TRIGESIMOCUARTO DOMINGO (Nov. 26th) DEL TIEMPO ORDINARIO

print
TRIGESIMOCUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo.  “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                              EZEQUIEL 34:11-12, 15-17          PRIMERA LECTURA

(“Yo mismo les daré reposo, dice el Señor Dios.”)

 

  1. ¿Qué dice el Señor Dios que va a hacer cuando El se encuentre entre sus ovejas dispersas?          Ezequiel 34:11-12

 

  1. ¿Qué hará El con las que estaban dispersas cuando estaba nublado y oscuro?

Ezequiel 34:12

 

  1. ¿Qué hizo Dios cuando nosotros estábamos bajo el poder de la oscuridad? Col 1:13

 

  1. ¿Quién, dice el Señor, que apacentará Sus ovejas y les dará reposo? Ezequiel 34:15

 

  1. ¿Quién dice Jesús que es El? Juan 10:11, 14

 

  1. ¿A quiénes buscará el Señor? ¿A quiénes traerá de vuelta?  ¿A quién ha de vendar y a quién ha de curar?  Ezequiel 34:16

 

  1. ¿A qué vino el Hijo del Hombre (Jesús)? Lucas 19:10

 

  1. ¿A quién cura el Señor? Isaías 61:1

 

  1. ¿Qué es lo que hace el Señor a la gorda y robusta? ¿Cómo las apacentara a todas?           Ezequiel 34:16

 

  1. ¿Quién es elegido en este mundo para avergonzar a los fuertes? 1 Corintios 1:27-28

 

  1. ¿Entre quiénes juzgará el Señor Dios? Ezequiel 34:17

 

Personal – ¿Cómo has sido sanado por el Señor y de qué manera te trajo de vuelta cuando te perdiste?  ¿Qué heridas te ha vendado?  Toma unos minutos y agradécele al Señor.

 

TERCER DIA                                 1 CORINTIOS 15:20-26, 28          SEGUNDA LECTURA

(“Así como en Adán todos mueren, en Cristo todos volverán a la vida.”)

 

  1. ¿De qué fue Cristo resucitado y de quién es El, el primer fruto? 1 Corintios 15:20

 

  1. ¿Qué dará a sus cuerpos mortales el que resucitó a Cristo y por medio de quién lo hará?

Romanos 8:11

 

  1. ¿A quiénes llevará Dios junto a Jesús? 1 Tesalonicenses 4:14

 

  1. ¿Cómo vino la muerte? ¿Cómo vino la resurrección de los muertos y cuál es el orden apropiado?

1 Corintios 15:21-23

 

  1. ¿A quién escuchó Adán y qué fue lo que Dios le prohibió hacer? Génesis 3:17

 

  1. ¿A quiénes trae condenación ésta desobediencia y qué es lo que hace un simple acto justo? Romanos 5:18

 

  1. ¿Quién bajará del cielo a la señal? ¿Qué pasará a aquellos que han muerto en Cristo?  ¿Qué pasará a los que están vivos?  1 Tesalonicenses 4:16-17

 

  1. ¿Cuando llegue el fin, qué es lo que Cristo destruirá y qué entregará a Dios Padre?

1 Corintios. 15:24

 

  1. ¿Por cuánto tiempo debe reinar Cristo y cuál es el último enemigo? 1 Corintios 15:25-26

 

  1. ¿Dónde está sentado Cristo y de qué es cabeza? Efesios 1:20-23

 

  1. ¿Por medio de qué, ha robado Cristo su poder a la muerte haciendo resplandecer vida e inmortalidad? 2 Timoteo 1:10

 

  1. ¿Cuando todo esté sometido al Hijo, a quién se someterá El mismo y porqué?

1 Corintios 15:28

 

Personal – ¿Cómo fue destruido tu miedo a la muerte?  Marca en la lista siguiente aquellos a quienes escuchabas cuando tomabas decisiones: madre, padre, cónyuge, hija/o, amiga/o, párroco, o la palabra de Dios.

 

CUARTO DIA                                         MATEO 25:31-46                                EVANGELIO

(“En verdad les digo que, cuando lo hicieron con uno de estos

mis hermanos mas pequeños, lo hicieron conmigo.”)

 

  1. Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, ¿quiénes lo rodearán; dónde se sentará, y quiénes se reunirán frente a El?  Mateo 25:31-32

 

  1. ¿Los que se reunieron, cómo serán separados? Mateo 25:32-33

 

  1. ¿Cómo recibirá uno su recompensa, buena o mala? 2 Corintios 5:10

 

  1. ¿Qué dirá el Rey a aquellos que están a su diestra y por qué? Mateo 25:34-36

 

  1. ¿Qué clase de ayuno desea el Señor? Isaías 58:6-7

 

  1. ¿Quién es el virtuoso que vivirá? Ezequiel 18:5-9

 

  1. ¿Qué pidió el hombre justo al Señor y de qué lo aseguró el Rey? Mateo 25:37-40

 

  1. ¿Cómo dice Jesús que hallaremos nuestra vida y cuando recibes a otros, a quién estás recibiendo también? Mateo 10:39-40

 

  1. ¿Qué dirá el Rey a aquellos que están a la izquierda? ¿Para quiénes está el fuego eterno preparado y qué es lo que estos dejaron de hacer?  Mateo 25:41-43

 

  1. ¿Qué dice la Palabra de Dios acerca de la fe? Santiago 2:14-17

 

  1. ¿Qué preguntarán al Señor los que están a la izquierda y qué les responderá El?

Mateo 25:44-45

 

  1. ¿Qué les pasará a aquellos que fueron negligentes con uno de sus pequeños y que pasará a los justos? Mateo 25:46

 

Personal – ¿De qué manera has dado alimento a los hambrientos y de beber a los sedientos?  ¿Esta semana, has acogido al forastero, vestido al desnudo, confortado al enfermo y visitado a los prisioneros?  Ora y ruega al Señor para que te revele aquellos en tu vida cotidiana que entran dentro de estas categorías.  Ruega para que El te muestre como podrías responder a las necesidades de ellos.

 

QUINTO DIA                                        SALMO 23:1-3, 5-6

(“Junto a tranquilas aguas me conduce.”)

 

Lee y medita en el Salmo 23:1-3, 5-6.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                LEE TODO EL COMENTARIO

 

EZEQUIEL 34:11-12, 15-17

 

La lectura de hoy es una poderosa profecía dada por Dios a Ezequiel más de 500 años antes de la llegada de Cristo a la tierra.  Esta profecía fue cumplida al pie de la letra en Cristo.  Jesús fundó el nuevo rebaño, el nuevo pueblo elegido y el reino en la tierra.  Vemos en este pasaje que Dios mismo ha de ser su pastor.  El reemplazará a los pastores terrestres que fracasaron en sus deberes.  El describió la relación entre sí mismo y su pueblo bajo la imagen de las ovejas y su pastor.

Esta lectura es un consuelo enorme.  Nosotros podemos estar ciertos que Dios soberanamente tomará posesión del cargo de pastor de su rebaño disperso.  Cuando nuestros líderes nos fallan, no debemos desesperar, pero sí volvernos a Dios por ayuda.  Nunca debemos olvidar que El está siempre en control y puede, cambiar cualquier situación trágica, para producir bien para el reino. (Romanos 8:28)

Jesús nos dice que El es el Buen Pastor y que El conoce Sus ovejas y ellas lo conocen a El.  El constantemente busca a las perdidas y trae de vuelta a las extraviadas y desilusionadas.  Solo necesitamos prestar oído a su llamado en la oscuridad de nuestra alma.  Las ovejas conocen la voz de su pastor muy bien. Nosotros también necesitamos conocer la voz de nuestro Pastor.  Esto lo podemos hacer dedicándole quietamente, tiempo a solas con El cada día y escuchándole cuando El nos habla.  Necesitamos apaciguarnos y comprender que El es nuestro Dios, nuestro Pastor, nuestro Salvador, nuestro refugio, nuestra roca y nuestra fuerza.  (Salmo 46:10 y Salmo 91).

Un buen pastor cuida siempre su rebaño y lo alimenta antes de comer él mismo. Está atento a cada uno/a e inmediatamente les cura las heridas. Sana a los enfermos dándoles su amor, cuidados y atención. Necesitamos aceptar todo esto en nuestros corazones. Hoy, en muchos lugares, hay pastores que han abandonado sus manadas, mientras otros están abusando y aun matando sus rebaños. Nosotros podemos rogar por nuestros hermanos y hermanas que están viviendo tiempos de terror. Nosotros sabemos que un día el Buen Pastor, Nuestro Señor Jesús, retornará y sanará a los heridos, resucitará a los muertos y destruirá a los falsos profetas arrogantes, gordos, y robustos. (Ezequiel 34:16)

 

1 CORINTIOS 15:20-26, 28

 

El pasaje de hoy de 1 Corintios nos dice que la muerte vino al mundo a causa del pecado de Adán y Eva.  Mucha gente dice hoy, “¿por qué somos declarados culpables por algo que Adán hizo tantísimos siglos atrás?”  De manera que mucha gente piensa que no es justo que Dios nos juzgue por culpa del pecado de Adán; sin embargo, cada uno de nosotros confirmamos nuestra solidaridad con Adán por medio de nuestros propios pecados.  Parece ser que estamos hechos de la misma materia, propensos a rebeldía, y somos juzgados por los pecados que nosotros cometemos.

Porque todos somos pecadores, lo que necesitamos hoy no es imparcialidad, no, lo que necesitamos es misericordia.  Pablo nos dice que Cristo, con su muerte y resurrección, pagó el rescate por lo que Adán hizo.  Nosotros, los creyentes, nos hemos convertido en hermanos y hermanas de Cristo y participamos en Su resurrección.  Porque Cristo resucitó de entre los muertos, tú y todos los que creen en El pueden afrontar el mañana sin miedo.  Todos podemos mirar hacía la eternidad porque Cristo conquistará a la última enemiga y ésta es la muerte.  El papel de Cristo es el de vencer todo lo maligno en la tierra.  El venció al pecado por nosotros con Su muerte en la cruz.  En los días finales El vencerá a Satanás y todo lo diabólico.  Los acontecimientos mundiales pueden parecer totalmente fuera de control y la justicia puede ser difícil de encontrar, pero Dios está en control. Dios ha permitido que todo lo malo persista por un tiempo hasta que El mande a Jesús otra vez a la tierra.  Jesús presentará al Padre un mundo nuevo y perfecto.  La muerte no tendrá poder sobre nosotros.

Jesús nos dice, en 1 Juan 4:4, que el Espíritu en nosotros es más grande  que el que está en el mundo. Nosotros tenemos la iglesia, las sagradas escrituras y los sacramentos.  La fuente de verdad es Jesucristo y El es el mismo ayer, hoy y por siempre jamás.  (Hebreos 13:8)

 

MATEO 25:31-46

 

El Evangelio de hoy golpea el centro de lo que decimos creer.  Para decir que creemos tenemos que probarlo por la forma como actuamos.  Hablar con El Señor no es lo mismo que caminar con El Señor. Cuando caminamos con El Señor caminamos en las esquinas peligrosas, oscuras y solitarias de los corazones oprimidos y maltratados de la gente.

Un día Dios separará los discípulos obedientes de los falsos e incrédulos.  Hemos sido llamados a tratar a todas las personas como si fueran Jesús, y esto no es una tarea fácil.  Lo que hacemos por otros demuestra lo que realmente pensamos acerca de las palabras que Cristo nos dio – alimenten al hambriento, den amparo al destituido, visiten al enfermo y prisionero.  Otros observarán tus acciones, ¿te separarán de los falsos e incrédulos?  Jesús usó ovejas y cabras para mostrar la diferencia entre creyentes y no creyentes. Las ovejas y cabras a menudo pastoreaban juntas pero eran separadas al tiempo de la trasquila.

El Evangelio de hoy describe acciones de misericordia que todos podemos hacer cada día.  Estas son acciones simples dadas y recibidas libremente.  No tenemos excusas para descuidar a aquellos que tienen muchas necesidades y no podemos pasar esta responsabilidad a alguna agencia.  Jesús demanda un compromiso personal para atender a las necesidades de otros.  Muchos pueden decir que no tienen la oportunidad de visitar una prisión u hospital, trabajar en un dispensario de alimentos para los pobres, o en un refugio para desamparados.  Algunos hasta dicen que ellos no tienen los talentos necesarios para hacer estas cosas, pero Jesús nos pone realmente a prueba cuando dice: “Lo que hacen por el mas pequeño de estos, mis hermanos y hermanas lo hacen por mi.”

Recibimos el poder de hacer todo esto a través del Espíritu Santo que nos unge para alimentar al hambriento, libertar a los cautivos y dar vista a los ciegos (Lucas 4:8).  Esto puede ser verdad en tu propia familia y el hambre podría ser hambre de Cristo; la prisión podrían ser sus mentes humanísticas.  La ceguedad puede ser la inhabilidad de ver la verdad, la cual viene de la Sagrada Palabra de Dios (Juan 8:32). Nosotros podemos y debemos, por medio del Espíritu Santo, poner en libertad a nuestros hijos.

 

Aplicación

 

La primera lectura de esta semana revela que el Buen Pastor es Jesucristo.  La segunda lectura nos asegura que aún en las dificultades Dios está en control.  El Evangelio nos muestra que todos podemos hacer las obras de misericordia de Dios.

Esta semana elige una obra particular de misericordia y da a otra persona.  Quizá escribirle a un prisionero o a una persona en el hospital; visitar a alguien confinado o que vive solo.  Llévale comida a una persona anciana o un amigo enfermo.  Pasa unas horas en un dispensario de alimento para pobres.  Se voluntario por un tiempo en un negocio que usa donaciones y ventas para ayudar a gente en necesidad.  Si miras realmente de cerca, hasta podrías ver a Jesús sonriéndote y diciendo, “Gracias mi fiel sirviente.”

 

Posted in Bible Studies Spanish.