SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA – CICLO A

print
SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA – CICLO A

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                 LEE GENESIS 12:1-4             PRIMERA LECTURA

(“El llamado de Abraham, el padre del Pueblo de Dios.”)

 

  1. ¿A quién le estaba hablando el Señor Dios en Génesis 12:1?

 

  1. ¿A dónde le dijo el Señor que fuera? Génesis 12:1

 

  1. ¿Cuáles cuatro cosas dijo el Señor que haría por Abram? Génesis 12:2-3

 

1.

 

2.

 

3.

 

4.

 

  1. ¿Qué les hará Dios a los que bendigan a Abram? Génesis 12:3

 

Personal – El diccionario define la palabra bendecir como: 1. hacer santo, santificado; 2. pedir favor divino por o para; 3. desear bien a; 4. hacer feliz o próspero; 5. guardar, preservar.  ¿En qué forma te has sentido bendecido(a) por el Señor?  ¿En qué forma has hecho una practica de bendecir a tu esposo o esposa, a tus hijos, parientes o amigos?

 

 

  1. ¿Qué les hará Dios a los que maldigan a Abram? Génesis 12:3

 

  1. ¿Quién encontrará bendición en Abram? Génesis 12:3

 

  1. ¿Qué hizo Abram y quién fue con él? Génesis 12:4

 

  1. ¿Quién era Lot? Génesis 11:31

 

  1. ¿Cuántos años tenía Abram cuando se fue de Jarán, tierra de sus antecesores? Génesis 12:4

 

  1. ¿Qué otro nombre le fue dado a Abram por el Señor y qué hizo de él, el Señor?    Génesis 17:5

 

Personal – ¿En qué forma reconoces la voz del Señor cuando te está hablando y obedeces la voz como Abram lo hizo?  ¿Cómo crees que puedes discernir si el Señor te está hablando o no?  Comparte con alguien.

 

TERCER DIA                                    LEE 2 TIMOTEO 1:8-10                SEGUNDA LECTURA

(“El nos salvó y nos llamó, destinándonos a ser santos.”)

  1. ¿Quién está hablando en 2 Timoteo 1:8, y a quién le está hablando? 2 Timoteo 1:1-2

 

  1. ¿De qué no te debes avergonzar?

 

2 Timoteo 1:8

Eclesiástico 4:26

Eclesiástico 51:29

Romanos 1:16

1 Pedro 4:16

 

  1. ¿Qué pasará si nos avergonzamos de Jesús y su doctrina? Lucas 9:26

 

  1. ¿De dónde viene nuestra fuerza? 2 Timoteo 1:8

 

  1. ¿Qué debemos soportar? 2 Timoteo 1:8

 

  1. ¿A quién podemos tomar como modelos en el sufrimiento y paciencia? Santiago 5:10

 

  1. ¿Qué ha hecho Dios por nosotros y a qué tipo de vida nos ha llamado? 2 Timoteo 1:9

 

  1. ¿Hemos sido salvados por algo que hayamos hecho? 2 Timoteo 1:9

 

  1. ¿Cómo nos ha salvado Dios? 2 Timoteo 1:9-10, Tito 3:5

 

  1. ¿Cómo le quitó Jesús el poder a la muerte? 2 Timoteo 1:10, Romanos 6:9-10

 

Personal – ¿Cuál es el testimonio para nuestro Señor que tienes para compartir?  ¿Tienes un testimonio personal de como el Señor ha trabajado en tu vida?  ¿Has compartido esto con tu esposo(a), hijos, familiares, amistades, compañeros de trabajo?  Ora y pídele a Dios que te revele tu propio testimonio esta semana.

 

CUARTO DIA                                 LEE MATEO 17:1-9                                         EVANGELIO

(“Su cara brillaba como el sol  y su ropa se puso resplandeciente como la luz.”)

 

  1. ¿A quién se llevó Jesús a la montaña alta, y que le pasó a Jesús? Mateo 17:1-2

 

  1. ¿Quién se apareció de repente, y qué dijo Pedro entonces? Mateo 17:3-4

 

  1. ¿Cuando Pedro estaba hablando que los envolvió, y qué salió de la nube? Mateo 17:5

 

  1. ¿Qué nos detiene de escuchar al Señor?

 

Éxodo 7:13

Deuteronomio 1:43

Deuteronomio 21:18

Hechos 28:27

Hebreos 12:25

 

Personal – ¿En qué forma has sido capaz de afinar tu mente a lo que Dios esta diciéndote por medio de la oración y su palabra?  Medita sobre esto.

 

  1. ¿Cómo se dirigió Dios Padre a Jesús en Mateo 17:5? Mateo 3:17

 

  1. ¿Qué les pasó a Pedro, Santiago y Juan cuando oyeron la voz de la nube y de que se llenaron? Mateo 17:6

 

  1. ¿Qué hizo Jesús y qué dijo? Mateo 17:7

 

  1. ¿Qué les pasó a todos aquellos a los que Jesús les impuso las manos en las siguientes escrituras?              Mateo 8:3, 14-15 y Mateo 9:23-25

 

  1. ¿Qué dice 1 Juan 4:16-18 que es la relación de Dios, amor y temor?

 

  1. ¿Qué le dijo Dios a Abram acerca del temor en Génesis 15:1?

 

  1. ¿A quién le dijo Jesús, “no tengas temor”? Mateo 28:1, 8-10; Marcos 6:45, 49-50;  Lucas 5:10

 

  1. ¿Cuando Pedro, Santiago y Juan miraron hacia arriba a quién vieron? ¿Cuando venían  bajando de la  montaña cuál fue la orden que les dio Jesús?  Mateo 17:8-9

 

Personal – ¿En qué forma has sentido el toque sanador de Jesús? ¿Has impuesto las manos sobre alguien de tu familia que se encuentre enfermo? Si una amistad o un miembro de la familia tiene miedo, pon tus manos sobre ellos y asegurarles de la presencia de Dios.

 

QUINTO DIA                          LEE EL SALMO 33:4-5, 18-20, 22

(“Pues recta es la Palabra del Señor.”)

Lee y medita el Salmo 33:4-5, 18-20, 22.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                               LEE TODO EL COMENTARIO

GENESIS 12:1-4

            Es muy significante y muy apropiado que el pasaje de Abram nos guié al Segundo Domingo de Cuaresma.  Abram vivía una vida pagana en un país donde se adoraban ídolos.  El tenía alrededor de 75 años y gozaba de una reputación de hombre próspero en la comunidad.  Abram había experimentado una conversión personal y estaba convencido de que solo Dios era el Dios verdadero.  Primero vino el llamado a Abram y luego vino la “Gran Comisión”, de “vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos”. (Mateo 28:19)

            Dios nos demuestra su misericordia y su amor en la primera lección, en el llamado a Abram.  Dios empezó por medio de Abram las preparaciones que llevarían a la venida de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, quien reabriría las puertas del cielo para nosotros.  Solamente un Dios de amor y piedad pudo haber perseverado frente a esta gente tan rebelde.  Nosotros también debemos extender el amor de Dios a todas las naciones no solamente a la de nosotros.  Por medio de la familia de Abram, Jesús nació para salvar a toda la humanidad.  Por medio de Jesús toda la gente y todas las naciones pueden tener una relación personal con Dios y las bendiciones continúan aún hasta ahora, sin medida.

            La promesa de Dios para Abram de hacerlo grande estaba unida a una promesa de Abram de obediencia.  Esto significó dejar la comodidad y seguridad de su casa y amistades y viajar a una tierra nueva y extraña.  Abram obedeció dejando todas sus posesiones por la promesa de Dios de darle cosas aún más grandes.  Nosotros somos llamados, como Abram, a ser gente escogida.

            Cuando hacemos nuestra conversión como Abram lo hizo y conocemos a Dios personalmente, también somos llamados a ir adelante en su nombre.  Tal vez Dios está tratando de guiarte a un lugar de santidad y de mayor servicio a su gente.  No permitas que las comodidades y seguridad de lo que tienes te hagan perder el plan que Dios tiene para ti.  El plan de Dios para Israel es el mismo para ti y para mí.  Jesús dijo “Yo he venido no solamente a darles vida, sino también vida en abundancia”.  (Juan 10:10)

            Dios planeó desarrollar una nación de gente a la que llamaría suya.  Por medio de la muerte y resurrección de Jesucristo, tú y yo tenemos el privilegio de ser llamados hijos e hijas de Dios.  Dios nos llama ahora y debemos escuchar y luego responder y aceptarlo personalmente e ir adelante a decirles a otros acerca de lo que hemos experimentado.  Esto se llama evangelizar o atestiguar.  Hemos sido llamados a hacer discípulos de todas las naciones.  (Mateo 28:19)

                                                               2 TIMOTEO 1:8-10

            Pablo le escribe esta carta a Timoteo de la prisión esperando animarlo a perseverar en su ministerio. Había mucha persecución en las comunidades cristianas y Pablo estaba preocupado por la juventud de Timoteo y la cantidad de oposición al mismo como líder.  Pablo estaba exhortándolo a que fuera valiente. ¡Oh!, cuánta más valentía es necesaria ahora en nuestros líderes Cristianos.

            Vemos valentía en todas partes, con los líderes del mundo seglar y no suficiente en los líderes religiosos.  Pablo le dice a Timoteo lo que todos nosotros no debemos olvidar nunca; el sufrimiento vendrá a todos esos que vivan el mensaje del Evangelio.  En realidad Pablo estaba encarcelado por predicar el Evangelio (Hebreos 13:23).  Pablo le promete a Timoteo que Dios le dará fuerza y que él estará listo cuando sea su turno de sufrir.

            Nosotros también debemos estar listos y también a nosotros Jesús nos dará fuerza (Corintios 10:13). En estos días, la amenaza del ridículo, del rechazo, el ser ignorados socialmente, ser derrotados políticamente y en algunos lugares del mundo ser asesinados, es el precio puesto sobre esos que defienden a Cristo.  Cuando defendemos a Cristo a pesar de la persecución, estamos viviendo el mensaje del Evangelio de que Dios nos ama, nos escogió y que mandó a Jesús a morir por nosotros.  Nosotros morimos por Cristo negándonos a nosotros mismos y pidiendo el poder del Espíritu Santo para que nos defienda.  Podemos defender a Cristo y resistir la persecución retirándonos de la pornografía, rechazando ir a las películas para adultos, dejando de comprar las películas que representan a la mujer como juguete-sexual.

            La persecución esta activa hoy en día en muchas formas y debemos recordar que no merecemos ser salvados pero que Dios nos ofrece la salvación de todas maneras.  Todo lo que tenemos que hacer es creer y responder con obediencia a El.  Nunca debemos olvidar que lo malo solamente triunfará cuando la gente justa no haga nada.

                                                                  MATEO 17:1-9

            La transfiguración fue una revelación especial de la divinidad de Jesús a tres de sus discípulos.  Dios afirma todo lo que Jesús ha hecho y que estaba por hacer en un futuro cercano.  La presencia de Moisés y Elías con Jesús confirmó su misión de salvación.  Moisés representaba la Ley, él es la figura central del Pentateuco (los primeros cinco libros de la Biblia), y él predijo la venida de un gran profeta (Deuteronomio 18:15-19).

            Elías representa a los profetas quienes pronosticaron la venida del Mesías (Malaquías 4:5-6).  Jesús es el cumplimiento de ambos, la Ley y los profetas.  La Voz de Dios en la Transfiguración le dio autoridad a las palabras de Jesús.  Pedro quería que todos se quedaran y ofreció construir un lugar para los tres.  El quería actuar, pero ésta era la hora para orar y adorar.

            Debemos recordar que antes de actuar sobre cualquier cosa, debemos orar primero y adorar a Dios. Pedro no se dio cuenta en la montaña de que Cristo no debía ser comparado con nadie.  Ahora en muchas partes del mundo se mira a Jesucristo como un buen líder, una buena influencia o un buen profeta.  La realidad es que, El es más que eso, El es el Hijo de Dios.  Cuando comprendas esta verdad increíble, la única respuesta apropiada será la adoración.

            Necesitamos saber acerca de Cristo para poder obedecerlo totalmente. Debemos orar, leer las escrituras, estudiar las escrituras, compartir las escrituras y después vivir las escrituras.  Jesús les dijo a los discípulos que no dijeran lo que habían visto hasta después de su resurrección.  El dijo esto porque él sabía que ellos no entendían plenamente quien era ó ni siquiera de que se trataba su misión.  Ellos sabían que El era el Mesías, pero todavía tenían mucho que aprender acerca de El por medio de su muerte y resurrección.  Los discípulos estaban asombrados por el resplandor de la cara de Jesús y ellos mismos fueron transfigurados.

            La realidad increíble de saber quien era Jesús les cayó con toda su fuerza.  Cuando una persona conoce y acepta a Jesús personalmente, hay una gran transfiguración que toma lugar.  El asombro y resplandor de Jesús queda impreso en el corazón de la persona.  El cambio o “arrepentimiento” trae resplandor que brilla desde adentro de la persona.  Jesús quiere que seas transfigurado(a) y El quiere que tu corazón brille como el sol y que esté deslumbrante de luz como el de El.

Aplicación

             La primera lectura trae el poder del amor y la piedad de Dios a los que responden a su promesa.  La segunda lectura nos llama a aguantar nuestra carga de aflicciones y a saber que Cristo nos dará la fuerza necesaria para llevar esta carga.  La lectura del Evangelio nos enseña que Jesús nos quiere cambiados y quiere que le demos gloria a El por medio de nuestra respuesta.

            Vamos a ser Cristianos muy sensitivos esta semana al relacionarnos con nuestra familia, en el trabajo, y comunidad.  Vamos a demostrar por medio de nuestro ejemplo como podemos aguantar bajo aflicciones, por ejemplo: estando enfermo y ser feliz.  Estar cansado y aún así responder a las necesidades de alguien más.  Dejando que el cambio dentro de nosotros sea un signo para otros de que actuamos en lo que decimos y creemos.  Tú y tu familia serán transfigurados y otros estarán atraídos al resplandor en ustedes y se darán cuenta que es el Espíritu Santo que vive en su templo santo.

 

Posted in Bible Studies Spanish.