Fiesta de La Sagrada Familia de Jesús, María y José (29 de Dic) – Ciclo A

print

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico 

by Deacon Ken and Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA     Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las  lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA     LEE ECLESIASTICO 3:2-6, 12-14     PRIMERA LECTURA

(“Quien honra a su padre paga sus pecados.”)

1. ¿En que lugar pone el Señor a un padre sobre sus hijos, y que les confirma a los hijos?      Eclesiástico 3:2

 

2. ¿Qué le pasa al que honra a su padre?  Eclesiástico 3:3

 

3. ¿Qué guardamos cuando honramos a nuestra madre? Eclesiástico 3:4

 

4. ¿De que se alegra el hombre que honra a su padre y qué pasa cuando él ora? Eclesiástico 3:5

 

5. ¿Qué le pasará al que glorifica a su padre?  Eclesiástico 3:6, Éxodo 20:12

 

6. ¿Qué está haciendo el que le da consuelo a su madre?  Eclesiástico 3:6

 

7. ¿Qué debemos hacer y qué no debemos hacer cuando nuestro padre envejezca? Eclesiástico 3:12

 

8. ¿A quién debemos escuchar, por qué razón, y a quién no debemos despreciar? Proverbios 23:22

 

9. ¿Cómo debemos tratar a nuestro padre aunque le falle su memoria?  Eclesiástico 3:13

 

10. ¿Qué no será olvidado y como qué servirá?  Eclesiástico 3:14

 

Personal – ¿En qué forma escuchas y honras a ambos tu padre terrenal y tu Padre Celestial?  ¿En que forma se ha convertido tu padre terrenal en una carga en su edad avanzada? Compara tu relación con tu Padre Celestial y tu padre terrenal y arrepiéntete de lo que sea necesario.

 

 

TERCER DIA     LEE COLOSENSES 3:12-21     SEGUNDA LECTURA

(“Hijos, obedezcan a sus padres en todo, porque eso agrada al Señor.”)

1. ¿Con cuáles cinco cosas debemos vestirnos, y por qué razón?  Colosenses 3:12

 

2. ¿Cómo se les llama a estas cuatro cualidades, de acuerdo a Gálatas 5:22?

 

3. ¿Qué debemos hacer uno al otro y en cualquier desavenencia que podemos tener con alguien?  ¿Qué debemos de hacer para perdonar? Colosenses 3:13

 

4. ¿Qué dijo Jesús cuando estaba muriendo en la cruz y a quién le estaba hablando? Lucas 23:34

 

5. ¿En la Oración del Señor, ¿qué estamos diciendo y qué está diciendo el Padre? Mateo 6:12-15

 

Personal – ¿De que forma has pecado y recibido el perdón de Dios?  ¿En que forma está reflejado esto por la forma en que tú perdonas a otros cuando te han lastimado?

 

6. ¿Qué virtud ponemos sobre todo el resto?  Colosenses 3:14

 

7. ¿Qué debe reinar en nuestros corazones, de qué somos miembros, como somos llamados, y a qué nos debemos dedicar?  Colosenses 3:15

 

8. ¿Qué debe habitar en nosotros, cómo debemos tratarnos uno al otro y cómo debemos de cantar a Dios en agradecimiento?  Colosenses 3:16

 

9. ¿Lo que sea que hagamos, al hablar o en oración, ¿en nombre de quién debemos hacerlo y a quién debemos darle gracias?  Colosenses 3:17

 

10. ¿Cómo deben actuar los esposos hacia las esposas y cómo deben actuar las esposas hacia los  esposos? Colosenses 3:18-19

 

11. ¿Cómo deben actuar los hijos hacia los padres y los padres hacia los hijos? Colosenses 3:20-21

 

Personal – ¿Cuál crees tú que sea la causa más grande de rompimiento en la familia hoy en día?  ¿Cómo piensas que se puede remediar esto? ¿En qué forma estas obedeciendo o desobedeciendo lo que Dios dice en Colosenses 3:18-21?  Reflexiona sobre esto y haz cambios donde sea necesario. Recuerda, recibimos la gracia por medio del Sacramento de la Reconciliación.

 

 

CUARTO DIA     LEE MATEO 2:13-15, 19-23     EVANGELIO

(“Levántate y regresa con el niño y su madre a la tierra de Israel.”)

1. ¿Después de que se fueron los astrólogos, ¿cómo se le apareció el ángel del Señor a José y cuál fue su mandato?  Mateo 2:13

 

2. ¿Cómo respondió José a este mandato?  Mateo 2:14

 

3. ¿Cuánto tiempo se estuvo en Egipto y qué dijo el Señor por medio del profeta Óseas?  Mateo 2:15, Óseas 11:1

 

4. ¿Qué le pasó a José después de la muerte de Herodes?  Mateo 2:19

 

5. ¿Cuál fue la otra vez que José tuvo un sueño y el Señor le dio instrucciones en él? Mateo 1:20

 

6. ¿Cuál fue el mandato que se le dio?  Mateo 2:20

 

7. ¿Cómo respondió José a este mandato?  Mateo 2:21

 

8. ¿Qué había escuchado José, que lo hacía temer regresar a Belén?  Mateo 2:22

 

9. ¿Cómo fue advertido y a cuál región se fue?  Mateo 2:22

 

10. ¿En que pueblo se quedaron y qué fue cumplido?  Mateo 2:23

 

Personal – José escuchó y respondió a la Palabra de Dios. ¿En que formas has oído al Señor que te habla y tú has obedecido? ¿En que formas te ha hablado a ti personalmente? Apunta todas las formas en las que Dios te habla.

 

 

QUINTO DIA      LEE EL SALMO 128:1-5

(“Felices los que temen al Señor y siguen Su camino.”)

Lee y medita el Salmo 128:1-5.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA     LEE TODO EL COMENTARIO

Hoy estamos celebrando la Fiesta especial de la Sagrada Familia. Vemos en nuestra lectura como el poder y amor de las familias santas puede cambiar un mundo de oscuridad a una comunidad de luz.

ECLESIASTICO 3:2-6, 12-14

Sirácides era un Judío educado y piadoso que vivió en el segundo siglo antes de Cristo.  El escribió una colección de dichos para ayudar a los demás a vivir sus vidas de acuerdo a la Santa Palabra de Dios. En el pasaje de ahora él habla acerca de la familia. El nos enseña que la unidad de la familia ha sido honrada como la fundación de la raza humana. La fundación de la familia era que tradicionalmente el padre tenía el lugar de honor. Se le dio al padre el derecho de ser respetado y obedecido por su familia.  La madre también comparte la autoridad con el padre en el hogar. La autoridad de ambos padres, de acuerdo con la Palabra de Dios debe de ser respetada por sus hijos.

Este pasaje de verdad se aplica fuertemente a las familias de ahora porque la estructura de la familia está bajo un ataque severo de Satanás por medio de ciertos grupos y diferentes aspectos de los valores de nuestra sociedad. Los hijos que respetan a sus padres no solamente están haciendo la voluntad de Dios, sino también están guardando recompensas espirituales para ellos mismos. A través de los siglos se ha demostrado que los hijos que respetan a sus padres generalmente tienen hijos que los respetarán a ellos. Vemos que la oración es muy importante para el crecimiento de una familia y que toda oración es contestada. El llamado a amar, honrar y respetar a nuestros padres lleva consigo la promesa de la bendición de Dios. Una larga vida era un signo de la bendición de Dios en el mundo Hebreo y significaba estar dedicados a la voluntad de Dios.

Los hijos son llamados a cuidar amorosamente de sus padres ancianos y el hijo que ha aprendido a respetar a sus padres está respetando a Dios.  No importa que tan débiles mental o físicamente, estén nuestros padres, es el privilegio y responsabilidad de los hijos cuidar de ellos. Este no es un comercial de un programa social del cuidado de la salud, más bien, es una declaración de la responsabilidad que está de acuerdo con la Santa Palabra de Dios.  Dios quiere amor, bondad, respeto, honor, sacrificio, consuelo, seguridad, etc.

 

COLOSENSES 3:12-21

Pablo escribió esta carta cuando estaba encarcelado en Roma.  Le había dicho un seguidor de Epafra, que algunos de los más recientes convertidos a la fe Cristiana estaban siendo molestados por falsos profetas.  La carta de Pablo habla de algunas reglas muy prácticas para la vida Cristiana. Se nos dice que debemos vestirnos con la ropa de la compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia.  Pablo les está diciendo que estas virtudes deben estar seguras en sus corazones para que la comunidad pueda vivir la visión Cristiana. El perdón era una de las virtudes principales de un Cristiano, y esto era lo que lo separaba del no-creyente.  Dios limpió todos nuestros pecados en el bautismo y está esperando constantemente para lavar los pecados de un pecador arrepentido en el Sacramento de la Reconciliación. También debemos imitar a Dios y estar dispuestos a perdonar a un hermano o hermana arrepentido.

Pablo de nuevo nos muestra como un cuerpo, y con Cristo como su cabeza y como el recurso de unidad, armonía y paz.  `Escuchamos que no es suficiente conocer la doctrina de Cristo, más bien debemos vivirla y nuestras vidas deben ser testigos de buen fruto.  Hoy, como entonces, se nos llama a ayudar a cada miembro de la familia de Dios. Pablo trata con la familia diciéndole a la esposa que se sujete a la autoridad espiritual de su esposo.  A los hijos se les dice que obedezcan a sus padres. Pablo le dice al esposo “ama a tu esposa.” Esto puede sonar algo común ahora, pero en los tiempos de Pablo, las esposas no se consideraban más que una esclava o propiedad.  Las esposas no tenían derechos y ellas eran propiedad de su esposo. El llamado de Pablo de “ama a tu esposa” la trae a élla a una igualdad y a compartir plenamente la autoridad en la familia. Finalmente Pablo les dice a los papás que no provoquen a sus hijos.  La autoridad de un padre viene de Dios, y ésta autoridad debe llevar al amor y a servir a su familia, no de rebajarlos hasta el suelo. Un padre amoroso guía a sus hijos sirviéndoles en nombre del Señor. Un padre amoroso se pone la mente de Cristo. (Filipenses 2:2-5).

 

MATEO 2:13-15, 19-23

Las acciones de Herodes eran las de una persona desesperada.  El mató a todos los niños Judíos que tenían menos de dos años de edad, en un intento desesperado para prevenir que éste niño llamado rey le quitara su trono.  Herodes no tuvo éxito porque su acto fue un hecho humano torcido. Jesús era rey por acción divina. Necesitamos ver en esto que nadie puede distorsionar o prevenir el plan de Dios. La gente se daña a sí misma tratando de hacerlo.

José recibió de Dios un segundo sueño.  Su primer sueño le reveló que María estaba cargando en su cuerpo al “Mesías” (1:20).  Su segundo sueño le enseñó como proteger a su familia y que se fuera para Egipto inmediatamente.  El corazón de José estaba abierto porque él estaba preparado en su relación con Dios. El continuó estando abierto y receptivo a la guía de Dios.  Necesitamos preguntarnos a nosotros mismos si estamos abiertos a la guía de Dios, y irnos de un lugar como José lo hizo si Dios nos llamara a hacerlo.

El viaje a Egipto no fue muy fuera de lo común, porque muchas colonias de Judíos Vivían ahí.  El viaje duraba alrededor de 12 días viajando en caminos duros con noches frías, solos y con muy poca comodidad.  Hay un paralelo interesante entre el escape de la Sagrada Familia a Egipto y la historia de Israel. Cuando Israel estaba joven, se fue a Egipto, igual que José, María y Jesús lo hicieron. Dios guió a Israel fuera de Egipto (Óseas 11:1) y Dios regresó a la Sagrada Familia.  Dios continúa salvando a Su gente aún hoy en día.

El Evangelio de ahora nos enseña que tan fuertes están unidos el amor y la obediencia.  También vemos que la base de una familia es el padre. La fidelidad y protección de José para María y Jesús estaban directamente conectadas a su obediencia al mandato de Dios.  José es un modelo que todos los esposos y padres pueden imitar. El deseo de Dios es que todas las familias sean santas y que todas las familias santas sean completamente obedientes a la Palabra Santa de Dios.  ¿Qué tan santa es tu familia?

 

Aplicación

La primera lectura no dice que a la familia humana se le ha dado el honor de ser la base de la raza humana.  La segunda lectura nos revela el peligro de que los falsos maestros son tan reales ahora como lo fueron en su tiempo.  El Evangelio enseña que nadie puede distorsionar o impedir el plan de Dios.

Padres de familia, tómense algún tiempo cada día para leer la Santa Palabra de Dios y ver que es lo que está diciendo acerca de la familia.  Padres de familia, denles a sus hijos el ejemplo de obediencia siendo obedientes a Dios en su manera de hablar. Sin pelear, molestar, mentir, o chismear.  Hijos obedezcan a sus padres en todo y háblenles siempre con respeto, bondad y alegría. Dios quiere que tengas una Familia Santa también.

Posted in Bible Studies Spanish.