SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO (Dec. 9th) – CICLO C

print

El Pan de Vida Estudio de Biblia Católico – Ciclo C

by Deacon Ken and Marie Finn

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                      Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oiste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

 

SEGUNDO DIA                                     BARUC 5:1-9                                      PRIMERA LECTURA

                                    (“Pues Dios mostrará a todo el mundo Su esplendor.”)

  1. ¿Qué es lo que Jerusalén debe quitarse y que es lo qué debe ponerse? Baruc 5:1

 

  1. ¿Qué es lo que no entrará más en Jerusalén? Isaías 52:1

 

  1. ¿Jerusalén deberá ser envuelta en qué? ¿Qué deberá tener en su cabeza y ésto, qué mostrará?

Baruc 5:2

 

  1. ¿Qué fue grabado sobre un sello que fue atado sobre la diadema? Exodo 39:30-31

 

  1. ¿Por qué nos regocijamos de corazón delante de Dios? Isaías 61:10

 

  1. ¿Qué mostrará Dios a todo el mundo, y cómo la llamará Dios por siempre? Baruc 5:3-4

 

  1. ¿A quién verá Jerusalén hacía el Este, cómo se habían reunido los del Este y del Oeste y por qué estarán felices?   Baruc 5:5

 

  1. ¿Quién alejó a tus hijos y quién te los ha de devolver? Baruc 5:6

 

  1. ¿Qué ha ordenado Dios para que Israel pueda avanzar seguro en la gloria de Dios? Baruc 5:7

 

  1. ¿Qué pasó a Israel a la orden de Dios y cómo va El guiando a Israel? Baruc 5:8-9

 

Personal – ¿Cuáles son los enemigos que han alejado a los hijos en este día? ¿Cómo ves a Dios trayéndoles de vuelta? ¿Cómo ha afectado esto a tu familia?

 

 

TERCER DIA                                FILIPENSES 1:4-6, 8-11                           SEGUNDA LECTURA

              (“…los amo tiernamente en el corazón de Cristo Jesus.”)

  1. ¿Como rezan Pablo y Timoteo por los Filipenses, y porqué razon? Filipenses 1:4-5

 

  1. ¿Qué hicieron los Filipenses al comienzo del Evangelio, cuando Pablo dejó Macedonia?

Filipenses 4:15

 

  1. ¿Acerca de qué estan ellos confiados? Filipenses 1:6

 

  1. ¿Quién es testigo de Pablo y cómo añora él a sus hermanos? Filipenses 1:8

 

Personal – ¿A quién añoras con el afecto de Cristo?

 

  1. ¿Cuál es la oración de Pablo por la gente de Filipos? Filipenses 1:9

 

  1. ¿Cómo logras la sabiduría y entendimiento espiritual? Colosenses 1:9

 

  1. ¿Qué debes discernir para que puedas ser puro y caminar con rectitud para llegar al día de Cristo sin culpas? Filipenses 1:10

 

  1. ¿Qué te enseña a conocer y discernir Su voluntad y saber lo que es importante? Romanos 2:18

 

  1. ¿Qué llevas contigo que te viene a través de Jesucristo, y porqué razón? Filipenses 1:11

 

  1. ¿Cómo es El Padre glorificado? Juan 15:8

 

Personal – Dá ejemplos especificos de cómo glorificas al Padre.

 

 

CUARTO DIA                                       LUCAS 3:1-6                                               EVANGELIO

            (“…proclamando un bautismo de arrepentimiento por el perdón de los pecados.”)

  1. ¿Durante qué reinado y bajo qué gobernador estaban cuando la Palabra de Dios llegó a Juan?

Lucas 3:1-2

 

  1. ¿El hijo de quién era Juan y dónde estaba él cuando la Palabra de Dios le llegó? Lucas 3:2

 

  1. ¿Qué hizo Juan a través de toda la región del Jordán?

Lucas 3:3 y también ver Mateo 3:1-2 y  Marcos 1:4

 

  1. ¿Cuál es la evidencia del arrepentimiento? Lucas 3:8

 

  1. ¿Qué es lo que te lleva y conduce al arrepentimiento? Romanos 2:4

 

  1. ¿Qué produce la tristeza que viene de Dios y en cambio que trae la tristeza mundana? 2 Corintios 7:10

 

  1. ¿Qué está gritando una voz en el desierto? Lucas 3:4

 

  1. ¿Qué pasará a todas las quebradas y todos los cerros y todos los caminos? Lucas 3:5
  2. ¿Qué pasará a todos los mortales? Lucas 3:6

 

  1. ¿Qué hizo saber el Señor en cumplimiento de lo que fue escrito en profecía por Isaías, y qué reveló El a las naciones?   Salmo 98:2

 

Personal – ¿Cómo te ha revelado el Señor, a ti personalmente, que has sido salvado de tus pecados? ¿Cómo has llegado a una tristeza piadosa o al arrepentimiento por tus pecados?

 

 

QUINTO DIA                                                    LEE EL SALMO 126:1-6

                                                             (“El Señor ha hecho grandes cosas por nosotros.”)

Leé y medita el Salmo 126:1-6.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA                                                 LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                                            BARUC 5:1-9

                 Baruc era el muy conocido secretario de Jeremías y en la lectura de hoy él explica como Dios guiará hacía un “nuevo éxodo” al final del Tiempo, del oriente al poniente, a la ciudad ideal de Jerusalén. El está diciendo a la gente que ha pasado por el exilio, cautiverio y destrucción total, que la salvación es un regalo de Dios y de la divina providencia de Dios. El continua dándoles valor para aceptar este regalo porque si no se convertirán en refugiados espirituales.

El aceptar el regalo de salvación que viene de Dios involucra una conversión que voltea a todos los hombres hacia su patria. El mensaje de hoy es un mensaje de consolación y esperanza. Es un llamado a dejarse de lamentos y confiar en el Señor. Es un llamado a ponerse el manto de justicia y caminar en la gloria del nombre eterno. Es un llamado a levantarse del polvo y sacudirse para estar limpio.

A la gente se le animó a ponerse de pie a la altura o a los hombros de aquellos que fueron antes que ellos al exilo y mantener su fe viva estando muy cerca de la Divina Palabra de Dios. Ellos sabían que no importaba que tan dificiles fueran los tiempos, Su Dios no los abandonaría u olvidaría.

Dios guía a toda Su gente que está oprimida. La gente en la lectura de hoy sabía esto y en el mundo de hoy ese mismo Dios hace la misma promesa a Sus hijos de hoy. Jesucristo es la luz que ha roto las tinieblas y nosotros lo seguimos a El en Su justicia y misericordia y finalmente en Su gloria.

 

FILIPENSES 1:4-6, 8-11

Esta lectura claramente pone de relieve el hecho que, para el cristiano, el evangelismo no es un deber, es una alegría. Esta carta a los Filipenses ha sido llamada una epístola de júbilo. Es con alegría que Pablo ruega por sus amigos. La alegría de la oración Cristiana es traer a aquellos que amamos hacía el asiento misericordioso de Dios. Hay el gozo de que se predica sobre Jesús en todas partes del mundo. Si la Cristiandad no hace a un hombre feliz, entonces absolutamente nada lo hará. Hay la alegría de sufrir por Cristo porque es una oportunidad para demostrar nuestra confianza en El sabiendo que en nuestra debilidad esta Su fortaleza. Está la alegría de la hospitalidad Cristiana. Es una gran cosa tener una puerta (tu corazón), por la cual el forastero y el que tiene problemas sabe que nunca será rechazado.

Pablo esta mirando la vida de cada cristiano como un sacrificio listo para ser ofrecido a Jesucristo. Somos llamados a hacer de nuestros cuerpos un sacrificio vivo aceptable a Dios. (Romanos 12:1) La tarea del Cristiano es entonces hacer que su vida sea digna de ofrecerla a Jesucristo. Solo el poder del Espíritu Santo puede darnos la fuerza para hacer esto. Pablo nos dice que también nosotros somos partícipes de la gracia. Debemos compartir nuestra deuda común hacía Dios por que siempre nos concede Su gracia que alivia y salva.

La oración de Pablo por su gente era que el amor de ellos creciera y creciera. El amar es saber y el saber es aprender. Cuando nosotros aprendemos, descubrimos la verdad y la verdad es Jesucristo, ayer, hoy y siempre.

 

LUCAS 3:1-6

En el Evangelio de hoy se ve que va bien el anunciar que en la soledad de un terrible desierto, las “Buenas Nuevas” de salvación estan al alcance de todos aquellos que se arrepienten. Vemos que Pilato, Herodes y Caifás eran los líderes más poderosos en Palestina. Pero ellos fueron superados por un profeta del desierto proveniente de Judea. Dios prefirió hablar por medio de este solitario, Juan Bautista, quien entró en la historia como uno más grande que ningún otro soberano de su tiempo.

Aún hoy muchas veces juzgamos de acuerdo a las normas de nuestra cultura — poder, belleza, salud, educación — como en los tiempos de Juan Bautista y pasamos por encima de la gente verdaderamente especial a través de la cual Dios actua. La grandeza no se mide por lo que tenemos sino por lo que hacemos por Dios. Podemos ser como Juan Bautista y darnos enteramente a Dios para que Su poder trabaje a través nuestro. La Madre Teresa tiene un dicho que es muy apropiado para nuestro mundo de hoy, “A menos que la vida no se viva para otros, no vale la pena.”

La vida entera de Juan Bautista fue vivida para decir a otros que la hora para arrepentirse había llegado para todos. Debemos darnos cuenta que el arrepentimiento tiene dos lados — dar la espalda al pecado y volverse hacía Dios. Arrepentimiento no quiere decir “lo siento” quiere decir “cambiar.” Para ser perdonados debemos arrepentirnos. No podemos solo decir que creemos y vivir de cualquier manera que queramos, ni tampoco podemos simplemente vivir una vida con una buena moralidad sin ninguna referencia a Jesucristo. El perdón de los pecados es un mensaje de arrepentimiento. Resuelve eliminar de tu vida todo pecado que Dios te indique y pon tu confianza en El. Vivirás para otros, porque sabiendo que tú estás salvado tu vida valdrá la pena.

 

Aplicación

La primera lectura muestra que los que rechazan el don de salvación de Dios se convierten en refugiados espirituales. La segunda lectura revela que la alegría es un signo infalible de la presencia de Dios. El Evangelio revela que Dios llama a gente ordinaria para hacer cosas extraordinarias.

Esta semana, muestra a tu familia que el Adviento es un tiempo de cambios, vigilancia y preparación. Deja que el mensaje de Juan Bautista toque tu corazón y “Arrepiéntete de tus pecados.” Ahora mismo, pídele al Espíritu Santo que te revele que es lo que necesita ser cambiado en ti. Escribe lo que es y si es en varias áreas, toma una a la vez. Comparte tu camino con una persona que no juzgue. Tú eres esa persona común a quien Dios ha elegido para hacer cosas extraortinarias. Ruega, agradece y acepta de Dios el milagro que tomará lugar en tu vida esta temporada de Adviento.

Posted in Bible Studies Spanish.