VIGESIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO-C

VIGESIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA                       Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                    JEREMIAS 38:4-6, 8-10                              PRIMERA LECTURA

                                                             (El Rey Sedecías contestó: “El está en tu poder.”)

  1. ¿Qué le dijeron los principes al rey? Jeremías 38:4

 

  1. ¿Qué dijo Jeremías para que los principes dijeran esto? Jeremías 38:1-3

 

  1. ¿Qué dijeron los principes que Jeremías hizo a los soldados y a toda la gente? ¿Y en qué dijeron que era su interés?  Jeremías 38:4

 

  1. ¿Quién era rey en este tiempo, cómo les contestó y porqué razón? Jeremías 38:5

 

  1. ¿Qué hicieron con Jeremías? Jeremías 38:6

 

  1. ¿Quién era Abdemelec y qué hizo? Jeremías 38:7-8

 

  1. ¿Qué le dijo al rey sobre los hombres que pusieron a Jeremías en la cisterna? Jeremías 38:9

 

  1. ¿Qué dijo que le pasaría a Jeremías y porque razón? Jeremías 38:9

 

  1. ¿Qué ordenó el Rey que se hiciera? Jeremías 38:10

 

Personal – ¿Te dejas llevar por las opiniones de los demás? ¿En qué forma has seguido la Palabra de Dios esta semana, aún contra lo que piensan los demás?

TERCER DIA                                                            HEBREOS 12:1-4                                   SEGUNDA LECTURA

(“A quien ama el Señor, lo corrige…”)

  1. ¿Qué es lo que nos rodea? Hebreos 12:1

 

  1. ¿Qué debemos hacer a un lado? Hebreos 12:1

 

  1. ¿En qué debemos de perseverar? Hebreos 12:1

 

  1. ¿En quién deben estar puestos nuestro ojos y qué hace por nosotros? Hebreos 12:2
  2. ¿Qué iba a encontrar y que soportó, a pesar de su vergüenza? Hebreos 12:2

 

  1. ¿Dónde está sentado? Hebreos 12:2

 

  1. ¿Qué debemos recordar y qué no debemos hacer? Hebreos 12:3

 

  1. ¿Qué estaba contra Su misma persona? Hebreos 12:3

 

  1. ¿Quiénes son los pecadores? Romanos 3:23

 

  1. ¿De dónde sacamos la fuerza para la lucha contra el pecado? Isaías 40:28-31

 

  1. ¿Qué no hemos tenido que hacer? Hebreos 12:4

 

Personal – ¿Cómo has resistido el pecado tu vida? ¿Qué te dice esta oración a tí en lo personal, “En tu lucha contra el pecado no has resistido hasta el punto de derramar sangre?”

 

CUARTO DIA                                                             LUCAS 12:49-53                                                      EVANGELIO

(“Vine a traer fuego a la tierra.”)

 

  1. ¿Qué vino Jesús hacer en el mundo? Lucas 12:49

 

  1. ¿Qué es lo que desea? Lucas 12:49

 

  1. ¿Qué es lo que debe recibir, qué siente hasta que todo esto termine? Lucas 12:50

 

  1. ¿A qué bautizmo se refiere? Marcos 10:38 y Juan 19:28-30

 

  1. ¿Qué pregunta hace Jesús y cómo la contesta? Lucas 12:51

 

  1. ¿A qué vino? Lucas 12:51

 

  1. ¿A qué división se refiere? Mateo 25:32-46 y Ezequiel 34:17

 

  1. ¿Qué habrá en una casa de cinco? Lucas 12:52

 

  1. ¿Qué pasará entre padres e hijos, madres e hijas y suegras y nueras? Lucas 12:53

 

  1. ¿Qué pasará contigo por Jesús, y cuándo se llevará a cabo esto? Mateo 10:21-23

 

  1. ¿Quiénes serán nuestros enemigos? Mateo 10:36

 

Personal – ¿En qué forma te ha separado Jesús a tí de tus familiares? ¿Cómo has sobrellevado este rechazo? Medita en Mateo 11:28-30.

 

QUINTO DIA                                                    LEE EL SALMO 40:2-4, 18

(“El puso un canto nuevo en mi boca.”)

 

Leé y medita el Salmo 40:2-4, 18.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                                  JEREMIAS 38:4-6, 8-10

                 El rey Sedecías y sus oficiales no querían escuchar las palabras de Jeremías, pero si querían sus bendiciones. El rey no sabía que hacer, si rendirse o resistir. El rey estaba agitado con toda la gente. Jeremías le dijo que si aceptaba la ayuda de Egipto y se quedaba en Jerusalén, los de Babilonia lo iban a destruir. Le dijo a Jeremías que viniera en secreto al palacio haber si Dios le mandaba buenas noticias. El rey tenía pánico, quería escuchar la Palabra de Dios pero no quería tener un conflicto político con los oficiales públicos.

El rey Sedecías era incapaz de hacer decisiones firmes. Estaba de acuerdo con todos y por eso su nación estaba toda agitada. Escuchó a Jeremías (37:2) y luego le hizo caso a otros y estuvo de acuerdo de que lo mataran (38:5). Por fin les permitió a otros que rescataran a Jeremías (38:10). El no era popular y sus palabras las entendían como las de un traidor. Con toda certeza él decía que la profesía de Dios era que Jerusalén sería destruida por sus pecados. Advertía a la gente que se fueran de Babilonia pero no le escucharon. Jeremías proclamó la Palabra de Dios por 40 años y fue rechazado, perseguido y no tuvo seguidores que le animaran. Por fin tuvo que dejar su tierra y hasta la gente de Babilonia lo trataba con más respeto que su misma gente.

Dios no garantiza que sus sirvientes escaparán persecusión, aún los de categoría como Jeremías, aunque sean fieles. Pero sí nos promete como prometió a éllos, que estará con nosotros y nos dará la fuerza para perseverar. Cuando sirvas a los demás, recuerda que no es para quedar bien con el hombre sino para la gloria de Dios. Jerusalén era una ciudad con muchas puertas y una de las puertas daba a Benjamin quien arreglaba asuntos legales. Un oficial público llamado Abdemelec, fue inmediatamente a darle la queja de que se estaban cometiendo injusticias contra Jeremías. Este oficial público era el único que protestaba acerca de un complot para matar a Jeremías. Su obediencia le pudo costar la vida. Dios le perdonó cuando Jerusalén cayó (39:16-18).

Puedes hacer lo que hace la gente o hablar por Dios cuando veas una injusticia. Puede que seas tu solo el que hable. Cuando alguien te haga una injusticia a tí dá gracias a Dios por los Abdemelecs de este mundo.

HEBREOS 12:1-4

                 Vivir la vida Católica Cristiana, o como dicen los de la calle, que no sea solo palabrear sino actuar, involucra mucho trabajo. Se nos dice que debemos alejarnos de personas o situaciones donde se perjudica nuestra relación íntima con El Señor. Debemos vivir con paciencia y luchar contra el pecado con el poder del Espíritu Santo (2 Tim. 1:7). Para vivir de esta manera nuestros ojos deben estar siempre en Jesucristo. Nos tropezamos y caemos cuando quitamos la vista de Jesús y los ponemos en nosotros o las circunstancias a nuestro alrededor. Tenemos que tener en cuenta que la carrera que estamos corriendo es de Jesús y no la nuestra. Cuando tenemos obstáculos y desaliento en nuestras vidas, es fácil perder de vista lo más importante.

Jesús está siempre con nosotros para animarnos en la lucha. No debemos tener miedo del sufrimiento, porque el sufrimiento es para que crescamos y maduremos en la espiritualidad cristiana. Un famoso levantador de pesas dice que “si no te causa dolor, no ganas nada,” y creo que esto es verdad. El sufrir nos dá paciencia y hace dulce nuestra victoria final. Jesús aguantó el sufrimiento máximo y todo por nosotros. El sufrió hasta el punto de derramar sangre para que todos fueramos libres.

Muchos nos enfrentamos a dificultades tremendas, físicas, emocionales y espirituales pero el saber que El está dentro de cada uno de nosotros nos hace la carrera duradera. Jesús sudó gotas de sangre por el pecado y la tentación que venía sobre nosotros. Jesús no perdió de vista nuestra libertad y nosotros no debemos de perder de vista que la carrera de la vida es con El, por El y para El.

Hoy nos hablan de muchas maneras para correr esta carrera de la vida. Un atleta tiene que entrenar diligentemente si espera tener éxito. Tú y yo somos llamados a ver siempre en la dirección de Jesucristo y El estará con nosotros y Su amor será obvio en la manera que respondemos a los demás y sus necesidades.

LUCAS 12:49-53

                 Jesús nos advirtió que Su venida iba a traer división en muchos grupos y también en familias. El dice que nos traía un fuego al mundo y seguramente era el fuego del Espíritu Santo. Pensamos en la venida del Espíritu Santo como lenguitas de fuego sobre los apóstoles (Hechos 2:3). El fuego se usa para limpiar y purificar metales preciosos. El fuego quita y quema todas las imperfecciones. El fuego es poderoso y doloroso.

La crucifixión de Jesús fue su terrible bautizmo. El hablaba del dolor, de la experiencia de la separación completa de Dios para morir por los pecados del mundo. Sí, El tenía que sufrir el dolor por los pecados de todo el mundo. El murió por tí y por mí aún cuando todavía eramos pecadores (Romanos 5:8). Su muerte nos libro a todos de la esclavitud del pecado. Es fácil decir que vamos a sufrir todo por Cristo y sin embargo nos quejamos mucho de cosas pequeñas.

Jesús nos reveló que Su venida causaría conflictos a toda la gente, a muchas familias. El requiere una respuesta y muchos se apartan entre sí, pues unos deciden seguirlo y otros deciden lo contrario. No hay decisiones a medias con Jesús, o estás con El o contra El. Solo tenemos que ver en tantos lugares del mundo donde las familias están en conflicto entre ellos. A nosotros se nos llama a declarar nuestra lealtad hacía Cristo y a comprometernos con El. Pueda ser que esto nos orille a perder ciertas relaciones hasta en nuestra familia. ¿Quieres tomar el riesgo de perder tus amistades o tus familiares por ganar la vida eterna?

Aplicación

En la primera lectura vemos a Jeremías perseguido y rechazado por 40 años en su ministerio. La segunda lectura nos dice que pongamos nuestra vista siempre en Cristo en la carrera de la vida, especialmente cuando se trata de sufrir. El evangelio nos dice que no desmayemos. Cristo está siempre con nosotros aún en los tiempos más difíciles de nuestras vidas.

Vamos a tratar esta semana de ser concientes de los demás, especialmente de nuestros familiares. Si encontramos rechazo o persecusión por nuestro compromiso con Cristo, vamos hacer oración y de esta manera enseñaremos a los demás que nada nos puede separar del amor de Dios y que Jesús está siempre con nosotros.

DECIMONOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO-C

DECIMONOVENO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

PRIMER DIA                       Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                        SABIDURIA 18:6-9                                  PRIMERA LECTURA

                                                               (“Tu pueblo esperó la salvación de los justos.”)

  1. ¿Qué noche era conocida de antemano por nuestros padres? Sabiduría 18:5-6

 

  1. Llena los siguientes espacios: “Sabiendo en que juramentos habían ______se           sintieron seguros                                            ” Sabiduría 18:6

 

  1. ¿Qué es la fe? Hebreos 11:1

 

  1. ¿Cómo nos llega la fe? Romanos 10:17

 

  1. ¿En el conocimiento de qué, habían puesto su fe con objeto de tener valor? Sabiduría 18:6

 

  1. ¿Qué espera la gente? Sabiduría 18:7

 

  1. ¿Quiénes fueron castigados? ¿En esto qué les sucedió a los que habían sido convocados?              Sabiduría 18:8

 

  1. ¿Qué estaban ofreciendo los hijos santos? ¿Y qué establecieron de común acuerdo? Sabiduría 18:9

 

  1. ¿Cuáles son las dos cosas que compartirían los santos por igual y qué habían estado haciendo un poco antes?  Sabiduría 18:9

 

Personal – ¿De qué manera has estado “cantando las alabanzas” que tus antepasados, esos que creían, te dejaron como un legado?  ¿De qué modo has pasado esto a tu familia?

 

TERCER DIA                                                       HEBREOS 11:1-2, 8-19                              SEGUNDA LECTURA

                                                            (“La fe es la manera de tener lo que esperamos…”)

 

  1. Llena los siguientes espacios: “La fe es la manera de tener lo que ,                    para           conocer lo que                                  Hebreos 11:1.

 

  1. ¿Por qué eran celebrados los antepasados? Hebreos 11:2

 

  1. ¿Qué hizo Abraham cuando fue llamado? ¿A dónde fue? ¿Sabía a dónde iba? Hebreos 11:8

 

  1. ¿Qué hizo Abraham en la tierra prometida así como en la tierra extranjera? ¿Con quién vivió en tiendas de campaña, que también eran herederos de esa misma promesa?  Hebreos 11:9

 

  1. ¿Qué era lo que él esperaba? ¿Quién fue el diseñador de esto? Hebreos 11:10

 

  1. ¿Qué hizo Abraham por fe y de qué pensó que era digno Aquel que hizo la promesa? Hebreos 11:11

 

  1. ¿En quién deberíamos confiar? Hebreos 2:13 e Isaías 8:17

 

  1. ¿Cómo resultado de esta fe, qué nació de este solo hombre? Hebreos 11:12

 

  1. ¿Qué les sucedió a esos que murieron en fe? ¿Qué estaban buscando? Hebreos 11:13-16

 

  1. ¿De qué no se avergüenza Dios, de ser llamado? ¿Qué les ha preparado a ellos? ¿Qué hizo Abraham por fe y que sucedería a traves de Isaac?  Hebreos 11:16-18

 

  1. ¿Qué pensó Abraham que Dios podría hacer? ¿Y por hacerlo, qué recuperó a Isaac? Heb. 11:19

 

Personal – Enlista las cosas que has dejado atrás debido a tu fe y confianza en el Señor. Esta lista puede incluir personas o cosas de valor monetario.

 

CUARTO DIA                                                             LUCAS 12:32-48                                                      EVANGELIO

(“No temas pequeño rebaño”.)

 

  1. ¿Cómo debes vivir? ¿Qué le agradó a nuestro Padre celestial? Lucas 12:32

 

  1. ¿Qué deberías hacer, deberías dar y deberías recibir? Lucas 12:33

 

  1. Llena los siguientes espacios: Donde sea que esté tu tesoro, ahí también estará tú  ___________.  Lucas 12:34

 

  1. ¿Qué deberías hacer? ¿A quién le irá bien cuando el amo regrese y qué hará este para ellos?          Lucas 12:35-37

 

  1. ¿Si la cabeza de la casa supiera cuando iba a venir el ladrón, qué no haría? Lucas 12:39

 

  1. ¿Cómo debes estar? ¿Cuándo vendrá el hijo del Hombre? Lucas 12:40

 

  1. ¿Cuál fue la pregunta que le hizo Pedro a Jesús cuando el Señor le respondió con otra pregunta, dando después un ejemplo?  Lucas 12:41-42

 

  1. ¿Qué está haciendo el sirviente que es tan afortunado? ¿A quién se le quitará el puesto por falta de confianza?  Lucas 12:43-46

 

  1. ¿Qué le sucedería al que sabía los deseos de su amo y qué al que no los sabía? Lucas 12:47-48

 

  1. ¿Qué se le exigirá al que se le ha dado mucho? ¿Y qué al que se le ha confiado mucho? Lucas 12:48

 

Personal – ¿Cómo te has estado preparando para el día cuando estés frente a frente con el Señor? Ora y pídele que te muestre donde gastar tu dinero, donde pasar la mayoría del tiempo y qué hacer con tus talentos (regalos naturales que Dios te ha dado). Arrepiéntete y recibe el Sacramento de la Reconciliación esta semana para recibir la gracia que te hará cambiar.

 

QUINTO DIA                                               LEE EL SALMO 33:1, 12, 18-22

(“Qué felices son las naciones cuyo Dios es el Señor.”)

 

Leé y medita el Salmo 33:1, 12, 18-22.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                                       SABIDURIA 18:6-9

El Exodo tuvo lugar cuando Moisés guiaba a su pueblo para salir de la opresión de Egipto y hacía la libertad en la nueva tierra. El ángel de la muerte fue de casa en casa y mató al primogénito. Los únicos que se salvaron eran los de aquellas casas que tenían la sangre del cordero sacrificado alrededor de sus puertas. Los Israelitas en vez de sucumbir a la obscuridad de religiones falsas y de la cultura inmoral permanecieron leales a la sabiduría genuina de su fe.

Este pasaje fue escrito para los Judíos que encontraron como algo esencial mantener en sus mentes vividamente el recuerdo de esa noche (Exodo) y así mantener también su equilibrio espiritual. Esa noche todos los primogénitos de Egipto murieron.

Vemos contrastes increíbles en este pasaje; los Hebreos compartiendo las mismas cosas, las bendiciones y peligros y todo ese tiempo cantando alabanzas a su Padre celestial. Por otro lado podemos oir el llanto desesperado de sus enemigos que se lamentaban por la muerte de sus hijos. Todos sufrieron, esclavos, amos, hombres comunes y hasta el Faraón, cuyo primogénito murió esa noche. Finalmente se ve la fe de los Hebreos que fue muy sólida para ser derrotada. Y vemos como el Faraón les dice que tomen a su Dios, se lo lleven y huyan de Egipto.

Los Judíos fueron liberados del Faraón por el poder de la Santa Palabra de Dios. Con fe, ellos leyeron, creyeron y vivieron su palabra. El Señor los liberó y nos liberará a nosotros si mantenemos su Santa Palabra en nuestras mentes, en nuestros labios y en nuestro corazón. El nos ha dado el don de la fe y en élla encontraremos el valor para profesar que Jesucristo es nuestro Señor y Salvador.

Jesús es la nueva y permanente pascua. Con Moisés la gente pasó de la esclavitud a la libertad y finalmente murieron. Con Cristo nosotros pasamos de la muerte a la vida y con El tendremos vida eterna.

HEBREOS 11:1-2, 8-19

Este pasaje nos hace la pregunta del verdadero significado de la fe. ¿Qué es la fe?

La fe es la respuesta a la presencia viva del poder de Dios en nuestras vidas. Es una respuesta, una aceptación, una creencia de un don muy especial que viene de Dios. Un cumpleaños siempre trae la emoción y anticipación de recibir regalos. Sabemos que recibiremos algo pero siempre habrá alguna sorpresa. Los cumpleaños combinan la certeza con la anticipación, así sucede con la fe. La fe es la convicción basada en experiencias pasadas de que las sorpresas nuevas y frescas de Dios con toda seguridad serán nuestras.

Describimos la fe con palabras como confianza y certeza. Estas dos cualidades necesitan un punto seguro de empiezo y de final. El punto de empiezo de la fe es la creencia de que “El es quien dice ser.” El punto final es creer en las promesas de Dios, “El hará lo que dice.”

Abraham creyó en Dios y en Sus promesas. Su fe se mantuvo firme con la obediencia. No es suficiente creer, debemos por medio de la obediencia RESPONDER. Abraham dejó su casa y se fue a otras tierras obedeciendo sin preguntar. Aún más, estaba dispuesto a sacrificar a su hijo Isaac. No debemos sorprendernos si Dios nos pide hacer a un lado la seguridad de lo ya conocido con objeto de obedecerlo a El y a sus promesas. Mucha gente que aparece en las escrituras murió sin recibir todo lo que Dios había prometido, pero nunca perdieron por eso de vista al cielo.

Hoy en día muchos Cristianos se sienten frustrados y derrotados debido a que sus necesidades, demandas, deseos y esperanzas no son obtenidas de inmediato cuando creen en Cristo. Muchos se ponen impacientes y quieren darse por vencidos. Necesitamos tener el valor de esos héroes de la fe que vivieron y murieron sin ver el fruto de su fe en la tierra y que sin embargo continuaron creyendo. Con fe podemos confiar a Dios nuestras más preciadas posesiones (nuestras familias, etc.). Quizá no recibamos lo que queremos inmediatamente, pero respondiendo con fe, El hará lo que dice, cuando sea el tiempo oportuno.

LUCAS 12:32-48

Este pasaje nos dice que preocuparse no es algo que viene del Señor. Jesús nos dice que a Su padre le dá un gran placer darnos Su reino. Para entender este versículo debemos saber que cuando una persona era adoptada en una familia Hebrea, calificaba legalmente para recibir todos los beneficios a los que tendría derecho; por lo tanto era ya un heredero en ciernes. Por medio de la sangre de Cristo todos calificamos para ser herederos del Rey. Unicamente necesitamos aceptar a Jesús como nuestro Señor para ser herederos de Su reino.

Es por eso que no debemos preocuparnos, somos herederos del Rey. No debemos preocuparnos sobre cuanto dinero tenemos que ganar, Dios proveerá. Esto no significa que seamos irresponsables o que no hagamos un plan para proveer a nuestras familias. Cuando el dinero se ve como un fin en sí, este nos atrapa rápidamente y nos aparta tanto de Dios, como de los que necesitan nuestra ayuda. Necesitamos considerar cuanto dinero podemos usar para los propósitos de Dios. ¿Se acerca a tu cartera el amor a Dios? ¿Tienes libertad para usar tu dinero ayudando a otros? Si es así estás acumulando tesoros en el cielo. No podemos separar lo que hacemos de lo que creemos. Lo que más valoramos revela nuestras verdaderas prioridades. Si éstas fueran juzgadas tomando en cuenta en que pasas el tiempo, ¿en dónde pones tu dinero y tus energías, cuál sería el veredicto?

Jesús no solo nos dice que no nos preocupemos, también nos dice que estemos preparados para su regreso. Nuestra fe es una respuesta a la presencia viva de Dios en nuestras vidas. Es por el don de fe que podemos acercarnos a los recursos de Jesucristo. Es Jesús el que nos cubrirá todas nuestras necesidades con sus riquezas en la gloria (Filipenses 4:19). Debemos dejar de preocuparnos acerca de lo que el mundo piense de nosotros y vivir con fe preparándonos para su regreso.

Jesús nos dice que hay un reino que se está preparando para los que lo siguen. Y además, se nos ha dicho en este pasaje que mucho se le pedirá al que mucho se le dió ya que su responsabilidad es mayor. Tú y yo tenemos mucho; hemos sido bendecidos de muchas maneras. Tenemos un Dios amoroso y compasivo que perdona y que nos llama a hacer lo mismo que El. Nuestra fe que es un don que viene de El nos da el valor de decir “Sí, Señor.”

Para prepararnos para el regreso del Señor, debemos ser sinceros en vez de hipócritas, sin miedo y listos a ser testigos. No debemos estar ansiosos sino confiados. No debemos ser avaros sino generosos y no flojos sino diligentes. Con fe estaremos listos para Su regreso.

Aplicación

“Esa noche,” en la primera lectura, fue la huída de la fe fuera de Egipto. En la segunda lectura vemos el viaje en la obscuridad de nuestros héroes espirituales que fue iluminado por su fe. El evangelio nos dice que estemos preparados y que a traves del don de la fe, estemos listos para el regreso del Señor.

Hoy por medio de nuestro propio don de fe, con la oración diaria, la lectura de las escrituras y la recepción de los sacramentos, podemos mantenernos listos para cuando se aparezca el Señor personalmente a cada uno de nosotros.

DECIMOOCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO-c

DECIMOOCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                       Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                ECLESIASTES 1:2; 2:21-23                          PRIMERA LECTURA

 

(“Pues, ¿qué le queda al hombre de todo su trabajo y de la búsqueda que lo ocupa continuamente bajo el sol?”)

 

  1. ¿Quién es Eclesiastés y cuáles son sus palabras? Eclesiastés 1:1-2

 

  1. ¿Cómo ha trabajado el hombre, a quién le deja sus propiedades? ¿Qué es esto a más de ser vanidad?         Eclesiastés 2:21

 

  1. ¿Por qué realizamos labores (de trabajo) honestas? Efesios 6:7-8

 

  1. ¿Qué se pregunta acerca del trabajo del hombre? Eclesiastés 2:22

 

  1. ¿Por amor a la ganancia, qué hacen muchos? ¿Qué pasa cuando se quiere enriquecer a alguien? Eclesiastés 27:1

 

  1. ¿Qué cosas se unen para ahogar la Palabra y al final no dá fruto? Marcos 4:19

 

  1. ¿Qué le dijo Jesús a Marta? Lucas 10:41-42

 

  1. ¿Qué es lo que ocupa al hombre? ¿Qué le pasa en la noche? ¿Y qué sentido tiene esto? Ec. 2:23

 

  1. ¿Qué ha hecho Dios con la sabiduría del mundo? ¿Qué echará bajo?  1 Corintios 1:19-20

 

  1. ¿Qué hay en mucha sabiduría mundana? Eclesiastés 1:18

 

Personal – ¿Has trabajado de laguna manera tan duro que las preocupaciones te mantienen despierto en la noche? ¿Cuál es tu propósito al hacerlo?

 

TERCER DIA                                                     COLOSENSES 3:1-5, 9-11                           SEGUNDA LECTURA

(“No se mientan unos a otros. Ustedes se despojaron

del hombre viejo y su manera de vivir.”)

 

  1. ¿Qué te ha pasado con Cristo, qué buscas? ¿En dónde está sentado Cristo? Colosenses 3:1

 

  1. ¿Cómo hemos sido injertados en El? ¿De qué participaremos? Romanos 6:5

 

  1. ¿Por qué debemos pensar? ¿En qué no debemos pensar y por qué razón debemos pensar de esta manera?  Colosenses 3:2-3

 

  1. ¿En qué debemos pensar? ¿En qué no debemos ocupar la mente? ¿En dónde está ahora nuestra patria?  Filipenses 4:8 y 3:20

 

  1. ¿Qué pasará cuando se manifieste Cristo que es nuestra vida? ¿Qué debemos hacer para morir? Colosenses 3:4-5

 

  1. ¿Qué no debe de ser mencionado entre nosotros? Efesios 5:3

 

  1. ¿Qué debemos dejar de hacer? ¿De qué nos hemos despojado? Colosenses 3:9

 

  1. ¿Qué ha sido renovado y para qué? Colosenses 3:10

 

  1. ¿Qué debes dejar? ¿En qué debes revestirte? Efesios 4:22-24

 

  1. ¿Entre quienes no se hace distinción? ¿Quién está en todo y en todos? Colosenses 3:11

 

Personal – ¿Cuáles son las cosas que buscas en la vida? ¿En qué piensas la mayoría del tiempo? ¿Qué necesitas hacer para pensar en lo de arriba y no en las cosas terrenales?

 

CUARTO DIA                                                             LUCAS 12:13-21                                                      EVANGELIO

 

(“Eviten con gran cuidado toda clase de codicia, porque aunque uno lo tenga todo,

no son sus pertenencias las que le dan vida.”)

 

  1. ¿Qué le dijo alguien que estaba entre la gente a Jesús? ¿Cómo lo llamó Jesús y qué le dijo?            Lucas 12:13-14

 

  1. ¿Qué les dijó Jesús que evitaran? ¿Qué dijo sobre las pertenencias? Lucas 12:15

 

  1. ¿Con qué no atrae el hombre? ¿Es mejor ser hombre pobre que qué? Proverbios 19:22

 

  1. ¿Qué no satisface a la codicia del hombre? Eclesistés 4:8

 

Personal – ¿Cómo puedes evitar la codicia en tu casa o trabajo?

 

  1. ¿Qué ejemplo le puso Jesús a la gente? Lucas 12:16

 

  1. ¿Qué se decía el rico a sí mismo? ¿En dónde guardaría sus grandes cosechas? Lucas 12:17-18

 

  1. ¿Ahora que ya tenía muchas cosas almacenadas qué iba poder hacer? Lucas 12:19

 

  1. ¿De qué no debes estar seguro y por qué razon? Proverbios 27:1

 

  1. ¿Qué debes decir a los ricos? 1 Timoteo 6:17-18

 

  1. ¿Qué le dijo Dios al hombre? Lucas 12:20-21

 

Personal – ¿Qué estás almacenando que pueda ser importante para Dios? ¿De qué necesitas deshacerte?

 

QUINTO DIA                                                   LEE EL SALMO 95:1-2, 6-9

                                                                        (“Vengan, inclínense y adorémosle.”)

Leé y medita el Salmo 95:1-2, 6-9.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                              ECLESIASTES 1:2, 2:21-23

                 La lectura de hoy es del Libro de Qoheleth que en griego significa Eclesiastés. El libro es presentado como viniendo de el hijo de David, Rey en Jerusalén. Vemos al autor como un hombre de mucha, mucha experiencia. Su interés en la vida humana y en las experiencias es muy amplio.

La lectura de hoy nos desafía y tiene más preguntas que respuestas. Vemos al hombre buscando constantemente algo más que le pueda sacar a la vida y mientras más logra parece más frustrado e insatisfecho. El autor habla de la vanidad en el sentido de que todo es temporal únicamente y el poner toda nuestra energía en cosas es tonto y vano. Dice que el hombre sabio y el tonto morirán igual y cualquier cosa que tengan en la tierra se queda para que otro lo disfrute. El ve en la vanidad de la vida que el hombre es bendecido si honra reverentemente su promesa a Dios. El hombre injusto, por el otro lado, enfrentará algun día un castigo grande.

Una de las más fuertes vanidades de la vida parece ser la riqueza, ya que también le causa al hombre muchas preocupaciones y pérdida de sueño debido al miedo de perder su fortuna. Parece que la sabiduría ayuda al hombre para no estar deprimido y llena el vacio de su vida, pero parece que la muerte pone fin a esa sabiduría. Qoheleth (Eclesiastés) muestra a traves de la experiencia que parece que el hombre recto sufre y el deshonrado va sin castigo por largo tiempo. El autor pide paciencia y sabiduría, enlaza la obediencia a la autoridad con la obediencia hacía Dios. Ve la vida como algo que debe ser disfrutado en lugar de soportado. Esta lectura nos trae el ejemplo de las experiencias de la vida.

Hoy en día vemos gente que es muy sabía con muy poca instrucción formal. Vemos en el sabio el conocimiento de que solo Dios es el único que es permanente. El pasaje de hoy muestra que el poner tu confianza plena y tu fe en cualquier cosa o persona que no sea Dios es ciertamente la vanidad de vanidades.

COLOSENSES 3:1-5, 9-11

En el pasaje de hoy la conduca Cristiana es demostrada poniéndonos una nueva naturaleza y aceptando a Cristo y dejando que la vieja naturaleza muera. En el bautizmo, el Cristiano muere y resucita otra vez. Bautizo significa sumergirse, ahogarse y hundirse. Esto es, la muerte de la vieja naturaleza. La resurrección viene cuando salimos del agua y como Cristo hizo en la resurrección, tomamos una vida nueva. Nos levantamos de las aguas del bautizmo siendo personas diferentes.

Cambiamos nuestra conducta permitiendo a Cristo vivir dentro de nosotros, para que El pueda darnos la forma de lo que debemos ser, no de lo que nosotros quisieramos ser. Aún cuando el verdadero hogar del Cristiano está en el cielo, eso no significa que éste debe apartarse del trabajo o de las actividades del mundo. Dios nunca dijo que dejaramos este mundo, lo que sí dijo fue que le ganemos al mundo. El Cristiano pone sus ojos, sus normas y sus ideales no en el mundo sino en lo que es de Dios. Continuará usando las cosas del mundo pero las usará de un modo nuevo.

Como Cristianos estamos invitados a dar antes de recibir, a servir antes de mandar y a perdonar por encima de buscar venganza. Las normas de los valores del Cristiano serán las normas de Dios, no las de los hombres. El Cristiano de los principios entendía al Bautizmo como un morir y resucitar. Los griegos hablaban del hombre muerto y enterrado como escondido en la tierra, pero el Cristiano que ha muerto una muerte del espíritu en el bautizmo no está escondido en la tierra, está escondido en Cristo.

El mundo nos dice que el tesoro de la sabiduría son los conocimientos escondidos adquiridos. Los Cristianos tienen el tesoro de toda la sabiduría en Jesucristo. El Cristiano está en un programa de educación contínua. Entre más conocemos a Cristo, vamos cambiando más para ser como El. Cristo rompe las barreras y acepta a toda la gente que viene a El. Como Cristianos somos llamados a construir puentes no barreras.

LUCAS 12:13-21

                 El Evangelio de hoy nos lleva exactamente al conflicto que está amenazando con romper el corazén de nuestras comunidades. El conflicto es entre la gente que tiene mucho de lo que se ha dado en llamar “la buena vida” y aquellos que van haciendo esfuerzos para nada más irla pasando. Jesús apunta a un asunto más alto, a una actitud correcta hacía la acumulación de las riquezas. Nos dice que la vida es mucho más que únicamente los bienes materiales y que lo más importante es nuestra relación con Dios.

Cuando le traemos a Dios nuestros problemas en la oración frecuentemente vemos que El nos muestra cómo y qué debemos cambiar y cultivar en nuestras actitudes hacía esos problemas. Jesús nos dice que no debemos estar siempre deseando lo que no tenemos y nos dice que la verdadera buena vida no tiene nada que ver con ser rico. Esto es exactamente lo contrario de lo que el mundo nos dice. Los anunciantes gastan fortunas diciéndole a la gente que si compran ciertos productos su vida será más féliz y vivirán con muchas más comodidades que las que tienen ahora. ¿En tu comunidad cómo respondes las presiones constantes de comprar?

Necesitamos aprender a concentrarnos en la buena vida y eso es vivir en una constante relación con Dios y haciendo Su trabajo. El hombre de la lectura de hoy muere antes de ser capaz de usar todo lo que había acumulado. Jesús nos está señalando que tan bueno puede ser el poner toda nuestra energía en lo que necesitamos aquí en la tierra en vez de prepararnos para cuando muramos. Tanto el hombre rico como el pobre cuando mueren, tienen que pasar por el juicio. No habrá ninguna diferencia debido a que tan bien les fue en su vida terrenal. Qué tan rico, poderoso o educado eres no te será preguntado por el Señor. El dirá, “Lo que hiciste por el más pequeño de los míos, me lo hiciste a Mí.” (Mateo 25:31-46). Debes planear, ahorrar y ser prudente con tu vida, pero es muy importante hacer de ella una vida que valga la pena, viviéndola para otros a traves de Cristo. Cuando Cristo un día te pregunte “¿Qué hiciste cuando estabas en la tierra?” y tú digas, “Ame a los demás como Tú me has amado,” serás uno de los santos más ricos del cielo.

Aplicación

La primera lectura dice que “no te lo puedes llevar contigo.” La segunda dice que hay que dar antes de recibir, servir antes de mandar y perdonar en vez de buscar venganza. El Evangelio muestra que debemos buscar primero el reino de Dios y lo demás te será dado.

Esta semana usa lo que tengas para ayudar a otros y así tu ejemplo llegue a otros más. Que tus comentarios sean positivos y ofrece ayudar ya sea en algo grande o en algo pequeño. Comparte generosamente tus riquezas. Tus riquezas no son solo tu dinero. Para aquellos que te aman y te conocen tu presencia es de un valor inapreciable. Deja que vean cuando hables que ahí está Cristo. Escúchalos con los oidos de Cristo y vé a los demás a traves de los ojos de Cristo. Serás la persona más rica de tu comunidad debido a que Cristo quiere que lo des a El para que El pueda estar contigo para siempre.

DECIMOSEPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – c

DECIMOSEPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                       Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                        GENESIS 18:20-32                                  PRIMERA LECTURA

 

(Las quejas contra Sodoma y Gomorra son enormes; que grande es su pecado!”)

 

  1. ¿Qué dijo el Señor acerca de Sodoma y Gomorra? Génesis 18:20-21

 

  1. ¿Cuál fue uno de los pecados de Sodoma y Gomorra? Génesis 19:4-9

 

  1. ¿Por qué iba a ir el Señor a Sodoma y Gomorra? Génesis 18:21

 

  1. ¿Quiénes eran los dos hombres que partieron hacía esos lugares mientras Abraham permanecia de pie delante del Señor?  Génesis 19:1

 

  1. ¿Qué le dijo Abraham al Señor en Génesis 18:23?

 

  1. ¿Qué mencionó acerca de cincuenta personas inocentes? Génesis 18:24

 

  1. ¿Cuáles fueron las palabras de Abraham para el Señor y que respondió éste? Génesis 18:25-26

 

  1. ¿Cómo se veía Abraham a sí mismo, sobre que persistía preguntando al Señor? ¿Qué le contestó Este? Génesis 18:27-32

 

  1. ¿Cuántas veces insistió con sus preguntas? Génesis 18:24-32

 

  1. ¿Tan pronto como el Señor terminó de hablar a Abraham a dónde se dirigió? ¿Y a dónde se fué Abraham? Génesis 18:33

 

Personal – ¿Sobre que asuntos has persistido en tu oración hacía el Señor? ¿Qué tan seguido conversas con el Señor como lo hizo Abraham?

 

TERCER DIA                                                       COLOSENSES 2:12-14                              SEGUNDA LECTURA

                                                                          (“Dios les dio vida junto a Cristo.”)

  1. ¿Cuáles son las dos cosas que te sucedieron al ser bautizado? Colosenses 2:12

 

  1. ¿En quién pasaron estas dos cosas y por qué? Colosenses 2:12
  2. ¿Quién resucitó a Jesús de entre los muertos? Colosenses 2:12

 

  1. ¿En qué condición te encontrabas cuando Dios te dió nueva vida? Colosenses 2:13

 

  1. ¿Cuándo estabas muerto por el pecado a quién seguías? Efesios 2:1-2

 

  1. ¿Junto a quién vivirás esta nueva vida que Dios te dió? Colosenses 2:13

 

  1. ¿Cómo podemos participar de esa nueva vida? Romanos 6:3- 4

 

  1. ¿Qué hizo El con todos nuestros pecados? Colosenses 2:13

 

  1. ¿Qué canceló? ¿Qué tomó y qué hizo con éllo? Colosenses 2:14

 

  1. ¿Qué hizo Jesús con su propia carne? ¿Qué se creó de esta manera y cuál fue el resultado?            Efesios 2:14-15

 

Personal – ¿En qué nota la gente que eres alguien al que se le han perdonado sus pecados? Toma un tiempo para darle gracias a Dios por librarte de las cadenas del pecado habiendo mandado a Jesús a morir en la cruz por tí. Pasa un rato conversando con nuestro Padre esta semana.

 

CUARTO DIA                                                              LUCAS 11:1-13                                                       EVANGELIO

(“Jesús enseñanos a orar.”)

 

  1. ¿Qué observaban los discípulos que hacía Jesús en un cierto lugar y qué le pidieron? Lucas 11:1

 

  1. ¿A quién dijo Jesús que debemos dirigir nuestra oración primero? ¿Cuáles son las dos cosas que le dice a El?  Lucas 11:2

 

  1. ¿Y después, qué le pides que haga? Lucas 11:3

 

  1. ¿Qué le pides que haga por nosotros así como nosotros hacemos por los demás? Lucas 11:4

 

  1. ¿De qué le pedimos que nos perdone? Lucas 11:4

 

Personal – ¿Cómo has usado los cinco niveles de orar en el Padre Nuestro esta semana? (Alabanza, Aceptación, Petición, Perdón y Protección). Que esto incluya tu vida familiar y de trabajo.

 

  1. Jesús dice una parábola de oración en Lucas 11:5-8. ¿Cuál es la razón que El dá para que una oración sea contestada?  Lucas 11:8

 

  1. ¿Qué dice Jesús que pasará cuando pidas, cuando buscas y cuando tocas a la puerta? Lucas 11:9

 

  1. ¿Qué repite en el versículo 10 de Lucas 11?

 

  1. ¿Cuál es la analogía que usa acerca de nuestros padres terrenales? Lucas 11:11-12

 

Personal – ¿Cuándo le pediste a Dios que te diera al Espíritu Santo? ¿Qué cambios ocurrieron en tu vida?

 

QUINTO DIA                                                  LEE EL SALMO 138:1-3, 6-8

(“Te doy gracias, Señor.”)

 

Leé y medita el Salmo 138:1-3, 6-8.

 

¿Que te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Como puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                                       GENESIS 18:20-32

Abraham nos introduce a saber que la oración es la forma por la que podemos comprender mejor la mente de Dios. Abraham esta al tanto de la maldad que está ocurriendo en Sodoma y empieza su oración por la gente del Señor incluyendo a Lot, quien era su sobrino y también por la familia de éste. Parece que Abraham estaba intentando cambiar la mente de Dios pero en el proceso la mente de Abraham es la que se cambia.

Abraham nunca dudó de que Dios odiaba el pecado y de que los pecadores debían ser castigados. Pero quizá estaba un poco confuso en entender que tan misericordioso es Dios. Se le ve probando la mente de Dios, y termina su oración convencido que Dios es las dos cosas, justo y bueno. La oración de Abraham es muy parecida a la nuestra, siempre sujeta a cambios. Quizá nos preguntamos por que Dios le permitió a Abraham interceder por una ciudad donde la gente era tan mala. Dios quería que Abraham tuviera la experiencia personal de la misericordia que El tiene por los pecadores. Dios supo que no había diez personas justas en la ciudad de Sodoma pero El se deleitaba con el intento de Abraham de interceder por ellos.

Dios quiere que nosotros intercedamos constantemente por otros para que estos se arrepientan y vuelvan al reino de la rectitud. Es muy importante que nosotros no veamos a Dios como alguien que se deleita destruyendo a los malvados sino como alguien que debe castigar el pecado. Dios fue justo en probar a los hombres de Sodoma. Le dijo a Abraham que El iba a ver por Sí mismo que tan malos eran en Sodoma y entonces decidiría que sería lo que haría (Génesis 18:20). Dios no ignoraba la perversión de esa ciudad (Génesis 19:4-9), pero en Su misericordia le dió a la gente la última oportunidad de volverse hacía El.

Dios sigue esperando por Su pueblo que regrese a El (2 Pedro 3:9). Nosotros somos ese pueblo. También nosotros podemos tener ese mismo destino como la gente de Sodoma. Solo necesitamos ver al rededor la perversión moral que se ha hecho tan común y aceptable en nuestra sociedad. Abraham le pidió a Dios que no destruyera la ciudad si podía encontrar tan solo diez personas justas. Reflexionemos en eso y oremos para que haya suficiente gente buena en nuestra comunidad.

Dios no desea que muera ninguno de nosotros. El no fue injusto con la gente de Sodoma. Le mostró gran misericordia a Lot, quien unicamente tenía una relación tibia con El. Se nos dice en la escritura “Arrepiéntete, el Reino de Dios está cerca” (Marcos 1:15). No seamos como los Sodomitas que le cansaron la paciencia a Dios. Al contrario imitemos a Abraham y seamos gente de oración y rectitud.

COLOSENSES 2:12-14

En los tiempos de Pablo, la forma común de la Iglesia era bautizarse por inmersión total. Era así, pues la mayoría de los nuevos cristianos eran adultos convertidos. La familia Cristiana no existía todavía como tal y por lo tanto no había los bautizmos infantiles.

Los nuevos cristianos eran sumergidos completamente en agua. Esta inmersión simbolizaba la muerte y el entierro de su viejo estilo de vida. El salir del agua simbolizaba la resurrección de Cristo de la muerte. Nosotros que hemos sido bautizados solo necesitamos pensar en nuestra vida pecaminosa como algo muerto y enterrado. Entonces tendremos un poderoso motivo para resistir al pecado. No queremos darle ningunos poderes a esta parte fea de nuestro pasado.

Por la fe en el Señor Jesucristo y el poder de Su Espíritu Santo podemos conscientemente escoger el tratar nuestra naturaleza vieja como algo muerto y disfrutar nuestra maravillosa nueva vida con Jesucristo. A traves de nuestro bautizmo tenemos una naturaleza nueva. Dios crucificó la vieja (Rom. 6:6) y la reemplazó con una naturaleza amorosa (Col. 3:9). Es importante que nos demos cuenta que Dios no nos saca del mundo y nos hace robots religiosos. Todavía tenemos la tendencia de pecar ocasionalmente y algunas veces lo hacemos.

Increíblemente, antes de ser salvados, eramos esclavos de una naturaleza pecaminosa, pero ahora a traves de la fe en Jesucristo podemos escoger vivir por Cristo.  Podemos disfrutar nuestra nueva vida en Cristo por que nos hemos unido a El en su muerte y resurrección.  Nuestros malos deseos, nuestro amor al pecado y nuestra esclavitud al pecado han muerto con el.

Ahora, uniéndonos con El en su resurrección, podemos tener una relación amistosa sin fin con Dios y libertad del pecado. Nuestra deuda por el pecado ha sido pagada totalmente, nuestros pecados han sido barridos y olvidados. Podemos estar limpios y nuevos. No necesitamos ser hechos pedazos por las perturbaciones de nuestra sociedad, familia o de nuestro yo interior. Hemos sido salvados de las garras de Satanás por el mismo Cristo por el bautizmo. Somos ahora herederos del Rey e hijos del mismo Dios. Solo debemos recordar que debido a nuestro bautizmo “el espíritu que está dentro de nosotros es más grande que cualquier espíritu del mundo” (1 Juan 4:4).

Nuestro bautizmo trae a nuestro templo el sorprendente poder del Espíritu Santo. El Espíritu Santo nos hace más que conquistadores. Pasa un tiempo con nuestro Padre celestial esta semana. Orando y Alabándolo fortaleceremos nuestra respuesta en la fé. Los que nos rodean verán que somos gente de oración y de poder.

LUCAS 11:1-13

Cuando terminó un tiempo normal, muy necesario y satisfactorio de oración, Jesús fue interrogado por los apóstoles para que les enseñara como hacer oración. Jesús era un Judío muy devoto que practicaba Su fe muy diligentemente leyendo Sus escrituras y tomando tiempo para hacer oración. El sabía que Su poder y éxito en Su misión venía de Su Padre celestial. Nosotros también podemos tomar esa actitud de humildad especialmente cuando vemos alrededor y nos damos cuenta de lo que hemos logrado con nuestras familias, trabajos, etc. Necesitamos recordar que no podemos hacer nada que tenga un valor duradero nosotros solos.

Todo nuestro poder y éxito viene de Dios (2 Corintios 3:5). Es por eso que orar es tan poderoso y tan necesario en nuestras vidas hoy en día. Jesús les enseñó lo que ahora conocemos como “la oración perfecta.” Primero identifica a Dios como “Padre” lo cual inmediatmente lo ata a El en una relación especial. La palabra hebrea para padre es “Abba” o sea papi. Al hablarle así Jesús demuestra que lo conoce personalmente. No solo El sino cualquiera que haga esta oración podrá ser incluido en esta relación íntima. El nos lo hace saber desde el principio, podemos confiar absolutamente en Nuestro Padre.

Jesús alaba primero a Su Padre y luego hace Sus peticiones. Alabando a Dios primero, nos pone en el lugar correcto mentalmente para decirle sobre nuestras necesidades. La forma más poderosa de salir de la depresión es la alabanza. Nos salimos de nosotros mismos cuando estamos alabando de verdad a alguien más.

Muchas veces nuestra oración se parece a una lista de compras en vez de una conversación entre dos personas que se aman mutuamente.

Vemos Su precioso nombre santificado o bendecido. Esto lo comprendemos cuando sabemos que en los tiempos de los Hebreos el nombre de una persona mostraba su carácter, su fuerza y su reputación. El nombre de Dios era bendecido pues todos aquellos que lo nombraban eran también bendecidos. Su reinado no era tan solo el venir a la tierra pues de hecho ya estaba aquí, transformando y salvando la tierra por la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Dios nos proveé del pan no solo una vez al día sino todo el día. No debemos nada más guardarlo y cortar la comunicación con Dios. No nos atrevemos a estar completamente auto satisfechos. Si se nos está acabando la fuerza nada más necesitamos preguntarnos cuanto hace que estamos lejos de la fuente. La piedra angular de esta oración es el perdón. El perdón como el amor es una decisión que debe ser hecha en nuestra relación con Dios. Podemos escoger no perdonar y mantener a alguien encadenado o podemos escoger perdonar y desatar a alguien de la cadenas que lo tienen prisionero.

Jesús nos muestra claramente que Su amor es un amor que perdona. Nosotros debemos amar como Su Padre ama y amar como el mismo Jesús lo hace. Debemos perdonar a aquellos que nos han ofendido como El nos ha perdonado a nosotros por haberlo ofendido. Si permanecemos sin perdonar demostramos que no hemos entendido que nosotros mismos junto con todos los demás necesitamos profundamente perdonar.

Cuando Jesús termina con el Padre Nuestro continúa explicando la necesidad de persistir en la oración dando un ejemplo de aquel amigo que buscaba a su vecino en medio de la noche para que le diera de comer. Necesitamos persistir en nuestra oración como el hombre que tocaba a la puerta de su vecino.

Dios que nos ama recibe nuestras oraciones como un Padre perfecto lo haría y debemos persistir en pedirle a El. Su respuesta es siempre la mejor para nosotros aún cuando no entendamos muy bien en ese momento. El es nuestro Padre, El es bendito y El nos perdona. Nosotros como Sus hijos lo honramos con nuestras oraciones, nuestra alabanza y nuestro perdón que damos a los demás.

Aplicación

                 La primera lectura muestra que Abraham oraba constantemente y con grán persistencia. La segunda lectura nos dice que a traves de Cristo se muere nuestra vieja naturaleza pecadora y el Evangelio nos introduce a la oración perfecta.

Oremos para que todos aceptemos al Espíritu Santo de nuestro Padre celestial. Si no has pedido el recibirlo, yo rezo para que tomes un momento ahora e invites al Espíritu Santo a residir en tu corazón. Esta es la esencia de nuestra “oración perfecta.” El resultado será un hambre de saber cual es Su voluntad para tu vida y lo lograrás conociendo lo que El te dice por medio de Su palabra.

DECIMOSEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – c

DECIMOSEXTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

ANTES DE COMENZAR:

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                       Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                         GENESIS 18:1-10                                    PRIMERA LECTURA

 

(El se quedó de pie junto a ellos, bajo el árbol, mientras comían.”)

 

  1. ¿A quién se le apareció el Señor cerca del gran árbol de Mambre? ¿Dónde se encontraba sentado y qué pasaba a esa hora del día?  Génesis 18:1

 

  1. ¿Cuando el miró, qué vió y que hizo? Génesis 18:2

 

  1. ¿Cómo se les llama a dos de esos hombres? Génesis 19:1

 

  1. ¿Qué les dijo Abraham? Génesis 18:3

 

  1. ¿Por qué quería traerles agua? Génesis 18:4

 

  1. ¿Cómo se llama Abraham a sí mismo y por qué quería que comieran? Génesis 18:5

 

  1. ¿Cómo entró Abraham a la tienda y qué le dijo a Sara su esposa? Génesis 18:6

 

  1. ¿Quién fue inmediatamente al potrero? ¿Después de escoger a un ternero tierno y bueno a quién se lo dió para que lo preparara?  Génesis 18:7

 

  1. ¿Qué más consiguió para ellos, qué hizo, y qué continuó haciendo mientras ellos comían sentados bajo el árbol? Génesis 18:8

 

  1. ¿Qué le preguntaron a Abraham, qué contestó éste, qué dijo uno de ellos acerca de Sara? ¿Qué estaba          haciendo élla?  Génesis 18:9-10

 

Personal – ¿De qué modo demuestras tu hospitalidad a los que están a tu alrededor? ¿Quiénes son los mensajeros del Señor en tu vida? ¿Cómo los tratas?

 

TERCER DIA                                                       COLOSENSES 1:24-28                              SEGUNDA LECTURA

                                                  (“Al presente me alegro cuando tengo que sufrir por ustedes.”)

  1. ¿Quién está hablando en los versículos 24-28 de Colosenses? ¿De quién es este el servidor?            Colosenses 1:23
  2. ¿En dónde encuentra su alegría? Colosenses 1:24

 

  1. ¿Dónde completa lo que falta a los sufrimientos de Cristo? ¿Por el bien de quién hace esto? Col 1:24

 

  1. ¿Cómo llama a su cuerpo? Colosenses 1:24

 

  1. ¿Qué viene a ser Pablo para esta iglesia? ¿A través de quién fue comisionado? ¿Para qué? Col 1:25

 

  1. ¿A quién le ha sido revelado el misterio que fue secreto por años y generaciones pasadas? Col 1:26

 

  1. ¿Cuál es el misterio que Dios ha querido que se conozca? Colosenses 1:27

 

  1. ¿Qué es lo que esperas? Colosenses 1:27

 

  1. ¿Qué debemos proclamar y cómo lo debemos hacer? Colosenses 1:28

 

  1. ¿Qué es útil para enseñar y para corregirnos unos a otros? 2 Timoteo 3:16

 

Personal – ¿De qué modo ha sido revelado a otros el misterio de Cristo que hay en tí? ¿Cuándo te diste cuenta por primera vez de que El vive en tí? ¿Qué cambio tuvo lugar en tí cuando te diste cuenta de ello?

 

CUARTO DIA                                                             LUCAS 10:38-42                                                      EVANGELIO

(“Una sola cosa es necesaria.”)

  1. ¿Quién le dió la bienvenida a Jesús en su casa? ¿Dónde estaba ubicada? Lucas 10:38 y Juan 11:1

 

  1. ¿Cómo se llamaba su hermana? ¿Cuáles son las dos cosas que hizo ésta? Lucas 10:39

 

  1. ¿Qué nos dice Dios Padre que hagamos? Marcos 9:7

 

  1. ¿Qué dijo Moisés acerca de Jesús? Deut. 18:15 y Hechos 3:22

 

  1. ¿En qué estaba ocupada Marta? ¿Qué le dijo a Jesús? Lucas 10:40

 

  1. ¿Qué le pidió Marta a Jesús que hiciera? Lucas 10:40

 

  1. ¿Cuál fue la contestación del Señor? Lucas 10:41

 

  1. ¿Cuál es la única cosa que se requiere? Salmo 27:4

 

  1. ¿Quién había escogido la mejor parte? Lucas 10:42

 

  1. ¿Qué dijo El que no le pasaría a María? Lucas 10:42

 

Personal – ¿Qué hiciste la semana pasada para no distraerte en tus labores y sentarte a los pies de Jesús a escucharlo? ¿Cómo has escuchado Su voz y cómo has respondido? Comparte esto con alguien.

 

QUINTO DIA                                                       LEE EL SALMO 15:2-5

(Aquel que camina sin falta y actúa con justicia.)

Leé y medita el Salmo 15:2-5.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

                                                                                                  

GENESIS 18:1-10

El relato ilustra la hospitalidad del Cercano Oriente de varias maneras. En los días de Abraham la reputación de una persona estaba conectada grandemente con su hospitalidad o sea el compartir su hogar y su comida. Aún los viajeros desconocidos eran tratados del mismo modo que se hacía con los invitados de más alta honra. Atender a las necesidades de casa o alimento era y es aún hoy en día una de las prácticas más inmediatas y maneras de obedecer a Dios y hacer Su voluntad.

Podemos ver a Abraham tratando de encontrar una brisa fresca y mirando hacía afuera desde su tienda en un día muy caliente en el desierto. Probablemente estaba asombrado de ver venir a esos tres hombres hacía él. Inmediatamente les dió toda su atención. Se dirige a uno de sus visitantes como a “mi señor” y habla de sí mismo como un servidor. Actuaba como si ellos le estuvieran haciendo el favor de dejarlo servirles y atender a sus necesidades. Les lavó los pies de acuerdo con la costumbre local. Esto no solo era una cosa placentera sino tambien una señal de genuino respeto. Era una cortesía refrescar al viajero en un clima tan caliente y polvoso como el de Mambré. Luego les prepara de comer con lo mejor de su cosecha y con la carne que viene de animales escogidos. Se inclina ante ellos y se queda un poco atras para atenderlos como un verdadero sirviente.

La tradición reflexiona acerca de los tres ángeles como la Trinidad. Sería bueno que reflexionaramos en la hospitalidad que Abraham extiende a sus invitados e imitar esa conducta. ¿Cómo ve la gente mis acciones, como un servidor o insisto en que mis necesidades sean atendidas primero? Estamos llamados a atender las necesidades de cualquiera que necesite nuestra ayuda. En Filipenses 2:6-11, Jesús nos muestra como es el papel de un servidor. Necesitamos ver a los demas con humildad y alegría y que ellos vean en nuestros servicios la señal del amor de Dios y la paz en nosotros.

COLOSENSES 1:24-28

                 Pablo compara sus sufrimientos a los que completarían los sufrimientos de Cristo. Jesús murió para salvar a la iglesia, pero la iglesia debe continuar en un mundo solitario y deshecho. Pablo sufre un increíble rechazo y con peligros físicos al traer su mensaje de la Buena Nueva a un mundo mucho más hostil. La herencia que nos deja Pablo es el saber que nosotros también estamos llamados a traer a todos los hombres el maravilloso misterio de Cristo y que si ese servicio incluye sufrimientos, sacrificios y aún más la muerte entonces estamos completando y compartiendo los sufrimientos de Cristo. El trabajo de Pablo fue traer al hombre un nuevo descubrimiento, un misterio que no había sido revelado.

El grán regalo de Pablo a nuestra fe Cristiana y al mundo mismo fue, que supieramos que Cristo era el Dios no solo de los Judíos sino también de los gentiles. Pablo destruye totalmente la idea de que la misericordia y el amor de Dios era unicamente para una nación especial o para gente privilegiada. Nuestro Dios es Dios para todos, pobres, ricos, jóvenes, viejos y de cualquier nacionalidad.

De no haber sido por Pablo quizá no hubieramos sido más que una secta del Judaismo. Los Judíos podrían haber rehusado creer que El era el Dios de los Gentiles y eso hubiera sido blasfemia. Los Agnósticos no hubieran creído que cada hombre puede llegar a tener los conocimientos necesarios para la salvación. Los agnósticos creían que la salvación era únicamente para una elite espiritual y unos cuantos escogidos.

La mayoría de los educadores hoy en día están de acuerdo en que es imposible dar conocimientos a todos los hombres, pues no todos son capaces de aprender. Podemos ver a nuestro derredor y darnos cuenta de que cada quien tiene dones distintos. Hay algunos dones que ciertos hombres nunca obtendrán. Hay quien es ciego a los colores y que las maravillas del arte no le dicen nada. Hay quien es sordo y la gloria de la música no existe para ellos. No todos pueden ser cantantes, escritores, estudiantes o predicadores. Siempre habrá ciertos dones que ciertos hombres nunca poseerán. Hay privilegios que ciertos hombres nunca gozarán. Hay ciertas alturas de fama y gloria que algunos hombres nunca escalaran, pero, el misterio que Pablo trajo al mundo a traves de sus predicaciones fue el de que cada hombre puede obtener las Buenas Nuevas del Evangelio o sea el amor de Dios en Jesucristo, quien vive en cada uno de nosotros.

Estas Buenas Nuevas son el poder transformador que trae la santidad a la vida en sí misma. Es por eso que Pablo se alegra en sus sufrimientos por nosotros. El traía las Buenas Nuevas y daba a conocer de un modo completo la Palabra de Dios.

Tú y yo estamos llamados hoy mismo a continuar y a alegrarnos en nuestros sufrimientos al traer las Buenas Nuevas y como Pablo también, hacer del conocimiento de todos la Palabra de Dios.

LUCAS 10:38-42

                 En la primera lectura la ansiedad de Abraham de atender a sus invitados nos deja casi con el aliento corto. Abraham se precipita a la tienda. Corre a ver al ganado. Hace que el sirviente prepare una comida rápidamente. Luego en la lectura del Evangelio vemos a Marta corriendo y quejándose de la falta de preocupación en María. Si juzgamos por la historia del Samaritano, Marta debería ser elogiada por su servicio práctico a Jesús. Y este de hecho pone en entredicho sus prioridades.

El Evangelio en sí no está contenido en que ames a tu prójimo a costa de lo que sea. El ser discípulo de Cristo es primeramente y por encima de todo el rendirse a una relación personal con Jesucristo. Debe haber un tiempo en calma para escuchar Su palabra. La devoción a Jesús es “la única cosa” que se requiere. Mateo 6:33 dice, “Busca primero Su reino y todo lo demás se te dará por añadidura.” Esta clase de relación se refleja en el servicio amoroso, pero sin la oración, el dar nuestros cuidados a otros quizá no es amor de verdad.

El Evangelio de hoy nos muestra una tensión entre dos temperamentos. Algunas personas son dinámicas por naturaleza, otras son calmadas. Para algunos es muy díficil nada mas sentarse y meditar a solas con el Señor. Hay quien encontrará muy poco confortable dedicarse a un ministerio activo y Dios necesita de Sus Marías y también de Sus Martas. En Eclesiastés se nos dice “hay un tiempo para todo y hay un tiempo para cada asunto bajo el cielo” (3:1).

En el Evangelio de hoy Lucas nos muestra como el incidente entre María y Marta ilustra la primacia del amor a Dios con todo nuestro corazón, alma, fuerza y mente. Jesús le hace ver a Marta que hay un tiempo apropiado para orar y contemplar, para estudiar las escrituras y escuchar a Dios, así como también hay un tiempo apropiado para la acción.

Solo necesitamos pensar a donde iba Jesús cuando pasó esto. Estaba en camino a Jerusalén, llendo a morir. Todo Su ser estaba embargado con la intensidad de doblegar Su voluntad a la voluntad de Dios. Jesús quería consuelo, paz, y Marta quería darle una grán cena y tener la casa muy limpia. Eso no era lo que Jesús necesitaba o quería, eso era lo que Marta quería. María se dió cuenta de cuales eran Sus necesidades y Marta en su amabilidad creía saber cuales eran esas necesidades. Jesús dijo “una cosa es necesaria;” probablemente una sencilla y pequeña comida hubiera sido suficiente. Esta es una de nuestras mayores dificultades en la vida. Queremos ser amables con la gente, pero ser amables a nuestro modo. Nos sentimos heridos cuando nuestro modo no es el que se necesita. Necesitamos olvidar nuestros planes y escuchar lo que él o élla necesita. María entendió las necesidades de Jesús y Marta no. Seamos como María, escuchemos, escuchemos…

Aplicación

La primera lectura nos dice que la reputación de una persona se conectaba principalmente con su hospitalidad. La segunda lectura nos dice que las Buenas Nuevas del Evangelio están disponibles para todos. El Evangelio nos revela que debemos seguir las órdenes del día de Dios, no las nuestras.

Hagamos lugar como Abraham y pongámonos al servicio de otros, permitiendo que el misterio de la presencia de Cristo que hay dentro de nosotros esté al alcance de todos los que encontremos. María escuchó a Cristo y oyó a Su corazón tanto como a Sus palabras. Hagamos nosotros lo mismo. Unicamente podemos estar realmente presentes ante nuestras familias cuando estamos escuchándolos y entendiendo lo que están diciendo y lo que no están diciendo. La esencia de la vida Cristiana no es tanto hacer como morir. Es morir a nuestras propias necesidades, poniéndonos a la disposición para escuchar y responder a las necesidades de los demas.

DECIMOQUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

DECIMOQUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                       Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                               DEUTERONOMIO 30:10-14                         PRIMERA LECTURA

 

(“Si tan solo escuchas la voz del Señor, tu Dios”)

 

  1. ¿Quién está hablando y a quién le habla? Deut. 29:1

 

  1. ¿Si escuchas la voz del Señor y guardas Sus mandamientos y Sus normas que hará El? Deut. 30:9-10

 

  1. ¿Cómo se llama este libro? Deut. 30:10

 

  1. ¿De qué modo debes regresar al Señor? Deut. 30:10

 

  1. ¿A qué no son superiores estos mandamientos según dice Moisés? Deut. 30:11

 

  1. ¿En qué lugares no se encuentran? ¿Qué no podrás decir? Deut. 30:12-13

 

  1. ¿Cuáles son los dos lugares donde encontrarás estos mandamientos? Deut. 30:14

 

  1. ¿Qué debes hacer con la palabra del Señor? Deut. 30:14

 

Personal – ¿De qué modo ha hablado tu boca sobre el amor que tienes en tu corazón hacía el Señor? ¿De qué modo han visto u oido los de tu familia, tus amigos o compañeros de trabajo ese amor que hay en tí? ¿El modo en que te ves a tí mismo se confirma con el modo en que otros te ven y te oyen?

 

TERCER DIA                                                       COLOSENSES 1:15-20                              SEGUNDA LECTURA

 

(“Recibimos la paz a traves de la sangre la cruz.”)

 

  1. ¿Quién es el primogénito de toda la creación? Colosenses 1:15

 

  1. ¿Como la imágen de quién es? Colosenses 1:15

 

  1. ¿En quién fueron creados el cielo y la tierra? Colosenses 1:16

 

  1. ¿Cuáles son algunas de las cosas que fueron creadas para Jesús? Colosenses 1:16

 

  1. ¿Aparte de El qué fue creado? Juan 1:3
  2. ¿El existe antes de qué? ¿Cómo se mantiene todo? Colosenses 1:17

 

  1. ¿De quién es el la Cabeza y por qué razón? Colosenses 1:18

 

  1. ¿Qué deseaba Dios? Colosenses 1:19

 

  1. ¿Cómo nos reconciliamos con Dios y cómo se estableció la paz? Colosenses 1:20

 

  1. ¿Por qué razón ha hecho esto? Efesios 1:14

 

Personal – ¿Personalmente como has conseguido estar en paz con Dios a traves de Jesús? Escribe cuándo y dónde pasó esto. ¿De qué modo lo has compartido con alguien más?

 

CUARTO DIA                                                             LUCAS 10:25-37                                                      EVANGELIO

 

(“Vete y haz tú lo mismo.”)

 

  1. ¿Quién se levantó a plantear un problema? ¿Cómo se dirijió al Señor y qué le dijo? Lucas 10:25

 

  1. ¿Cuando Jesús le contestó le hizo dos preguntas, cuáles fueron? Lucas 10:26

 

  1. ¿Cuál fue la contestación del maestro de la ley en el versiculo 27 de Lucas 10?

 

  1. ¿Cuál es el nuevo mandamiento que nos dió Jesús durante la última cena? Juan 13:34 y 15:12

 

  1. ¿Cómo dijo Jesús que era la respuesta del maestro de la ley? ¿De dónde sacó esa respuesta?

Lucas 10:28, Deuteronomio 6:5 y Levítico 19:18

 

  1. ¿Qué dijo Jesús que le pasaría si seguía ese mandamiento? Lucas 10:28, ver Levítico 18:5 para ver             que le sucede a un hombre que obedece Sus mandamientos.

 

  1. ¿Qué le dijo éste a Jesús y cuál fue la respuesta acerca del hombre que iba de Jerusalén a Jericó?                 Lucas 10:29-30

 

  1. ¿Quién iba por el mismo camino y qué hizo y después, quién se le acercó y qué hizo? Lucas 10:31-32

 

  1. ¿Qué hizo el Samaritano cuando vió al hombre? Lucas 10:34

 

  1. ¿Qué hizo el Samaritano al día siguiente? Lucas 10:35

 

  1. ¿Qué preguntó Jesús al maestro de la Ley, cuál fue la respuesta de este y que le dijo Jesús que hiciera?          Lucas 10:36-37

 

Personal – ¿De qué manera te ha dado el Señor la oportunidad de ser compasivo con algún miembro de tu familia, amigo, compañero de trabajo o algún extraño, durante la semana pasada? ¿Cómo respondiste?

 

QUINTO DIA                                  LEE EL SALMO 69:14, 17, 30-31, 33-34, 36-37

 

(“Y por tu gran misericordia, vuélvete hacía mí.”)

 

Leé y medita el Salmo 69:14, 17, 30-31, 33-34, 36-37.

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

 

DEUTERONOMIO 30:10-14

 

Este pasaje establece que el consuelo, el perdón y restauración no solo eran posibles de alcanzar por los Israelitas, sino que Dios mismo deseaba dárselos. La nación de Israel debe cambiar totalmente y volverse al Señor. Unicamente así Dios restaurará Su misericordia y restaurará a Israel dándole su lugar correcto en la tierra. Unicamente a traves del pacto propuesto por Dios a Su pueblo puede éste recobrar la felicidad.

Escuchamos en la lectura de hoy que el guardar los mandamientos (Deut. 30:11-14) no está muy lejos de encontrarse como sugerían las mentes no muy profundas en esos tiempos. El autor ha enfatizado un mensaje espiritual con mucho poder. La Ley de Dios no está en alguna corte lejana o en alguna universidad prestigiada. La Ley de Dios está muy cerca al corazón del hombre. Si ésta actitud hubiera prevalecido en relación con la Ley Mosaíca, Jesús no hubiera tenido tal conflicto con los formalismos del maestro de la Ley. La ley positiva Judeo Cristiana puede equipararse simplemente con el modo que Dios tiene para guiar las aspiraciones del corazón humano hacía Sí mismo.

San Pablo nos muestra que cerca está realmente la ley de Dios, en Romanos 10:6-10. Pablo nos dice que no necesitamos buscar en los cielos a Cristo y traerlo para ayudarnos y ¡no necesitamos ir entre los muertos y traer a Cristo a la vida nuevamente! La Salvación es Confiar en Cristo; está tan cerca como lo están nuestros corazones y nuestras bocas. Pues es creyendo en su corazón que el hombre se justifica con Dios y con su boca les dice a otros sobre su fe, confirmando su salvación.

La gente siempre ha buscado a Dios a traves de experiencias dramáticas, esperando que haya un encuentro que cambie sus vidas. Habrá quien viaje muy lejos para encontrar a un famoso guía espiritual, pero la salvación de Dios esta mero enfrente de nosotros. El vendrá a nosotros donde quiera que nos encontremos. Todo lo que necesitamos hacer es entregarnos y rendirnos a su don de salvación. Necesitamos dejar de buscar y empezar a entregarnos a Su amor y Su misericordia.

Oímos diariamente en nuestra misa Católica la proclamación de la Palabra de Dios trayéndonos la salvación, la curación y la restauración. Dejemos que nuestros oidos oigan, que nuestros corazones crean y que nuestras lenguas hablen y su regalo de salvación se esparcirá a traves de la tierra.

 

COLOSENSES 1:15-20

 

Este pasaje tiene algunas de las más poderosas declaraciones teológicas acerca de Cristo en el Nuevo Testamento. Cristo es alabado como el Icono o imágen del Dios invisible. El pone de manifiesto la presencia de Dios en Su persona. Es llamado el primogénito de toda la creación pues todo lo demás fué creado a traves de su mediación. El existía antes de toda la creación y predomina entre toda élla. Pablo nos muestra cual es el alcance de la creación. Empieza con el cielo y la tierra, lo visible, lo invisible, el poder y la fuerza, los tronos, los dominios, los principados. Todo esto fue creado no solo por El, y a traves de El sino también, en El. Todo está sujeto a Cristo y a traves de Su poder creativo la misma creación continúa.

Pablo habla de Cristo como el principio, el punto de partida de la redención. El es el primero que conoce lo que es la resurrección de la vida y por lo tanto, es el primogénito entre los muertos. Mediante el uso frecuente de la palabra “todo,” la dimensión cósmica del poder y la gloria de Cristo se remarca. La restauración que El trae es la paz que fue obtenida mediante el derramamiento de Su sangre en la cruz.

Se establece que Pablo nunca había visitado Colosas. Evidentemente la iglesia había sido fundada por otros, convertidos por Pablo en sus viajes misioneros. La iglesia, sin embargo, se había visto infiltrada por un relativismo religioso de algunos creyentes que atentaron mezclar partes del paganismo y la filosofía secular con la doctrina Cristiana. Pablo entonces ataca a los herejes, confronta sus enseñanzas falsas y afirma la suficiencia de Cristo.

Podemos ver en el pasaje de hoy lo que sucede cuando el jefe del equipo está ausente y empiezan las confusiones. Pablo defiende sus enseñazas acerca de Cristo durante una fuerte discusión doctrinal acerca de la persona y el trabajo de Cristo. Pablo se encontraba batallando contra un grupo de líderes llamados “Agnósticos.” Los Agnósticos creían que se necesitaban conocimientos especiales para ser aceptados por Dios y se llamaban a sí mismos Cristianos. Ellos creían que no se conseguía la salvación únicamente con Cristo. El principal argumento de Pablo era: no es lo que uno sabe lo que le hace ser cristiano, sino a quien uno conoce. Conocer a Cristo es conocer a Dios. Hoy en día existe el mismo peligro y como Pablo, debemos aceptar a Jesús como nuestro Señor y Salvador personal. Jesús nos pide nuestro corazón, mente y alma y solo necesitamos rendirnos a El y decirle, sí.

LUCAS 10:25-37

 

El maestro de la ley preguntó a Jesús algo que superficialmente parecía simple “¿Qué debo hacer para recibir la vida eterna?” Jesús en su papel de Maestro Hebreo o Rabino, le contestó con dos preguntas “¿Qué estaba escrito en la Ley y cómo interpretaba él la ley?” En esos tiempos para un Judío ortodoxo, la definición de prójimo significaba únicamente otro Judío.

Jesús les relata la historia que los lleva a definir quién es nuestro prójimo. Y empieza contándoles sobre un hombre que había sido despojado de sus pertenencias y golpeado y dejado en el camino medio muerto. La primera persona que pasó por ahí fue un sacerdote quien probablemente iba camino al templo a practicar sus deberes sagrados. Este ni siquiera se acercó a tocar al pobre hombre pues la escritura dice en Números 19:11 que un sacerdote tendrá prohibido entrar al templo sagrado por siete días cuando toque a un muerto. Sus quehaceres del templo y de la comunidad estaban por encima de ayudar a este hombre en particular. La segunda persona que pasó por ahí fue un levita quien era un asistente de los sacerdotes. Los sacerdotes eran los que hacían el sacrificio de la expiación y estaban a cargo de los altares y los servicios sagrados. El levita también estaba envuelto en sus quehaceres del ministerio y sus responsabilidades, las cuales eran asistir al sacerdote en el templo y otros quehaceres religiosos.

Finalmente pasó por ahí un Samaritano quien no solo se detuvo a ver que sucedía, sino que trató de ayudar. A lo mejor el hombre no era un Samaritano en realidad, ese nombre se usaba para designar a la gente que no vivía exactamente conforme a las normas establecidas. Hoy llamaríamos a esa persona “un disidente” alguien que acepta tomar riesgos. A Jesús se le llama Samaritano en Juan 8:48, obviamente ellos pensaron que no era un ortodoxo como ellos. La pregunta que Jesús le pone al maestro de la ley es “¿Quién crees tú, fue un prójimo para ese hombre?” ésta es la misma pregunta que El nos hace a tí y a mí. El amor de Dios es tan grande que cualquiera que tenga una necesidad puede tener Su ayuda.

Dios desea que ningún hombre perezca, no importa cual sea su situación en la vida. Estamos llamados a amar a Dios con todo nuestro corazón, alma y fuerzas, amando a nuestro prójimo de la misma manera. Jesús eleva aún más esta norma en Juan 15:12 cuando nos pide que nos amemos unos a otros como El nos ha amado. El Samaritano tenía el amor de Dios en su corazón y lo demostró con sus acciones. Seremos juzgados un día no por nuestra doctrina o credo sino por el amor que hayamos dado a nuestro prójimo, con todo el corazón, fuerza y alma. Este es el modo con que debemos amar a nuestro prójimo y que demuestra al mundo como amamos a Dios en realidad.

 

Aplicación

 

La primera lectura nos dice que primero debe haber arrepentimiento antes de esperar la misericordia. La segunda lectura nos muestra que Cristo es alabado como la imagen del Dios invisible. El Evangelio revela que nosotros seremos juzgados sobre cómo amamos a nuestro prójimo.

Podemos vivir como el Samaritano cuando le damos la preferencia en nuestro corazón al amor de Dios y permitirnos a nosotros mismos amar a todos y cada uno igual que Jesús nos ama a nosotros. Este es un amor que tiene la voluntad de pagar cualquier precio que sea requerido. Permite que sea tu familia la primera que sienta esa clase de amor que viene de ti. Puedes empezar muriendo a tus propias necesidades fijándote más en las necesidades de otros y respondiendo a estas.

DECIMOCUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

DECIMOCUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                       Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                           ISAIAS 66:10-14                                     PRIMERA LECTURA

 

(El poder del Señor se dará a conocer a sus servidores.)

 

  1. ¿Quiénes se alegrarán y felicitarán a Jerusalén? Isaías 66:10

 

  1. ¿Qué deberán hacer los que estaban de luto por Jerusalén? Isaías 66:10

 

  1. ¿Cómo estarán los que tomen de la leche de Jerusalén? Isaías 66:11

 

  1. ¿Qué dice 1 Pedro 2:2 sobre aquello de lo que debemor estar ansiosos y por qué?

 

  1. ¿Qué derramará el Señor sobre Jerusalén y de qué manera? Isaías 66:12

 

  1. ¿Cómo niños de pecho, cómo seremos llevados y acariciados? Isaías 66:12

 

  1. Llena los siguientes espacios: “Como un hijo a quien ______________________ su madre, así Yo los ________________________ a ustedes.”  Isaías 66:13

 

  1. ¿Dónde encontrarás consuelo? Isaías 66:13

 

  1. ¿Cuando esto pase, qué le sucederá a tu corazón y a tu cuerpo? Isaías 66:14

 

  1. ¿Qué se dará a conocer a los servidores del Señor y qué a sus enemigos? Isaías 66:14

 

Personal – ¿Cómo encuentras consuelo cuando te sientes deprimido? ¿A quién recurres? Escribe tus pensamientos y luego medita en 1 Corintios 1:3-4.

 

TERCER DIA                                                           GALATAS 6:14-18                                  SEGUNDA LECTURA

 

(Pablo no se enorgullece de nada más

que de la cruz de Jesucristo.)

 

  1. ¿Quién está hablando en Gálatas 6:14 y Gálatas 1:1?

 

  1. ¿Pablo dice que no tiene nada de que enorgullecerse más que de qué? Gálatas 6:14

 

  1. ¿A traves de la cruz de Jesucristo qué dice Pablo acerca del mundo y acerca de sí mismo? Gálatas 6:14

 

  1. ¿Qué es lo que no tiene importancia? Gálatas 6:15

 

  1. ¿Qué es lo único que importa? Gálatas 6:15

 

  1. ¿A la imágen de quien hemos sido creados? ¿De dónde procede esta justicia y santidad? Efesios 4:24

 

  1. ¿Cuáles son las dos cosas que están en los que siguen esta regla de vida? Gálatas 6:16

 

  1. ¿Qué lleva Pablo en su cuerpo? Gálatas 6:17

 

  1. ¿Cómo termina Pablo esta carta? Gálatas 6:18

 

Personal – ¿De qué manera has sido creado de nuevo? ¿Cómo te ven los demás cuando te niegas a tí mismo y te enorgulleces solo en la cruz de Jesucristo? ¿Cuáles son las reglas que sigues en tu vida?

 

CUARTO DIA                                                        LUCAS 10:1-12, 17-20                                                EVANGELIO

 

(“Les he dado el poder de pisotear todas las fuerzas del enemigo.”)

 

  1. ¿A cuántos eligió el Señor y cómo, cuándo y a dónde los mandó? Lucas 10:1

 

  1. ¿Qué dijo Jesús acerca de la cosecha y los obreros? ¿Y por qué debían de rogar? Lucas 10:2

 

  1. ¿Cómo dice Jesús que está mandando a sus obreros? Lucas 10:3

 

  1. ¿Cómo les dijo que debían viajar? Lucas 10:4

 

  1. ¿Cuando entraran a una casa qué les dijo que debían decir? Lucas 10:5

 

  1. ¿Si hay un hombre de paz, qué hará esta paz que ustedes le traen? ¿Y si no lo es, qué pasará con la paz que traen?  Lucas 10:6

 

  1. ¿En dónde iban a quedarse? ¿Qué les dijo acerca del salario? Lucas 10:7

 

  1. ¿Donde fueran bienvenidos qué debían hacer con la comida que les dieran, y con los enfermos? ¿Qué debían de decir?  Lucas 10:8-9

 

  1. ¿Qué debían decir a la gente cuando no fueran bienvenidos? ¿Y dónde debían decirlo? Lucas 10:10-11

 

  1. ¿Qué le sucederá a un pueblo así? Lucas 10:12

 

  1. ¿Cómo regresaron los setenta y dos y a quiénes dijeron que habían sometido y en nombre de quién?          Lucas 10:17

 

  1. ¿A quién dijo Jesús que vió caer del cielo como un rayo? Lucas 10:18

 

  1. ¿Qué les había dado? ¿Qué no les pasaría? Lucas 10:19

 

  1. ¿De qué no debes alegrarte? ¿En qué debes regocijarte? Lucas 10:20

 

Personal – ¿De qué manera has usado este poder que Dios te ha dado en nombre de Jesús para deshacerte del enemigo en tu familia o en aquellos con los que tienes contacto? Vuelve a leer el versículo 19 de Lucas 10 y reclama la promesa que se te ha hecho.

 

QUINTO DIA                                                 LEE EL SALMO 66:1-7, 16, 20

 

(“Canta alabanzas a la gloria de Su Nombre.”)

 

Leé y medita el Salmo 66:1-7, 16, 20.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

 

                                                                                        ISAIAS 66:10-14

 

Dios no dejará su trabajo de restauración incompleto. En esta imagen del niño siendo alimentado por los pechos de su madre, Dios muestra que El cumplirá sus promesas.

Esta promesa de paz eterna y de misericordia es imparable como lo es el nacimiento de un bebé. Cuando se termina el dolor empieza la alegría. Jerusalén es presentada como la nueva ciudad de Dios. La nueva Jerusalén es un lugar donde la seguridad, la paz y la abundancia estarán al alcance de todos. Todas las naciones vendrán a alimentarse con los pechos de la “Nueva Jerusalén” y ellas también junto con los viejos fieles que queden encontrarán nueva vida en Jesucristo. Este es un versículo impactante acerca de como Dios en su increíble misericordia ha dejado la puerta abierta para aquellos que creen y lo obedecen. Los fieles que quedaban pidieron a Dios dos favores: que les diera Su compasión (Isaías 63:15-19) y que castigara a sus enemigos (Isaías 66:6).

Aún hoy en día Dios mantiene esa promesa. Siempre protegerá a los que se mantengan fieles sin importar que tan malo esté el mundo. Siempre hay algunos que se mantienen fieles a El. Este versículo demuestra como la bondad de Dios será vista por el mundo aún cuando haya todavía quien lo rechaze. El versículo termina con un aviso firme acerca de Su ira, que caerá sobre sus enemigos (Isaías 66:14). La tierra como la conocemos no durará por siempre. Dios prometió a Isaías que, crearía una nueva y eterna tierra (65;17, 66:22). Realmente no sabemos como será o en donde estará, pero Jesús de Nazaret y sus seguidores se reunirán para vivir ahí por siempre.

 

GALATAS 6:14-18

 

Este pasaje de Pablo a los Gálatas no solo declara audazmente su libertad en Cristo, sino también la libertad de todos los cristianos en Jerucristo. En los tiempos de Pablo, había mucha gente que quería crecer en su vida cristiana pero se distraían con aquellos que insistian en que debían guardar ciertas leyes Judías.

Algunos de los “Judieros” (Judíos que insistian en que se debía circuncidar antes de volverse Cristiano) enfatizaban que era necesaria la circuncisión como prueba de santidad; y sin embargo ignoraban otras leyes Judías. La gente con frecuencia escoje un principio en lo particular y lo vuelven la medida de la fe. Algunos desprecian la promiscuidad pero toleran los prejuicios.

La palabra de Dios hay que seguirla en su totalidad. Nuestro mundo es igual que el mundo de Pablo, lleno de tentaciones. Diariamente somos bombardeados con presiones culturales sútiles y evidentes y con la propaganda de los medios de comunicación. Oímos a Pablo diciendo que él ya no se preocupa de esas cosas, está muerto a la influencia de las cosas de este mundo. El único modo que tenemos para escapar de esas influencias destructoras es pediéndole a Dios que nos ayude a hacerlo como lo hizo Pablo; o sea que ya no nos dejemos influenciar por ellas. Preguntémonos cuanto nos importan las cosas de este mundo. Recordemos que es muy fácil quedar atrapados en las cosas externas. Necesitamos ser precavidos contra el enfatizar en las cosas que debemos o que no debemos hacer, en vez de preocuparnos de lo verdaderamente importante, la condición interna del corazón. No hacemos cosas buenas para hacernos buenos, hacemos cosas buenas debido a la bondad que está dentro de nosotros, o sea el Espíritu Santo (Juan 14:16). Vivir una vida buena sin cambios internos lleva a un camino espiritual superficial vacio y muy frustrante.

Pablo nos está diciendo que realmente no importa lo que el mundo piense de él o sus hazañas. Lo que si le importó fue la paz que lo envolvió cuando murió a sí mismo por Jesucristo. Lo que le importa a Dios es que cambiemos totalmente de adentro hacía afuera. Pablo era para el mundo un prisionero pero en realidad era totalmente libre en Cristo. Hemos sido liberados por Jesucristo. No necesitamos retroceder con alguna clase de esclavitud. Estamos llamados a hacer uso de nuestra libertad para vivir por Cristo y servirle como El lo desea.

 

LUCAS 10:1-12, 17-20

 

Solo Lucas nos habla de la segunda mision de los discípulos. Más de los doce ya conocidos estaban siguiendo a Jesús. El escogió a un grupo de unos setenta discípulos para que prepararan a los pueblos que El visitaría. Estos discípulos eran hombres ordinarios, escogidos para un quehacer no muy ordinario. Los discípulos no estaban entrenados de algún modo especial ni tenían cualidades únicas. Lo que los hacía diferentes era el que se daban cuenta del poder de Jesús y el saber como acercarse a toda la gente a traves de El. Vemos que haber experimentado personalmente Su poder fue mucho más importante que dedicar sus habilidades al reino de Dios. Hoy en día tenemos que centrarnos en lo que El quiere que hagamos en el mundo.

Jesús estaba mandando equipos de dos personas para acercarse a la gente. Estos no estaban tratando de hacer el trabajo por sí mismos sin ayuda; al contrario, rezaban a Dios para que hubiera más obreros. Al hacer el trabajo de evangelización a lo mejor queremos saltar y empezar a trabajar salvando a algunos y ver resultados inmediatos. Jesús nos dice que primero empecemos rezando para tener más obreros y antes de orar por los que no tienen todavía la salvación, orar para que otras personas sientan la preocupación y se unan a tí para acercarse a aquellos que se necesita alcanzar.

No hay desempleo en el servicio cristiano. Nuestro Señor Jesús ha trabajado lo suficiente por cada uno. No te sientes comodamente a mirar, busca el modo de recoger la cosecha. Jesús deja poco lugar a las ilusiones. El les dice que serán tratados como corderos entre lobos. Deben ser cuidadosos pues encontrarán toda clase de oposición. Nosotros también somos mandados al mundo como corderos entre lobos. Así es que necesitamos estar alertas y recordar que debemos enfrentar a nuestros enemigos con el poder, no con timidez, pero con poder sin agredir pero con amor y valentia.

A los discípulos se les dijo que aceptaran la hospitalidad que se les brindara pues la merecían. Nosotros tenemos que estar seguros de que nuestros ministros sean apoyados emocionalmente y que reciban suficiente estímulo.

A los discípulos se les dijo que debían comer lo que les pusieran enfrente y que fueran sanando a los enfermos en el nombre de Jesús. Debían sacudirse el polvo de las sandalias en aquellos pueblos que los rechazaran e irse a otro lado con las Buenas Nuevas.

Los discípulos vieron resultados enormes al ir predicando en el nombre de Jesús y regresaron llenos de júbilo. Jesús les advirtió que no se envanecieran con sus hazañas sino que recordaran que su victoria más importante era que sus nombres serían escritos entre los de los ciudadanos del cielo. Jesús nos recuerda, hoy en día en nuestro ministerio de ser sus discípulos, que la victoria ha sido ganada en el nombre de Jesús. El premio no es la gloria humana lograda en hazañas de poder evangélico, sino es la gloria celestial a traves del seguir a Jesús al calvario.

 

 

 

 

Aplicación

 

La primera lectura nos muestra que Dios no permitirá que su trabajo de restauración quede sin terminar. La segunda lectura nos dice que nuestro mundo como el de Pablo está lleno de tentaciones. El Evangelio revela que no hay desempleo en el servicio Cristiano.

No hagamos alarde de nada que no sea el poder de la cruz de Cristo y Su Santo Nombre. Podemos ser instrumentos de hechos grandiosos en Su Nombre. Necesitamos empezar todo lo que hagamos, haciendo oración a Nuestro Padre Celestial a traves del poder del Espíritu Santo en el Nombre de Jesús e ir y hacer discípulos de todas las Naciones.  Empezemos con los miembros de nuestra familia.

DECIMOSEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

DECIMOSEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO INTERPRETE, QUE EL PADRE LES ENVIARA EN MI NOMBRE, LES VA A ENSEÑAR TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODAS MIS PALABRAS.”  (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                       Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                                       ZACARIAS 12:10-11                                  PRIMERA LECTURA

 

(“El Señor dispondrá el ánimo para que vuelvan a El con amor y confianza.”)

 

 

  1. ¿Quién está hablando en el versículo 10 de Zacarías 12? Zacarias 12:1

 

  1. ¿A traves de quién está hablando? Zacarias 1:1

 

  1. ¿Quién es David? Mateo 1:1, 6

 

  1. ¿Qué derramará el Señor en la casa de David y los habitantes de Jerusalén? Zacarías 12:10

 

  1. ¿Cuáles son las dos cosas que hará la casa de David y sus habitantes? Zacarías 12:10

 

  1. __________________________________________________________________­_____________
  2. ________________________________________________________________________________

 

  1. ¿A quién le harán estas cosas y con qué lo traspasaran? Juan 19:33-34

 

  1. ¿Por quién lloraron en Meguidó? 2 Crónicas 35:22-24

 

  1. ¿Cuando Dios derrama su espíritu de gracia en nosotros, que debemos hacer? Hechos 20:24

 

Personal – ¿De qué manera he lamentado la muerte de Jesús? ¿Qué significa tener el espíritu de gracia y petición derramada en tí?

 

TERCER DIA                                                           GALATAS 3:26-29                                   SEGUNDA LECTURA

 

(“Todos son uno en Cristo.”)

 

  1. ¿Quién eres y cómo te hace ésto? Gálatas 3:26

 

  1. ¿Todos ustedes que han sido bautizados en Cristo con qué han sido revestidos? Gálatas 3:27

 

  1. ¿Qué no existe entre ustedes? Gálatas 3:28

 

  1. ¿Qué eres en Cristo? Gálatas 3:28

 

  1. ¿Qué eres de Abram y qué te hace esto? Gálatas 3:29

 

  1. ¿Qué prometió Dios? Santiago 2:5

 

  1. ¿Cómo heredas la promesa y qué puede impedir ésto? Gálatas 3:29 y Hebreos 6:12

 

  1. ¿Cómo mira el mundo a los herederos del reino? Santiago 2:5

 

  1. ¿Dónde está el Reino? Mateo 6:9-10

 

Personal – En tus propias palabras escribe lo que significa vestirse con Cristo. ¿Cómo has sido un imitador de Jesús frente a tu familia, amigos, compañeros de trabajo y con los que tienes contacto diariamente.

 

CUARTO DIA                                                              LUCAS 9:18-24                                                       EVANGELIO

 

(“¿Quién dicen las multitudes que soy, quién dices tú que soy?”)

 

  1. ¿Qué estaba haciendo Jesús, dónde estaba y con quién estaba? Lucas 9:18

 

  1. ¿Qué les preguntó? Lucas 9:18, Mateo 16:13

 

  1. ¿Qué le contestaron éllos? Lucas 9:19

 

  1. ¿Cuál era la pregunta que Jesús les hizo a los discípulos? ¿Quién respondió y qué dijo? Lucas 9:20

 

  1. ¿Qué les prohibió que hicieran? Lucas 9:21

 

  1. ¿Qué título se dió Jesús a sí mismo y que tenía que sufrir? Lucas 9:22

 

  1. ¿Cómo trataban las autoridades, jefes de los sacerdotes y los escribas a Jesús? ¿Qué le hicieron? Lucas 9:22

 

  1. ¿Qué haría El al tercer día? Lucas 9:22

 

  1. ¿Qué les dijo Jesús a todos éllos? ¿Cada cuando necesitaba el discípulo negarse a sí mismo y cargar su cruz?  Lucas 9:23

 

  1. ¿A quién debemos seguir? Lucas 9:23

 

  1. ¿Qué le pasará a la persona que trata de salvar su propia vida y qué le pasará a la persona que pierde su vida por Jesús?   Lucas 9:24

 

Personal – ¿De qué manera te has negado a tí mismo por seguir a Jesucristo? ¿Cómo puedes hacer esto día tras día en tus relaciones con los que tienes contacto diariamente?

 

 

 

QUINTO DIA                                                   LEE EL SALMO 63:2-6, 8-9

 

(“Señor, tú eres mi Dios, a tí te busco.”)

 

Leé y medita el Salmo 63:2-6, 8-9.

 

¿Qué te dice personalmente el Señor por medio de este Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria?

 

SEXTO DIA                                                  LEE TODO EL COMENTARIO

 

ZACARIAS 12:10-11

 

En la lectura de hoy Zacarías llama al Espíritu “el Espíritu de la gracia y oración.” Este es el Espíritu Santo que fue recibido en Pentecostés (Hechos 2). Es el Espíritu que nos muestra culpables de pecado, que nos revela el juicio y la justicia de Dios. El Espíritu nos ayuda a orar aún cuando no sabemos como hacerlo o por qué hacerlo (Romanos 8:26).

Eventualmente, todos nos daremos cuenta que Jesús fue áquel al que se le atravesó la lanza y que murió por todos nuestros pecados. Estamos viviendo un despertar y un revivir hoy en día en todo el mundo. El Cristo crucificado está siendo claramente revelado a traves del poder del Espíritu Santo. Mucha gente está empezando a darse cuenta de que solamente cuando el Espíritu Santo de Dios está entre nosotros, podemos alcanzar la verdadera paz y la prosperidad.

Sabemos que la obediencia a hacer oración, a la Santa Palabra de Dios y a las enseñanzas de nuestra querida iglesia nos llevan a la presencia de Dios mismo. Entonces experimentaremos la tristeza en tal forma que iremos directo hacía el arrepentimiento que nos revivirá. La lectura de hoy revela que no puede haber renovación hasta que no haya habido primero un arrepentimiento. Este viene de una tristeza divina, no terrena, que atraviesa nuestro corazón. Cuando damos el paso al poder del Espíritu Santo nuestros corazones se rompen, se humillan y se arrepienten (Salmo 51:19).

Algunos preguntarán “¿Cómo hago para conocer a este Espíritu Santo?” Lo conocerás cuando te hinques a rezar, cuando camines alrededor de tu cuarto en oración constante. No lo encontrarás tan solo cantando canciones. Llamemos hoy al Espíritu Santo para que nos dé su gracia, hagámoslo a traves de la oración y la obediencia a su Santa Palabra. La Escritura dice que el yugo dejará de pesar debido a la gracia (Isaías 10:27). Este es el Espíritu de la gracia y la oración en la lectura de hoy.

Hoy, ese mismo espíritu de misericordia y de oración deberá manifestarse en nuestras vidas. Necesitamos reflexionar en que cuando fallamos en amar a los demás estamos causándole dolor y humillación a Nuestro Señor Jesucristo. El pueblo en esta lectura era llamado a recordar y a arrepentirse de su conducta pecadora, nosotros estamos llamados hoy a hacer lo mismo.

 

GALATAS 3:26-29

 

Hay un hilo continuo que va de la lectura a los Gálatas de las dos semanas pasadas y la de ésta. Este es el hilo de la FE. Pablo les dice a sus hermanos de la recién encontrada fe, que ésta no está basada en lo que había escuchado de otros, sino de una “revelación” personal de Jesucristo. ¡Qué cambio hizo esto en Pablo! Fué y les dijo “la vida que vivo no es mía; Cristo vive en mí. Todavía vivo mi vida humana, pero es una vida de fe en el Hijo de Dios.” Pablo ha cambiado. Pero Pablo no se detiene ahí; sigue y nos dice en la lectura de esta semana que “Cada uno de ustedes es hijo (o hija) de Dios por su FE en Jesucristo.”

Nuestras lecturas de la celebración de este domingo nos hablan de FE…acerca de nuestra FE.  Escuchamos a Pedro dicéndole a Cristo que él es “el Mesías de Dios,” una declaración de FE.  En Mateo 16:17 Oímos a Jesús diciéndole a Pedro que esta revelación “no vino de un ser humano, sino que te ha sido dada directamente por mi Padre en el cielo.” Jesús les preguntó a sus discípulos, “¿Quién dices tú que soy yo?” Podemos hacerles la misma pregunta a otros “¿Quién dices tú que soy?” y orar para que ellos contesten con la revelación…CRISTIANOS.

“Todos ustedes que han sido bautizados en Cristo” se han convertido en hijos de Dios. Escuchamos esta declaración en la ceremonia bautismal. Pero no deberíamos considerarnos unicamente como niños que poseén un conocimiento limitado de su padre o de su hermano. Somos hijos adultos de Dios…hijos que hemos o deberíamos haber crecido en nuestra FE. Pablo poseía una fe en Dios que le permitió resistir, debido a la ignorancia, la “nueva manera” practicada por sus compañeros Judíos. Pero su fé fue aumentada por un encuentro con Jesús en el camino a Damasco y la revelación adquirida lo cambió…cambió la relación entre él y Dios y entre él y los demás, llevándolo a profesar que “somos uno en Cristo Jesús.” Fuimos bautizados en una relación con Dios, y en una fé que creé en Jesucristo.  Ojalá hubieramos recibido alguna “revelación” a cerca de Jesús de nuestros padres, el clero, maestros religiosos y nuestros amigos espirituales. No permanecemos solo como “niños en la fé” sino que nos hemos convertido en “adultos en fé” sin embargo, la pregunta permanece para ser contestada. ¿Hasta qué grado nos ha causado esta FE consciente el cambiar en nuestra relación con Dios, con Jesús, con los demas?

 

LUCAS 9:18-24

 

“¿Quién dices que soy yo?” Ahí está esa misma pregunta, la misma que es preguntada en todos los Evangelios tan a menudo. Nuestra lectura está situada entre Jesús alimentando a los cinco mil y su tranfiguración. En la comida de los cinco mil, Jesús muestra su compasión, caridad y preocupación por nuestro bienestar. La gente no pidió ser alimentada, Jesús sabía la necesidad de éllos y respondió de acuerdo a eso; respondió por amor a sus hermanos y hermanas. Si El le preguntara a la multitud quién era, ellos contestarían que era un buen proveedor…un hacedor de milagros; ciertamente no dirían el “Mesías.” Lo que hizo no fue visto como una experiencia de fe, solamente estaban recibiendo una comida. ¿Qué tan a menudo recibimos un regalo de Jesús y lo percibimos como algo distinto a una experiencia de fé?

En la transfiguración, Jesús muestra a sus discípulos escogidos lo que realmente es su relación con Dios y quien es él realmente. Está cambiado, transfigurado y nos muestra que una relación intensa con Dios causará que nosotros cambiemos. Así como a los discípulos, quizá se nos haga difícil comprender, por que buscamos el cambio en nosotros y no necesariamente lo vemos. No lo vemos porque no estamos buscando con nuestros ojos de FE sino con nuestros ojos humanos. Buscamos un cambio físico, un cambio material. Como los discípulos que miraban fijamente la imágen transfigurada de Cristo, nuestros hermanos y hermanas tienen que mirarnos fijamente y ver en la imágen que perciben, una persona transfigurada en su vida y serán capaces de responder a la pregunta “¿Quién dices que soy yo,” con la respuesta…”un Cristiano.”

 

Aplicación

 

La primera lectura nos dice que debemos escuchar, aún cuando no sea algo placentero. La segunda lectura nos dice que debemos crecer en nuestra fé. El Evangelio nos exhorta a preguntarnos quién es Jesucristo para nosotros de manera personal.

Esta semana, muéstrales a los que están a tu alrededor que estás creciendo en tu fé y que tienes la fuerza para escuchar a Dios y a otros. Tu ejemplo de humildad y servicio les ayudará a otros a ver quién es Jesús realmente en sus vidas. En tí verán a Jesús y eso dirá que realmente estás creciendo en tu fé.

ONCEAVO DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO – CICLO C

ONCEAVO DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO – CICLO C

 

ANTES DE COMENZAR:

 

Ora y pídele a Dios que te hable a través de Su Espíritu Santo. “EL ESPIRITU SANTO, EL INTERPRETE QUE EL PADRE LES VA A ENVIAR EN MI NOMBRE, LES ENSENARA TODAS LAS COSAS Y LES RECORDARA TODO LO QUE YO LES HE DICHO.” (JUAN 14:26)

 

PIMER DIA                         Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. ¿De lo que aprendiste, qué escogiste para aplicar a tu vida esta semana?

 

SEGUNDO DIA                                         2 SAMUEL 12:7-10                             PRIMERA LECTURA

 

(“Te consagré como rey de Israel”)

 

  1. ¿Quién fue Natán?  2 Samuel 7:1

 

  1. ¿Qué le dijo Natán a David acerca de la parábola en 2 Samuel 12:1-4?

 

  1. ¿Qué le dijo Natán que Dios habia hecho por David? 2 Samuel 12:7-8

 

  1. ¿Qué hizo David con Betsabé, la hija de Elíam y la esposa de Urías el hitita?  2 Samuel 11:3-5

 

  1. ¿Qué le dijo David a Joab, quién estaba en commando del ejército, que hizo y qué le pasó a Urías?      2 Samuel 11:15-24

 

  1. ¿Qué hizo David en la vista del Señor?  2 Samuel 12:9

 

  1. ¿Qué nunca saldrá de la casa de David?  2 Samuel 12:10

 

  1. ¿Qué le dijo Jesús a uno de sus discípulos?  Mateo 26:52

 

  1. ¿Qué les pasó a los hijos de David, Amnón y Adonías? 2 Sam. 13:28-29, 2 Sam. 18:14, 1 Rey 2:24-25

 

  1. Como resultado del pecado de David ¿Qué dijo el Señor que iba hacerle a su casa y qué pasará  a la luz del día?  2 Samuel 12:11

 

  1. David había hecho este pecado en secreto pero, ¿qué hará el Señor?  2 Samuel 12:12

 

Personal – ¿Qué pecado en tu vida se ha pasado en tu familia?

 

 

 TERCER DIA                                           GALATAS 2:16, 19-21                                     SEGUNDA LECTURA

 

(“Con Cristo he sido crucificado)

 

 

  1. ¿Cómo es una persona no justificada y cómo es justificada? Gálatas 2:16

 

  1. ¿Por quién somos justificados? Hechos 13:37-39

 

  1. ¿Cómo murió Pablo por medio de la ley? Gálatas  2:19

 

  1. ¿Quién dio la ley y qué trajo Jesucristo? Juan 1:17

 

  1. ¿Por quién vivió Pablo y qué hizo por Cristo? Gálatas 2:19

 

  1. ¿De qué se glorifica Pablo y qué se ha crucificado a él y él a qué? Gálatas 6:14

 

  1. ¿Quién vive en Pablo? Gálatas 2:20

 

  1. ¿En quién tiene Pablo fe y qué ha hecho por él? Gálatas 2:20

 

  1. ¿Qué es lo que Pablo no anula? Gálatas 2:21

 

  1. Si la justificación viene por medio de la ley ¿qué hizo Cristo? Gálatas 2:21

 

Personal – ¿En qué manera otros te ven viviendo por Dios? ¿Cuáles son las áreas que estás viviendo por la ley que se deben cambiar? Si estás haciendo todas las cosas bien, pero una mala actitud se refleja, ve si las estás haciendo por deber y viviendo por la ley.

 

CUARTO DIA                                                  LUCAS 7:36-8                                                 EVANGELIO

 

(“Ella ha enseñado gran amor.”)

 

  1. ¿Quién invitó a Jesús a comer con él? Lucas 7:36

 

  1. ¿Quién se dio cuenta de que Jesús estaba comiendo en la casa del fariseo y qué trajo con ella?

Lucas 7:37

 

  1. ¿En dónde se paró la mujer y qué hizo? Lucas 7:38

 

  1. ¿Qué se dijo el fariseo a sí mismo? Lucas 7:39

 

  1. ¿Qué le dijo Jesús al fariseo y qué le contestó? Lucas 7:40

 

  1. ¿Qué dijo Jesús acerca de las dos personas y qué dijo que hizo el prestamista? Lucas 7:41-42

 

  1. ¿Cuál es la pregunta en Lucas 7:24?

 

  1. ¿Qué le contestó Simón y qué le dijo Jesús? Lucas 7:43

 

  1. ¿Cuáles tres cosas no hizo el fariseo y cuáles tres cosas hizo la mujer? Lucas 7:44-46

 

  1. ¿Qué le dijo Jesús acerca de sus pecados y qué demostró la mujer? Lucas 7:47

 

  1. ¿Qué le dijo Jesús a la mujer y qué dijeron los que estaban en la mesa? Lucas 7:48-49

 

  1. ¿Qué fue lo que le dijo Jesús a la mujer que salvó y cómo le dijo que se fuera? Lucas 7:50

 

Personal – ¿Cuál a sido tu respuesta al perdón de tus pecados por Jesús? ¿Cómo puedes enseñar un grán amor para Dios y para tu  prójimo?

 

 

 

QUINTO DIA                                                      LEE EL SALMO 32:1-2, 5, 7

 

(“…me quitaste la culpa de mi pecado.”)

 

 

Lee y medita acerca del Salmo 32:1-2, 5, 7.

 

  1. ¿Qué te ésta diciendo el Señor personalmente por medio del Salmo?

 

  1. ¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida espritual diaria?

 

SEXTO DIA                                                        LEE TODO EL COMENTARIO

 

2 SAMUEL 12:7-10

 

Este pasaje nos revela el poder destructivo del pecado y las consecuencias que pasan como resultado del pecado. David, un hombre especial escogido por Dios, cayó en pecado por medio de asesinato, robo y adulterio. Fue confrontado por su grán amigo, consejero y profeta Natán. David admitió su culpa cuando Natán le dijo “tú eres ese hombre” y Natán le dijo que el Señor le había perdonado pero las consecuencias de sus actos serían sentidas por su propia familia. Su hijo con Betsabé murió y todos sus hijos excepto Salomón, él murió en violencia.

Entonces se limpió y fue al Tabernáculo y adoró al Señor. Hoy estamos enfrentando el perdón de nuestros pecados, pero todavía hay una consecuencia que se debe  de pagar por el pecado. Como David quien depués llegó a ser un grán hombre en la vida, nosotros también debemos arrepentirnos y entrar en la voluntad de Dios de amor y obediencia. David fue llamado por Dios “Un hombre siguiendo mi propio corazón,” estamos llamados a ser lo mismo. No pecamos tanto como David, pero habrá una consecuencia por nuestro orgullo, rebeldía, mentiras, críticas, etc. La respuesta de David al perdón de Dios fue una vida de amor y obediencia a Dios y la nuestra debe ser la misma.

 

GALATAS 2:16, 19-21

 

Nos están diciendo en éste pasaje que la ley no nos puede salvar. La ley es como un espejo y te enseña lo que haz hecho. Pablo estaba tratando de enseñarles que si la ley fuera la salvación, entonces Cristo mismo murió en vano. La ley nunca nos hace aceptables a Dios y todavía la ley tiene un papel muy importante en la vida de un cristiano. Nos protege poniendo reglas de comportamiento aceptables y son difinitivamente muy convictas de cualquier mal hechor. Esto puede ser el tiempo o el vehículo que nos hace volver al Señor para pedirle perdón.

Todos los pecados tienen consecuencias y le llamamos penitencias. Todos los crimenes tienen  consecuencias y les llamamos multas o prisión. Es evidente que no podemos quebrar los mandamientos; por lo tanto, nos trae una profunda confianza en el poder de la sanación del perdón de Jesucristo. La ley no puede salvarnos, solamente Jesús puede, pero la ley nos puede guíar a vivir una vida mejor por Cristo. Porque todos hemos sido infectados por el pecado, no podemos mantener la ley de Dios perfectamente. Solamente podemos confiar en Jesucristo para que nos quite nuestros pecados, entonces y solamente entonces podemos llegar a ser aceptables a Dios. Cristo no murió en vano. Su muerte en la cruz trajo libertad a todo el mundo.

 

LUCAS 7:36-8:3

 

Este pasaje nos revela algunas fuertes costumbres en los tiempos de Jesús. Jesús se reclina en la mesa, una postura normal porque se acomodó en Sus codos para comer en la mesa. Esta fue la manera que aquella mujer pudo alcanzar los pies y cabeza de Jesús. El anfitrión normalmente saludaba al huésped con un beso, Jesús no recibió uno. Lavar los pies polvosos del huésped era muy normal y ponerle aceite perfumado en la cabeza del huésped por el anfitrión era muy tradicional, Jesús no tuvo estas cortecías del anfitrión. La mujer pecadora lavó Sus pies con sus lágrimas, secó Sus pies con su pelo y hasta lo ungió con perfume especial. Ella  hizo por Jesús más que el huésped hizo por El. Ella demostrando tanta reverencia por Jesús esto es un signo de que ella ha experimentado el ser perdonado por El y las consecuencias de ese perdón es demostrado por su grán amor a Jesús.

Este ejemplo está también aclarado por medio de la comparación de los dos hombres quienes tenían una deuda con el prestamista. Al que fue perdonado mucho regresó mucho más amor al que le perdonó que el otro quién tenía menos que perdonarle. Cristo perdona hoy a todos quienes vienen a El. Su Santo Espíritu nos atrae a pedirle perdón a Jesús. La muerte de Jesús en la cruz ganó la libertad para todo el mundo y nos enseña que nuestra gratitud se demuestra amando a nuestro prójimo cómo  El nos ama (Juan 13:34). Ella le pusó aceite a El y El la perdonó. No vamos hacer menos de lo que El hizo con el uno para el otro. El amor es  una decisión y el perdón también es una decisión. No perdonar es el mayor impedimento para sanar, entonces debemos perdonar y experimentar el perdón  y experimentar el perdón de Dios sin límite.

 

Aplicación

 

                En la primera lectura David fue confrontado por Natán acerca de sus pecados. En la segunda lectura Pablo vive por fe porque él sabe que Dios lo ama y en el Evangelio la mujer responde al amor y perdón de Jesús por medio de servirle.

Examina tu consciencia y ve si tú has sido confrontado por otros para ver tus pecados o si te has visto tu mismo con un gran pecado. Responde a Dios imitando a David, Pablo y la mujer pecadora con tu familia.

 

DECIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO C

DECIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO C

 

ANTES DE EMPEZAR

 

Reza y pídele a Dios que te hable por medio del Espíritu Santo. “EL PARACLITO, EL ESPIRITU SANTO QUIEN EL PADRE MANDARA EN MI NOMBRE, TE ENSENARA EN TODO Y TE RECORDARA DE TODO LO QUE TE DIJE.” (JUAN 14:26)

 

PRIMER DIA                      Vuelve a leer las lecturas de la semana pasada.

 

  1. ¿Cuál fue el mensaje qué recibiste de la homilía o de las lecturas que oíste en misa el domingo?

 

  1. De lo que aprendiste, ¿qué aplicación personal vas a escojer para aplicar a tu vida ésta semana?

 

SEGUNDO DIA                                          1 REYES 17:17-24                                            PRIMERA LECTURA

 

(“El Señor escuchó el ruego de Elías, el soplo de la vida regresó al cuerpo del niño…”)

 

  1. ¿Qué le pasó al hijo de la dueña de la casa?  1 Reyes 17:17

 

  1. ¿Qué le dijo la viuda a Elías y qué le llamó? 1 Reyes 17:18

 

  1. ¿Quién fue Elías y qué dijo Malaquías 4:5-6 que haría?

 

  1. ¿Qué le dijo Elías a la viuda que hiciera con su hijo, a dónde lo llevó y de dónde lo trajo?

1 Reyes 17:19

 

  1. ¿A quién llamó Elías y qué le dijo? 1 Reyes 17:20

 

  1.  ¿Qué hizo tres veces y llamando al Señor qué le dijo?  1 Reyes 17:21

 

  1.  ¿Qué escuchó el Señor y qué le pasó al niño?  1 Reyes 17:22

 

  1.  Después que Elías le dió el niño a su madre ¿qué le dijo?  1 Reyes 17:23

 

  1.  ¿Qué es lo que la viuda sabe ahora y qué dijo que salía de su boca?  1 Reyes 17:24

 

  1.  ¿Qué es la palabra de Dios?  Salmo 119:105

 

  1.  ¿Qué le pasará a un profeta quien escucha una palabra del Señor?  Ezequiel 3:17-21

 

  1.  ¿Qué hace Dios con nuestros pecados y nuestras enfermedades?  Salmo 103:3

 

Personal – ¿Cómo demuestra tu vida que haz aceptado el perdón de Dios? ¿Qué tienes que hacer para experimentar la sanación de Dios?

 

 

TERCER DIA                                                 GALATAS 1:11-19                                       SEGUNDA LECTURA

 

(“…pero vino por medio de una revelación de Jesucristo!”)

 

  1. ¿Qué quiere Pablo que sepas acerca del Evangelio que él predicaba? Gálatas 1:11

 

  1. ¿De quién no recibió, o enseñó el Evangelio que predicaba? ¿Cómo le llego? Gálatas 1:12

 

  1. ¿Qué se le fue dado a Pablo, cómo fue conocido su misterio y a quién se le reveló? Efecios 3:2-5

 

  1. ¿Cuáles dos cosas trató de hacer Pablo en la iglesia en la manera anterior de su vida? Gálatas 1:13

 

  1. ¿En qué progresó Pablo y qué era él por su tradición de sus antecesores? Gálatas 1:14

 

  1. ¿Cuándo apartó Dios a Pablo y cómo lo llamó? Gálatas 1:15

 

  1. ¿Qué le agradó a Dios hacer y por qué razón? Gálatas 1:16

 

  1. ¿Con quién no consultó Pablo, a dónde fue, después de tres años a dónde se fue y luego a quién consultó? Gálatas 1:16-18

 

  1. ¿A quién consultó Pablo y se quedó por quince días? Gálatas 1:18

 

  1. ¿Cuál fue el único apóstol que vio Pablo ésta vez? Gálatas 1:19

 

Personal – ¿Cómo se te reveló Dios y qué te ha llamado hacer?

 

CUARTO DIA                                                   LUCAS 7:11-17                                                   EVANGELIO

 

(“Jóven, a tí te digo: ¡Levántate!”)

 

  1. ¿Quién acompañó a Jesús en su viaje a Naín? Lucas 7:11

 

  1. ¿Qué vio Jesús al llegar cerca del pueblo? Lucas 7:12

 

  1. ¿Con quién se conmobió Jesús cuando vio a la viuda y qué le dijo? Lucas 7:13

 

  1. ¿Con quién tuvo Dios compasión? Salmo 72:13

 

  1. ¿Al ver la hombre golpeado, con quién fue compasivo el buen samaritano? Lucas 10:33

 

  1. ¿Qué tocó Jesús, qué hicieron los portadores y qué dijeron? Lucas 7:14

 

  1. ¿Qué hizo el hombre que había estado muerto y a quién se lo entregó Jesús? Lucas 7:15

 

  1. ¿Por qué le dio miedo a la gente y glorificó a Dios? ¿Quién dicen que aparació entre ellos? Lucas 7:16

 

  1. ¿Qué echó fuera el miedo? 1 Juan 4:18

 

  1. ¿Qué es Dios? 1 Juan 4:16

 

  1. ¿Quién visitó a su gente y cuándo se extendió el reporte acerca de Jesús? Lucas 7:16-17

 

Personal – ¿De qué manera Dios te ha tenido compasión  y cómo has experimentado que Dios te ha resusitado de la muerte o a alguien que conoces?

 

 

QUINTO DIA                                               LEE EL SALMO 30:2,4-6, 11-13

 

(“Te alabo, Señor, por que me levantaste…”)

 

Leé y medita acerca del Salmo 30:2, 4-6. 11-13

 

¿Qué es lo que el Señor te dice personalmente por medio del Salmo?

 

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida diaria espiritual?

 

SEXTO DIA                                              LEE TODO EL COMENTARIO                                   1 REYES 17:17-24

 

En éste pasaje vemos a Elías, el más famoso de todos los profetas desafiado por una viuda pagana acerca de su papel de ser un hombre verdadero de Dios. Ella se hizo amiga, le dio de comer y le dio casa pensando que estaba haciendo bien. Ella es una viuda y tiene solamente un hijo y ve su futúro por medio de sus ojos. De pronto el hijo se enferma, luego muere y su mundo explota. Ella reclama a Elías y piensa que él es parte del plan de Dios de destrosarla por un pecado escondido en su pasado. Ella lo acusa de ser cruel porque piensa que Dios está haciendo el daño. En verdad, podemos decir que ella era una pagana y no conocía a Dios. Pero, sabía quien era Elías. El era el famoso profeta Elías. Su fama era conocida por toda la tierra. ¿Puedes ver que esto pasa hoy en día? ¿Haz experimentado lo que ésta mujer hizo? ¿Puedes preguntarte algunas veces si Dios está castigándote por algún pecado que pensabas que ya estaba perdonado? ¿Culpas a Dios por algunas de las cosas dolorosas en tu vida? Bueno, Elías nos demuestra que cuando tenemos fe podemos esperar cualquier cosa y sobrevivir cualquier cosa. La lección de hoy termina con un fin feliz, algunos de ellos hoy no lo son, ¿porqué? Elías le dijo a la mujer “no te apures.” Jesús nos dice hoy no te apures, nada más confía en El. Cuando ponemos toda nuestra confianza en El, recibimos el regalo que sobrepasa toda comprención. La palabra Evangelio quiere decir “buenas noticias” y las buenas noticias es esperanza para nosotros, esperanza para nuestras familias y esperanza para todos nuestros parientes. Hoy los hombres y mujeres de Dios están en tu vecindario. Búscalos.

 

GALATAS 1:11-19

 

En éste pasaje escuchamos a Pablo diciéndonos que el camino al cielo no es basado en solamente sueños humanos o caprichos. El está basicamente diciendo que hay solo un camino a Dios y eso es por medio de Jesucrito (Juan 14:1-6). Hoy en día hay algunas religiones que dicen que hay caminos validos iguales a Dios, pero eso no es verdad. Había Judíos cristianos que dicen que prácticas como la circumcisión y restricciones dietéticas son requeridas de todos los creyentes en Cristo. Esta gente se llamaba judaísmo. Pablo se puso firme en el mensaje que la salvación para Judíos y gentiles por igual es solamente por la fe en Jesucristo. Pablo les dice a sus oyentes que él no escogió ser un apóstol. Cristo lo designó para ésa tarea. Las buenas noticias  de las cuales Pablo predicó están bajo la autoridad del mismo Jesucristo. Pablo ahora dirije sus energías hacía edificar la iglesia cristiana. Pablo sabía que Dios le llamó antes que él hubiera nacido. Dios te conoce intimamente también y El te escogió para que seas de El antes de que nacieras. El quiere que cumplas el trabajo que te ha dado para hacer. Cuando la gente nos ve, reconocen que Dios ha hecho un cambio en nosotros, si no posiblemente no estamos viviendo nuestras nuevas vidas como debemos hacerlo. Pablo dice “Sí Señor” y su vida y todo su mundo cambio para él y para muchos otros alrededor del mundo. Digamos también “Sí Señor” y pidamos al Señor que nos ayude cambiar el mundo.

 

LUCAS 7:11-17

 

El evangelio de hoy nos enseña el Cristo compasivo, el cual ve el corazón no solamente la apariencia. La Madre Teresa nos llama para ver a Jesús escondido disfrazado de pobre, el enfermo, el cojo, el ciego, el solitario, el de corazón roto, el preso, el perdido y olvidado. El ve ese miedo  en los ojos de la viuda  de estar sola en el mundo. Ella no tendrá el lujo de un esposo o un hijo más. El sabía lo que quería decir una procesión de un funeral para la madre viuda y su corazón sintió una tremenda compasión  por ella. Leemos en todas las lecturas que Dios demuestra gran compasión por los desvalidos.

Vemos al Buen Samaritano demostrando gran compasión por el hombre, la víctima  de un robo, acostado allí en un camino desolado. De seguro Dios vio su corazón, se alegró y debe de estár contento con el Samaritano.  Le dio de su tiempo, su fuerza y su dinero sin esperar un reconocimiento y ni siquiera las gracias. El te dio a tí y a mí  una vista muy de cerca y muy personal de su corazón. Las escrituras nos dicen que el amor de Dios dura para siempre. Puedes imaginarte el poderoso intercambio cuando escuchamos a Jesús diciéndole a la mujer muy suavemente “no llores.” Después camina al frente, toca el ataúd y le dice al jóven muerto “regresa a la vida otra vez.” ¿No crees que la vida de ella también regresó? Vamos a vernos los unos a los otros como El vio a esa madre. En gran poder Jesús levantó al jóven a la vida.

 

Aplicación

 

La primera lectura demostró la fuerte fe de Elías levantando al niño de la muerte por medio de la palabra de Dios. Vemos en la segunda lectura el poder de la fe de Pablo dada por Dios para predicar las Buenas Noticias. El evangelio revela que Dios tiene grán compasión por el débil.

 

Esta semana deja que otros vean el poder de fe en tí, misericordia, y amor visitando una viuda y testíficando el poder de sanación de Cristo. Esta semana sé un verdadero embasador de Cristo.