TERCER DOMINGO DE CUARESMA – CICLO A

print
TERCER DOMINGO DE CUARESMA – CICLO A

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA  Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                    EXODO 17:3-7                              PRIMERA LECTURA

(“Dios satisface la sed de los Israelitas cuyos corazones se habían endurecido y rebelado.”)

 

  1. ¿Qué hizo a la gente murmurar contra Moisés, y qué le dijeron? Éxodo 17:3

 

  1. ¿A quién llamó Moisés, y qué dijo? Éxodo 17:4

 

  1. ¿A dónde le dijo el Señor a Moisés que fuera, a quién tenía que traer, y que debía tener en su mano?  Éxodo 17:5

 

  1. ¿Qué sucedió cuando Moisés extendió su bastón en el río? Éxodo 14:15-16, 21-22

 

  1. ¿Dónde dijo el Señor que estaría? Éxodo 17:6

 

  1. ¿Qué le dijo que le hiciera a la piedra y que sucedería? Éxodo 17:6

 

  1. ¿Cuál fue la respuesta de Moisés? Éxodo 17:6

 

  1. ¿Cómo se llamaba el lugar donde sucedió esto y porqué se llamaba así? Éxodo 17:7

 

  1. ¿Antes que Moisés extendiera su bastón sobre el Mar Rojo, cómo estaban actuando los Israelitas?   Éxodo 14:11

 

  1. ¿Que dijeron para probar al Señor? Éxodo 17:7

 

Personal – Cuando los Israelitas tenían sed se quejaron y fueron a Moisés.  Moisés fue al Señor.  ¿Tú, te quejas y murmuras acerca de tu situación o humildemente vas al Señor con tu problema?  Estás quejándote y murmurando porque tienes sed?  Examina tu conciencia cada día ante el Señor.  Pídele al Espíritu Santo que te revele cuál es tu sed.

 

TERCER DIA                                     ROMANOS 5:1-2, 5-8                    SEGUNDA LECTURA

(“Por medio de Su Espíritu Santo, ha sido derramada su gracia en nuestros corazones.”)

 

  1. ¿Cómo hemos sido justificados? Romanos 5:1, Romanos 3:28

 

  1. ¿En quién está nuestra fe? Gálatas 2:16, Romanos 5:9

 

  1. ¿Si hemos sido justificados por la fe, qué somos con Dios gracias a nuestro Señor Jesucristo?       Romanos 5:1

 

  1. ¿Por medio de quién tenemos acceso a la gracia en la que ahora permanecemos?  Romanos 5:1-2

 

  1. ¿De qué nos podemos enorgullecer? Romanos 5:2

 

  1. ¿En qué está nuestra esperanza? Hechos 23:6

 

  1. ¿En quién podemos encontrar esperanza? Mateo 12:21

 

  1. ¿Cómo nos dejará esta esperanza? Romanos 5:5

 

  1. ¿Que ha sido derramado en nuestros corazones, y cómo ha sido hecho esto? Romanos 5:5

 

  1. Llenen los siguientes espacios: En que _____________________ murió ___________ por ____________ cuando todavía éramos ______________________.  Romanos 5:6

 

  1. ¿Que es una cosa rara? Romanos 5:7

 

  1. ¿Como probó Dios Su amor por nosotros? Romanos 5:8, 1 Juan 4:10

 

Personal – ¿De que manera has aceptado el amor de Dios por ti personalmente por medio de la muerte de Su Hijo Jesucristo?  Pídele al Espíritu Santo que te revele el gran amor que el Padre te tiene y por el cuál sacrificó a Su Amado Hijo Jesús en el Calvario.

 

CUARTO DIA                                          JUAN 4:5-42                                              EVANGELIO

(“El agua que daré se convertirá en una fuente de vida eterna.”)

 

  1. ¿A dónde llevó a Jesús su jornada y cómo eran los Samaritanos según los siguientes versículos?       2 Reyes 17:24-29, Jeremías 23:13; Mateo 10:5 y Lucas 9:52-53

 

  1. ¿Qué era el terreno al que Jesús entró y qué hizo Jesús cuando llegó al pozo de Jacob?        ¿Porqué lo hizo y qué hora era?  Juan 4:5-6

 

  1. ¿Cuando la mujer Samaritana vino a sacar agua, ¿que le pidió Jesús? Juan 4:7

 

  1. ¿Cuáles son los tres puntos que presentó la mujer y qué debemos recordar? Juan 4:9

 

1.

2.

3.

 

  1. ¿Cuál fue la contestación de la mujer a la respuesta de Jesús? ¿Qué dijo que Jesús que les sucedería a los que tomaran agua del pozo?  Juan 4:10-13

 

  1. ¿Qué dijo que le sucedería a la persona que tome el agua que El tiene para dar y cuál fue la respuesta de la mujer?  Juan 4:14-15

 

  1. ¿Después de que élla le pidió de esta agua, qué le dijo Jesús que hiciera, y qué le exclamó a ella y que dijo élla que El era?  Juan 4:16-19

 

  1. ¿Dónde dijo élla que sus antepasados adoraban, dónde dijo que estaba el lugar donde ellos decían que debían de adorar y dónde dijo Jesús que adorarían, y porqué? Juan 4:20-22

 

  1. ¿Cuáles son las dos maneras en que adorarán los auténticos adoradores y qué es Dios?        Juan 4:23-24

 

Personal – ¿Dónde esta tu lugar de adoración?  ¿Tomas un tiempo cada día para adorar a Dios como Espíritu y Verdad?  ¿Entiendes no lo que adoras sino a quién adoras, y porqué lo adoras?  Cierra tus ojos y pídele al Espíritu Santo que te enseñe como adorarlo en Espíritu y Verdad.

 

  1. ¿Qué dijo la mujer acerca del Mesías y quién dijo Jesús que El era? Juan 4:25-26

 

  1. ¿Al regresar, cual fue la reacción de los discípulos? La mujer entonces dejó su jarra de agua y se fue al pueblo.  ¿Qué le dijo a la gente?  Juan 4:27-29

 

  1. Mientras tanto los discípulos le suplicaban que comiera algo. ¿Qué les dijo, y cuál fue su     reacción?    ¿Cuál les dijo Jesús que era su comida?  Juan 4:31-34

 

  1. ¿Jesús les dice que le escuchen, abran sus ojos y miren, el segador recibe su sueldo y recoge su  cosecha, ¿por qué razón?  Juan 4:35-38

 

  1. Muchos creyeron en El ¿por qué acontecimiento? y cuando El se quedó con los Samaritanos por dos días, ¿qué trajo a muchos a la fe?  Juan 4:39-41

 

  1. ¿Que le dijeron a la mujer? Juan 4:42

 

Personal – ¿Alguna persona ha creído en el Señor debido a tu Palabra de testimonio?  ¿Si no, que necesitas hacer personalmente?  Ve Juan 4:34.

 

QUINTO DIA                                      SALMO 95:1-2, 6-9

(“Ustedes pueden, hoy, oír su voz;”)

Lee y medita el Salmo 95:1-2, 6-9.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                               LEE TODO EL COMENTARIO

ÉXODO 17:3-7

            Los Israelitas, o como nosotros les llamamos, el Pueblo elegido de Dios estaba sufriendo esclavitud y en peligro de ser totalmente destruidos por sus captores Egipcios.  Dios escogió un milagro para ellos, y un hombre los iba a dirigir en este milagro, y su nombre era Moisés.  Dios los libró de los Egipcios partiendo el Mar Rojo y Moisés los dirigió a la Tierra Prometida de Canán.  La condición humana produjo una serie de murmuraciones rebeldes y pronto olvidaron lo que Dios había hecho por ellos.  Ellos empezaron a lamentar que las dificultades de la jornada eran muy difíciles para aguantar.  Se quejaron tanto que acusaron a Dios de llevarlos al desierto dejándolos morir.  Moisés le pidió de nuevo a Dios otro milagro y Dios en su misericordia y amor estuvo de acuerdo y un manantial de agua salió de una piedra.

            Hoy en día mucha gente es como la gente que estuvo en esa jornada.  Quieren libertad, pero no quieren pagar el precio por ella.  El lugar de donde Moisés sacó el agua es llamada Masá y Meribá, que significa lugar de prueba.  La gente de Moisés gritaba ¿“Está el Señor entre rostros ó no”?  Necesitamos confiar en el Señor, no ponerlo a prueba, porque El nunca se arrepiente de una promesa que ha hecho.  Como la gente en el desierto, mucha gente hoy en día se pregunta si Dios los ha abandonado en su hora de prueba.

            Todos los favores pasados, todos los buenos tiempos son olvidados porque probablemente su nivel de sinceridad con Dios no era muy grande al empezar.  Necesitamos recordar en cuanto empecemos a murmurar en protesta y sentirnos abandonados o rechazados, que nuestro Dios es un Dios de amor, gozo, misericordia, gentileza y sanación.  El nos ha prometido no solamente llevarnos a Cana, sino llevarnos al cielo, y El lo hará.

                                                             ROMANOS 5:1-2, 5-8

            Necesitamos tener en mente al leer este pasaje que la realidad Cristiana de vida tiene dos lados.  Un lado es que somos completos en Cristo (nuestra aceptación con El es segura).  Por otro lado, estamos creciendo en Cristo (nos estamos convirtiendo más y más a El).  Sentimos ambas, la presencia de Cristo y la presión del pecado.  Gozamos de la paz que viene por estar bien con Dios, pero todavía nos tenemos que enfrentar a los problemas de la vida diaria que nos hacen crecer.

            Necesitamos recordar estos dos lados de nuestro camino Cristiano y entonces no estaremos desanimados al enfrentarnos con tentaciones y problemas.  Pablo nos dice que como creyentes ahora estamos en un lugar que no podría ser alcanzado por nuestros propios méritos.  Dios no solamente nos declara no culpables, sino, de hecho, nos ha acercado más hacía él.  En vez de ser sus enemigos, en respuesta a nuestra fe, nos hemos convertido en sus propios hijos.

            Pablo nos dice en las escrituras que la fe, la esperanza, y la caridad son el corazón de la vida cristiana (1 Corintios 13).  Nuestra relación con Dios empieza con fe.  Esto nos ayuda a creer que estamos liberados de nuestro pasado.  La Esperanza da promesa al futuro y la caridad o el amor de Dios nos llena nuestras vidas y nos da la habilidad de entregarnos a alguien más.  Lo más grande de este pasaje es que cuando nosotros éramos todavía pecadores, Dios nos dio a su único Hijo para que muriera por todos nosotros.

            Permitamos que eso se nos grave…Cristo murió por nosotros no porque éramos suficientemente buenos, sino porque El nos amaba muchísimo.  El sabe lo que está sucediendo dentro de ti.  El sabe los problemas que estás teniendo con tu misma personalidad y sí, El murió por ti, especialmente por ti. Necesitamos recordar cuando nos sintamos inseguros del amor de Dios, que El nos amaba antes de que nosotros lo buscáramos.  El Padre nos amaba tanto que mandó a su Hijo a la tierra para que muriera por nosotros y su Espíritu Santo nos da el poder para arrepentirnos, creer y regocijarnos.

                                                                    JUAN 4:4-42

            Jesús había dejado a Jerusalén porque la oposición estaba creciendo contra El por parte de los Fariseos.  Ellos resentían su popularidad y su mensaje, que retaba mucho sus enseñanzas legalisticas.  Jesús viajó hacia el norte de la región de Galilea y fue aquí donde conoció a la mujer en el pozo de Jacob en Samaria.  Los Samaritanos eran objeto de tremendos abusos raciales por los judíos, porque cuando los Asirios conquistaron a Samaria, muchos de ellos se casaron con sus conquistadores.

            Al haberse casado con personas de diferentes razas, resultó una mezcla de razas, impuras en la opinión de los Judíos, quienes vivían en Judá, el reino meridional.  Los Judíos odiaban a esta gente porque sentían que los Samaritanos habían traicionado a su gente y a su nación.  Jesús no estaba obligado a vivir en una cultura tan estricta y por eso no tenía miedo de viajar directamente por Samaria.  Jesús encontró a la mujer aproximadamente al medio día.  Probablemente ella lo hizo así para evitar encontrar gente, debido a su reputación.

            Jesús sabía que en el ardiente sol, esta mujer necesitaba un mensaje acerca de agua fresca y pura que aliviaría su sed para siempre.  La mujer era una Samaritana, tenía mala reputación, y estaba en un lugar público.  Ningún Judío respetable le hablaría a una mujer como ésta bajo ninguna circunstancia, PERO JESUS SI.  El mensaje de Jesús es la Buena Nueva y es un mensaje de esperanza.  El mensaje de Jesús es para toda persona, no importa cuál sea su nivel económico, social, su raza, su posición o su edad.

            Jesús traspasó todas las barreras económicas, sociales y raciales al morir en la cruz por todos y cada uno de nosotros.  Nosotros, que nos llamamos Cristianos, necesitamos estar preparados para hacer igual que El.  Jesús sabía quien era la mujer Samaritana y lo que era y El se aseguro de que ella lo supiera.  El quería estar seguro que supiera que la miraba como una criatura de Dios y le dijo que El era el único pozo que nunca se quedaría seco.  Ella sabía que El era diferente, porque no la avergonzaba y no trató de predicarle las leyes.  El ni siquiera trató de decirle que ella era una pecadora.  El no tenía que hacerlo; ella sabía que le estaba ofreciendo vida, no muerte.  Ella corrió y le dijo a la comunidad, sin preocuparse de lo que fueran a pensar.  Les dijo que El le dijo todo acerca de élla misma y la gente del pueblo corrió a ver al “Mesías”.

            Necesitamos reflexionar en lo que la mujer Samaritana hizo cuando dejó el pozo.  Siguió adelante proclamando la Buena Nueva.  La alimentación de la cuál Jesús hablaba no solamente incluía oración, estudio de Biblia, asistir a misa, o recibir los sacramentos.  También nos alimentamos al hacer la voluntad de Dios y ayudando a terminar su trabajo de salvación.  Somos alimentados, no solamente por lo que recibimos, sino por lo que damos por Dios.  La mujer del pozo no dio excusas de que su familia no estaba preparada para creer.  Miren a su alrededor, y como la mujer del pozo, encontrarán bastante gente, lista para escuchar La Palabra de Dios.  Dícelos.

Aplicación

            La primera lectura nos dice que aún hoy día, mucha gente desea la libertad, pero no quiere pagar el precio por ella.  La segunda lectura nos muestra que la fe, la esperanza y la caridad son el corazón del amor Cristiano.  El Evangelio revela que Jesús saciará nuestra sed espiritual y que debido a El nunca volveremos a tener sed.

            Jesús nos enseña que la forma que nos vemos y nuestra reputación no siempre les dice a otros como somos realmente.  Esta semana ve a tu familia, amigos, compañeros de trabajo, comunidad, y la iglesia. Escoge una persona que creas que es un problema y por una semana, háblale respetuosamente.  No le ignores, visítale si está en un hospital, cárcel ó en casa.  Nosotros podemos hacer a todo hombre y mujer del pozo de Jacob sentirse amado si seguimos el ejemplo de Jesús.

 

Posted in Bible Studies Spanish.