado?  Sabiduría 12:19

 

Personal – ¿Cómo te ha demostrado Dios Su poder y su clemencia?  El versículo 19 nos dice que esos quienes son justos deben ser bondadosos.  ¿En qué forma has sido esta semana pasada, bondadoso(a) con tu familia, y aquellos a tu alrededor?  ¿En qué forma has sido clemente e indulgente con ellos?

 

 

TERCER DIA ROMANOS 8:26-27 SEGUNDA LECTURA

(“El Espíritu nos viene a socorrer en nuestra debilidad,…”)

1. ¿Qué hace el Espíritu?  Romanos 8:26

 

2. ¿Qué no sabemos hacer como debemos?  Romanos 8:26

 

3. ¿Quién intercede por nosotros y cómo lo hace?  Romanos 8:26

 

4. ¿Por el bien de quién estamos contentos con la debilidad, y qué pasa cuando yo soy débil? 2 Corintios 12:10

 

5. ¿Quién está a la diestra de Dios y qué hace El por nosotros?  Romanos 8:34

 

6. ¿Por quién debemos interceder y a qué guiará esto?  1 Timoteo 2:1-2

 

7. ¿Qué sabe Aquel que busca los corazones?  Romanos 8:27

 

8. ¿Por quién intercede el Espíritu y con quién está de acuerdo el Espíritu?  Romanos 8:27

 

9. ¿Qué busca el Hijo de Dios y a quién le hace esto?  Apocalipsis 2:18, 23

 

10. ¿Qué conoce Dios?  Lucas 16:15

 

Personal – ¿Has intercedido con oraciones por esos a tu alrededor?  ¿Quién está en necesidad de oración ahora entre tus amistades o familiares?  Toma unos cuantos minutos e intercede ante el Padre por ellos por medio de Jesús.

 

 

CUARTO DIA MATEO 13:24-43 EVANGELIO

(“El Reino de los Cielos es como…”)

1. ¿A qué dijo Jesús que puede compararse el reino de Dios?  ¿Mientras que todos estaban durmiendo, ¿quién vino y sembró maleza entre el trigo?  Mateo 13:24-25

 

2. ¿Qué pasó cuando la cosecha empezó a madurar y a producir grano, y que dijo el esclavo del dueño?   Mateo 13:26-27

 

3. ¿Qué reconoció el dueño y qué ofrecieron hacer los esclavos?  Mateo 13:28

 

4. ¿Qué dijo el dueño que pasaría si ellos arrancaban la maleza, y qué les dijo a sus esclavos que hicieran?  Mateo 13:29-30

 

5. ¿En otra parábola con qué comparó Jesús al reino de Dios?  Mateo 13:31

 

6. ¿Qué tan grande es la semilla de mostaza y qué pasa cuando esta crece?  Mateo 13:32

 

7. Jesús les ofreció otra imagen.  ¿A qué se parece el reino de Dios en Mateo 13:33?

 

8. ¿Cómo enseñó Jesús a las muchedumbres, que tenía que ser cumplido, y que debía anunciar El?  Mateo 13:34-35, Salmo 78:2

 

9. ¿Después de despedir a las muchedumbres, ¿a dónde se fue Jesús, quién fue con El y cuál fue su ruego?  Mateo 13:36

 

10. ¿Quién era el granjero que estaba sembrando la buena semilla, qué era el campo, la buena semilla y la maleza?  Mateo 13:37-38

 

11. ¿Quién es el enemigo que la sembró, qué es la cosecha, y quiénes son los segadores?  Mt. 13:39

 

12. ¿Cómo será al final del mundo, a quién mandará el Hijo del Hombre y que recogerán de Su Reino?   Mateo 13:40-41

 

13. ¿Qué harán los ángeles con ellos, que pasará con los santos, y a que debe poner atención toda la gente?  Mateo 13:42-43

 

Personal – ¿Por medio de tus acciones a que estás atrayendo a otros?  ¿En qué forma trata de plantar maleza el malo en tu familia, en tu trabajo, en la escuela, o en tu vecindario?  ¿Al ir creciendo tú entre ellos, que haces para contrarrestar esto?

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 86:5-6, 9-10, 15-16

(“Tu, Señor, eres compasivo y bueno.”)

Lee y medita en el Salmo 86:5-6, 9-10, 15-16.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

SABIDURIA 12:13, 16-19

Este pasaje es un testimonio poderoso al amor fantástico que Dios tiene para nosotros y un testimonio de la clemencia continúa de Dios hacía nosotros su gente terca.  Dios nos demuestra Su poder y fuerza más visiblemente en la forma que El perdona.  El nos demuestra que la fuerza más grande en nuestro mundo no es poder, ni fuerza, sino amor.  El nos dice muy claramente en Deuteronomio 32:39 que El es nuestro único Dios y El quiere que lo amemos y honremos primero que todo.  El nos dice que El está en control de la vida y la muerte.  El nos enseña en Isaías 44:16 que El es el principio y el final de todas las cosas.

Jesús cumplió esta profecía cuando El dijo “Yo soy el Alfa y la Omega”(Rev. 1:8).  Jesús cumplió todas estas descripciones de Dios y Su amor por Su gente.  La gente rechazó a Jesús, en realidad ellos lo mataron, por que El pidió una respuesta de amor.  La gente estaba esperando un gran Dios-guerrero que los guiara fuera de la pobreza, esclavitud, y temor.

Ahora la mayor parte del mundo está en temor y muchos países están explotando con violencia.  Las drogas, el alcohol y el crimen parece que se están extendiendo por muchas ciudades.  ¿Dónde está este Dios maravilloso de Piedad?, algunos preguntan, e igual que los Israelitas en el desierto, ellos también, preguntaron, “¿Está Yavé en medio de nosotros, o no?” (Ex. 17:7).

Nuestro Dios es un Dios de amor, compasión y justicia.  El es un Dios quien constantemente nos perdona y anima a ser sanados.  En el pasaje de ahora, leemos de un Dios quien está lleno de poder y sin embargo El gobierna con compasión y justicia.  Nuestro Dios es un Dios que gobierna con gran piedad, y eso es lo que El busca de ti y de mi.  El no quiere nuestros ritos ni siquiera nuestros sacrificios.

Nuestro Dios quiere que seamos compasivos unos con otros, así como El ha sido con nosotros. Nosotros somos llamados a ser gente recta, gente justa.  Para ser realmente recto o justo, uno debe de estar bien con Dios primero.  Nosotros hacemos eso siguiendo las palabras de la Escritura que están en el pasaje de ahora.  El es nuestro Dios y nosotros creemos solamente en El.  Jesús es nuestro principio y final.  El es poderoso y justo, por que El es bondadoso y gentil.  Nosotros seremos una nación poderosa y justa cuando seamos bondadosos y gentiles para con todas las criaturas de Dios.  Nunca debemos olvidar que nuestras acciones le dicen a otros que tipo de Dios es en el que creemos.

ROMANOS 8:26-27

El pasaje de ahora nos trae a un tiempo de reflexión y respuesta a la calidad de nuestra vida de oración.  Solamente necesitamos mirar alrededor a nuestras familias y comunidades para encontrar mucha gente adolorida.  Se nos ha dicho que alejemos todas nuestras ansiedades y que presentemos nuestras necesidades a Dios en oración (Fil. 4:6, 7).  Jesús nos enseñó muy claramente que El era un hombre de oración profunda. El se levantaba muy temprano en la mañana, y se iba a un lugar solitario, y se quedaba completamente sumergido en oración.  Jesús era muy obediente en sus rutinas de oración pública, pero era cuando El estaba a solas con Su Padre, o “Abba”, cuando realmente abría Su corazón.

Se nos dice en el pasaje de ahora que muchas veces no sabemos ni siquiera por que orar, o aún como hacer la oración.  Jesús ve los corazones de la gente y eso es lo que El quiere cambiar en nosotros.  El quiere darnos un corazón de carne en intercambio de un corazón de piedra debemos recordar que los creyentes en Jesucristo no están abandonados a sus propios recursos y a arreglárselas con sus problemas a solas.

La oración es reconocida ahora en día en el mundo de la medicina como una gran protectora contra enfermedades que amenazan la vida, especialmente la presión alta.  No tenemos que sucumbir a nuestras emociones, podemos orar y dejar que el Espíritu Santo tome todas nuestras preocupaciones.  Hay ocasiones cuando no sabemos por qué orar, o como orar.  El Espíritu Santo ora con y por ti y Dios contesta cada vez. No necesitas tener miedo de venir a Dios con tus peticiones.  Solamente pídele al Espíritu Santo que ruegue por ti en armonía con el propio designio de Dios.

Recuerda, cuando, le traes tus peticiones a Dios, confía en que El siempre hará lo que está mejor para ti, aunque en ese momento no tenga ningún sentido (Romanos 8:18).  Encontrarás una paz tremenda al dejar al Espíritu Santo que ore por ti y contigo.  Necesitas darte permiso a ti mismo(a) para que tus cuerdas vocales hagan algunos sonidos y dejarte ser guiado(a) en una oración de alabanza.  Entonces estarás orando en lenguas y el Espíritu Santo estará hablando dentro de ti y por ti a nuestro Padre celestial en el nombre de Jesús.

MATEO 13:24-43

Todas las parábolas en este pasaje nos enseñan acerca de Dios y de Su reino. Ellas explican que el reino es tan opuesto como nuestras expectativas de el.  Necesitamos recordar que el reino del paraíso no es como algún lugar en el cielo, sino más bien, es un reino espiritual en el cual Dios gobierna y en el cual tienes la vida eterna de Dios.  Se nos es dicho que los cardos y las pequeñas briznas de maleza se parecen bastante y que no pueden ser reconocidas hasta que están crecidas y listas para la cosecha.  Los cardos son los incrédulos y el trigo son los creyentes.  Ambos deben vivir lado a lado en este mundo.

Dios es como el granjero, El permite que los incrédulos permanezcan en este mundo para que los creyentes sean desarraigados con ellos.  En la cosecha los cardos serán desarraigados y tirados a la basura. La cosecha de Dios (el día del juicio) de toda la gente está en camino y necesitamos asegurarnos de que nuestra fe en Jesucristo esté firme.  Jesús nos enseña que debemos ser bondadosos y pacientes aún con los que hacen mal, dejando que la maleza continúe creciendo hasta el día de la cosecha.

Jesús quiere que nosotros inspiremos a otros interiormente, no que los forcemos exteriormente.  El quiere que seamos alentadores, no desalentadores, El quiere que cambiemos los corazones de la gente, no solamente sus mentes.  Este pasaje habla de la semilla de la mostaza, la cual se convierte en una planta muy grande y nosotros debemos animar a otros a que dejen crecer su fe.  Debemos enseñarles como, no dominarlos con nuestra fe y nuestros regalos.  Debemos dejarlos que hagan errores e impulsarlos hacía adelante a cosas mejores.  Somos, en realidad, como la levadura que hace a la harina levantarse y ser una barra de pan.

La maleza que está creciendo en el campo puede ser parte de nuestro propio temperamento por el cual dominamos a otros.  Puede que no estemos equivocados, pero debemos estar seguros que tampoco vamos a asfixiar el crecimiento de otros.  La mayoría de los pecados de un creyente están en el uso excesivo de sus buenas cualidades.  Los que son buenos administradores fácilmente sobre-administran y sofocan el espíritu de otros.  Los que poseen control en la ley, como los abogados, policías, jueces y clero pueden hallar culpa en el inocente y permitir al culpable ser libre.  De alguna manera la semilla buena que debía crecer y ser buen fruto se convierte en algo rancio.  La levadura debe levantar la harina para que sea un pan delicioso y si es usada mal, nos quedamos con pastel plano y duro.  Nuestras buenas cualidades deben capacitar a otros para hacer lo mejor con sus dones interiores.

 

Aplicación

La primera lectura nos muestra que la mayor potencia en nuestro mundo no es el poder, ni la fuerza sino el amor.  La segunda lectura revela que Jesús fue un hombre que oraba profundamente.  El Evangelio nos dice que Jesús quiere que inspiremos a otros interiormente, no que los forcemos de modo exterior.  El quiere que seamos gente que anima, no que desanima.

Las tres lecturas de hoy atraen la atención a nuestras cualidades interiores de fuerza, inspiración y habilidad.  Esta semana, vamos a sacar las cualidades interiores de alguien en nuestra familia, escuela o trabajo, por medio de nuestro apoyo.  Podemos hacer esto escuchándolos cuando hablan y dándoles alabanza, no por algo que ellos han hecho recientemente.  Dales a saber lo que te gusta más de ellos.  Finalmente, has una amistad, sea amigo o amiga y trae esa amistad a Cristo.

Posted in Bible Studies Spanish.