VIGESIMONOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (20 de oct) – CICLO C

print

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico 

by Deacon Ken and Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA   Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA EXODO 17:8-13 PRIMERA LECTURA

(“Mientras Moisés tenía alzadas las manos, prevalecía Israel.”)

1. ¿Qué hicieron los amalecitas en Refidim?  Exodo 17:8

 

2. ¿Quién era Josué y a qué tribu pertenecía?  Números 13:8 y 13:16

 

3. ¿Qué le dijo Moisés a Josué que hiciera al día siguiente?  Exodo 17:9

 

4. ¿Qué dijo Moisés que el estaría haciendo y qué iba a tener en su mano?  Exodo 17:9

 

5. ¿Qué hizo Josué y quién subió a la cima del monte con Moisés?  Exodo 17:10

 

6. ¿Qué pasaba cuando Moisés tenía levantadas las manos y qué pasaba cuando las bajaba para descansar?  Exodo 17:11

 

7. ¿Cuando las manos de Moisés se cansaron cuáles fueron las dos cosas que Jur y Aaron hicieron?   Exodo 17:12

 

8. ¿Por cuánto tiempo hicieron esto?  Exodo 17:12

 

9. ¿Qué pasó en otra ocasión cuando Moisés levantó sus manos al Señor?  Exodo 9:29

 

10. ¿Qué hizo Josué a los Amalecitas?  Exodo 17:13

 

Personal – ¿De qué manera has estado peleando una batalla espiritual con el apoyo de algún miembro de tu familia o amigo. O, has sido tú quien ha apoyado o ayudado a levantar las manos hacía el Señor en la batalla de otro? ¿Dónde tienes tus manos durante una batalla física, espiritual o emocional?

 

 

TERCER DIA 2 TIMOTEO 3:14-4:2 SEGUNDA LECTURA

(“Te conjuro a proclamar la Palabra.”)

1. ¿Quién habla y a quién le habla en 2 Timoteo 3:14?  2 Timoteo 1:1-2

 

2. Cita dos cosas que has hecho y a las cuales vas a permanecer fiel.  2 Timoteo 3:14

 

3. ¿Quién es nuestro maestro?  Mateo 23:10

 

4. ¿Cómo nos enseña El hoy?  Juan 14:26

 

5. ¿Qué sabía Timoteo desde la infancia y quién se lo enseñó?  2 Timoteo 3:15 y 2 Timoteo 1:5

 

6. ¿De qué son la fuente las Sagradas Escrituras y a qué guía por medio de la fe en Jesucristo?2 Timoteo 3:15

 

7. ¿Qué son todas las Escrituras y para qué sirven?  2 Timoteo 3:16

 

8. ¿Qué hace al hombre de Dios totalmente competente y  preparado para toda obra buena?2 Timoteo 3:16-17

 

9. ¿En la presencia de Dios y Jesucristo quién vendrá, que hará y por su manifestación y por su regio poder, qué te exhorta a que hagas tú?  2 Timoteo 4:1-2

 

10. ¿Con qué has de permanecer siempre, sea conveniente o inconveniente y cuáles son las tres cosas que debes hacer?  ¿Qué es lo que nunca debes perder?  2 Timoteo 4:2

 

11. ¿Qué debemos enseñar?  Mateo 28:20

 

Personal – ¿Qué les has enseñado a tus hijos, nietos, amigos, compañeros de trabajo, etc? ¿Has sido llamado tú personalmente a enseñar? ¿Qué diferencia encuentras entre la enseñanza terrenal y la enseñanza espiritual? Lee Juan 14:18-26.

 

 

CUARTO DIA LUCAS 18:1-8 EVANGELIO

(“¿Y Dios, no hará justicia a sus elegidos, que están clamando a El, día y noche?”)

1. ¿Sobre la necesidad de qué, les habla Jesús a sus discípulos, cómo se los dijo y qué les dijo que no perdieran?  Lucas 18:1

 

2. ¿A qué se dedicaron los discípulos, las mujeres que estaban con ellos y María (la madre de Jesús)?   Hechos 1:13-14

 

3. ¿Qué dijo Jesús acerca de un juez?  Lucas 18:2

 

4. ¿Quién vino a ver al juez y qué le dijo?  Lucas 18:3

 

5. ¿Qué le estaba haciendo élla y por qué el juez dictaminó en su favor? Lucas 18:5, también Lucas 11:8

 

6. ¿Qué dijo el Señor en Lucas 18:6-7?

 

7. ¿Qué dijo acerca de la justicia y de hacerlos esperar?  Lucas 18:7

 

8. ¿Qué dijo Jesús que Dios haría?  Lucas 18:8

 

9. ¿Qué les preguntó Jesús a sus discípulos acerca de cuando viniera el Hijo del Hombre?  Lucas 18:8

 

10. ¿Cuando el Hijo del Hombre venga qué vendrá con él, quién lo acompañará y cómo pagará a cada hombre?  Mateo 16:27

 

Personal – ¿Cómo combates la maldad que está a tu alrededor? ¿Cómo te habla Dios a tí, personalmente, en este pasaje, al respecto de tu propia vida de oración?

 

 

QUINTO DIA LEE EL SALMO 121:1-8

(“El está a tu lado, a tu derecha.”)

Leé y medita el Salmo 121:1-8.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

EXODO 17:8-13

Este pasaje muestra claramente como la tenacidad y la constancia hicieron ganar a Israel. Los Amalecitas fueron descendientes de Amalec, el nieto de Esaú. Era una nación feroz o tribu nómada que vivía y controlaba las rutas de caravanas entre Egipto y Arabia en la región sureste del Mar Muerto. Ellos conducían frecuentes invasiones a otras poblaciones y muchas veces mataban simplemente por placer. Ningún insulto a un Israelita podía ser mayor que el llamarle “amigo de Amalek.” Los amalecitas vieron a Moisés y a su banda de harapientos y pensaron que ésta podría ser una oportunidad para sacar provecho y divertirse. Ellos no sabían que esta gente era guiada por Dios y que su cólera iba a caer sobre ellos.

Moisés comisionó a Josué para hacer las preparaciones de la batalla y le dijo que él, Aarón y Jur estarían situados en la cima del monte. Josué fue el grán líder que trajo a la gente de Dios a la tierra prometida después de que Moisés murió. El obtuvo una tremenda experiencia para batallas futuras especialmente contra los de Canaán. El aguante increíble y la persistencia manifestada por Moisés al mantener sus manos levantadas con el apoyo de Aaron y Jur dieron por resultado el cambio de la ola a favor en la batalla. Fue el valor y el ejemplo de este hombre, lo que inspiró a un grupo cansado de seguidores en el desierto caliente y árido a tornar una derrota segura en una aplastante e inesperada victoria. Nosotros necesitamos ver a nuestros líderes espirituales de las iglesias y ayudarlos dándoles nuestro apoyo también.

Como Aarón y Jur nosotros también podemos sostenerlos al tiempo que ellos nos guían en la batalla. Podemos ser realmente soldados del Señor tomando algunas de las responsabilidades de la comunidad parroquial. Podemos volvernos soldados de oración fuertemente comprometidos y finalmente podemos ofrecer palabras de aliento que animen cuando la batalla parece encolerizada y frenética. Nuestros líderes espirituales necesitan que seamos como Aarón y Jur y en la fe necesitamos llamar a los gigantes espirituales como Moisés a estar entre nosotros. El Dios de Moisés es también nuestro Dios. Perseveremos en la batalla y como Moisés también nosotros seremos levantados en victoria.

 

2 TIMOTEO 3:14 – 4:2

Timoteo se da cuenta que su doctrina de fe se le está “diluyendo.” Falsos maestros estaban tratando de presionarlo y las presiones de un ministerio que estaba creciendo pesaban sobre su espíritu. En Listra, el pueblo de Timoteo, es donde Pablo fue apedreado y lo dejaron por muerto (Hechos 14:19). Timoteo estaba padeciendo presiones no solo por ser jóven e inexperto, sino tambien porque Pablo era su maestro principal.

Pablo lo exhorta a perseverar, mirar a su pasado y a asirse a las enseñanzas básicas acerca de Jesús que son eternamente verdaderas. Hoy en día caemos en las manos de falsos maestros que tratan de “diluir” el Evangelio y muchos de nosotros estamos tan ocupados, que ni protestamos. Necesitamos tomar un tiempo a diario para pensar acerca de las bases de nuestra fe y las grandes verdades que estructuran nuestras vidas.

Timoteo era de la segunda generación de Cristianos y eso no fue por que un evangelista predicó un grán sermón, fue debido a que le enseñaron las Sagradas Escrituras cuando era niño. El trabajo de los padres de enseñar al niño, nunca debe ser reemplazado por un evangelista o maestro religioso. Es un deber sagrado que los padres enseñen a sus hijos y los que somos padres debemos ver a la iglesia para que nos ayude a cumplir este tremendo privilegio.

Debemos entender que la Biblia no es una colección de historietas, fábulas, mitos o simplemente ideas humanas acerca de Dios. No es nada más un libro humano. Dios reveló su plan a hombres píos y devotos por el Poder del Espíritu Santo, quienes entonces escribieron Su mensaje para Su pueblo. (2 Pedro 1:20, 21). Necesitamos creer que aún cuando ellos usaron sus propias mentes, talentos, lenguaje y estilo, escribieron lo que Dios les inspiraba. 

Las Escrituras son las Palabras inspiradas por Dios y debemos leerlas y aplicarlas a nuestras vidas. Podemos ver a Dios claramente hablándonos a traves de su Iglesia, quien lo hace de acuerdo a las Sagradas Escrituras. Jesús mismo nos dijo cuando fue tentado en el desierto que empezó su defensa con “Está escrito.” La Palabra de Dios nos hará libres hoy, así como lo hizo ayer y lo hará por siempre.

 

LUCAS 18:1-8

Jesús empieza este pasaje diciéndoles a sus discípulos esta parábola para traer a casa el poder de la perseverancia en su vida de oración. Realmente quizo que ellos entendieran que todas las oraciones son contestadas y que no debían desanimarse y dejar de hacerlo. En este relato el juez no era Judío. La mayoría de los problemas ordinarios de los Judíos se presentaban a los ancianos y no a las cortes públicas, a menos de que se tratara de una situación especial. La corte judía estaba compuesta de tres jueces, uno para el acusado, uno para la corte y uno que era neutral. El juez de esta historia probablemente fue nombrado por Herodes o por los Romanos y éllos eran muy bien conocidos como los “Jueces Ladrones.” El no atendía a la mujer de este caso con prontitud y la hacía regresar muchas veces por que esperaba que ella le pagara un soborno. La viuda aquí simboliza a los pobres e indefensos y su única arma era la persistencia. Al final el juez temiendo perder su reputación falla a favor de la viuda que lo había agotado con su persistencia y así élla ganó el caso.

Ser persistente en la oración no significa la interminable repetición de largas sesiones orando. La oración constante significa presentarle nuestras peticiones, así como viviendo para El, día con día, sabiendo que El las contestará. Puede ser que Dios se tarde pero siempre tiene una razón para su demora y no debemos confundirnos pensando en que nos olvida. Si nosotros como la viuda persistimos en la oración, creceremos en la fe y en la esperanza. Nuestro carácter y nuestra fe es una indicación directa de la intensidad de nuestra vida de oración. Reflexionemos en este relato y démonos cuenta que si un juez malvado puede ser agotado por la persistencia de una viuda indefensa, cuanto más podrá una persona que persiste en que sus oraciones sean escuchadas y contestadas por un Dios tan amoroso como el nuestro. Las Escrituras nos dicen que debemos acudir a Jesús y que El nunca nos dará le espalda (Juan 6:37). Las oraciones de un hombre justo tienen gran poder (Santiago 5:16). Orar es hablar a Dios y meditar es escucharlo, así que persiste en la oración y sé persistente en escuchar y crecerás tremendamente en la fe, en la esperanza y en el amor.

 

Aplicación

En la primera lectura, vemos el valor de Moisés cambiar la derrota a una victoria sobre los Amalecitas. Después vemos a Timoteo puesto a prueba para usar las enseñanzas de las Escrituras que aprendió en su infancia, cuando estuvo amenazado con una crisis. En el Evangelio vemos a la viuda perseverar y finalmente agotar al juez y ganar.

Leamos en esta semana la palabra de Dios a alguien que no puede leer. Puede ser un niño, una persona incapacitada, o un anciano que este en un asilo. Compartamos con esta persona la manera en que Dios nos ha protegido cuando pensamos que la batalla estaba perdida y que debido a El, nosotros también hemos ganado.

Posted in Bible Studies Spanish.