VIGESIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

print
VIGESIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo.  “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                       ISAIAS 56:1, 6-7                   PRIMERA LECTURA

(“Actúen correctamente y hagan siempre lo debido.”)

 

  1. ¿Quién está hablando, qué dice El que observemos y que dice que hagamos? Isaías 56:1

 

  1. ¿De qué nunca te debes cansar? 2 Tesalonicenses 3:13

 

  1. ¿A quién debemos seguir porque todas Sus obras están bien y Sus caminos son justos? Daniel 4:34

 

  1. ¿Qué dice el Señor que está por venir y ser revelado? Isaías 56:1

 

  1. ¿Qué guía a la justificación y salvación? Romanos 10:10

 

  1. ¿Qué están haciendo los extranjeros quienes se agregan a si mismos al Señor? Isaías 56:6

 

  1. ¿Qué le están haciendo los extranjeros al nombre del Señor y en qué se están convirtiendo? Is. 56:6

 

  1. ¿A quién traerá el Señor a Su santa montaña, y qué los hará? Isaías 56:6-7

 

  1. ¿A qué llamará El Su casa, para quién es Su casa y qué será aceptable en Su altar?

Isaías 56:7

 

  1. ¿Qué debemos ofrecerle continuamente a Dios y con qué tipos de sacrificios se complace Dios?

Hebreos 13:15-16

 

Personal – ¿De qué modo guardas el domingo como día del Señor?  ¿Te sientes feliz en la iglesia?  ¿Es ésta una casa de oración y adoración para ti?  Si no sientes la Alegría del Señor en la iglesia, examina tu conciencia y ve si hay algo de esto que te esté bloqueando:

 

– no estás haciendo lo que es correcto y justo

– no estás trabajando para el Señor (con los pobres)

– no estás amando Su nombre

– no estás siendo Su servidor

– no estás evitando lo profano el domingo

– no estás atado a su pacto

 

 

 

TERCER DIA                                 ROMANOS 11:13-15, 29-32          SEGUNDA LECTURA

(“Dios hizo pasar a todos por la desobediencia, a fin de ejercer con todos su misericordia.”)

 

  1. ¿Quién está hablando y a quién le está hablando? ¿Quién dice que es El?  Romanos 1:1 y    Romanos 11:13

 

  1. ¿En qué se glorifica Pablo y qué está tratando de hacer? Romanos 11:13-14

 

  1. ¿Qué dice el Señor acerca de Pablo en Hechos 9:15?

 

  1. Si el rechazo de los Judíos significó reconciliación para el mundo, ¿qué irá a significar su aceptación? Romanos 11:15

 

  1. ¿Cómo fuimos reconciliados con Dios y como hemos sido salvados? Romanos 5:10

 

  1. ¿Qué son los regalos de Dios y Su llamado? Romanos 11:29

 

  1. ¿Qué dice Números 23:19 acerca de Dios?

 

  1. ¿Qué has recibido por medio de la desobediencia de los Judíos, y que recibieron ellos también por medio de ésta? Romanos 11:30-31

 

  1. ¿Qué nos ha hecho pasar Dios a todos y por qué? Romanos 11:32

 

  1. ¿Qué les pasa a los que esconden sus pecados y qué les pasa a los que los confiesan y aborrecen? Proverbios 28:13

 

  1. ¿Qué hizo Dios por nosotros en Su inmensa piedad y de dónde saca su vida? 1 Pedro 1:3

 

Personal – ¿Cómo te ves a ti mismo como un desobediente que necesita un Salvador o como uno que ha sentido la misericordia de Dios a través de Jesús?

 

CUARTO DIA                                                 MATEO 15:21-28                                             EVANGELIO

(“¡Mujer, que grande es tu fe! Que se cumpla tu deseo.”)

 

  1. ¿A cuál distrito se retiró Jesús? Mateo 15:21 Ve si puedes localizarlo en el mapa de la Biblia

 

  1. ¿Quién estaba viviendo en esta localidad y qué le gritaba a Jesús? ¿Qué le dijo Jesús a ella?

Mateo 15:22-23

 

  1. ¿Cuando los discípulos de Jesús se le acercaron a El, que le dijeron? Mateo 15:23

 

  1. ¿Cuál fue la respuesta de Jesús y a quién se estaba refiriendo?

Mateo 15:24, Romanos 15:8

 

  1. ¿Cómo se acercó la mujer a Jesús, cuál era su súplica? ¿Cuál fue la respuesta de Jesús?

Mateo 15:25-26

 

  1. ¿Cómo llamó la mujer a Jesús y qué dijo ella acerca de los perros? Mateo 15:27

 

  1. ¿Qué dijo Jesús que tenía la mujer que era grande y qué le pasó a su hija? Mateo 15:28

 

  1. ¿Qué dijo Jesús acerca del centurión y qué le pasó a su sirviente? Mateo 8:10, 13

 

  1. ¿Qué vio Jesús en la gente que le trajo a un paralítico y qué le pasó a este?

Mateo 9:2, 6-7

 

  1. ¿Qué le pasará a la persona que pone su fe en Jesús? Juan 14:12

 

Personal – Examínate a ti mismo y ve que tanta fe tienes.  ¿Cómo respondes cuando un ser querido se enferma?  ¿Qué pides del Señor?  Pasa más tiempo a solas con el Señor esta semana y pídele que aumente tu fe.  Escucha lo que El dice y apréndete de memoria Romanos 10:17, “La fe nace de una predicación y la predicación se arraiga en la palabra de Cristo”.

 

QUINTO DIA                                      SALMO 67:2-3, 5-6, 8

(“Oh Señor, que los pueblos te aclamen.”)

 

Lee y medita el Salmo 67:2-3, 5-6, 8.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                LEE TODO EL COMENTARIO

 

ISAIAS 56:1, 6-7

 

El Sábado era un día apartado para la oración, descanso y adoración.  Dios nos ha mandado observar Su “Sábado” porque necesitamos pasar tiempo sin prisas en oración cada semana.  Las Escrituras nos dicen claramente que recordemos el “Sábado” como un día santo.  Seis días por semana son para los quehaceres y el trabajo normal.  Pero el séptimo día es un “Sábado” de descanso frente al Señor tu Dios.  En ese día no debes hacer trabajo de ningún tipo, ni tus hijos(as) ni nadie que este en tu casa “Pues en seis días Yavé hizo el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto hay en ellos, pero el séptimo día Yavé descansó y por eso bendijo el “Sábado” y lo hizo sagrado.”  (Ex. 20:8-11)

Hoy en día hay mucha gente que ignora este día especial y lo tratan con poco o ningún respeto.  El Domingo en muchas partes del mundo es un día de deportes, no un “día del Señor.”  El Domingo nunca fue destinado a ser el día en que harías todos los trabajitos en la casa que no hubo tiempo de hacer durante la semana.  Todos necesitamos preguntarnos a nosotros mismos, “¿En verdad le doy honor y gloria al Señor el Domingo, o solamente lo miro como un día de descanso del trabajo?”

Dios nos ha llamado a hacer Su casa de oración un lugar de santidad.  El nos dice que todos los que hagan de Su templo una casa de oración recibirán Sus bendiciones.  Dios está complacido con nuestro sacrificio de oración, nuestra alegría y nuestro confesar con los labios que El es el Señor de nuestra vida. Dios nos enseña en este pasaje que si le respondemos a El, El mandará Sus bendiciones sobre nosotros, sin importar color, posición social, trabajo, o situación financiera.  Recuerda que las bendiciones de Dios son tanto para ti como para cualquier otra persona.  Recuerda, el Domingo es un día de adoración y comunión con el Señor.

 

ROMANOS 11:13-15, 29-32

 

Necesitamos recordar que en esos días después de Pentecostés, la nueva iglesia Cristiana estaba llena mayormente de gente Judía.  Por los esfuerzos Misioneros de Pedro, Pablo, Felipe y otros, los Gentiles se convirtieron en creyentes.  No pasó mucho tiempo para que los Gentiles o creyentes no-Judíos fueran la mayoría en la iglesia.  Este cambio de los Judíos hacía los Gentiles no significaba que Dios los había abandonado, significaba que cuando un Judío venía a Cristo, había un gran regocijo, como si una persona muerta hubiese regresado a la vida.

La visión de Pablo era de una iglesia en la cual todos los Judíos y Cristianos estuvieran unidos en su amor por Dios.  Hoy nuestro mundo es mucho más chico y esa visión es mucho más amplia.  Hay muchos tipos de gente en la iglesia Cristiana de ahora.  Debemos recordar que Cristo redimió al mundo enteró por medio de Su muerte en la cruz y la salvación es para esos quienes aceptan y creen en El.

La piedad del Señor no está limitada a un grupo selecto de personas especiales.  Las Escrituras nos enseñan que los Judíos comparten libremente las bendiciones con los Gentiles.  (Gen. 12:13) Dios nos hace el llamado de bendecirnos unos a los otros y a “Amarnos unos a los otros como Yo los he amado” (Juan 15:22). La piedad de Dios tiene la intención de caer sobre toda Su gente.  En los días de Pablo había una brutalidad tremenda hacia los pobres, oprimidos y los despreciados.

Hoy en día podemos ver mucha piedad y compasión extendida hacía las personas que no tienen casa, los pobres y los que están en las filas de las cocinas donde se les da alimentos y en las prisiones.  Tenemos una tremenda oportunidad de extender la piedad y compasión de Dios a esos quienes están sufriendo del SIDA.  La brutalidad aún existe en todos los segmentos de nuestra sociedad porque solamente la obediencia a la Palabra de Dios traerá un alivio real y permanente a nuestra gente.

Cuando la Palabra de Dios esté en la lengua de cada persona, y cuando cada rodilla se doble y todos llamen a Jesús “Señor,” entonces y solamente entonces, habrá realmente un paz duradera en el mundo.  Todos hemos experimentado la piedad de Dios porque El murió por todos nosotros, sabiendo muy bien que seríamos pecadores (Rom. 5:8).  Yo he encontrado en mi vida personal que mi necesidad por mi Salvador es de diario y es solamente por medio del tiempo en silencio y el estudio de la Escrituras que empiezo a sentir Su presencia increíble.

 

MATEO 15:21-28

 

El pasaje del Evangelio nos enseña que la fe está disponible para toda la gente.  Considera la fe como respuesta al poder viviente y la presencia de Dios en tu vida.  La mujer en la lectura de ahora tenía una fe inmensa en Jesús.  Considera que en esos días atreverse a dirigirse al maestro era muy restringido.  Sin embargo, no solamente es abordado el maestro y molestado por sus ruegos, sino que todo esto es hecho por una mujer.  No había derechos de igualdad para la mujer en esos días.

Esta mujer estaba tomando un riesgo enorme por el amor a su hija.  Ella respondió al poder viviente y la presencia de Jesús en su vida insistiendo que El hablara con ella.  Los apóstoles estaban escandalizados de que esta mujer estaba interrumpiendo.  Los apóstoles no oían el miedo en su voz y no había compasión en sus voces.  Debemos recordar siempre que aún cuando estamos por hacer algo bueno o hasta espiritual, debemos estar siempre listos para oír y responder al llamado de Dios.

Jesús estaba increíblemente impresionado con la fe de esta mujer y no hizo ningún alarde sobre ello. Ella no era Judía y sabía que su audacia estaba fuera de orden, sin embargo también sabía que el poder de la vida y la muerte estaba de pie enfrente de sus ojos.  Jesús sabía que los discípulos se estaban preocupando de asuntos espirituales y habían fallado en las necesidades espirituales de esta mujer.  El quería que ellos y quiere que nosotros, estemos alertas a las oportunidades que los rodeaban a ellos y a nosotros ahora.

A la mujer no le importó la palabra perro y su fe en Jesús la llevó a pedir solamente las migajas de abajo de la mesa, ya que esto no era negado ni a un perro.  Jesús sanó a su hija por su fe.  El sanará a tus hijos(as) también si tú crees en El verdaderamente y obedeces Sus enseñanzas.

 

Aplicación

La primera lectura de esta semana es un llamado de respeto para el día del Señor.  La segunda lectura enseñó como la piedad de Dios está abierta para toda la gente y el Evangelio reveló la fe como la respuesta al poder viviente y la presencia de Dios en tu vida.

Esta semana, no hagamos nada el Domingo más que celebrar en la iglesia y pasar tiempo con nuestras familias.  No trabajes a menos que sea absolutamente necesario.  Padres, planeen una actividad con sus hijos(as) para que les aumente su fe.  Niños(as), este Domingo estudien las lecturas de Dios y compártanlas con sus padres antes de ir a la iglesia.  Personas solteras, únanse a un grupo y entren en un estudio de Biblia.  Aprendan como Su Palabra hará cada día el “Día del Señor.”

 

Posted in Bible Studies Spanish.