VIGESIMOSEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Sept. 2nd) – CICLO B

print

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico

 ANTES DE COMENZAR:

Ora y pidele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilia o de las lecturas que oiste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                       LEE DEUTERONOMIO 4:1-2, 6-8        PRIMERA LECTURA

(“No hay pueblo tan sabio e inteligente como esta gran nación.”)

  1. ¿Qué les dice Moisés a los Israelitas que deben observar? ¿Qué les pasará si lo hacen?

Deuteronomio 4:1

 

  1. Al observar los Israelitas los mandamientos ordenados, ¿qué no deberán hacer? Deuteronomio 4:2, 13:1

 

  1. ¿Qué te sucederá si añades algo a las palabras de Dios? Proverbios 30:6

 

  1. Observando Sus mandamientos cuidadosamente, ¿de qué estarás dando evidencia? Deuteronomio 4:6

 

  1. ¿Ante quién estarás dando esa evidencia y qué dirán estos? Deuteronomio 4:6

 

  1. ¿Hacia dónde te guiará esta maravilla? 2 Timoteo 3:15

 

  1. ¿Qué hace el Señor, Nuestro Dios siempre que lo invocamos? Deuteronomio 4:7

 

  1. ¿Qué se les entregó ese día a los Israelitas y qué se dice acerca de esto? Deuteronomio 4:8

 

  1. ¿Cómo son los mandamientos de Dios? Salmo 119:144, 172

 

  1. ¿De qué modo hace el Señor las cosas? Apocalipsis 15:3

 

Personal – ¿De qué modo demuestras sabiduría e inteligencia ante aquéllos que están en contacto contigo? ¿Cómo estas contribuyendo con tu nación?

 

TERCER DIA                                              LEE SANTIAGO 1:17-18, 21-22, 27                            SEGUNDA LECTURA

(“Hagan lo que dice la Palabra, pues al ser solamente oyentes se engañarían a si mismos.”)

  1. ¿De dónde vienen todos los dones valiosos y perfectos? Santiago 1:17

 

  1. ¿Cómo es Dios y qué no hay en El? Santiago 1:17 y 1 Juan 1:5

 

  1. ¿Qué decidió Dios darnos y como lo hizo? Santiago 1:18

 

  1. ¿Cómo hemos nacido? 1 Pedro 1:23

 

  1. ¿Qué debemos rechazar y en qué debemos fijarnos? Santiago 1:21

 

Personal – ¿De qué modo te ha salvado a ti la Palabra?

 

  1. ¿Cómo puedes engañarte a ti mismo? Santiago 1:22

 

  1. ¿Quién es el hombre sabio y quién es el tonto? Mateo 7:24-27

 

  1. ¿Quiénes seran los justos? Romanos 2:13

 

  1. ¿Cómo es la religión pura y perfecta delante de Dios? Santiago 1:27

 

  1. ¿Como te apartas de los vicios del mundo? 2 Pedro 2:20

 

Personal – ¿Quiénes son los huérfanos y las viudas en tu vecindario? ¿De qué modo te has preocupado de ellos? ¿Cómo te has mantenido sin mancharte con las cosas del mundo?

 

CUARTO DIA                                              LEE MARCOS 7:1-8, 14-15, 21-23                                             EVANGELIO

(“Ninguna cosa que entra en el hombre puede hacerlo impuro; lo que lo hace impuro es lo que sale de él.”)

 

  1. ¿Quienes se acercaron a Jesus y en qué se fijaron? Marcos 7:1-2

 

  1. ¿Cuál es la tradición que los Fariseos y todos los Judíos observaban? Marcos 7:3-4

 

  1. ¿Qué le preguntaron los Fariseos y Escribas a Jesús? ¿Sobre quién profetizó Isaias? Marcos 7:5-6

 

  1. ¿Cómo decía Isaías que estos hipócritas honraban al Señor y qué tenían lejos de El?  Marcos 7:6,

Isaías 29:13 Usando un diccionario busca y copia la definición de hipócrita

 

  1. ¿Cuál es la primera cosa que un hipócrita debe hacer? Mateo 7:5

 

  1. ¿De qué modo rendían culto a Dios y qué era lo que enseñaban? Marcos 7:7

 

  1. ¿Qué dispensan los hipócritas y qué mantienen? Marcos 7:8

 

  1. ¿Qué dice Jesús que hace impura a una persona y qué no la hace impura? Marcos 7:14-15

 

  1. ¿Qué pasa con lo que entra por la boca y de dónde viene lo que sale de la boca? Marcos 7:18-20

 

  1. ¿Qué viene del corazón y qué hacen estas maldades? Marcos 7:21-23

 

Personal – ¿Cuánto tiempo ocupas en lo que entra a tu boca? ¿Cuánto tiempo ocupas en lo que sale de tu boca? ¿De qué modo puedes mejorar aquéllo que sale de tu boca?

 

QUINTO DIA                                                            LEE SALMO 15:2-5

(“Quien obra así, jamás vacilará.”)

Leé y medita el Salmo 15:2-5.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor a través de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                    LEE TODO EL COMENTARIO

DEUTERONOMIO 4:1-2, 6-8

En la lectura de hoy, Moisés hace énfasis en la Ley y el prestigio de Israel entre las naciones. La Ley era considerada una bendición y una fuente de vida únicamente si era aceptada y puesta en práctica con igual respeto para todos. Había un clamor entre la gente de cambiar algunas de las leyes. y Moisés les dijo que esas leyes eran hechas por Dios y por lo tanto estaban completas. Moisés sabía que la humanidad con su sabiduría y conocimientos limitados no podía hacer correcciones a la perfecta ley de Dios. Moises sabia que hacerle cambios a la ley de Dios es asumir una posición de autoridad por encima de El.

Los líderes religiosos en los tiempos de Cristo hicieron eso exactamente. Elevaron sus propias leyes al nivel de las leyes de Dios. Moisés dijo que la reputación de ser sabio únicamente se adquiere obedeciendo la Santa Palabra de Dios. Hoy mismo vemos a muchos líderes religiosos en muchos paises tratando de impresionar a la gente con sus talentos, inteligencia y con sus grandes iglesias. El modo mas auténtico de llegar a ser un discípulo verdadero de Jesucristo no es hacerse pintoresco y animado, ni hacerse rico o tener mucho éxito sino mas bien ser obediente a la Santa Palabra de Dios, Sus sacramentos y la unión con la comunidad llena de fe.

¿Has caído en la trampa de tratar de hacer que otros piensen que eres inteligente, hábil y muy religioso? Tratas de predominar en todo, especialmente en lo que se refiere a la teología y la administración? Recuerda, ser Cristiano no es lo que haces sino a quien conoces. Si realmente conoces a Cristo estarás buscando Su guía en cada uno de los aspectos de tu vida. Cuando realmente conoces a Cristo entonces y solo entonces eres capaz de entender la diferencia entre la ley de la rigidez y la ley del amor.

 

SANTIAGO 1:17-18,21-22,27

En este pasaje oimos a Santiago llamando a esta primera generación de Cristianos que creyeron que Jesucristo era el Mesías “los primeros Hijos de la nueva familia de Dios” Nosotros somos llamados a escuchar y a hacer nuestra parte en el mundo. Cuando hablamos demasiado y escuchamos muy poco, lo que le estamos comunicando a los demás es que nuestras ideas son las únicas que tienen un valor perdurable.

Leemos en este pasaje que es importante saber lo que dice la palabra de Dios, pero que lo que es mucho mas importante es obedecerla. Nuestra conducta y actitudes reflejan que tan efectiva ha sido nuestra lectura y estudio de la biblia. El mensaje de obediencia pide una respuesta y es en esta respuesta de hacer lo que dice la palabra de Dios donde encontraremos la verdadera libertad.

Frecuentemente se llama a la escritura la ley de Dios para los hombres libres o la ley de la libertad. Le ley de Dios nos señala el pecado en nuestras vidas y nos da la oportunidad de pedirle Su perdón (Romanos 7:7-8). Sabemos que como Cristianos somos salvados por la gracia de Dios y no por lo que hagamos. Debido a la gracia de Dios, podemos vivir una vida santa, no debido a lo que nosotros hagamos. Esta gracia de Dios nos ha dado el don de la salvación el cual incluye la libertad de estar controlados por los pecados. Como creyentes tenemos la libertad de vivir como debemos con su Gracia podemos hacerlo. Sin embargo no tenemos la libertad de vivir como se nos antoje sino en gratitud hacia Cristo siguiendo Sus mandamientos de amarnos unos a otros como El nos ha amado. (Juan 13:34) Vemos en el mundo de hoy que nos es suficiente con “decir lo que hay que decir,” debemos “hacer lo que decimos” sobre Cristo y eso significa amar a otros con acciones tanto como con buenas intenciones.

El primer siglo de la nueva iglesia fue una época de ayuda física, emocional y espiritual a los indefensos en las nuevas comunidades Cristianas. Fue preocupándose de esa gente indefensa que la iglesia puso en práctica las palabras de Dios. Ellos daban porque era necesario, sin esperar algo en cambio. La nueva iglesia demostró lo que significa servir a otros y hoy Jesucristo nos está llamando a ser activos en el mundo, no sólo a escuchar pasivamente. El mismo Jesús nos dice “Cualquier cosa que hagas al más pequeño de mis hermanos, me la haces a mi.” (Mateo 25:31-46).

 

MARCOS 7:1-8, 14-15, 21-23

El Evangelio de hoy nos muestra la inmensa diferencia entre Jesús y los Fariseos y maestros de la Ley. Los líderes religiosos mandaron algunos investigadores a ver qué era lo que Jesús estaba haciendo y no les gustó lo que encontraron. Jesús los reprende por mantener la Ley para verse como santos en vez de para honrar a Dios. El profeta Isáias acusaba a los líderes religiosos de su epocá del mismo error (Isaías 29:13), y Jesús usó las palabras de Isaias para acusar a estos hombres.

Marcos les explicó algunos de los ritos Judíos por que estaba escribiendo a unos lectores que no eran Judíos. Cuatro o cinco siglos antes de Cristo había unos hombres llamados expertos legales en la ley Judía que los conocemos ahora como los escribas. Ellos no estaban contentos con los grandes principios morales. Querían que estos fueran divididos en miles de pequeñas reglas y normas. A estas las llamaban “las Leyes Orales” las cuales mas tarde fueron escritas y conocidas como el “Mishnah.” Jesús les dijo que la limpieza ceremonial no purificaba el corazón. Si alguien fallaba en llevar a cabo esta ceremonia de lavar ésto o aquéllo no se le consideraba como mal educado sino como impuro a los ojos de Dios. El hombre que comía con las manos sucias estaba sujeto al ataque de un demonio llamado “Shibta.” Para los fariseos y escribas Judios la religión era un ritual con ceremonias y normas. Y como Jesús no encontró útiles todas estas normas ellos lo consideraban malo y peligroso.

Jesús vio la religión como el amar a Dios y al prójimo y los escribas la vieron como una norma y unas reglas. Jesús los acusó de hipocresía. Hipocresía significa “actuar,” pero llendo más allá del estrado. O sea actuar sin ser sinceros realmente. Jesús les atacó en el meollo de la hipocresía diciendo que el amor y no los legalismos son el corazón de la religión. Los legalismos son los que toman en cuenta las acciones externas, superficiales del hombre, pero no sus sentimientos internos. Si servimos a Dios superficialmente y lo desobedecemos bruscamente en las cosas internas somos hipócritas. Y lo somos porque ponemos mas atención a la reputación que al carácter. La verdadera religión debe venir siempre de la simple acción de escuchar y aceptar la voz de Dios. Jesús nos dice, “Yo soy el camino y la verdad y la vida y nadie viene al Padre mas que a través de mi.” (Juan 14:6).

 

Aplicación

La primera lectura nos dice que tenemos un Dios que está siempre cerca. La segunda lectura nos muestra que estamos llamados a ser “activos” en el mundo. El Evangelio revela que Jesús va mas allá de los legalismos.

Esta semana muéstrale a tu familia, compañeros de escuela o de trabajo que lo que haces y no solamente lo que dices es moralmente correcto. Muéstrale a los miembros de tu familia, especialmente, que tu imagen es la de alguien que cede, que se somete y que se abre a la gracia de Dios, y no la de alguien que está encajonado con la rigidez de reglas y normas.

 

Posted in Bible Studies Spanish.