TRIGESIMOSEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

print

TRIGESIMOSEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                       Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                  2 MACABEOS 7:1-2, 9-14                            PRIMERA LECTURA

                                    (“Estamos listos para morir y no violar a las leyes de nuestros antepasados.”)

 

  1. ¿Cuántos hermanos fueron arrestados y quién estaba con ellos? 2 Macabeos 7:1

 

  1. ¿Qué les hizo el rey, por qué lo hizo y cuál fue el motivo por el cual violó la ley? 2 Macabeos 7:1

 

  1. ¿Qué dijo uno de los hermanos cuando estaban hablando de los demás? 2 Macabeos 7:2

 

  1. ¿Qué prefirieron hacer en vez de quebrantar las leyes de quién? 2 Macabeos 7:2

 

  1. ¿Después de matar al primer hermano qué le hicieron al segundo y qué dijo éste? 2 Macabeos 7:7-9

 

  1. ¿Quién es el Rey del mundo y por qué nos resucitará? 1 Timoteo 6:14-15 y 2 Macabeos 7:9

 

  1. ¿Qué le pasó al tercer hermano y qué dijo? 2 Macabeos 7:10-11

 

  1. ¿De qué estaban sorprendidos el rey y sus ayudantes y por qué razón? 2 Macabeos 7:12

 

  1. ¿Qué le pasó al cuarto hermano y qué escogió hacer a manos de los hombres? 2 Macabeos 7:13-14

 

  1. ¿Cuál era la esperanza en Dios que tenía el cuarto hermano y qué es lo que dijo que no habría para los que lo torturaban?  2 Macabeos 7:14

 

  1. ¿Cuando nos morimos quién nos regresa el aliento y la vida y por qué razon? 2 Macabeos 7:23

 

  1. ¿Qué hace el Hijo, Jesús? Juan 5:19-30

 

Personal – ¿De qué manera estás dispuesto a sufrir por creer en Dios? Reza y pídele a Dios que te de valor para defender tus creencias. ¿Qué has dicho ultimamente a los que están a tu alrededor y que te costó trabajo y tuviste que darte valor?

 

TERCER DIA                                                2 TESALONICENSES 2:16-3:5                       SEGUNDA LECTURA

(“Consuelen sus corazones y háganlos más fuertes y progresarán en todo lo bueno que se puede obrar y conocer.”)

  1. ¿Qué nos dió Dios nuestro Padre por compasión? 2 Tesalonicenses 2:16

 

  1. ¿Qué hace Dios por tu corazón y por qué? 2 Tesalonicenses 2:17

 

  1. ¿Por qué razón pidieron Pablo y los otros a los hermanos que rezaran por ellos? 2 Tesalonicenses 3:1

 

  1. ¿Cuál es la otra razon por la que Pablo pidió a otros que rezaran por ellos? Colosenses 4:3-4

 

  1. ¿Pablo pidió que rezaran para que fueran librados de quién? 2 Tesalonicenses 3:2

 

  1. ¿Cómo son algunos hombres y cómo es el Señor? 2 Tesalonicenses 3:2-3

 

  1. ¿Cuáles son las dos cosas que el Señor hace por tí contra el Maligno? 2 Tesalonicenses 3:3

 

  1. ¿Cómo nos fortalece Dios? Salmo 119:28 y Efesios 3:16

 

  1. ¿Cómo recibimos esta fuerza? Hechos 3:16

 

  1. ¿En quién tienen confianza Pablo y los otros? 2 Tesalonicenses 3:4

 

  1. ¿Para qué va a dirigir Dios sus corazones? 2 Tesalonicenses 3:5

 

  1. ¿Qué nos había encargado Dios y cómo se los decíamos? 1 Tesalonicenses 2:4

 

Personal – ¿De qué manera te ha fortalecido Dios por cada buena obra y palabra dicha a traves de Su Palabra y las enseñanzas del Espíritu Santo durante la semana pasada? Sé específico.

 

CUARTO DIA                                                             LUCAS 20:27-38                                                      EVANGELIO

                                         (“Dios no es Dios de los muertos sino de los vivos. Para El todos viven.”)

 

  1. ¿Quién se adelantó para plantearle a Jesús un problema, a qué se referían? Lucas 20:27-28

 

  1. ¿Cuál fue el problema que le propusieron a Jesús? Lucas 20:28-33

 

  1. ¿Qué dijo Dios que hacen los hombres y mujeres de este mundo? Lucas 20:34

 

  1. ¿Los que son dignos de entrar al otro mundo y resucitar qué hacen en relación al matrimonio?  Lucas 20:35

 

  1. ¿A quién se parecen los que son juzgados dignos y qué es lo que no les pasará? Lucas 20:36

 

  1. ¿Quiénes son los que van a resucitar? Lucas 20:36

 

  1. ¿Qué demostró Moisés en el pasaje de la zarza? Lucas 20:37

 

  1. ¿Quiénes no tienen a Dios y quiénes si? Lucas 20:38

 

  1. ¿Para quién están vivos todos? Lucas 20:38
  2. ¿Qué dice sobre resucitar de entre los muertos, 1 Corintios 15:12-19?

 

  1. ¿Qué se necesita para creer en la resurrección de Cristo? Hechos 20:21

 

Personal – ¿De qué manera has sido resucitado y qué esperas con placer? ¿Cómo ven otros a Cristo resucitado en tí?

 

QUINTO DIA                                                LEE EL SALMO 17:1, 5-6, 8, 15

(“Guárdame como la niña de tus ojos, escóndeme en la sombra de tus alas.”)

 

Leé y medita el Salmo 17.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                                 2 MACABEOS 7:1-2, 9-14

                Este pasaje tiene un mensaje poderoso de justicia y resurrección. ¿Pueden imaginar que horrible debió haber sido para esa madre presenciar como cada uno de sus siete hijos era torturado y ejecutado? ¿Pueden imaginar el dolor en su corazón cuando se acerca a su último hijo que le quedaba y animarlo a salvar su vida dándola por Dios? (Mateo 16:25). Qué valor tan grande el de esa madre, quien también es torturada y asesinada y el de sus hijos también. Reflexionemos sobre este relato.

                El miedo al dolor y la muerte no estaba en ellos porque el hambre y la sed de estar con Dios era mayor. No tomemos este pasaje como algo muy exagerado para explicar el asunto. Estos jóvenes amaban la vida tanto como tú o yo. Ellos soñaban con el futúro como tú o yo. Sabían que si se negaban a obedecer serían torturados y muertos. ¿Podríamos hacer nosotros lo mismo? Hoy, aquí en nuestra sociedad nos amenazan con tanta suciedad en nuestras películas, televisión, revistas y hasta con los videos en casa. El nivel de suciedad y de ganancias es tan alto que como Habacuc (1:2) gritamos: ¿Cuánto tiempo tengo que pedir auxilio y tú no me oyes?

                El grado de brutalidad nunca había sido como es ahora en los Estados Unidos ya que vemos que 25 millones de niños que no han nacido son asesinados. Nuestra nación está siendo atacada salvajemente y nuestras gargantas son cortadas con el uso desmedido de las drogas. El motivo primordial de esta plaga maligna es la codicia y las ganancias. ¿Dónde están los hombres como estos hermanos que se paren y protesten contra semejantes barbaridades? ¿Dónde están esos hombres que morirán si es necesario? Las preguntas para nosotros son: ¿Creemos realmente en la resurrección? ¿Creemos realmente que Jesús murió para librar a todos los hombres y para vivir para siempre con El? Ruego que nuestra nación se adelante y nos dé hombres y mujeres como los gigantes espirituales del pasaje de hoy. Rezo con confianza por que El nos dijo que nunca despreciaría al que lo llamara (Juan 6:37).

                                                                           2 TESALONICENSES 2:16-3:5

                Pablo sabía que las presiones por la persecusión, la apatía entre la gente, la mundanería de la gente y los falsos maestros podían causar vacilación en la fe e imprecisión sobre la verdad. El los exhortó a permanecer firmes en las enseñanzas que el Señor Jesucristo les dió, mediante las escrituras y las enseñanzas de la iglesia. Nosotros también nos enfrentamos con esas tentaciones que tratan de alejarnos de Dios. Necesitamos más que nunca asirnos bien a la verdad. Esto se encuentra en las enseñanzas de Jesús, simplemente porque nuestras vidas dependen de ello.

                No debemos olvidar nunca la realidad de Su vida y de Su amor. Pablo no solo está exhortando a la gente, también los está previniendo contra los peligros de los hombres malvados que están entre ellos. Les dice que abajo de la calma superficial de la vida diaria está llevandose a cabo una lucha entre los poderes espirituales invisibles. La pregunta que debemos hacernos es: ¿realmente lo creemos? Nuestra batalla no es contra fuerzas humanas es contra las autoridades y los poderes, los gobernantes del mundo de la obscuridad, los espíritus del mal de las regiones sobrenaturales (Efesios 6:12). Estos gobernantes malvados, seres satánicos y príncipes de la obscuridad no son personas, sino ángeles caidos sobre los que Satanás tiene el control. Estas no son fantasias; son reales verdaderamente. Solo necesitamos mirar a nuestro derredor para ver como las drogas están desgarrando las gargantas de los Americanos.

                La industria de la pornografía es inmensa y está en todas las ciudades de los Estados Unidos. El aborto o asesinato, está aceptado y legalmente protegido en todas partes de esta grán nación. ¿Hay alguna duda de que esos demonios de Satanás estan activos en estas cosas abominables que estan mutilando a nuestra nación? Cuando aceptamos a Jesús como nuestro Señor y Salvador y seguimos las enseñanzas de nuestra Iglesia Católica, Satanás se convierte en nuestro archienemigo. Está ahí para matarnos y debemos recordar que el Espíritu que está dentro de nosotros es más grande que el que está en este mundo (1 Juan 4:4). Jesús es la única respuesta a nuestros problemas y ha ganado para nosotros la victoria sobre Satanás. El es el que nos dará la fuerza y nos cuidará contra el maligno (2 Tes. 3:3). Sigamos en el Señor las enseñanzas de la iglesia con la misma obediencia y confianza que Pablo tenía en los Tesalonicenses.

                                                                                        LUCAS 20:27-38

                Los Saduceos eran un grupo de líderes religiosos conservadores que solo honraban el Pentateuco (Del Génesis al Deuteronomio). No creían en la resurrección de los muertos porque no podían encontrar ninguna mención de ello en los primeros cinco libros del Antiguo Testamento. Trataron de ponerle una trampa a Jesús con una pregunta que siempre preocupaba a los Fariseos. Jesús les contestaba sus verdaderas preguntas acerca de la resurrección después de hablarles sobre su otra pregunta acerca del matrimonio. Jesús basó sus respuestas en los escritos de Moisés. Los Saduceos respetaban a Moisés tanto que solo honraban los libros que tenían que ver con él y sus antepasados.

                Jesús sabía que respetaban a Moisés y sus respuestas confirmaban la creencia en la resurrección. La respuesta de Jesús sobre el matrimonio no quería significar que la gente no reconocería a sus esposos cuando llegaran al cielo; lo que quiso decir es que el cielo no es una extensión de la vida como la conocemos aquí en la tierra. Jesús habla de los que son encontrados dignos de ser resucitados de la muerte a una vida celestial. Quizá nos preguntamos, ¿Qué significa ser digno de ser resucitado a la vida celestial? Se nos ha dicho que si creemos en Jesucristo no pereceremos, sino que tendremos vida eterna (Juan 3:16).

                Jesús les dijo que no podían comparar lo que tenemos en la tierra con lo que tendremos en el cielo. El contestó a sus preguntas acerca de “la resurrección” mostrándoles que las escrituras de Moisés probaban que si hay una resurrección. El Dios de Moisés es el Dios de Abraham, Isac y Jacob. Esto significa que el Señor es el Dios de alguna persona, lo cual significa que esa persona está viva, no muerta. Dios ve a todos los hombres que creen en El como Sus hijos vivos.

                Necesitamos preguntarnos: ¿Creemos en la resurrección? ¿Resucitaremos de la muerte como Jesús? ¿Nos reuniremos algún día en el cielo con todos nuestros seres queridos que murieron antes que nosotros? Se nos dice en las escrituras que confesemos con los labios y creamos con el corazún que Jesús es el Señor y entonces seremos hijos suyos y estaremos con El por siempre. La verdadera pregunta para los Saduceos era: “¿Es la resurrección algo real?” Dios dice “Sí” cuando dice que todo el que crea en Su Hijo no morirá sino que vivirá para siempre en el cielo (Juan 3:16).

Aplicación

                La primera lectura muestra que el hambre y la sed por Dios eran más fuertes que el miedo al dolor y la muerte. La segunda lectura nos dice que nos mantengamos firmes a las enseñanzas de las escrituras y a las enseñanzas de nuestra amada iglesia. El evangelio nos dice que el cielo no es la extensión de la vida como la conocemos aquí en la tierra.

                Esta semana deja que todos los que estén en contacto contigo vean que el mensaje de justicia y resurrección está vivo en tí. Que se oigan tus oraciones en casa. No temas darle gracias y alabanzas a Dios en público por algo que te haya pasado. Ve a tu alrededor y mira donde se presentan oportunidades para atestiguar. Tu familia verá y sentirá este valor y seguirá tu ejemplo.

Posted in Bible Studies Spanish.