SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

print
SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo.  “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                               LEE ISAIAS 49:3, 5-6                      PRIMERA LECTURA

(“Ahora mi Dios es mi fortaleza.”)

  1. ¿Quién es el siervo de Dios? ¿A quién habla Dios y qué muestra a través de ellos?

Isaías 49:3

 

  1. ¿A quién se refieren los siguientes pasajes, cuando dicen “Israel?”

Génesis 35:9-11

Éxodo 4:21-22

Éxodo 5:1

 

Personal – ¿Te ves a ti mismo con el nombre “Israel”?  Vuelve a leer Isaías 49:3, coloca el nombre de “Jesús” donde dice “Israel”; ahora pon tu nombre en lugar de “Israel”.  Medita sobre de esto.

 

  1. ¿Quién habló? Isaías 49:5

 

  1. ¿Dónde formó a Jesús y como quién lo formó? Isaías 49:5, Salmo 139:13

 

  1. ¿Quién sería regresado a El y quién se unirá a él? Isaías 49:5

 

  1. ¿Qué significa Jesús a la vista del Señor? Isaías 49:5

 

  1. ¿Quién es la fortaleza de Jesús? Isaías 49:5

 

  1. ¿Qué constituyó Dios a Jesús en las Naciones y hasta dónde alcanzará su salvación?

Isaías 49:6

 

  1. ¿Qué dijo Jesús y que sucederá con los que lo sigan? Juan 8:12

 

Personal – Coloca tu nombre al lado del de Jesús en las preguntas 4, 6 y 7 y vuélvelas a leer y contestar.

 

TERCER DIA                                  LEE 1 CORINTIOS 1:1-3                SEGUNDA LECTURA

(“Tú, que has sido consagrado en Cristo Jesús y has sido llamado a ser un Pueblo Santo.”)

 

  1. ¿Quién llamó a Pablo y qué fue llamado a hacer? 1 Corintios 1:1

 

  1. ¿A quiénes saludaron Pablo y Sóstenes? 1 Corintios 1:2

 

Personal – ¿Ves a la “Iglesia de Dios” como un edificio al cual entras para alabar a Dios o lo ves como una parte de ti mismo y otros que creen en Dios?

 

  1. ¿Lee los versículos siguientes y di a quien se refieren cuando dicen “la Iglesia”:

 

Hechos 9:31

Hechos 20:28

Efesios 5:23

 

  1. ¿Dónde estaba localizada “la iglesia de Dios” en este saludo en particular de Pablo y Sóstenes?         1 Corintios 1:2.   Ve si puedes localizar ese lugar en el mapa de tu Biblia

 

  1. ¿Cómo nos convertimos en consagrados en Cristo Jesús? Juan 17:17-19

 

  1. ¿Qué clase de Pueblo estamos llamados a ser? 1 Corintios 1:2

 

  1. ¿Qué sucede cuando llamamos en nombre del Señor Jesucristo? Romanos 10:13

 

  1. ¿Qué viene de Dios Nuestro Padre y del Señor Jesucristo? 1 Corintios 1:3

 

  1. ¿Cómo recibes la Gracia? 2 Pedro 1:2, 2 Timoteo 1:9

 

Personal – ¿Cómo te ves a ti mismo, como alguien “llamado de Dios” para ser santo y consagrado por El diariamente?  ¿Cómo pasas tiempo solo con el Señor hablándole, confiando tus temores y ansiedades, así como tus alegrías?  Toma por lo menos diez minutos cada día de esta semana sin distracciones y habla con El, tu Señor.

 

CUARTO DIA                             LEE JUAN 1:29-34                                                EVANGELIO

(“Es el quien bautizará en el nombre del Espíritu Santo.”)

 

  1. ¿Cuando Juan se dio cuenta que Jesús venía hacia él, qué exclamó? Juan 1:29

 

  1. Lee Exodo 12:1-13, concentrándote en los versículos 3, 6, 12 y 13. ¿Qué se hizo para         reparar el pecado de idolatría (Exodo 12:12),  o la adoración a los falsos dioses?

 

  1. ¿Porqué se hace referencia a Jesús como “el Cordero de Dios”? Isaías 53:7, 8 y 12

 

  1. ¿Cuál es el pecado del mundo? Exodo 12:12

 

  1. ¿Qué dijo Juan y en que posición puso a Jesús? Juan 1:30

 

  1. ¿En la declaración de Juan, “Detrás de mí viene un hombre que ya está delante de mí, porque existía antes que yo”; indicaría esto que Jesús nació antes que él?  Lucas 1:34-36

 

Personal – En tus propias palabras escribe lo que todo este pasaje significa para ti: Juan 1:30.

 

  1. ¿Cuál fue la razón que tuvo Juan para bautizar? Juan 1:31

 

  1. ¿Cuál fue el testimonio de Juan? Juan 1:32, Isaías 11:2, Mateo 3:16, Marcos 1:10 y Lucas   3:21-22

 

  1. ¿Cuando recibimos el Espíritu de Dios, que más recibimos? Isaías 11:2

 

  1. Juan dice que no reconoció a Jesús; ¿quién le dijo quién era Jesús? Juan 1:33

 

  1. ¿Cuándo le reveló Dios lo que tenía que hacer y dónde se lo reveló? Lucas 3:2

 

  1. ¿Qué le fue revelado a Juan? ¿Qué fue lo que Juan vio por sí mismo y que atestiguó?

Juan 1:33-34

 

Personal – ¿Cómo te ha revelado Dios que Jesús es El escogido?  ¿Sientes que tu eres uno de los escogidos de Dios?  Toma tiempo esta semana para reflexionar como te escogió Dios y para qué.

 

QUINTO DIA                              LEE EL SALMO 40:2, 4,7-10

(“Hacer tu voluntad, Señor, es mi alegría.”)

Lee y medita el Salmo 40:2, 4, 7-10.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                               LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                  ISAIAS 49:3, 5-6

            El profeta habla de una misteriosa figura conocida como el siervo del Señor. Los cristianos hemos reconocido a Jesús con ésta descripción: hoy en día el siervo nos habla de su misión, el siervo revela su misión de consuelo, compasión y restauración; ha de hacer de Israel una luz para todas las naciones y esa luz será vista hasta los confines de la tierra. Este fue un tiempo de alegría porque todos los cautivos fueron regresados a Israel y la mano del Señor, el Santo de Israel lo había creado (Isaías 41:20).

            Las comunidades todavía vivían muy pobres y con mucho trabajo, con dificultades y aflicciones, así que éste mensaje de alivio fue muy bien recibido.  Isaías nos dice en estos versículos que el siervo se identifica plenamente con toda la nación; Isaías nos muestra como el siervo al sufrir las miserias de estar exilado de su pueblo natal y aún ser fiel a Dios, se identifica con el Pueblo de Israel como su representante ideal (versículo 3).  Los exilados encuentran, a su regreso, que no era suficiente con reconstruir el Templo único sino que se necesitaba un llamado a la santidad y adoración del Dios verdadero, para dar un sentido de unidad al pueblo.

            El siervo será una luz sanadora para todo Israel y todas las naciones, judíos y gentiles por igual.

                                                              1 CORINTIOS 1:1-3

            Pablo inicia esta carta con el estilo cotidiano de “Queridos Corintios”, pero su estilo peculiar incluye un recordatorio de que son parte del plan de Dios para el mundo.  En los primeros tres versículos de esta carta, el nombre de Jesús aparece no menos de cuatro veces: esta sería una carta difícil porque trataría con una situación difícil; el pensamiento primero y único de Pablo fue Jesucristo.

            Algunas veces la Iglesia y aún nosotros mismos, tratamos de enfrentar una situación difícil por medio de un libro de leyes y en el espíritu de justicia humana.  Con frecuencia tratamos de usar nuestros propios poderes mentales.  Pablo no hizo nada de eso: ante su situación difícil, tomó a Jesucristo, y fue a la luz de Su Cruz y del amor de Cristo donde buscó soluciones.

            Pablo habla de la Iglesia de Dios en Corinto; no era la Iglesia de Corinto, sino la Iglesia de Dios. Haríamos bien en imitar a Pablo en ese respecto y estar más conscientes de la realidad que nos une, en lugar de las diferencias que nos separan.  Pablo nos enseña algo sobre el individuo cristiano: 1. que está consagrado en Cristo.  Estar consagrado en Cristo significa ser uno por el que Jesús murió, saberlo y vivir esa realidad: 2. Somos llamados a ser el pueblo dedicado de Dios.  La palabra “Hagios” quiere decir ser santo o vivir en Santidad.  Si una persona ha sido “llamada” por Dios, debe de mostrar que está preparada en la vida y en carácter para el servicio santo.  La persona Cristiana es llamada a una comunidad en la que los bordes incluyen el cielo y la tierra.  Somos llamados a ser “Hagios” (Santos).

                                                                   JUAN 1:29-34

            Una vez mas el cuarto Evangelio nos dice que Juan le está dando homenaje a Jesús.  El lo llama con el título el cuál se ha convertido en una parte integral de nuestra liturgia, “El Cordero de Dios.”

            Tal vez Juan estaba pensando en el cordero Pascual porque él era hijo de un sacerdote y él conocía todos los ritos del templo y sus sacrificios.  La fiesta de la Pascua no estaba muy lejos (Juan 2:13).  La sangre del cordero inmolado protegió a la gente en las casas de los Israelitas en la noche que salieron de Egipto (Éxodo 12:1-13).  La sangre del cordero Pascual salvó a los Israelitas en Egipto de la muerte.  Jesús se consideraba ser el único sacrificio verdadero que podía salvarnos de la muerte.  Pablo, también, pensó en Jesús como el Cordero Pascual (1 Cor. 5:7) en que solamente Jesucristo puede ganar para nosotros la salvación.

            En el libro de los Profetas se presentan dos retratos grandiosos del cordero.  Isaías tiene el gran retrato del que fue traído “como un cordero al matadero” (Isaías 53:7). Jeremías escribe, “Pero fui como un cordero dócil guiado al matadero” (Jeremías 11:19).  Isaías 53 más tarde se convirtió para la iglesia en una de las predicciones más preciosas en todo el Antiguo Testamento. Hay una gran maravilla en la frase “El Cordero de Dios”.  Juan usó esta frase veintinueve veces en Apocalipsis, y se ha convertido en uno de los títulos más preciosos de Cristo.  Este título reúne el amor, sacrificio, sufrimiento, y triunfo de Jesucristo.

            Algo sucedió en el bautismo de Jesús que convenció a Juan de que en verdad Jesús era el Hijo de Dios.  En Palestina la Paloma era un pájaro sagrado y no se mataba o se comía.  La paloma también simboliza a Israel, el pueblo de Dios formado por el Espíritu Santo.  El Espíritu de Dios creativo se estaba moviendo sobre las aguas (Génesis 1:2).  Los rabinos dijeron que el Espíritu de Dios se movía y aleteaba como una paloma.  La imagen de la paloma era una que Jesús conocía y amaba.  El Espíritu era poder, poder como el de un viento muy fuerte.  El Espíritu de Dios; la venida del Espíritu a la vida de un hombre era la venida de Dios.

            Bautizar quiere decir meterse o sumergirse.  Puede ser usado para la ropa que se está metiendo en pintura.  El bautismo de Juan significaba limpieza.  Quería decir que el hombre estaba siendo lavado de las impurezas que estaban atadas a él.  El bautismo de Jesús era un bautismo del Espíritu, y quería decir que su vida estaba fortalecida con poder.  La iglesia ha incluido en la práctica de nuestra fe el mismo Bautismo que Jesús experimentó.  Nosotros, también somos los amados de nuestro Padre celestial y su favor está sobre nosotros.

Aplicación

            La primera lectura nos habla de un servidor cuya misión es hacer a Israel una luz para todas las naciones.  La segunda lectura nos muestra que Pablo responde a su situación a la luz de la cruz, y con el amor de Cristo.  El Evangelio revela que Jesús es el verdadero “Cordero de Dios.”

            El trabajo de Juan Bautista fue señalar al Pueblo la venida de Jesús.  Nuestro trabajo es similar: señalar a Cristo y mostrarles que El es a quien todos buscan.  Esta semana lleva a alguien a Cristo mediante tu oración de intercesión introdúcelos a un estudio de Biblia o lleva a alguien a tu iglesia.  Se específico y amable.

Posted in Bible Studies Spanish.