VIGESIMOOCTAVO DOMINGO (Oct. 15th) DEL TIEMPO ORDINARIO – A

print
VIGESIMOOCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo.  “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                        ISAIAS 25:6-10                   PRIMERA LECTURA

(“El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros.”)

 

  1. ¿A quién proveerá el Señor en esta montaña? Isaías 25:6

 

  1. ¿Qué será lo que el Señor preparará? Isaías 25:6

 

  1. ¿Qué será lo que quitará en esta montaña? Isaías 25:7

 

  1. ¿Qué destruirá el Señor para siempre? Isaías 25:8

 

  1. ¿Quién ha pasado de la muerte a la vida? Juan 5:24

 

  1. ¿Qué enjugará el Señor de todos los rostros? Isaías 25:8

 

  1. ¿Quién te guiará hacia el agua que da la vida? Apocalipsis 7:17

 

  1. ¿Qué le devolverá el Señor a Su pueblo? Isaías 25:8

 

  1. ¿Qué será dicho ese día y por qué deberemos estar contentos y alegrarnos? Isaías 25:9

 

  1. ¿Por qué razón envió El Padre a Su Hijo a este mundo? 1 Juan 4:14

 

  1. ¿En donde se nota la mano del Señor? Isaías 25:10

 

Personal – ¿De qué modo has pasado de la muerte a la vida aquí y ahora?  ¿De que modo has percibido algo del cielo aquí en la tierra?  ¿Cómo puedes aplicar en tu vida este pasaje de las Escrituras para enjugar tus lágrimas?

 

TERCER DIA                                 FILIPENSES 4:12-14, 19-20         SEGUNDA LECTURA

(“Todo lo puedo en aquel que me fortalece.”)

 

  1. ¿Cuáles eran las circunstancias en que Pablo sabía vivir? Filipenses 4:12

 

  1. ¿Para qué estaba preparado y cuál era el secreto que Pablo aprendió para todas las cosas y en todas las circunstancias? Filipenses 4:12

 

  1. ¿Qué hacía Pablo cuando lo ridiculizaban o perseguían? 1 Corintios 4:11-13

 

  1. ¿Para qué tenía fuerzas Pablo y donde las conseguía? Filipenses 4:13

 

  1. ¿Por qué Pablo prefería vanagloriarse de su debilidad? 2 Corintios 12:9

 

  1. ¿Qué dijo Pablo que estaba bien que hicieran los Filipenses? Filipenses 4:14

 

  1. ¿Cómo somos fortalecidos? Efesios 3:16

 

  1. ¿Por qué el Señor estaba con Pablo y le dio su fuerza? 2 Timoteo 4:17

 

  1. ¿De acuerdo con quién y cómo proveerá Dios lo que necesitas? Filipenses 4:19

 

  1. ¿Con qué puede Dios colmarnos y por qué? 2 Corintios 9:8

 

  1. ¿A qué te lleva la bondad de Dios? Romanos 2:4

 

  1. ¿Que es dado a Nuestro Dios y Padre? Filipenses 4:20

 

Personal – ¿Dónde buscas la fuerza para salir adelante cada día?  ¿Cuando tienes un problema en quién confías?  ¿Cómo respondes cuando te persiguen o ridiculizan?

 

CUARTO DIA                                         MATEO 22:1-14                                 EVANGELIO

(“Muchos son los llamados, pocos los escogidos.”)

 

  1. ¿Como hablaba Jesús y quién lo escuchaba? Mateo 22:1 y Mateo 21:45

 

  1. ¿A qué comparaba Jesús el Reino de los Cielos? ¿Para quién era la celebración?  Mateo 22:2

 

  1. ¿Qué pasó cuando el rey llamó a los invitados a la fiesta? Mateo 22:3

 

  1. ¿Cuando el rey mandó a sus sirvientes por segunda vez diciendo que todo estaba listo, qué hicieron algunos de los invitados? Mateo 22:4-6

 

  1. ¿Cuál fue la reacción del rey y que ordenó hacer? Mateo 22:7

 

  1. ¿Cuando la fiesta estaba lista, quiénes eran indignos de asistir, a quien mandó el rey invitar después?

Mateo 22:8-9

 

  1. ¿Con quién se llenó la sala y cuando el rey vino que vio? Mateo 22:10-11

 

  1. ¿Con qué ropas me vistió y con qué me abrigó? Isaías 61:10

 

  1. ¿De quién nos hemos revestido? Gálatas 3:27

 

  1. ¿Cómo habló el rey al hombre que no tenía ropas de boda y cómo reaccionó este último?

Mateo 22:12

  1. ¿Qué les dijo el rey a los sirvientes que debían hacer con ese hombre? Mateo 22:13

 

  1. ¿Cuántos son los invitados y cuántos los escogidos? Mateo 22:14

 

  1. ¿Cuáles son las tres características de aquellos que siguen al Señor? Apocalipsis 17:14

 

Personal – ¿Diariamente, cuando te encuentras con el Señor, como estás vestido?  ¿Cómo festejas Su Palabra? ¿Eres fiel a ella cuando la participas con tu familia, amigos, compañeros de trabajo o amigos de la escuela?

 

QUINTO DIA                                       LEE SALMO 23:1-6

(“Y Adonde brota agua fresca me conduce.”)

 

Lee y medita en el Salmo 23:1-6.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                LEE TODO EL COMENTARIO

 

ISAIAS 25:6-10

 

El mensaje de esta lectura viene de una profecía de más o menos 700 años antes de que Cristo viniera a la tierra.  Isaías describe el resultado de esa venida del Mesías de un modo muy hermoso con la imagen de un magnífico banquete.  En este banquete todos los que tomaban parte encontrarían contento y felicidad para siempre.  Isaías se refería por supuesto al cielo, la etapa segunda y final del reino Mesiánico. En el cielo, todos los deseos serán buenos y la felicidad será satisfecha.  La realidad es que lo que Isaías predijo, Jesús lo hizo verdad.

Jesús destruyó el poder de la muerte muriendo en la cruz por nosotros y con Su muerte se nos dio la victoria sobre la muerte.  Debido a la victoria de Jesús, no hay más velos de temor sobre la muerte para todos los que creen en El.  Por medio de su muerte Jesús nos hizo sus hermanos y hermanas y coherederos del cielo con El.  Debido a esto tú y yo hemos sido aceptados como hijos adoptivos de Dios.  El cielo es nuestro, está para que lo tomemos.  Dios Padre lo inventó para nosotros, Dios Hijo lo ha ganado para nosotros y Dios Espíritu Santo está siempre listo a ayudarnos para obtenerlo.  Nosotros con nuestras mentes humanas no podemos describir como es el cielo, ni siquiera a que se parece.

La escritura nos dice que “ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni vino a la mente del hombre lo que Dios ha preparado para los que le ama.”  (1 Corintios 2:9)  El mensaje de hoy es un mensaje de esperanza y libertad eterna sobre el dolor, la enfermedad, la prisión, la persecución y la muerte. Trae la esperanza y la alegría de volver a estar unidos con nuestros familiares, amigos y santos de Dios.

Haríamos bien en meditar en como será el cielo y ver esta vida como realmente lo que es, un viaje. A veces nuestro viaje no es placentero o es difícil y para algunos es muy corto.  Este viaje es nuestra ruta de regreso hacía nuestra casa permanente con Dios.  Mucha gente comete el error de creer que este mundo es el único y por consiguiente no viaja por el camino que El ha marcado.  Dios nos está esperando para que disfrutemos de nuestro eterno banquete con El.  No seamos tontos viajando por el camino equivocado.

 

FILIPENSES 4:12-14, 19-20

 

Hoy, mucha gente que difícilmente se contenta con lo que tiene, con el lugar donde está y más aún con ser quienes son.  ¿Te encuentras contento con cualquier situación que tengas que enfrentar?  San Pablo nos dice en la lectura de hoy que él sabía como contentarse con mucho o poco.  Pablo estaba contento porque el miraba la vida desde el punto de vista de Dios.  El se concentró en lo que se suponía que tenía que hacer, no en lo que el sentía que quería hacer.

Podemos aprender a estar contentos con la vida si confiamos en las promesas de Dios y en el poder de Cristo.  Si tienes grandes necesidades y parece que siempre estas descontento, pídele a Dios que te quite esos deseos y que te enseñe a estar contento en todas las situaciones.  Hay un mensaje tremendo en nuestra sociedad hoy en día que dice, piensa solo en el número uno.  La gente es felicitada por ser solitaria y por hacer las cosas a su manera.  Hemos perdido mucho de la humildad que Cristo nos pide tener en nuestra vida diaria.

Pablo tenía muy definidas sus prioridades y estaba agradecido por todo lo que Dios le daba.  El conocía a Dios porque hablaba con El, leía las sagradas escrituras y lo adoraba.  Solo necesitamos ver a nuestro alrededor en nuestra comunidad y muchas veces aún en nuestra propia familia como el deseo de tener más o mejores cosas es realmente una ansiedad de llenar un lugar vacío en nuestras vidas.  Necesitas reflexionar en las cosas que sueñas cuando sientes un vacío en tu interior.  La escritura dice que la respuesta está en tu perspectiva, tus prioridades y tu fuente.

Puedes deshacerte de tu ansiedad orando cuando esos pensamientos invaden tu mente.  Llena tu mente con cosas que son buenas, sólidas, puras y rectas ante Dios.  Esto te traerá una paz a la cual nada en este mundo se le puede comparar ni siquiera entender (Filipenses 4:6-8).  Tu fuente para este increíble poder es Jesucristo.  El es la fuente que suplirá todas tus necesidades en todo lo que tú quieras.  Recordemos siempre que Dios satisface nuestras necesidades, pero no siempre lo hace en esta vida.  Los Cristianos sufren y mueren y Dios no siempre interviene para salvarlos o eximirlos de las penas.  En el cielo en donde el pecado y la muerte han sido permanentemente destruidos, nuestras necesidades o deseos serán abundantemente satisfechos por toda la eternidad.

 

MATEO 22:1-14

 

En el Evangelio de hoy se nos hace una tremenda revelación, Dios quiere que tú y yo lo acompañemos en Su celestial y eterno banquete.  Nos ha mandado invitaciones en muchas diferentes formas. ¿Has aceptado Su invitación?  En la cultura de la gente a la que se refiere el relato de hoy se habían dado dos invitaciones de boda.  La primera les pedía a los invitados que asistieran; la segunda les anunciaba que todo estaba listo y que vinieran inmediatamente.  Tú estás invitado a dejar entrar a Jesús en tu corazón y a dejarlo ser el Señor de tu vida.  Algún día el Señor te llamará a casa y si tú has aceptado Su invitación, disfrutarás de Su banquete para siempre.  Si no aceptaste Su invitación, “serás dejado fuera en la oscuridad donde todo es llanto y rechinar de dientes” (Mateo 22:13).

La costumbre era ponerse un traje especial que el anfitrión daba para el banquete de bodas.  No usar el manto era un insulto para el anfitrión.  Jesús al contar este relato está hablando del manto de la rectitud, necesaria para entrar al reino, al banquete de Dios.  Este manto es nuestra aceptación de Cristo como nuestro Señor y Salvador personal.  Es una imagen de aceptación total a los ojos de Dios que Cristo da a todo creyente.

Cristo ha dado esta prenda a todos, pero cada uno tiene que decidir si se la pone, para así poder entrar al banquete del Rey (la vida eterna).  Jesús ganó para nosotros el derecho de usar este manto de rectitud mediante Su muerte en la cruz y Su resurrección de la muerte.  Tenemos permiso de usar esta prenda especial no debido a nuestros méritos, sino únicamente por el increíble don de la gracia que nos ha dado. Mucha gente ha oído acerca de la invitación de Cristo a su banquete, pero por diversas razones están muy ocupados para escuchar, reflexionar y aceptar Su invitación.  Es cierto, muchos son los llamados y pocos los escogidos.

Toma un tiempo ahora mismo y agradécele al Señor el haberte escogido y por haberte dado Su invitación al banquete (vida eterna), ponte de rodillas ahora mismo y dile que tú quieres que El venga y resida en tu corazón.  El traerá una de Sus prendas especiales y te pondrá junto a El en un lugar de honor.  Tu vida entera cambiará cuando te des cuenta que debido a El, has sido llamado a ser uno de Sus escogidos.

 

Aplicación

La primera lectura nos revela un mensaje de libertad eterna sin dolor ni muerte.  La segunda lectura nos muestra que el secreto de vivir contentos está en tener el poder de Cristo en nuestras vidas.  El Evangelio nos invita a dejar al Señor Jesús entrar en nuestros corazones y hacerlo el Señor de nuestras vidas.

Esta semana comparte con algún miembro de tu familia, del trabajo o de la escuela, dándoles a saber de donde viene tu fuerza, la fuente de tu poder.  Ten audacia y muéstrale a la gente a tu alrededor ese don de haber sido escogido.  No necesitas predicar, pero sí necesitas dar tu testimonio.  Has partícipe a tu esposo(a) de como Dios te provee en tus necesidades con Cristo Jesús y escucha su respuesta.  ¡Escucha!

 

Posted in Bible Studies Spanish.