SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA (Feb. 25th) – CICLO B

print
SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA – CICLO B

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pidele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilia o de las lecturas que oiste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                           LEE GÉNESIS 22:1-2,9-13,15-18                             PRIMERA LECTURA

 

(“…Por qué obedeciste mi mandato.”)

 

  1. ¿Cómo quiso probar Dios a Abraham y cuando oyó el llamado, cuál fue su respuesta? Génesis 22:1

 

  1. ¿Qué será lo que Dios no permita qué suceda, de qué proveerá y por qué? 1 Corintios 10:13

 

  1. ¿Qué le dijo Dios a Abraham, y qué era Isaac de Abraham? Génesis 22:2

 

  1. ¿Qué dice Jesús que sucederá si das a tus hijos por el reino de Dios? Lucas 18:29-30

 

  1. Cuando llegó Abraham con su hijo al lugar que Dios le había indicado, ¿qué preparó y qué hizo con su hijo? Génesis 22:9

 

  1. ¿Qué tomó en la mano y para qué? Génesis 22:10

 

  1. ¿Quién le habló a Abraham y cuál fue su respuesta? Génesis 22:11

 

  1. ¿Por qué le dijo que no tocara al niño? Génesis 22:12-13

 

  1. Cuando el mensajero de Dios llamó a Abraham otra vez, ¿qué dijo el Señor que haría por él debido a que no le había negado a su hijo? Génesis 22:15-17

 

  1. ¿En quién y por qué razón hallan bendiciones todas las naciones? Génesis 22:18

 

  1. ¿Cómo permanecemos en el amor de Jesús, cómo permanece Jesús en el amor de Dios y cuál es Su mandato? Juan 15:10, 17

 

Personal – ¿A qué has renunciado por el reino de Dios? ¿A qué te mantienes apegado? ¿Qué necesitas hacer para recibir las benediciones que Dios quiere derramar sobre ti?

 

TERCER DIA                                                      LEE ROMANOS 8:31-34                                  SEGUNDA LECTURA

(“Es Dios quien nos perdona.”)

 

 

  1. ¿Quién escribe este libro y a quién se lo escribe? Romanos 1:1, 7
  2. ¿Cuáles son las dos preguntas que se formulan en Romanos 8:31 y a quién se refieren?

Romanos 8:30-31

 

  1. ¿Qué hizo Dios con su propio Hijo, por quién lo hizo y qué mas nos dio? Romanos 8:32

 

  1. ¿Qué pasa con los que creen en Jesús? Juan 3:16

 

  1. ¿Qué tiene Dios para el hijo que le sirve? Malaquias 3:17

 

  1. ¿Cómo nos prueba Dios su amor? Romanos 5:8

 

  1. ¿Qué somos para Dios y qué hace El por nosotros? Romanos 8:33

 

  1. ¿Qué se le acreditó a Abraham por su rectitud? ¿En quién creemos y como qué se nos toma en cuenta? Romanos 4:2-5

 

  1. ¿Qué hizo Jesús, dónde está El y qué hace por nosotros? Romanos 8:34

 

  1. ¿Qué pasa con aquéllos que se acercan a Dios a través de Jesús, cuánto vivirá El y qué es lo que hace? Hebreos 7:25

 

  1. ¿A dónde no entró Cristo, a dónde fue y a favor de quién? Hebreos 9:24

 

  1. ¿Qué tenemos si pecamos, por quién ha hecho esto; y cómo estaremos seguros de que lo conocemos?               1 Juan 2:1-3

 

Personal – ¿De qué modo has hecho bien a la vista de Dios? ¿Qué haces cuando pecas? Así como Cristo intercede por tí, ¿cómo puedes tú interceder por los que amas?

 

 

CUARTO DIA                                                       LEE MARCOS 9:2-10                                                    EVANGELIO

 

(“Este es mi Hijo muy Amado, escúchenlo.”)

 

  1. ¿A quién tomó consigo Jesús en lo alto del monte y qué hizo ahí? Marcos 9:2

 

  1. ¿Qué pasó con sus vestiduras? Marcos 9:3

 

  1. ¿Quién se apareció y qué estaban haciendo? Marcos 9:4

 

  1. ¿Qué debemos recordar sobre Moisés, y a Elías qué se le mandó a hacer? Malaquias 3:22-24

 

  1. ¿Qué dijo Pedro a Jesús, cómo lo llamó y cuales fueron sus sentimientos? Marcos 9:5-6

 

  1. ¿Qué pasó con el centurión y con los hombres que estaban con él en guardia cuando Jesús estaba en la cruz? Mateo 27:54

 

  1. Cuando Jesús les preguntó por qué estaban aterrorizados ¿cuál fue la siguiente pregunta que les hizo?

Marcos 4:40-41

 

 

  1. ¿Qué los cubrió con una sombra y qué dijo la voz que salió de ahí? Marcos 9:7

 

  1. ¿Qué dijo Moisés que pasaría a aquéllos que no escuchen a Jesús? Hechos 3:22-23

 

  1. Cuando Moisés fue a la montaña, ¿qué lo cubría? ¿Qué se posó sobre el Monte Sinaí y que pasó el séptimo día? Exodo 24:15-16

 

  1. Cuando Pedro, Santiago y Juan vieron a su alrededor ¿a quién vieron? Marcos 9:8

 

Personal – ¿Qué tan claramente ves a Jesús para saber lo que te está diciendo y poder así escucharlo? ¿Cómo ves a Jesús? ¿Cómo es El para ti? ¿Cómo se ven sus vestiduras, qué está diciendo y haciendo? Reflexionalo.

 

 

QUINTO DIA                                                   LEE SALMO 116:10, 15-19

(“Tenía fe aún cuando me dije, `Yo soy muy desgraciado;'”)

 

Leé y medita el Salmo 116:10, 15-19.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor a través de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

 

                                                                             GÉNESIS 22:1-2, 9-13, 15-18

En la lectura de hoy en el Génesis vemos a Dios poniendo a Abraham a prueba no para confundirlo sino para desarrollar su carácter. Así como el fuego refina el mineral para sacar el metal precioso, así Dios nos refina a través de los acontecimientos y tiempos difícíles. Podemos tomar dos caminos cuando se nos prueba, podemos quejarnos o podemos tratar de entender que Dios nos está probando para desarrollar nuestro carácter.

Abraham fue a cumplir con un acto de obediencia que el mundo no comprendería. A través de los años el aprendió lecciones duras acerca de la importancia de obedecer a Dios. Obedecer a Dios en tiempos de Abraham o en nuestros tiempos, frecuentemente implica un duro esfuerzo, ya que significa negarnos algo que realmente queremos. No debemos esperar que nuestra obediencia a Dios va a ser siempre fácil o que va a venir como una cosa natural.

Dios no quería la muerte física de Isaac sino que quería que Abraham sacrificara a Isaac en su corazón. Este le estaba mostrando a Dios que lo amaba tanto que confiaría en El para todo. ¿Confías en Dios en todo lo que se refiere a tu vida? Dios estaba probando a Abraham y nos prueba a nosotros. El propósito de Dios al probarnos es fortalecer nuestro carácter y profundizar nuestro compromiso con El.

Dios también le mostró a Abraham Su habilidad para proveernos. Vemos que hubo un carnero que se ofreció como substituto de Isaac, así como Jesús fue ofrecido en la cruz como substituto por nosotros. Es muy importante que nos demos cuenta de lo mucho que Dios nos ama. El detuvo a Abraham para que no sacrificara a su hijo y sin embargo no evitó que Su propio Hijo, Jesús, muriera en la cruz por nosotros para que así pudieramos ser salvados de la muerte eterna que merecíamos y que a cambio recibiéramos la vida eterna con El.

Abraham recibió una bendición increíble por su obediencia, que fue el hecho de llegar a ser una influencia positiva sobre otros.Otras vidas cambiarían como resultado de conocer a Abraham. A tí también se te ha dado una inmensa bendición y las vidas de otras gentes pueden ser cambiadas para bien también. ¿Cuántas vidas cambiarán debido a que te conocen? Eso realmente depende de ti.

 

ROMANOS 8:31-34

La lectura de hoy es más que una explicación teológica de la gracia redentora de Dios. Es una lectura de consuelo y confianza. ¿Has pensado alguna vez que no eras suficientemente bueno para Dios y que El no te salvaría? ¿Has sentido como que la salvación y el sanar es para otros pero no para ti? Entonces esta lectura es especialmente para tí. Si Dios dio a Su Unico Hijo por tí entonces no va a quitarte el regalo de la salvación (Juan 3:16) Jesucrito no dio Su vida por ti para después voltearse y condenarte.

Nada, absolutamente nada, nos puede separar del amor de Dios. Debemos darnos cuenta de que cuando aceptamos a Cristo como nuestro Señor y Salvador, le estamos declarando la guerra a Satanás. Entonces vamos a ser atacados, tentados y condenados por Satanás por que él quiere apartarnos del regalo de salvación y amor de Dios. Dios nos ama tanto que dio a Su Unico Hijo solo por tí (Juan 3:16). Piénsalo. El sabía que continuaríamos siendo pecadores y sin embargo siguió adelante con Su plan de salvación (Romanos 5:8).

La compasión de Dios es tan grande que dejó a Jesús que tomara todos los pecados del mundo para que nosotros fuéramos limpiados, librados y justificados como Sus hijos. No debemos tener miedo de ser acusados de amar a Dios y de servirle ya que tenemos Su promesa de salvación (Juan 3:16) y protección (Salmo 91). Se nos ha dicho que Jesús intercede ante Dios por nosotros en el cielo. Es nuestro intercesor y nuestro representante a la derecha de Dios.

La oración es nuestro modo de acercarnos a Jesús. Hay muchas maneras diferentes para orar pero hay que hacerlo con reverencia ya que El es nuestro rey. Podemos venir a El con la absoluta seguridad también de que es nuestro amigo y consejero personal. Recuerda que Jesucristo es la única persona que jamás ha existido que nació para morir. Su muerte nos hizo ganar el increíble regalo de la salvación y ahora en el cielo El entiende perfectamente nuestra debilidad y nos ofrece el perdón.

MARCOS 9:2-10

 

La lectura de hoy en el Evangelio es acerca del relato de Jesús transfigurándose en la montaña. La transfiguración revela la verdadera naturaleza de Cristo como Hijo de Dios. La voz de Dios llamó a Jesús como se decia en tiempos de Moisés y Elías, el Mesías, largamente esperado con completa y divina autoridad. Moisés fue el símbolo de la ley y Elías fue el símbolo de los profetas. Jesús fue el cumplimiento de ambos, la ley del antiguo testamento y de las promesas proféticas del futuro. Jesús no fue nada mas un profeta y no fue tampoco la reencarnación de Moisés. Como Hijo de Dios El los sobrepasa totalmente en autoridad y poder.

Jesús es la fuente de toda autoridad y poder. Debemos escuchar a Jesús y luego evaluar a las otras autoridades a la luz de Su revelación. Los apóstoles estaban espantados y con miedo cuando vieron a Jesús y se dieron cuenta de quién era realmente. Ellos fueron transfigurados en sus corazones y pudieron verlo con sus corazones tan bien como lo vieron con sus ojos.

Jesús les dijo que no hablaran de lo que habían visto puesto que ni ellos mismos lo entenderían hasta que Jesús resucitara. Se les había dado el increíble regalo de ver el reino de Dios llegando con toda su fuerza (Marcos 9:1). Ellos verían que cuando Jesús resucitara de entre los muertos, así como Su poder sobre la muerte se revelaría a todos que El es Dios. Era natural que los discípulos estuvieran confusos acerca de la muerte y resurrección de Jesús puesto que ellos no podían ver en el futuro.

Cuando Jesús venga a ser el Señor de nuestra vida, lo veremos como lo vio Pedro, Santiago y Juan. El hará que nuestro corazón esté radiante y nuestra mente clara y aguda. El nos transfigurará ahí donde estemos. El supo que no podía quedarse en lo alto de la montaña, por que El había venido a transfigurar a la gente de los bajos y obscuros valles. No tenemos que estar confusos o con miedo ya que tenemos a Su Espíritu Santo dentro de nosotros (1 Juan 4:4).Los discípulos vieron la cara radiante de Jesús por que lo vieron con una visión espiritual. La Escritura nos dice “lo que el ojo no ha visto y el oído no ha oído y lo que no ha entrado al corazon humano, es lo que Dios ha revelado a aquéllos que lo aman.” Esta es la transfiguración que Dios nos ha revelado hoy a través del Espíritu Santo.

 

Aplicación

 

La primera lectura nos dice que en nuestros tiempos de prueba crecemos en nuestro desarrollo moral. La segunda lectura nos muestra la increíble fuerza de la gracia redentora de Dios.  El Evangelio nos muestra que ser transfigurado es permitir que el resplandor de Cristo brille en ti y a través de ti.

Esta semana busca solamente las cosas buenas que hay en los que están a tu alrededor. Solo habla de lo que es bueno acerca de esa persona. No adulando, únicamente afirmando y fíjate como esa persona pasa por una transfiguración ahí meramente delante de tus ojos.  Prueba y verás.

Posted in Bible Studies Spanish.