DOMINGO (Dec. 31st) DE LA SAGRADA FAMILIA – CICLO B

print
DOMINGO DE LA SAGRADA FAMILIA – CICLO B

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pidele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilia o de las lecturas que oiste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA                                          LEE ECLESIASTICO 3:2-6, 12-14                              PRIMERA LECTURA

 

(“Quien honra a su padre paga sus pecados.”)

 

  1. ¿Adónde establece El Señor al padre sobre sus hijos y qué es lo que El confirma sobre ellos?

Eclesiastico 3:2

 

  1. ¿Qué sucede a quién respeta a su padre? Eclesiastico 3:3

 

  1. ¿Qué es lo que se prepara a quien venera a su madre? Eclesiastico 3:4

 

  1. ¿Qué es lo que acontencerá a quien honra a su padre y qúe sucederá cuando él ruegue?

Eclesiastico 3:5

 

  1. ¿Qué sucederá a quien reverencie a su padre? Eclesiastico 3:6 y Exodo 20:12

 

  1. ¿Qué es lo que está haciendo quien da descanso a su madre? Eclesiastico 3:6

 

  1. ¿Qué debemos y qué no debemos hacer cuando nuestro padre llega a su vejez? Eclesiastico 3:12

 

  1. ¿A quién debemos escuchar y por qué razon y a quién no debemos menospreciar? Proverbios 23:22

 

  1. ¿Cómo debemos tratar a nuestro padre, aun cuando su mente le falle? Eclesiastico 3:13

 

  1. ¿Qué es lo que no será olvidado y cómo servirá esto? Eclesiastico 3:14

 

 

Personal – ¿De qué manera escuchas y honras a ambos, tu padre terrenal y tu padre celestial? ¿En qué forma tu padre terrenal se ha convertido en un peso para ti en su vejez? Compara tus relaciones con tu padre celestial y tu padre aquí en la tierra. Arrepiéntete cuando sea necesario.

 

 

 

TERCER DIA                                                    LEE COLOSENSES 3:12-21                                 SEGUNDA LECTURA

 

(“Hijos, obedezcan a sus padres en todo, porque eso

agrada al Señor.”)

 

  1. ¿Cuáles son los cinco sentimientos con que debemos vestirnos y porqué razón? Colosenses 3:12

 

  1. ¿Cómo se llaman estas cinco cualidades en Gálatas 5:22?

 

  1. ¿Qué es lo que debemos hacer unos a otros y qué debemos hacer con cualquier motivo de queja

que pudiéramos tener contra otros?   Colosenses 3:13

 

  1. ¿Porqué debemos perdonar? Colos 3:13

 

  1. ¿Qué dijo Jesús mientras moría en la cruz y a quién hablaba El? Lucas 23:34

 

  1. ¿En el Padre Nuestro, qué decimos y qué dice El Padre? Mateo 6:12-15

 

 

Personal – ¿Cómo has pecado y recibido el perdón de Dios? ¿En que forma esto se refleja por tu perdón hacia otros cuando ellos te han ofendido?

 

  1. ¿Qué virtud tenemos por encima de todas las otras? Colosenses 3:14

 

  1. ¿Qué debe reinar en nuestros corazones, de qué somos miembros, a que somos llamados y a qué

debemos dedicarnos?  Colosenses 3:15

 

  1. ¿Qué debe habitar en nosotros, cómo debemos tratarnos unos a otros y cómo debemos cantar

agradecidamente a Dios?  Colosenses 3:16

 

  1. Cuanta cosa hagamos, de palabra o acción ¿en nombre de quién debemos hacerlo y a quién debemos

dar gracias?  Colosenses 3:17

 

  1. ¿Cómo deben actuar los maridos hacia sus esposas y cómo la esposa debe actuar hacia su marido?

Colosenses 3:18-19

 

  1. ¿Cómo deben los hijos actuar hacia sus padres y cómo deben los padres actuar con sus hijos?

Colosenses 3:20-21

 

 

Personal – ¿Qué piensas que causa la mayor parte de las separaciones en las familias de hoy? ¿Cómo piensas que esto pueda remediarse? ¿En qué forma obedeces o desobedeces lo que Dios dice en Colosenses 3:18-21? Reflexiona sobre esto y haz cambios donde sea necesario. Acuérdate, nosotros recibimos gracia por medio del sacramento de reconciliación.

 

 

 


CUARTO DIA                                                         LEE LUCAS 2:22-40                                                      EVANGELIO

 

(“Su padre y su madre estaban maravillados por

todo lo que se decía del Niño.”)

 

  1. ¿Qué se hizo de acuerdo con la ley de Moisés? ¿qué está escrito en la ley y qué ofrecieron María y José en sacrificio? Lucas 2:22-24, Levítico 12:2-6 y 8, y Exodo 13:2

 

  1. ¿Cuál dijo Jesús que es el mandamiento más importante de la ley? Mateo 22:37-38

 

  1. ¿Quien estaba en Jerusalén en ese tiempo ¿Qué esperaba él y quién estaba en él? Lucas 2:25

 

  1. ¿Qué le fue revelado a él por el Espíritu Santo, y qué hizo él cuando los padres trajeron al Niño Jesús.

Lucas 2:26-28

 

Personal – Simeón bendijo a Dios en sus palabras. ¿En qué forma puedes bendecir a Dios en tus propias palabras?

 

 

  1. ¿Cómo llamó Simeón al Señor? ¿Qué dijo que el Señor había hecho y qué dijo que sus ojos habían visto?

Lucas 2:29-32

 

  1. ¿Cómo cumplimos la ley? Romanos 13:8

 

  1. Así como María y José se maravillaban de lo que se decía, ¿qué dijo e hizo Simeón a ellos? Lucas 2:33-35

 

  1. ¿Qué vino Jesús a hacer en el Mundo? Juan 9:39

 

  1. ¿Dónde estaba María cuando crucificaron a Jesús?        Juan 19:25

 

  1. ¿Porqué razón fue María atravesada con la espada? Lucas 2:35

 

  1. ¿Cuál es la espada del Espíritu? Efesios 6:17

 

  1. ¿Quién era la profetisa? ¿que edad tenía? ¿dónde se la podía encontrar constantemente, y qué hacía ella?

Lucas 2:36-37

 

  1. ¿Qué hacía ella día y noche? ¿Qué dio ella a Dios; de quién hablaba ella y a quien? Lucas 2:37-38

 

  1. ¿Después que María y José cumplieron con la ley, adónde fueron ellos? ¿En qué creció el Niño?

¿de qué se llenó y qué estaba en El?   Lucas 2:39-40

 

  1. ¿Cómo le llamaron a Jesús? Mateo 2:23

 

  1. ¿De dónde recibimos nuestra fuerza? Filipenses 4:13

 

Personal – ¿De qué manera has sido atravesado con la espada? ¿Qué te significa ser atravesado con una espada así como Jesús y María fueron atravesados? ¿Por qué razones fuiste atravesado?

 

 

 

QUINTO DIA                                                         LEE SALMO 128:1-5

 

 

(“Felices los que temen al Señor y siguen su camino.”)

 

Leé y medita el Salmo 128:1-5.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor a través de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA                                                   LEE TODO EL COMENTARIO

 

 

                                                                              ECLESIASTICO 3:2-6, 12-14

 

Sira fue un judío piadoso y de buena educación que vivió dos siglos antes de Cristo. El escribió una colección de dichos para ayudar a vivir a otros sus vidas de acuerdo con la Sagrada Palabra de Dios. En el pasaje de hoy él habla de la familia. El nos demuestra que la unidad familiar ha sido honrada como fundación de la raza humana.

La fundación de la familia fue tradicionalmente el padre y el tuvo el lugar de honor. Al padre se le dio el derecho de ser respetado y obedecido por su familia. Vemos también que la madre comparte la autoridad con el padre en el hogar. La autoridad de ambos padres, de acuerdo con la Palabra de Dios, debe ser respetada por los hijos.

Realmente este pasaje es muy pertinente a la familia de hoy porque la estructura familiar se encuentra bajo severos ataques de Satanás. Hijos que respetan a sus padres no solamente cumplen la voluntad de Dios, también van almacenando recompensas espirituales. A través de los siglos se ha visto que hijos que respetan a sus padres generalmente tienen hijos que respetarán a sus padres.

Vemos que la oración es muy importante para el crecimiento de la familia y que todas las oraciones son contestadas. Quien es llamado a amar, honrar y respetar a sus padres lleva consigo la promesa de vivir una larga vida. En el mundo hebreo una larga vida era signo de la bendición de Dios y demostraba que cumplía la voluntad de Dios.

Los hijos son llamados a cuidar con cariñoso afecto a sus padres que avejentan. Los hijos que han aprendido a respetar a sus padres estan respentando a Dios. No importa cuan debiles, mental o fisicamente, los padres puedan ponerse, es responsabilidad de los hijos el cuidar de ellos. Esto no es algo así como un lema de un programa de bienestar social; esto es de acuerdo con la Sagrada Palabra de Dios. Dios quiere amor, bondad, respeto, y honor de los hijos hacia sus padres, no sacrificios, ni comodidades ni seguridad, pero si amor y bondad, etc.

 

COLOSENSES 3:12-21

 

Pablo escribió esta carta mientras estaba prisionero en Roma. Un compañero, de nombre Epafras, le dijo que creyentes convertidos recientemente a la fe cristiana estaban siendo perturbados por falsos maestros. La carta de Pablo describe algunas reglas muy prácticas para los cristianos; el de vestirse a si mismos con compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia. Pablo está diciéndoles que esas virtudes deben estar firmes en sus corazones para que la comunidad viva la visión cristiana.

 

El don de perdonar es la principal virtud del cristiano. Esto es lo que nos separa de los no creyentes. Dios borró todos nuestros pecados con el Bautismo y está constantemente esperando para lavar todos los pecados del pecador arrepentido en el Sacramento de Reconciliación. Debemos también imitar a Dios y estar deseosos de perdonar a un hermano o hermana arrepentida. Pablo otra vez muestra a Cristo como la cabeza del cuerpo y como fuente de unidad, armonía y paz. Oímos que no es suficiente conocer las doctrinas de Cristo, pero que debemos vivir la vida de Cristo y nuestras vidas deben ser testimonio del bien y producir fruto.

Hoy, como entonces, estamos llamados a ayudar a cada miembro de la familia de Dios. Pablo se ocupa de la familia diciéndole a los maridos “Amad a vuestras esposas” y a las esposas les dice de someterse a la autoridad espiritual del marido. Los hijos son llamados a obedecer a sus padres. Esto puede parecer común hoy, pero en el tiempo de Pablo, las esposas tenían pocos derechos y eran a menudo consideradas como propiedad del marido. El llamado de Pablo de, “Amad a vuestras esposas” pone a la mujer en paridad y completa participación en la autoridad de la familia. Pablo también dice a los padres que no provoquen a sus hijos. La autoridad del padre viene de Dios, y esta autoridad es la de dirigir, amar y servir a su familia. Un padre amante guía a sus hijos sirviéndoles en el nombre del Señor. Un padre amante se reviste con los sentimientos de Cristo. (Filipenses 2:2-5).

 

 

LUCAS 2:22-40

 

El Evangelio de hoy es una lección poderosa sobre el sufrimiento redentor. Leemos como una familia sigue las ceremonias de su religión y ve respeto, reverencia y obediencia en todas sus acciones. Oimos la sabiduría que nos viene de dos personas ancianas en el templo. Necesitamos reflexionar por un momento sobre la manera cómo nosotros escuchamos (¿con respeto?) a las personas mayores en nuestras vidas.

Simeón dijo a María que junto con los gozos de tener tal niño maravilloso, una espada habría de atravesarle su alma. María sintió esa espada cuando Jesús murió en la cruz en el Calvario. Las almas de algunos padres son atravesadas muchas veces por peligros, enfermedades y violencias a sus hijos. Ellos sufren las heridas causadas a sus hijos. María tomó los sufrimientos del rechazo y crucifixión de su Hijo. Ella no dio golpe por golpe o gritó con venganzas. Ella sufrío tremendamente por su Hijo y por todos nosotros. Jesús sufrió tremendamente y, como un cordero, fue sacrificado y nunca atacó. El y su madre fueron traspasados por la espada del sufrimiento.

¿Qué hace al sufrimiento redentor y qué le hace inútil? El sufrimiento que nos acerca a Dios en nuestros pensamientos y acciones es sufrimiento redentor. El sufrimiento que nos lleva dentro de nosotros mismos es egoista e inútil. Necesitamos sólo mirar a nuestras propias familias para ver los santos sufrimientos que nos han sostenido en oración.

La madre de San Agustín rezó por él por treinta (30) años para que volviera a Dios, y sus oraciones fueron escuchadas. El papa Juan Pablo II fue objeto de asesinato y él constantemente es la imagen del hombre en oración con su Dios por su pueblo. La Madre Teresa, a la edad de 80 años y con un corazón enfermo, está todavía haciendo cosas hermosas por Dios. Ella dice: “A menos que la vida sea vivida por otros, de nada vale.”

Hoy es la Fiesta de la Sagrada Familia. Celebremosla orando juntos por todas las familias en el mundo. Roguemos que todas las familias que están sufriendo sean como María y Jesús y permitan que sus sufrimientos sean aceptados para otros. Esto es sufrimiento redentor, y esto es, acercar a la raza humana a Dios.

 

Aplicación

 

Esta semana celebramos la fiesta especial de La Sagrada Familia, y todas las lecturas reflejan ciertos aspectos de la familia. Vemos como el poder y el amor de familias sagradas pueden transformar un mundo oscuro en una comunidad de luz.

Hoy deja que tus sufrimientos sean para El Señor y para alguien en tu familia. Quizá puedas ofrecer tu dolor por alguien que esta bajo drogas o alcohol. Elije un miembro de familia, un amigo o compañero de trabajo y ruega por esa persona toda la semana. Permite que tu alma sea atravesada para que el corazón de otros se vacíe y retornen a Dios.

 

 

Posted in Bible Studies Spanish.