SEPTIMO DOMINGO DE PASCUA – CICLO C

print
ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

2. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

SEGUNDO DIA HECHOS 7:55-60 PRIMERA LECTURA

(“Señor, no les tomes en cuenta este pecado.”)

1. ¿Quién estaba lleno del Espíritu Santo, qué vió cuando levantó la vista al cielo?  Hechos 6:8 y Hechos 7:55

2. ¿De qué le dijo Ananías a Pablo (Saulo), que iba a estar lleno y quién lo había enviado?  Hechos 9:17

3. ¿Con qué estaban llenos los discípulos?  Hechos 13:52

4. ¿Qué no debes hacer, y con qué debes llenarte?  Efesios 5:18

Personal – ¿Cómo has percibido el estar lleno del Espíritu Santo?

5. ¿Qué dijo Esteban cuando levantó los ojos y vió que se abrían los cielos?  Hechos 7:56

6. ¿Qué le pasó a Jesús después de que Juan lo bautizó y los cielos se abrieron?  Mateo 3:16-17

7. ¿Cómo reaccionó el pueblo a lo que hacía Esteban y que le hicieron?  Hechos 7:57-58

8. ¿A los pies de quién dejaron los testigos sus ropas? ¿Cómo oraba Esteban mientras lo apedreaban?   Hechos 7:58-59

9. ¿Qué dijo Jesús cuando lo estaban crucificando? ¿Cuáles fueron Sus últimas palabras?

Lucas 23:34 y 23:46

10. ¿Qué le dijo Esteban al Señor antes de morir?  Hechos 7:60

11. ¿Cómo debemos tratar a nuestros enemigos?  Mateo 5:44

Personal – ¿Tienes resentimientos contra algún miembro de la familia, amigos o vecinos por alguna cosa pasada? ¿Has oración y has lo que el Señor te diga que hagas.

TERCER DIA APOCALIPSIS 22:12-14, 16-17, 20 SEGUNDA LECTURA

(“Qué el hombre sediento se acerque, y quien lo deseé

reciba gratuitamente el agua de la Vida.”)

1. ¿Cuando venga el Señor, qué traerá?  Apocalipsis 22:12

2. ¿Qué les dijo Jesús a Sus discípulos, con quién iba a venir y cómo nos repagará?  Mateo 16:24-28

3. ¿Quién dijo el Señor que El era?  Apocalipsis 1:8 y 22:13

4. ¿De qué hay solo uno?   Isaías 44:6

5. ¿Quiénes han sido bendecidos, qué han hecho y a qué tienen derecho?  Apocalipsis 22:14

6. ¿Dónde está el árbol de la vida? ¿A quién le habla el Espíritu?  Apocalipsis 2:7 y Génesis 2:9

7. ¿Quién dice Jesús que es El, a quién mandó para dar testimonio de las iglesias? Apocalipsis 22:16

8. ¿Qué dice el Espíritu y la esposa, quién debe acercarse y quién puede recibir el agua de la Vida?   Apocalipsis 22:17

9. ¿Quién dá el agua de la vida?  Juan 4:10

10. ¿Qué dice el que dá este testimonio?   Apocalipsis 22:20

Personal – ¿Tienes sed de esta agua de vida que solo Jesús puede dar o conoces a alguien que tenga sed? ¿Cómo puedes contestar la invitación a “venir”, o cómo puedes ser un instrumento para satisfacer la sed de alguien más?

CUARTO DIA JUAN 17:20-26 EVANGELIO

(“…Porque me amaste antes de que comenzara el mundo.”)

1. ¿Por quién dijo Jesús que estaba orando?  Juan 17:6-9, 20

2. ¿Por qué oró Jesús por ellos, qué dijo acerca del Padre?  Juan 17:21, Juan 10:30 y Juan 14:10

3. ¿Qué les dió Jesús a aquellos que guardaron la palabra de Su Padre?  Juan 17:22

4. ¿Cómo somos llevados hacía la perfección? ¿A quién ama el Padre?  Juan 17:23 y Juan 16:27

5. ¿Por qué Dios mandó a Su Hijo al mundo?  Juan 3:16-17

6. ¿Desde cuándo amó el Padre a Jesús? ¿Por quién fuimos dados a Jesús?  Juan 17:24

7. ¿Qué ha preparado Jesús para nosotros y cómo llegaremos ahí?  Juan 14:2-3

8. ¿A quién ama y honra el Padre?  Juan 12:23, 26

9. ¿A quién conocían Jesús y Sus discípulos y quién no lo conocía? ¿Cómo llama Jesús a Su Padre?  Juan 17:25

10. ¿A quién ama el mundo y qué te harán por causa de Jesús?  Juan 15:19-21

11. ¿Qué les enseñó Jesús, qué les seguirá enseñado y por qué?  Juan 17:26

12. ¿A qué han hecho caso los que Jesús les reveló al Padre?  Juan 17:6

Personal – ¿En tu vida, qué tan importante ha sido la Palabra de Dios? Evalua lo de la semana pasada y vé que estuviste haciendo y diciendo la mayor parte del tiempo. ¿Cómo ven los demás el amor de Jesús en tí?

QUINTO DIA LEE EL SALMO 97:1-2, 6-7, 9

(“Los cielos anuncian la llegada del Juez y todos los pueblos ven su Gloria.”)

Leé y medita el Salmo 97:1-2, 6-7, 9

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

SEXTO DIA LEE TODO EL COMENTARIO

HECHOS 7:55-60

Los líderes Judíos estaban furiosos por las acusasiones que Esteban les había hecho de que eran los asesinos de los profetas y los destructores de las leyes de Dios. Y también los acusa de haber asesinado al mismo Mesías. Las palabras de Esteban de decir que veía a Jesús parado a la derecha de Dios daban apoyo a lo que Jesús clamaba y enfurecía a los líderes Judíos. En su sentido de culpa y furia no iban a tolerar las palabras de Esteban así que lo atacaron y lo mataron.

Hoy en día la gente probablemente no nos mate por ser testigos de Cristo pero si nos dirán que no quieren oir la verdad y tratarán de silenciarnos constantemente. En muchos lugares los que tratan de proteger los derechos de los niños que no han nacido y que están contra el aborto son ridiculizados, golpeados y mandados a la cárcel. Estos Cristianos estan respondiendo de un modo que no es quedarse sin hacer nada mientras seres inocentes son asesinados (Prover. 24:11). Honra constantemente a Dios en tus palabras, tu adoración y tus acciones. Quizá sepas lo que es que la gente rechaze tu mensaje, pero habrá alguien que se vuelva hacía Cristo y tu esfuerzo será más notable de lo que te imaginas.

Pablo es presentado en la lectura de hoy (versículo 58) como un asesino y luego lo vemos como un apóstol del Señor, cambiado y arrepentido. Esto nos habla de que el poder del amor de Dios puede cambiar a cualquiera que este abierto a su llamado. Pablo tenía grandes cualidades para predicar a los Judíos ya que él también una vez se opuso a Jesucristo y a sus seguidores Cristianos. El entendió la oposición y por tanto fue capaz de sentir compasión y perdonar, así como también fue capaz de darles ánimos para ser libres en Cristo. Pablo nunca olvidó el día en que escuchó en silencio y dejó que las malas acciones de esos hombres destruyeran la vida de un hombre muy santo. El supo que ya nunca podría volver a guardar silencio y pasó el resto de su vida predicando las buenas nuevas de Jesucristo, Señor y Salvador del mundo entero. Nosotros necesitamos hablar en nombre de Jesús y dejar que la gente vea en nosotros la santidad de San Esteban.

APOCALIPSIS 22:12-14, 16-17, 20

El Cristo Resucitado viene y hace dos reclamos poderosos, uno que habrá un juicio final, y que esté no sera únicamente para los incrédulos. El destino eterno de un Cristiano verdaderamente creyente está seguro, pero Jesús verá como manejaron los dones, oportunidades y responsabilidades que tuvieron durante su vida. El nos dice que El es completo. No hay empiezo ni final en su existencia. Cristo nos dice que El es la fuente y que no necesita nada más. El es el alfa y la omega, el principio y el fin. Los Judíos decían que si Dios era el principio, no había recibido Su poder de alguien más y que ya que era el medio, no había compartido Su poder con nadie y siendo el fin nunca había dado Su poder a nadie más.

Aquellos que lavaron sus ropas en la sangre de Cristo fueron purificados y tienen el derecho de entrar a la “ciudad de Dios” o sea “la Nueva Jerusalén”. Jesús a traves de Su cruz ha dado la gracia por la cual el hombre puede ser perdonado; pero el hombre debe tener hambre y sed por esa gracia y luego tiene que usarla. Aquellos que entran en la “Ciudad Santa” o cielo son los que han aceptado a Jesús como su Señor. En la nueva y eterna vida, la gente comerá del árbol de la vida ya que sus pecados han sido borrados por la muerte y resurrección de Cristo y por tanto vivirán por siempre.

Si nosotros hemos confesado nuestros pecados, nos hemos arrepentido y hemos aceptado a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador personal, tendremos el derecho de comer de éste árbol. La iglesia ha sido la guardiana fiel que nos ha protegido, enseñádonos acerca de Jesucristo y nos lo ha presentado en sacramento y palabra. La iglesia en el nombre de Jesús a traves del poder del Espíritu Santo trae gloria al Padre extendiendo la invitación a todo el mundo para que venga a Jesús.

JUAN 17:20-26

Jesús completa Su oración al Padre. Empieza pidiéndole que lo glorifigue a El para que El pueda glorificar al Padre. Le dice a Su Padre que hizo todo lo que El le pidió y ahora es tiempo de que llegue su gloria. Su gloria será la de la cruz; no era su voluntad, pero El obedece la voluntad de Su Padre aún muriendo en la cruz (Filipenses 2:2-11). Luego ruega por Sus discípulos y le pide a Dios que los mantenga fuertes en su fe.

En el pasaje de hoy Jesús está rogando por nosotros. En esta oración vemos Su confianza tanto en Su Padre como en los que serán seguidores de Cristo. El supo que en un tiempo corto iba a ser traicionado, arrestado y asesinado, y aún así tiene todavía la confianza de que Sus discípulos llevarán Su nombre. El oraba por la nueva iglesia que vendría. Oró por la unidad de corazón, no de administración, no por unidad de organización eclesiástica. El oró por la unidad de relaciones personales.

Hemos visto que la unidad entre Jesús y Su Padre era de amor y obediencia. Jesús ruega por una unidad basada en las relaciones de corazón a corazón no de denominación a denominación. Jesús ora para que exista una unidad en la que la gente se ame entre si porque El los ha amado. Los Cristianos quizá nunca organicen su iglesia todos de la misma manera, pero la unidad Cristiana sobrepasa todas las diferencias debido a que une a la gente en el amor. Es natural que la gente se aparte y después se reúna.  Es más natural para la gente de separarse y luego juntarse.  Pero la unidad verdadera entre todos los Cristianos requerirá una solución “supernatural,” y esa solución es amarse unos a otros como Jesús nos ha amado.

Aplicación

En la primera lectura vemos que la maldad únicamente puede tener éxito cuando los hombres buenos no hacen nada. En la segunda lectura vemos que Jesús es el principio, el medio y el final. El Evangelio muestra que la unidad no tiene que significar uniformidad.

Esta semana trae unidad a tu propio corazón rogando a Dios que cambie tus actitudes hacía otros que no creen y practican su fe en Dios como tú. Luego mira a tu alrededor y vé quienes son los que no tienen la misma fe que tú tienes y muéstrales tu respeto, tu amabilidad, tu generosidad y tu tolerancia. Luego ámalos como Jesús te ama a tí. Te sorprenderás del poder y el resultado de atestiguar por Cristo.

Posted in Bible Studies Spanish.