SEXTO DOMINGO (Feb 11th) DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B

print
SEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pidele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilia o de las lecturas que oiste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA                                             LEE LEVITICO 13:1-2, 44-46                                 PRIMERA LECTURA

 

(“…e irá gritando: “¡Impuro, impuro!”)

 

  1. ¿Quién es Aarón, y que dijo el Señor a Moisés y a Aarón? Exodo 4:14-15, Levítico 13:1-2

 

  1. ¿En un ataque de lepra, que debian de observar los Israelitas? Deuteronomio 24:8

 

  1. ¿Cómo debia declararlo el sacerdote y por qué? Levítico 13:44

 

  1. ¿Por qué no tocamos nada impuro? Isaias 52:11

 

  1. ¿De qué debemos apartarnos y de qué nos purificamos? 2 Corintios 6:15-17, 2 Corintios 7:1

 

  1. ¿Cómo llevará sus vestidos el afectado por la lepra, que hará con su cabeza y barba y que gritará?

Levítico 13:45

 

  1. ¿Qué mancha a una persona o la hace impura? Mateo 15:11, 18-19

 

  1. ¿Mientras dure la llaga en alguien, cómo se declarará a sí mismo y dónde deberá vivir? Levítico 13:46

 

  1. ¿A qué nos ha llamado Dios? 1 Tesalon 4:7

 

  1. ¿Quién será eliminado del pueblo? Hechos 3:22-23

 

Personal – ¿Qué ves dentro de ti mismo que sale de tu boca y te hace impuro? ¿Es contagioso para los que están a tu alrededor, de que manera te separa esto de Dios y de los demás? Recibe el Sacramento de la Reconciliación esta semana.

 

TERCER DIA                                                LEE 1 CORINTIOS 10:31-11:1                              SEGUNDA LECTURA

 

(“Sigan pues mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo.”)

 

  1. Ya sea que comas o bebas, cualquier cosa que hagas, ¿por qué la haces? 1 Corintios 10:31

 

 

  1. ¿Qué debemos hacer con todo lo que digamos o hagamos? Colosenses 3:17

 

  1. ¿Qué debemos hacer para que en todas las cosas Dios sea glorificado a través de Jesucristo?

1 Pedro 4:11

 

  1. ¿Qué debemos evitar? ¿Hacia quién? 1 Corintios 10:32

 

  1. ¿A quién debemos cuidar? ¿Quién nos ha puesto a la cabeza? ¿Cómo fué adquirida la iglesia de Dios?

Hechos 20:28

 

  1. ¿Qué es para un hombre el perdonar las ofensas? Proverbios 19:11

 

  1. ¿A quién está Pablo tratando de complacer? ¿Qué es lo que no busca y por qué?   1 Corintios 10:33

 

  1. ¿Qué debemos hacer los que somos fuertes? ¿A quién debemos ayudar a crecer? ¿Quién no buscó

su propio contento?   Romanos 15:1-3

 

  1. ¿Qué debemos hacer unos para otros, cómo quién, para que hagámos qué, de manera unánime?

Romanos 15:5-6

 

  1. ¿A quién debemos imitar y por qué? 1 Corintios 11:1

 

  1. ¿Las huellas de quién debemos seguir? 1 Pedro 2:21

 

Personal – ¿Quiénes son las personas que tratas de imitar en tu vida? ¿Por qué quieres imitarlos? ¿Cuáles razones ves en ti mismo que otros querrian imitar?

 

CUARTO DIA                                                      LEE MARCOS 1:40-45                                                    EVANGELIO

 

(“Si quieres, puedes limpiarme,”)

 

  1. ¿Cómo vino el leproso ante Jesús y qué dijo? Marcos 1:40

 

  1. ¿Cómo vino el hombre rico ante Jesús? Marcos 10:17

 

  1. ¿Qué le concedió Dios a Jesús? ¿Qué debe hacerse ante el nombre de Jesús? Filipenses 2:9-10

 

  1. ¿La voluntad de quién, pedimos que se haga en la tierra como en el cielo? Mateo 6:9-10

 

  1. ¿Qué conmovió a Jesús y qué hizo y dijo? Marcos 1:41

 

  1. ¿Qué sucedió inmediatamente con el hombre leproso? Marcos 1:42

 

  1. ¿De qué se dió cuenta Jesús que habia salido de él cuando alivió a la mujer? ¿Quién tocó a quién?

Marcos 5:29-30

 

  1. ¿Después de que Jesús sanó al leproso, como le advirtió y que hizo inmediatamente? Marcos 1:43

 

  1. ¿Qué le dijo Jesús al hombre que no hiciera y qué le dijo que hiciera? Marcos 1:44

Leé Levitico 14:1-32 para ver lo que la ley prescribia para aquellos afectados por la lepra.

 

 

  1. ¿Qué hizo el hombre en cuanto salió que hizo imposible para Jesús el entrar públicamente en el pueblo?         Marcos 1:45

 

  1. ¿En dónde permaneció Jesús y de dónde venia la gente? Marcos 1:45

 

  1. ¿Por qué Jesús se retiraba a los lugares desiertos? Lucas 5:15-16

 

  1. ¿Por qué seguian a Jesús las multitudes? Juan 6:2

 

Personal – ¿De qué modo vas tú a Jesús, cómo pides el alivio?

 

QUINTO DIA                                                    LEE SALMO 32:1-2, 5, 11

(“Dichoso el que es absuelto de pecado.”)

Leé y medita el Salmo 32:1-2, 5, 11.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor a través de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

 

LEVITICO 13:1-2, 44-46

 

Se nos dice en la lectura de hoy que aquellos que tenian lepra eran separados de sus familias y amigos y confinados fuera del campamento. La lepra era una de las enfermedades mas temidas en los tiempos bíblicos y se creía que venia de Egipto. Esta horrible y contagiosa enfermedad arruinaba lentamente el cuerpo y en muchos casos no habia curación.

Era la responsabilidad de los sacerdotes cuidar de la salud e higiene del campamento. Esto significaba que era el sacerdote quien echaria fuera a la persona con lepra y él también el único que podia readmitir a la persona “limpiada.” Una persona con lepra tenia que gritar “impuro” para avisar a los otros para que no se acercaran. Como la lepra era muy contagiosa, era importante que la gente estuviera lejos de aquellos que tenian la enfermedad (que consistia en llagas en el cuerpo que se ulceraban y crecian hasta que destruian completamente los tejidos).

El antiguo Testamento usaba con frecuencia la lepra como un ejemplo del pecado ya que el pecado también es contagioso y destructivo y conduce a la separación. El pecado es una llaga en nuestra alma que se ulcera y crece hasta que la destruye completamente. Podemos conseguir ayuda inmediata para el alma a través del Sacramento de la Reconciliación (Confesión). El pecado es contagioso y si se queda sin ser restringido, esparcirá la destrucción y la muerte donde quiera que vaya.

La gente de la lectura de hoy se aterrorizaba de enfrentarse con alguien que tenia lepra. No sabian que era una enfermedad que no tenia nada que ver con el pecado. Por su temor ignoraban a la persona que buscaba ayuda desesperadamente. Y cuando finalmente se decidian a hacer algo, eran separados de sus familias, amigos y comunidad.

La lectura de hoy es un recordatorio de mucha fuerza para todos nosotros. ¿Cómo respondemos como creyentes, a nuestros hermanos o hermanas que están en pecado? ¿Los ignoramos y cuando las cosas van muy mal, los separamos de la iglesia, de nuestra familia y de la comunidad?

La medicina ha traido alivio y curación para la mayor parte de los tipos de lepra. Esto se ha hecho observando constantemente, haciendo pruebas e investigando. El pecado es curado confesando que Jesús es el Señor y pidiendole su perdón. Jesucristo ha hecho una restauración completa para todos aquellos que escogen creer en El. Nosotros tenemos la oportunidad de escoger que nos sean quitados los horribles y contagiosos pecados. Hoy es el dia de ser aliviados. Hoy es el dia de ser curados. Hoy es el dia de la salvación y el momento es ahora (2 Cor. 6:2).

 

 

1 CORINTIOS 10:31 – 11:1

 

Las presiones de hoy hacen fácil el ignorar u olvidar las lecciones del pasado. La clave para recordarlo es el estudio diario de las Escrituras las que constantemente nos aconsejan como impregnar nuestras vidas con el amor de Dios. Necesitamos preguntarnos siempre, “¿Está esto glorificando a Dios?” o “¿Cómo puedo glorificar a Dios a través de ésto?”

En una cultura llena de decaimiento moral, necesitamos estar muy alertas a los deseos equivocados y a las tentaciones que tenemos todos. Las tentaciones pueden resistirse porque Dios nos ayuda a resistirlas. Tenemos que huir de todo aquello que sabemos que está mal. Huir de la tentación es el primer paso a la victoria (2 Tim. 2:22). No podemos darle gloria a Dios mientras comamos en las dos mesas, la mesa del Señor y la mesa de Satanás. Comer en la mesa del Señor significa comulgar con Cristo o sea estar en unión con El e identificarnos con Su muerte. Comer en la mesa de Satanás significa identificarnos con él participando en acciones que promueven actividades malvadas.

¿Estás tratando de llevar dos vidas siguiendo los deseos de ambos Cristo y la muchedumbre? La Escritura nos dice que no podemos hacer ambas y estar glorificando a Dios. Pablo les dice a los que le escuchan que sigan su ejemplo así como él imita a Cristo. Hay mucha gente hoy dia que no conoce la Biblia y probablemente la unica biblia que éllos leerán seremos nosotros!  Asi que, como Pablo, será muy importante que nuestro ejemplo les muestre a otros como ser imitadores de Jescristo.

 

MARCOS 1:40-45

 

El Evangelio de hoy nos muestra el poder curativo de Jesucristo. cuando los líderes judios declaraban impuro a un leproso querian decir que no podia participar en ninguna clase de evento religioso o social. La ley Mosaica decia que cualquier contacto con personas impuras haria también impuros a los líderes. Algunas personas tenían tanto terror de los leprosos que les tiraban piedras sí se les acercaban; Jesús no solo cura al leproso sino que lo toca durante el proceso. Jesús supo que el valor verdadero de una persona está adentro no afuera. Una persona puede estar horriblemente deformada debido a un accidente o enfermedad pero para Dios no pierde su valor. Ninguna persona es tan repugnante física, emocional o espiritualmente que Dios no la toque.

En realidad todos nosotros somos leprosos ya que hemos sido deformados por la fealdad del pecado. Pero el Señor Jesucristo nos ha tocado e invitado a curarnos para siempre aceptándolo a él como nuestro Señor y Salvador. Cuando sientas que alguien te repugna, detente y recuerda como siente Dios por esa persona y por tí. Jesús alivia hoy tanto como lo hizo en el Evangelio y él alivia en unión con la iglesia. En la lectura de hoy, cuando un leproso era curado tenía que ir al sacerdote para ser examinado. El leproso curado dejaría una ofrenda de agradecimiento en el templo. Jesús se adhiere a estas leyes mandando al hombre al sacerdote.

Jesús quiere mandarnos a su comunidad de creyentes también. El nos cura y luego nos ofrece una comunidad en la cual creceremos en la fé. Tenemos la iglesia, los sacramentos y las Escrituras que nos ayudan a crecer en la imágen de Dios y a hacernos imitadores de Cristo. Estás llamado a dar la vista a los ciegos, curar a los enfermos y liberar a los cautivos (Lucas 4:18). Hay mucha gente que sufre de lepra de la piel y del espíritu. Estamos llamados a través de Cristo para ir adelante y hacerlos discípulos (Mateo 28:19).

 

Aplicación

 

La lectura de esta semana muestra que el pecado es contagioso y mortal. La segunda lectura revela que dar buen ejemplo es el mejor modo de glorificar a Dios. El Evangelio nos dice que nadie es repugnante para ser tocado y curado.

Esta semana, deja que tu ejemplo muestre a otros como glorificar a Dios y como curar en el nombre de Jesús. Visita a alguien que esté en una casa de descanso, hospital o cárcel y hazles saber que ellos tienen valor y que son amados por Dios. Quizá puedes llevar contigo a un miembro de la familia o amigo cuando vayas. Recuerda, los leprosos eran victimas de la soledad así que, escoge a alguien que está solo y Dios curará otra vez al leproso de hoy a través de ti.

 

Posted in Bible Studies Spanish.