EPIFANIA DEL SEÑOR – CICLO A

print
EPIFANIA DEL SEÑOR – CICLO A

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                 LEE ISAIAS 60:1-6                         PRIMERA LECTURA

(“Pero sobre ti se levanta El Señor.”)

  1. ¿A que están siendo llamados los Israelitas, la luz de quien ha llegado y brilla sobre los Israelitas? Isaías 60:1
  1. ¿Cómo apareció la gloria del Señor en las siguientes escrituras?

Exodo 16:7, 10

Exodo 24:16, 17

Levítico 9:6, 23, 24

Ezequiel 3:12-13

Lucas 2:9

Personal – En tu vida, ¿en qué formas se te ha aparecido “la gloria del Señor?”

  1. ¿Qué cubre la tierra y a los incrédulos? Isaías 60:2

 

  1. ¿Sobre quién resplandece el Señor, y qué aparece sobre ellos? Isaías 60:2

 

  1. Llena el espacio: Los pueblos se dirigen hacia tu _________ y los reyes, al resplandor de   tu aurora  Isaías 60:3

 

  1. ¿Quién es la luz? Juan 8:12

 

  1. ¿Porqué debemos levantar nuestros ojos, y quién viene a la luz? Isaías 60:4

 

  1. ¿Quién estará radiante, el corazón de quien se desbordará, y que le pasará al mar y las naciones?   Isaías 60:5

 

  1. ¿Qué harán los camellos y de dónde vendrán? Isaías 60:6

 

  1. ¿Qué cargarán y qué estarán proclamando? Isaías 60:6

 

Personal – ¿De qué forma está brillando la luz de Cristo por medio de ti para tu familia, trabajo, y ambiente? ¿Está la gente atraída a ti porque ven la luz que está dentro de ti?

 

TERCER DIA                               LEE EFESIOS 3:2-3, 5-6                     SEGUNDA LECTURA

(“Los gentiles han de compartir en Cristo Jesús la misma herencia.”)

 

  1. ¿Quién escuchó el ministerio que Dios le dio a Pablo, y para el bien de quién? Efesios 3:2,

Efesios 2:11

 

  1. ¿Qué fue revelado? Efesios 3:5

 

  1. ¿Qué era desconocido para el hombre en las edades anteriores? Efesios 3:4-5

 

  1. ¿Quién ha revelado este misterio y a quién fue revelado? Efesios 3:5

 

  1. Lee las siguientes escrituras: Juan 14:26, Hechos 11:12, 1 Corintios 2:13

 

Personal – ¿Escuchas las instrucciones del Espíritu Santo todos los días?  ¿Que te ha enseñado mientras has estado leyendo Su palabra?  Recuerda orar antes de que leas la Palabra de Dios, pidiéndole al Espíritu Santo que te enseñe y te de sabiduría, conocimiento y obediencia para seguir su plan para tu vida.

 

  1. ¿Quiénes eran algunos de los santos profetas y apóstoles, y por quién fueron enviados?      Isaías 1:1, Jeremías 1:1, Juan 1:35-50, Romanos 1:1

 

  1. ¿Cuál es el misterio revelado? Efesios 3:6-8

 

  1. ¿Cómo se convierten en co-herederos los Judíos y los Gentiles? Efesios 3:6

 

  1. ¿A quién ha comisionado Dios para predicar el Evangelio? Efesios 3:6, Mateo 28:18-20

 

Personal – ¿En que forma te has sentido alguna vez llamado(a) a enseñar o compartir la Palabra de Dios con los demás?  Un buen comienzo es compartir con tu esposo(a), hijos o una amistad como el Señor te ha tocado por medio de Su Palabra o de la homilía del Domingo.

 

CUARTO DIA                                  LEE MATEO 2:1-12                                       EVANGELIO

(“Se postraron para adorarlo.”)

 

  1. ¿Dónde nació Jesús, quién era el rey en ese tiempo, y quién llegó del Este? Mateo 2:1

 

  1. ¿Lee las siguientes escrituras: Daniel 2:27 y Daniel 4:4. De acuerdo a estos versículos, los   que leen las estrellas, ¿pueden saber el plan de Dios para sus vidas?

 

  1. ¿Quién es la única señal que seguimos? Isaías 7:14, Lucas 11:30

 

  1. ¿A quién estaban buscando los astrólogos y qué observaron? Mateo 2:2

 

  1. ¿Cómo reaccionó el Rey Herodes y quién reaccionó junto con él? Mateo 2:3

 

  1. ¿A quién llamó el Rey Herodes y que les preguntó? Mateo 2:4

 

  1. ¿Qué le dijeron los sacerdotes y escribas a Herodes y a que profeta se estaban refiriendo?

Mateo 2:5, Miqueas 1:1 5:1

 

  1. ¿Qué debe hacer el gobernador? Mateo 2:6

 

  1. Lee lo siguiente y escribe tu versículo favorito: Juan 10:11, Juan 10:14, Juan 10:16, Hechos 20:28,             1 Pedro 2:25, 1 Pedro 5:3-4, Apocalipsis 7:17

 

_____________________________________________________________

_____________________________________________________________

 

Personal – Comparte la escritura que escogiste y di como ha afectado tu vida.

 

  1. ¿De qué se dio cuenta el Rey Herodes por medio de los astrólogos? Mateo 2:7

 

  1. ¿A dónde los envió, y cuáles fueron sus instrucciones para ellos? Mateo 2:8

 

  1. ¿Cuál fue la reacción de los astrólogos a la estrella cuando la estaban siguiendo?

Mateo 2:10

 

Personal – ¿Has tenido alguna nueva percepción a la luz de Dios por medio de Su Palabra?  ¿Cuál es tu reacción a esto?

 

  1. ¿Cuando los astrólogos encontraron al niño con su madre, María, qué hicieron? ¿Es esto en cumplimiento de la profecía del Antiguo Testamento?  Mateo 2:11, Isaías 60:5-6

 

Personal – ¿Te has postrado frente al Señor?  ¿Te has postrado en homenaje ante tu Santo Dios?  En Su presencia en la Eucaristía, ¿te has arrodillado para hacerle homenaje, o lo haces solamente por el hábito? Reflexiona sobre esto.

 

QUINTO DIA                                  LEE EL SALMO 72:1-13

(“Pues librará al mendigo que reclame.”)

Lee y medita el Salmo 72:1-13.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                               LEE TODO EL COMENTARIO

ISAIAS 60:1-6

            La lectura de esta semana de Isaías viene de una sección que a veces es llamada Tercera de Isaías (Capítulos 55-66), y se considera generalmente haber sido escrita por un poeta desconocido.  El tiempo de este pasaje es alrededor del año 535 B.C. y profetiza el papel del templo y ofrece abrir sus puertas a todas las demás naciones.  La invitación fue dada a todo el mundo para unirse a los rangos de Israel como pueblo escogido por el Señor.

            Isaías está llamando a la gente a que se levante en el esplendor y brillantez del Señor (versículo 1). El les dice que la gloria del Señor brilla en ellos y por medio de ellos (versículo 3).  Les anima a que tengan confianza en ese amor y ellos se convertirán en líderes de todas las naciones y muchos de todas las naciones estarán atraídos a ellos (versículos 4-5).

            Hoy somos llamados a levantarnos y convertirnos en símbolos de luz y esperanza.  Somos llamados a ser una luz para un mundo que está cubierto con mucha oscuridad.  Podemos ser una luz para el mundo solamente mientras nos mantengamos caminando en la luz de Cristo.  Cada uno de nosotros es llamado por el Salmista (Salmo 119:105) a ser una luz para el camino de otros.  Somos llamados hoy, como en el tiempo de Isaías, a dejar que la gloria de Dios brille por medio de todos nosotros.

                                                               EFESIOS 3:2-3, 5-6

            Pablo escribió esta carta mientras estaba en la cárcel esperando ser juzgado frente a Nerón. El reflexiona en su misión a los Gentiles (los que no creen en la fe Judía), y él habla acerca de su propia conversión como un gran misterio de Cristo.

            Pablo estaba en camino a Damasco persiguiendo a los discípulos del Señor cuando de repente una luz brilló a su alrededor y parecía que venía del cielo.  El fue retado por el Señor a dejar de perseguirlo y venir y seguirlo a El.  Pablo lo hizo y toda su vida cambió.  El usa esta experiencia de su conversión para traer a otros al Señor (Hechos 9:3-9).  El reclamó su puesto como un apóstol porque él fue un testigo del Señor durante su “metanoia” o experiencia de conversión.

            Pablo ganó un entendimiento más profundo del plan de salvación de Dios por medio de Cristo.  El nos revela en esta carta que a su vida había llegado el gran secreto de Dios.  Ese secreto era que el amor y piedad y gracia de Dios no era solamente para los Judíos, sino para toda la humanidad.  Cuando Pablo conoció a Cristo en el camino a Damasco hubo una revelación de repente que afectó toda su vida.  Esa “metanoia” está abierta para todos nosotros y estamos llamados a traer al mundo ese mismo mensaje.  Dios envió a Pablo a los Gentiles, para abrir sus ojos para que así puedan regresar de la oscuridad a la luz. Escuchamos a Pablo declarar muy claramente que el amor y la piedad de Dios son dados a todos, Judíos y Gentiles por igual.

                                                                  MATEO 2:1-12

            Celebramos la fiesta de la Epifanía, la cuál significa la visita de los buscadores o como son llamados a menudo, los Magos, y la manifestación de Cristo de Su gloria a ellos.  Fue en Belén, un pueblito seis millas al sur de Jerusalén, donde nació Jesús.

            El nombre Belén significa “casa de pan,” y el pesebre en el cuál durmió Jesús era usado para dar de comer a los animales.  Es significativo que Jesús nació en un lugar llamado “casa de pan,” puesto que El escogió alimentarnos con Su Palabra, y en Su presencia en la Eucaristía.  El se llama a si mismo “Pan Vivo,” en Juan 6:35-66, y compartimos Su pan vivo en nuestras liturgias de acuerdo con la escritura (Lucas 22:14-20), en las iglesias por todo el mundo.

            Belén fue donde Jacob sepultó a Raquel (Génesis 48:7) y fue donde Rut se casó con Booz (Rut 4:13). Esta ciudad fue la casa de David (1 Sam. 16:1, 17:12, 20:6) y era en Belén donde los Judíos esperaban al Ungido de Dios que viniera al mundo (Miqueas 5:1-2).  Cuando nació Jesús, vinieron a Belén buscadores del Este a darle homenaje.  Los Magos eran hombres santos y sabios en filosofía, medicina, ciencias naturales, eran videntes e interpretaban sueños.  Muchos más tarde se hicieron miembros de una tribu de sacerdotes paganos de Persia y funcionaban muy parecido a los sacerdotes Levitas en Israel.

            Alrededor del mismo tiempo en que nació Jesús, el poeta Romano Virgilio, estaba alabando por medio de sus escritos y poemas al “salvador del mundo,” el emperador, César Augusto de Roma.  Así fue que Jesús vino a un mundo que lo esperaba y los astrólogos de tierras lejanas se reunieron alrededor de su cuna.  Fue la primera señal y símbolo de la conquista del mundo por Jesucristo.

            Hoy en día muchos hombres y mujeres estudiados que están viniendo a alabar a Jesús, Rey de Reyes; pero muchos no lo hacen. ¿Qué tal tú?  ¿Es Jesús tu Rey y le estás trayendo tu presencia como regalo? Necesitamos reflexionar en el regalo dado a todos los que creen en el Niño Cristo de Belén.  El regalo es ser co-herederos de Su reino, miembros de un cuerpo y compartidores de la promesa. ¿Hemos hecho sentir a alguien como un extraño indeseable?  ¿Nos hemos atrevido a darle a alguien el título de extranjero, fuereño o pagano?  ¿Le hemos dado la bienvenida a todos a nuestra “escena del nacimiento?”  ¿Está la luz en nuestros corazones atrayendo a otros a El, como la estrella de Belén lo hizo?  La manifestación de la brillantez de la estrella les habló a los Magos de la entrada de un Rey al mundo.  La gloria del amor de Dios por todos está llamada a ser manifestada en nosotros por medio del poder del Espíritu Santo y en el nombre salvador de Jesucristo.

Aplicación

            Isaías nos anima a mirar la gloria de Dios siendo descubierta frente de nosotros y llama a la gente a levantarse de sus ataduras de la cautividad.  En Efesios Pablo describe el plan secreto de Dios, y en Mateo vemos a los hombres sabios rebosantes de alegría como resultado de seguir la estrella.

            Esta semana, como los hombres sabios o Magos, vamos a traer a Jesús nuestro regalo.  El tuyo tal vez será un regalo de alegría o amor, paz o paciencia, etc.  Después necesitas compartir este regalo con alguien en tu familia o en el trabajo.  Los hombres sabios vinieron en humildad y se fueron alentados y llenos de esperanza.  Nosotros esperamos exactamente lo mismo, cuando le traigamos a Jesús nuestro regalo.

Posted in Bible Studies Spanish.